Archivos para el tag ‘Paro’

Un acontecimiento planetario

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 6 de marzo de 2016 a las 7:44

En el año 2009, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, definió como un “acontecimiento histórico” para “el planeta” que supondría “una esperanza para muchos seres humanos” el hecho de que José Luis Rodríguez Zapatero ejerciera de presidente de turno de la Unión Europea y Barack Obama fuese el inquilino de la Casa Blanca. La frase ha quedado enmarcada en la orla de chorradas de alta consideración esgrimidas por un político para rellenar el espacio de un titular y bien podría pensarse que de esos polvos vienen los lodos por los que atraviesa el socialismo patrio. No nos desenfoquemos. La afirmación viene al caso para definir lo que ha ocurrido esta semana en Córdoba. Porque en esta ciudad realmente ha tenido lugar un acontecimiento planetario con el acuerdo con el que todos los grupos municipales, asociaciones de vecinos y organizaciones medio pensionistas han acogido la puesta en marcha del Metrotrén.

METROTREN    7.JPG

Juan Andrés de Gracia entrega a Isabel Ambrosio las conclusiones de la comisión técnico-vecinal que ha avalado la puesta en marcha del Metrotrén. El acto tuvo lugar el pasado miércoles en el Ayuntamiento.

En un lugar como este, en el que para encontrar un consenso general hay que remontarse a la Capitalidad Cultural, que todo el mundo confluya en la puesta en marcha de una iniciativa como ésta es digno de elogio y aplauso. El informe realizado por la comisión técnico-vecinal sólo ha recibido el rechazo del comité de empresa de Aucorsa, inmerso como está en una situación crítica. Pero eso es materia para otro día.

Que Córdoba cuente con un Metrotrén no debería ser algo que llamase tanto la atención. La tercera ciudad de Andalucía, con unos 350.000 habitantes, necesita como el comer un servicio de transportes que convierta a sus barriadas periféricas en una parte más de la capital. Al tiempo, la puesta en marcha de esta infraestructura redundará en beneficio para el tráfico en la ciudad, en hacerla más sostenible desde el punto de vista medioambiental y en convertirla en más cómoda y transitable para todos los que en ella residimos. Que hayan tenido que pasar cuatro años para alcanzar este acuerdo lo único que nos demuestra es la pérdida de tiempo que se produce en no pocas ocasiones en Capitulares.

La idea que parieran Nieto y los suyos allá por el 2012 fue rechazada por la entonces oposición y actual gobierno por motivos exclusivamente partidistas. Sin embargo, esa situación se ha superado y la alcaldesa, Isabel Ambrosio, se apunta el primer tanto en su mandato tras nueve meses más que dubitativos y polémicos. En la misma semana en la que IU y Ganemos amenazan con reventar los puentes con el interminable asunto de la Mezquita, ha sido posible encontrar el aval para una iniciativa en la que Diputación, Junta y Gobierno central aparecen ya como socios decididos a su puesta en marcha.

Y todo ello gracias a una comisión técnico-vecinal -dupla muy cordobesa- en la que se ha hecho un trabajo serio y, sobre todo, se ha dado con el elemento clave para desbloquear el proyecto. Ha sido dejar de hablar del Metrotrén y comenzar a referirse al Cercanías para que todo haya ido como la seda. Así las cosas, igual al C4 le podíamos llamar V33; al nuevo Bellas Artes, centro pictórico; al Palacio de Congresos, sala de reuniones; al proyecto comercial de Rabanales 21, ágora de encuentro, y a la falta de empleo, ausencia de ocupación. Que si por ahí se resuelven los problemas, convoquemos un concurso de creatividad e igual a esta ciudad no la conoce en dos años ni la madre de Claudio Marcelo.

La hora definitiva

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 20 de diciembre de 2015 a las 6:25

Unos cuantos millones de españoles, entre los que hay más de 650.000 cordobeses, están hoy llamados a las urnas. Después de casi un año de permanente campaña electoral, ha llegado la hora en la que hemos de decidir con nuestro voto quiénes serán nuestros representantes para los próximos cuatro años. No es un voto cualquiera, pues estos comicios son quizás los más importantes que hemos vivido en España desde aquellos que convirtieron la infame dictadura de Franco en la democracia de la que hoy disfrutamos. En juego está la articulación del propio Estado, el reparto de los ingresos, la vigencia del Senado, la modernización de la Corona y el fin del bipartidismo que nos ha regido hasta el momento. Son asuntos de importancia capital y el elevadísimo índice de indecisión que han arrojado todas las encuestas demuestra que los españoles andan dándole muchas vueltas a la cabeza para quedar satisfechos de su elección.

La campaña que terminó el viernes ha sido más pacífica de lo esperado. La tranquilidad ha sido la nota dominante excepción hecha de los improperios de Pedro Sánchez hacia Mariano Rajoy en el cara a cara del pasado lunes y de la agresión impresentable de un mozo de 17 años en Pontevedra al presidente del Gobierno. Es cierto que no ha habido crispación, pero no lo es menos que los dos picos de la misma que hemos tenido deben hacernos reflexionar pues son preocupantes. Nunca se había llegado al extremo de insultar y agredir a un presidente. Esos límites no los había cruzado nadie y no deberían volver a cruzarse jamás. No quiere esto decir que se aliente un voto en detrimento de otro. Ni muchísimo menos, pues todas las opciones son igual de respetables y deben ser tenidas en cuenta de la misma forma.

A partir de las ocho de la tarde de hoy es más que probable, casi sería imposible lo contrario, el fin de una era en la que PSOE y PP se repartían el poder cual Cánovas y Sagasta. Podemos y Ciudadanos van a irrumpir con una fuerza hasta el momento desconocida que los sitúa incluso como elemento determinantes para la estabilidad del país. Ambos plantean una renovación, pero lo hacen desde prismas muy diferentes. Uno más revolucionario, aunque dulcificado en su tono durante la campaña electoral. Otro más técnico y centrado. Frente a ellos, el PSOE acude a los comicios más importantes de su historia reciente. Se juega casi su propio futuro en un panorama internacional en el que la socialdemocracia prácticamente ha desaparecido. Mientras, los populares de Rajoy también se hallan ante un momento clave. La crisis económica y su nefasta gestión de los recortes se enfrentan al veredicto de la calle. Pocos dudan de que se hizo lo que se pudo, pero sí son muchos los que critican las formas en las que se ha hecho.

Millones de españoles darán hoy nuevamente una lección democrática. Se prevé una participación histórica que demostrará cuán importante es la ornada electoral. Por ello, una vez más, hay que hacer una llamamiento a la participación. A la participación democrática, pausada, tranquila y festiva. Tras tiempos tan duros como los que hemos pasado en estos años es ahora, hoy, el momento de expresar libremente lo que queremos. Si hay cambio o continuidad. A partir de mañana se abre un nuevo escenario. Los políticos deberán estar a la altura y, de una vez por todas, entender el mensaje de cambio y acercamiento a los ciudadanos que hay en la calle. Salga lo que salga, lo que es seguro es que saldrá desde la democracia. Y eso no es cualquier cosa. Que lo vote usted bien.

Cosmos arde

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 13 de diciembre de 2015 a las 6:41

Que Córdoba es la ciudad de los debates surrealistas no es algo que vayamos a descubrir ahora. Sin embargo, hay que reconocer la capacidad que tiene la ciudad, o al menos parte de ella, para desarrollar polémicas alrededor de temas que se supone solucionados. La penúltima gira alrededor del proyecto de Cosmos de utilizar residuos como combustible. La iniciativa, que cuenta con el visto bueno de la Junta y que fue aprobada por Urbanismo en 2006 bajo la supervisión de Andrés Ocaña, parece que ahora no gusta en Capitulares. El bipartito ha planteado a la empresa una especie de órdago según el cual si se atreve a valorizar, o incinerar como dicen ellos, se arriesgan a que caiga sobre la multinacional todo el peso de la ley. El argumento, en palabras de nuestra lírica alcaldesa, es que la ciudad amable y sostenible que nos queremos dar no puede “abrazar” una factoría que lleve a cabo semejante labor.

Como espectadores de excepción, los 80 trabajadores de la industria, que temen por su nómina y han iniciado una ronda de movilizaciones. Para echarle más sal a la cosa aparecen los vecinos o los representantes de los vecinos, que no es lo mismo, para decir que Cosmos poco más o menos va a matarlos cuando empiece a valorizar. (Esta ciudad ha conseguido que lo que nació como un elemento altamente positivo, la representación vecinal, se haya convertido en una suerte de corralito político que actúa en función de quién esté en Capitulares. No pocas asociaciones responden de forma clara a postulados de partidistas).

Para situar esta polémica debemos retrotraernos a la campaña electoral cuando, en un acto absolutamente irresponsable, todos los partidos firmaron un compromiso para impedir que la factoría llevase a cabo sus planes. Compromiso electoral que buscaba el titular, la foto y agradar a los representantes de los vecinos y que obviaba a los varios cientos de familias que directa o indirectamente comen todos los días de esta fábrica. No nos debe sorprender que nuestros representantes políticos actúen como lo hicieron pues por eso estamos como estamos. Pero en una ciudad en la que el paro supera el 30% y en la que vivimos de un sector servicios que no genera la mejor contratación, atacar de este modo al escaso tejido fabril es, cuando menos, irresponsable. Hacerlo respondiendo a las presiones minoritarias es aún peor.

No vamos a negar que haya preocupación en el vecindario por este proyecto de Cosmos, tanto como no podemos dudar de que la ubicación de la fábrica no es la mejor. Pero ello no obsta para que pensemos que ésta estaba allí antes que el barrio. Además, si la fábrica tiene todos los permisos por algo será, salvo que pensemos que esos papeles valen casi tanto como los que envuelven los regalos navideños.

A última hora, y coincidiendo con la primer manifestación, la parte socialista del cogobierno da marcha atrás en la idea de llevar a pleno la salida de Cosmos del PGOU. Presiones de las agrupaciones locales y el miedo al impacto electoral de esta medida están tras una decisión que vuelve a poner de manifiesto que el bipartito no es un ejemplo de firmeza y cohesión. Y que vuelve a llevar a preguntarnos si después de seis meses y, visto lo visto, alguna vez va a haber alguna medida que se tome, para bien o para mal, que se mantenga en el tiempo.

La pelea de Cosmos no ha hecho más que empezar. Esperemos que el desenlace no se traduzca en la desaparición de unos cientos de empleos y en el empobrecimiento aún mayor de la ciudad en la que vivimos.

El paraíso de Artur

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 1 de noviembre de 2015 a las 7:18

Artur Mas va por ahí diciendo que él quiere una Cataluña libre. Una república en la que todos los catalanes sean felices. Una especie de nirvana nacionalista en el que habrá paz, amor y fraternidad por doquier sólo por portar la estelada. La república catalana será un lugar idílico en el que no habrá pobreza, ni hambre, ni desigualdades. Un paraíso terrenal en el que los niños y las niñas serán más listos, más guapos y más altos. El Estado catalán acabará con todos los problemas de sus habitantes sólo con su declaración de independencia. Será la octava maravilla del mundo y los inversores acudirán raudos a la carrera para dejarse los cuartos en él porque sus leyes serán las mejores, sus trabajadores los más preparados y su presidente el más magnánimo habido en la historia.

Artur Mas, a su llegada al TSJC para declarar por la convocatoria del referéndum nacionalista del 9-N de 2014.En su afán por darle a los catalanes ese paraíso terrenal a Artur Mas le han salido unos enemigos muy malos en Madrid y en el resto del país. Son unos hombres malos, insolidarios, que se comen a los niños por las noches. Son personas sin corazón que esquilman a los catalanes, se llevan su dinero, arruinan sus fábricas y despiden a sus empleados. Son los culpables de que sus farmacéuticos no cobren por las medicinas que recetan sus médicos. Son quienes hacen que su sanidad, la mejor, la más vanguardista, tenga problemas para atender a los enfermos y, incluso, hasta ponga en riesgo a algunos pacientes. Son la encarnación del mal, representan la corrupción más institucionalizada.

En el mundo ideal que va a crear Artur Mas no existen comisionistas del 3%, ni financiación extraña en los palaus de la música, ni es necesario llevarse cientos de millones a Andorra, Belice o sabe Dios dónde porque allí todo estará bien. El paraíso catalán no tendrá impuestos que den de comer a los vagos de los andaluces, ni tasas que sirvan para hacer carreteras a esos subdesarrollados extremeños. En el walhalla independiente las autopistas serán gratuitas, los trenes llegarán a su hora y los escritores, músicos e investigadores que allí trabajen recibirán todos los años el premio Nobel correspondiente.

En el paraíso de Artur Mas se venerará la visión comprometida y anticipada a su tiempo de Jordi Pujol y no será necesario cumplir las leyes porque desde la CUP se encargarán de que no haya ningún tipo de limitación al libre albedrío. Tampoco habrá en esta tierra diferencias entre ricos y pobres pues todos serán compañeros en la tarea común de hacer un Estado feliz. Por supuesto, en la república de la estelada sólo habrá un presidente, será eterno, no estará sujeto a urnas ni campañas y será venerado por sus compatriotas como su libertador. Como San Martín, como Bolívar, como Mandela, como el mejor y más fiel heredero de Gandhi.

Así es el mundo de Artur Mas. Bonito, idílico, maravilloso, espléndido, opulento, suntuoso, desprendido, soberbio. Lástima que no haya llegado aún nadie capaz de desmontar el mito, nadie inteligente y desprendido que libere los ojos de ese pueblo cautivo para que a su alrededor vean la verdad que les rodea. Una verdad miserable, como la de quien aventa íntimas pasiones para ocultar que su incapacidad, su ignorancia, su mezquindad, su egoísmo y su falta de inteligencia han colocado en el abismo a un territorio fértil, laborioso, ejemplar y magníficamente dotado. Una verdad que, como todas las ligadas al nacionalismo mal entendido, sólo tiene un desastroso final posible. Como tantas veces se ha visto ya en tantos rincones del mundo. Y todo ello por el apego enfermizo a una poltrona. No hay otro motivo.

Empieza lo importante

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 27 de septiembre de 2015 a las 10:17

Cataluña acude hoy a las urnas en unas elecciones autonómicas convertidas en referéndum de autodeterminación. Las estrategia de Artur Mas y el devenir de la campaña han certificado que en las urnas de hoy no se va a decidir nada sobre el funcionamiento de la administración, la política económica, el modelo educativo o el sistema sanitario. Hoy sólo se opta entre seguir dentro de España o declararse independiente y mantener esta locura secesionista caiga quien caiga. Se espera que los partidarios de la ruptura acudan en masa a los colegios electorales y existen dudas sobre lo que harán quienes quieren seguir dentro de este país llamado España. Es lo que tiene formar parte de un movimiento que ha hecho del agravio, el victimismo y la persecución su razón de ser y otro que lleva ya tiempo asistiendo estupefacto a una política de aislamiento y hostigamiento muy bien calculada. En esta dicotomía llevamos dos semanas. Unos se sienten perseguidos por el Estado español y otros por el protoestado catalán. Unos se ven mártires de la incomprensión histórica y otros del arrinconamiento promovido desde las instituciones regionales. Esta es la situación y la base del problema.

Pero cuando esta noche sepamos los resultados y comprobemos si la cosa esta dividida a medias o no, habrá que lanzarse una serie de preguntas sobre qué va a pasar a partir de mañana. Deberemos saber quién y cómo va a gobernar una comunidad autónoma rica en la que la lista independentista mezcla marxistas convencidos con liberales de pura cepa tanto como las candidaturas del otro lado. Tendremos que conocer cómo piensa actuar el Estado central en caso de que el independentismo salga triunfador y cómo lo hará ésta en caso de salir derrotado. Habremos de conocer cuál será la traslación de los resultados a la inminente campaña electoral nacional; si los partidos se comportarán con responsabilidad o utilizarán la cuestión catalana como elemento arrojadizo en busca del voto.

Aunque haya quien se niegue a aceptarlo, hoy se deciden muchas cosas en Cataluña y todas ellas son importantes para nosotros como cordobeses, andaluces y españoles. Porque si parece que es innegable que hay que tocar la Constitución para buscar nuevos encajes y equilibrios territoriales, no lo es menos que estos ajustes no pueden partir de visiones maniqueas ni frentistas. Nuestra clase política, caracterizada por su racanería, falta de altura y profunda miopía, se halla ante un momento clave. De su capacidad de tender puentes y buscar alianzas depende en gran medida nuestro futuro. Imágenes como la del jueves en el Ayuntamiento de Barcelona estomagan y avergüenzan a partes iguales. Son la perfecta representación de cuán bajo han caído los partidos políticos en la selección de sus cuadros. Si es cierto, que lo es, que en Cataluña existe un sentimiento nacional muy arraigado hemos de responder a él con sensatez. La misma que quienes defienden su salida de España han de aplicar con quienes quieren seguir siendo catalanes y españoles. Todos en la búsqueda de discursos comunes. No vayamos a caer en la innata tradición española de construir el futuro arrasando los cimientos del edificio en lugar de añadirle una planta más. Mañana comienza lo importante. Esperemos que estén a la altura.

Una huelga con aroma electoral

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 3 de mayo de 2015 a las 8:37

El próximo día 13, si no pasa nada raro, el personal del Ayuntamiento está convocado a secundar una huelga parcial –entre las 12.00 y las 18.00– para denunciar la política de privatizaciones que está llevando a cabo el gobierno municipal que dirige José Antonio Nieto. La junta de personal y el comité de empresa del Consistorio llaman a esta protesta porque afirman que se está procediendo a desmantelar el Ayuntamiento con nocturnidad y alevosía y se está haciendo además a escasos días de que finalice el mandato municipal. Sólo CSIF se desmarca de una convocatoria suscrita por CCOO, UGT y la CTA. El CSIF y el equipo de gobierno, claro, que ve unas nítidas intenciones electorales tras la llamada al paro y se declara sorprendido y molesto. No sé yo por qué estará sorprendido el alcalde con que la huelga sea once días antes de los comicios locales cuando la sorpresa real debería ser que haya una huelga en el propio Consistorio. Por mucho que me esfuerzo, no recuerdo yo medida de este tipo en los años que llevo emborronando páginas por aquí.

En honor a la verdad, no sé si el Ayuntamiento está privatizando la iluminación de la ciudad y la limpieza de los parques y jardines y baso mi duda en que no me fío de las explicaciones que recibo de uno y otro lado. En esto de los conflictos del servicio público, la experiencia me dice que ni el concejal dice toda la verdad ni lo hace el sindicalista. Uno, por miedo a las consecuencias de lo que pueda decir y el otro, por miedo a que alguien le pregunte si vista la productividad de las áreas afectadas –que no es que sea este el caso– se le pueda sugerir si no sería menester menear algo el árbol.

Isabel Araque, secretaria provincial de UGT, y Rafael Rodríguez, secretario general de CCOO, durante una rueda de prensa el pasado miércolesPero de lo que no tengo duda alguna es de que detrás de esta convocatoria hay un claro interés electoral de, al menos, dos sindicatos: CCOO y UGT. Ambas centrales son conocidas en el PSOE e IU como los sindicatos “hermanos” y ninguno de sus dirigentes oculta que en las urnas del próximo día 24 quieren que salgan vencedoras esas opciones. No hace falta que lo digan en voz alta, solo hay que ver a qué actos va cada cual y no ser del todo obtuso para saber de qué pie cojea cada cual. Pies de todo punto respetables, pero pies definidos al fin y al cabo.

La CTA se queda al margen porque durante estos cuatro años ha sido el único sindicato que de verdad se ha peleado por los trabajadores municipales. Sonados han sido sus desencuentros con los munícipes populares en asuntos relativos a Sadeco o al Imdeec, por ejemplo. Francisco Moro ha sido el único que ha dado la cara siempre que se han adoptado recortes y reducciones y lo ha hecho en voz alta y hablando muy claro. De UGT y CCOO no es que se pueda decir lo mismo. Perdidos como han estado estos años en una crisis profunda de identidad, su connivencia con los poderes de la mal llamada “casta” los han dejado fuera de juego y al borde del colapso. La indigestión de langostinos, cursos de formación y otras lindezas los ha tenido callados y con la cabeza gacha por temor a que los propios trabajadores se la bajaran en respuesta a su forma de actuar. Quien niegue eso sabe que miente.

El miércoles 13 hay huelga y no sé si está justificada o no. Pero tengo claro que el interés electoral está tras su convocatoria.

Cinco meses para todos

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 4 de enero de 2015 a las 13:24

24 de mayo. Esta es la fecha que está subrayada en rojo en absolutamente todas las mesas de los que mandan en los partidos. Ese día se verá hasta dónde va a mudar este país si la pulsión de cambio que ha marcado el final de 2014 se mantiene vigente. Las elecciones municipales de ese día, y autonómicas en las comunidades no históricas, escenificarán hasta qué punto el bipartidismo que ha venido gobernando este país desde la Transición está tocado de muerte o si, por el contrario, no padece más que un resfriado que se curará dando con el tratamiento preciso. Pero hasta que la noche de ese 24 de mayo las urnas hagan publico su escrutinio aún quedan muchos meses en los que el pánico que preside ahora mismo las salas de máquinas de los grandes partidos será el gran protagonista.

PP y PSOE asisten con honda preocupación a su descrédito público y buscan la manera de plantarle cara y reinventarse sin tener que tocar sus esencias. Ahí radica principalmente su problema, en que aún no se han enterado de que ni su forma tradicional de hacer política ni el modo de comunicarse con sus potenciales electores sirven ya para nada. Si Rajoy lo fía todo a ala mejora económica y a la llamada del voto del miedo va tan apañado como Pedro Sánchez y sus shows comunicativos y descuelgues televisivos. El mensaje claro de los ciudadanos hacia el llamado bipartito es que hay que cambiar formas, fondos y, sobre todo, rostros. Ahí reside la exigencia, no en los grandes discursos ni en los ventiladores cargados de mierda. Acuerdos contra la corrupción, limpieza de los partidos y meritocracia son exigencias que no pueden posponerse más.

La siempre zozobrante Izquierda Unida no lo tiene más fácil, pues ha de formatear su discurso sin perder el respaldo de quienes le han sido fieles en las travesías del desierto y ser capaz de articular una oferta que atraiga a esa ingente masa de descontentos que busca alguna solución en la izquierda. Igual andan en UPyD, temerosos de ver si el efecto Rosa Díez tiene fecha de caducidad víctima de su cesarismo y sus cuitas internas. En Ciudadanos, sin embargo, la cosa va por otro lado y el efecto Albert Rivera podría ser un elemento de sorpresa importante en algún que otro lugar.

Y luego está Podemos, verdaderos protagonistas del año y auténticos aspirantes a todo a pesar de que, en principio, no van a concurrir con sus propias siglas a los comicios. Inteligente medida para no caer a las primeras de cambio. Los chicos de Pablo Iglesias tienen ante sí meses en los que deben hacerse mayores, demostrar que detrás de sus camisas de cuadros hay la posibilidad de articular un proyecto político serio, con medidas capaces y un programa que vaya más allá del panfleto, la crítica al establishment y los guiños populistas. Si lo consiguen se convertirán sin duda en la gran alternativa de poder en España, pero si fracasan, Pablo Iglesias y los suyos serán los culpables de que el desafecto ciudadano sea aún mayor.

Y todo esto hay que verlo en solo cinco meses. Promete la cosa.

Limpieza de sangre

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 9 de noviembre de 2014 a las 12:00

Lo confirmó el CIS el miércoles, Podemos es hoy en día la primera fuerza en atracción de electores y nuevos votantes. Su ascenso es de  tal magnitud que incluso en el propio partido morado comienzan a lanzar mensajes de que hay que tomarse las cosas con calma no se vaya a morir de éxito. Los chicos de Pablo Iglesias son conscientes de que mucha de la grey que les sigue lo hace más por desafecto y cabreo con los partidos tradicionales que porque suscriba al 100% su programa electoral. Señal de alarma, cuidado, corremos el riesgo de pasarnos de frenada y eso tampoco es bueno. Sigamos como hasta ahora, seamos martillo de herejes, voz de los sin nada y portavoces de la utopía, pero no nos vengamos arriba que eso no lleva a ninguna parte. No cometamos el pecado de casta y comencemos a elaborar un programa de verdad, con sus propuestas y sus cositas bien puestas.

Mientras, en la acera de enfrente PP y PSOE tiemblan de nervios. Los populares no ganan para sustos, su cacareada recuperación no llega al pie de la calle y la imagen de sus líderes se arrastra por el fango. En el Gobierno sólo existe superSoraya, el gallego sigue en gallego y los demás miran hacia abajo esperando que no se les pare una nube encima y tengan que explicar nada. Según la cocina de las encuestas siguen siendo los primeros, pero la sensación de zozobra, miedo y desnorte va alcanzando cotas estratosféricas. Nadie sabe qué decir ni cómo actuar y, por ahora, lo único que parece que ha parido Arriola es que todos se dediquen a pedir perdón compulsivamente e cuantos actos y discursos se les ofrezcan. La contricción, segunda parte del pecado, cotiza al alza. Para todos menos para Monago, al que parece que sus picores le pueden costar caros.

En el PSOE anda la cosa movida. La que manda, Susana, advierte a quienes fueron sus mentores de que tendrán que coger las maletas si el Supremo les mete mano por los ERE. Se revuelve el socialismo histórico, pero la chica de Triana atiene claro que si quiere llegar a mayor en esto debe plantarse en sus reales. Susana sueña con la Moncloa y en Madrid, en los círculos del Poder –no confundir con los violetas- la ven con más que buenos ojos. El chico que dicen que manda, el joven Pedro, anda a la carrera tratando de ganarse el puesto recorriendo España. Pero le falta rotundidad, le falta claridad, le falta, en definitiva, experiencia. Que corra que le va el reloj en contra.

De los pequeños no hablamos, el terremoto se los ha llevado por delante víctimas de sus indecisiones, sus cesarismo y sus luchas cainitas.

La Podemitis se ha adueñado de España, si Torquemada reviviera seria feliz en esta especie de carrera de limpieza de sangre en la que andamos metidos. Como si fuese algo recién inventado, la decencia, la vergüenza y la honradez se han puesto de moda entre quienes ni la quisieron, ni la practicaron, ni la consideraron. Ahora toca ser castellano viejo. Pero andémonos con ojo, que la obsesión inquisitorial ya nos costó un imperio. No vaya a ser que el miedo a la coleta nos cueste un Estado.

La oportunidad sanitaria

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 19 de octubre de 2014 a las 12:06

Que Córdoba es una ciudad que anda como loca buscando un modelo de desarrollo económico no es algo que vayamos a descubrir ahora. El hundimiento de la construcción y la práctica desaparición del otrora impulsor sector joyero, han hecho que la ciudad ande como loca tratando de definir cuáles pueden ser sus vías de crecimiento para el futuro. Se habla del turismo y la agroindustria, pero ambos modelos adolecen hoy en día del mismo problema, la falta de proyectos realmente reflexionados más allá de proyectos esporádicos y buenistas declaraciones de intenciones. La industria está en franco retroceso –si no desaparición– y las potencialidades logísticas que ofrece Córdoba por su ubicación geográfica no parecen seducir a quienes se encargan de dirigir este cortijo. Todo un panorama, vamos.

Quizás por ello, la aparición en el horizonte del ya seguro proyecto de hospital privado del grupo Quirón, junto con los deseos de Prasa por quedarse con la antigua escuela de Agrónomos, la incipiente iniciativa del hospital Averroes y la reforma del hospital San Juan de Dios pueden hacer que la sanidad se aparezca en el horizonte como una vía de desarrollo para la ciudad. Una vía que, por cierto, ya está más que presente a través de proyectos de clínicas de tamaño medio que son referentes, por ejemplo, en el ámbito de la oftalmología o la reproducción asistida o mediante la espléndida labor que el Reina Sofía o el Instituto Maimónides realizan en el tratamiento e investigación de diversos campos de la medicina. Una realidad tangible, por tanto, aunque quienes la protagonizan sean poco dados a hacerla visible en una mezcla de pudor mal disimulado y temor a que su éxito levante la habitual reacción cainita tan propia de esta ciudad.

Córdoba ha sido referente sanitario desde hace muchos años, desde aquellos tiempos de los coroneles del Reina Sofía que se atrevieron con todo e innovaron en mucho. Córdoba lleva años buscando proyectos sanitarios privados que salgan adelante, conocedores sus impulsores de que el potencial de esta ciudad para su éxito es inmenso. Y lo es por varias razones. Por ejemplo: por la calidad del personal que aquí trabaja; por la existencia de facultades de Medicina y Enfermería que pueden nutrir estos centros; por la ubicación geográfica de una capital entre medias de varias provincias sin oferta de este tipo, y, por último, porque la ciudad ofrece unas condiciones espléndidas para acompañar el tiempo que necesiten los tratamientos médicos. Si el sector privado está viendo claro que hay posibilidades en este mercado –aunque tanta oferta pueda parecer en cierto punto imposible de mantener– y desde lo público se apuesta porque el Reina Sofía y el Maimónides sigan siendo vanguardia nacional en la famosa I+D, no parece lógico dudar del potencial de la Córdoba sanitaria. Si ya dimos a Averroes, Maimónides o Al Gafequi, quién le pone puertas al futuro. La oportunidad sanitaria está más que clara, solo queda ayudarla a rodar.

Fiebre de primarias

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 29 de junio de 2014 a las 9:31

PABLO IGLESIAS CREE "INACEPTABLE" QUE EL PE TENGA UN FONDO UNIDO A UNA SICAVHay que ver la que ha liado Pablo Iglesias en este país que anda todo el mundo como loco buscando debajo de las piedras a un militante para que participe y diga cómo hay que atarse los zapatos. Nunca un partido tan desarticulado como Podemos se habría imaginado que su éxito en unas elecciones tan poco glamourosas como las europeas iba a poner boca abajo el panorama político nacional. El profesor universitario y su tropa de jóvenes descontentos, maduros desencantados y mayores cabreados han puesto contra las cuerdas al sistema político español y han provocado una catarata de primarias en las que amenaza con meterse hasta el alcalde de Córdoba (perdón que me da la risa).

Así de pronto, como si fuesen Saulo cayéndose del caballo, los partidos de la izquierda de este país se han dado cuenta de que llevaban décadas pasando ampliamente de sus bases y han decidido que tienen que volver a ellas no vaya a ser que la caída del caballo sea con todo el equipo. En la derecha esto no pasa, que ahí las bases nunca han pintado nada a la hora de elegir a sus líderes ni intención que han hecho de querer mandar algo.

Está la izquierda entregada a sus bases, casi más que Podemos, que en su primer atisbo de organización ya ha comenzado a tirarse piedras a la cabeza. Tenemos al PSOE metido en un proceso para elegir a su secretario general, cargo que cotiza bastante a la baja desde que Zapatero pasó a mejor vida (política) y por el que pelean una serie de señores que se recorren España dando mítines y convenciendo a partidarios porque Susana Díaz decidió a última hora que su momento aún no ha llegado. Que me perdonen los fieles de unos y otros, pero si todo el partido –o casi todo, que siempre quedan irreductibles aldeas galas– andaba rogando a Susana que tomara el mando porque era indiscutiblemente la mejor, que me expliquen a mi qué aval tendrá el que se haga de verdad con el sillón de Rubalcaba. Más aún cuando nada más sentarse en Ferraz, el que salga tendrá que ir a otras primarias para elegir candidato a la Presidencia del Gobierno en las que se quieren presentar quienes no se atreven a presentarse a estas y en las que si no gana el que gane ahora ya me dirán ustedes qué hacemos. Joder, qué lío. En fin, cosas del PSOE, que es único para superarse a sí mismo.

En IU también quieren primarias, aunque por barrios. Las quieren en Andalucía y parece que las quieren en Madrid. En Córdoba no, que aquí los militantes son muy listos y no necesitan tirar de urna y sobre cerrado para elegir a su líder. En la coalición quieren primarias porque a ellos sí que les escama, y mucho, la pupa que les puede hacer Pablo Iglesias como siga captando adeptos. Claro que lo de las primarias en IU es bastante relativo, que ya se sabe que hay un parte del partido, el Partido, a la que eso de no controlar las designaciones no le gusta mucho. Pero bueno, que si hay que hacerlas se hacen.

Y, a todo esto, a uno le da por preguntarse si alguien habrá caído en la cuenta de que más que candidatos por primarias lo que la gente quiere es una serie de ideas primarias: trabajo, propuestas, ética, limpieza, esfuerzo, ejemplaridad… Ya saben, esas cositas que obligan a pensar. Pero claro, eso no se arregla en unas primarias. Y además cansa.