Archivos para el tag ‘presupuestos’

Habemus tripartito

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 7 de febrero de 2016 a las 7:34

Si nada cambia, el próximo martes asistiremos en el pleno a la consolidación del tripartito que de facto gobierna Córdoba desde el pasado mes de junio. Será el apoyo de Ganemos a los primeros presupuestos presentados por el cogobierno de PSOE e IU el aldabonazo definitivo para poder considerar que la formación verde es una más dentro de quienes rigen los designios de los cordobeses en estos momentos. Tras el respaldo a las ordenanzas fiscales, éste a las cuentas supone suscribir las principales medidas de los socios de gobierno. Antes incluso de que que en ellas se incluyan las ocho vagas propuestas que la asamblea ganemita aprobó hace tres semanas.

investidura

Rafael Blázquez (Ganemos Córdoba), Isabel Ambrosio (PSOE) y Pedro García (IU) unen sus manos tras firmar el acuerdo de investidura el 13 de junio de 2015.

Esta decisión tiene varias derivadas interesantes de analizar. La primera es que Ganemos pasa de estar en esa posición de outsider más o menos presente, a ser juzgado como una parte integrante del tripartito. Los ediles del partido deberán responder ahora delante de la ciudadanía de todas aquellas medidas que se pongan en marcha desde Capitulares. Ésa es la fuerza que tienen los presupuestos. Si uno apoya la política de tasas a través de las ordenanzas fiscales y suscribe las principales medidas de gobierno expresadas en los presupuestos, está claro que está respaldando en lo fundamental al equipo de gobierno. Así pues, a partir de ahora, Rafael Blázquez, Alberto de los Ríos, Victoria López y María de los Ángeles Aguilera dejarán de ser esos cuatro ediles que levantan las manos en los plenos para refrendar mociones a ser una parte del gobierno que puede ser interpelada por cualquier colectivo de la ciudad en busca de responsabilidades. Un elemento a tener muy en cuenta por la formación verde a la hora de expresar su voto.

La segunda derivada de este respaldo es que el equipo de gobierno tiene al fin presupuestos, lo que le da una independencia de acción de la que hasta ahora había carecido. Al contar con el principal elemento para organizar el día a día de Capitulares, el bipartito, principalmente la alcaldesa, se quita de encima la losa que durante estos ocho meses ha constituido para ella buscar el apoyo de Ganemos y que le ha hecho comulgar con no pocas ruedas de molino. Es más, si la cosa se pone cruda, PSOE e IU cuentan ya con un texto que les permitiría llegar hasta el final del mandato mediante la prórroga anual de las cuentas que se aprobarán el martes. Todo ello porque por mucho que haya peleas entre las formaciones de izquierda no parece muy probable que éstas desembocaran en una moción de censura en la que Ganemos hiciera piña con PP, Ciudadanos y UCOR. Manos libres pues.

Es por ello que andan con muchas ganas en Capitulares de que pase el pleno del martes y se pueda liberar algo de la presión a la que se han visto sometidos en el PSOE durante estos meses. A buen seguro veremos después a una alcaldesa algo más liberada, centrada en poner orden dentro del revuelto patio en el que se ha convertido su propio equipo de concejales y, posiblemente, aunque esto siempre está por ver, hasta tengamos la suerte de conocer alguno de los proyectos que tiene para esa ciudad amable que plantea. Nos quedan 48 horas para certificar que habemus tripartito. El siguiente paso será ver si al final vamos a tener algún concejal verde en el equipo de gobierno. Se admiten apuestas.

Nieto y sus cuentas de verdad

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 22 de diciembre de 2013 a las 9:04

Después de dos años en los que ha estado centrado en las labores de demolición y arreglo del Ayuntamiento, el PP ha aparecido radiante esta semana con unos presupuestos municipales que, en palabras del alcalde, “son los primeros que responden verdaderamente al modelo del PP”. Ahora que parece que comienza a atisbarse cierta luz al final del túnel, que los gastos se han contenido y que las empresas municipales han frenado la sangría de gasto que arrastraban de los años dorados, José María Bellido ha articulado unos presupuestos que e el partido del gobierno consideran que serán definitivos para dar un impulso a la ciudad y ya de paso, no lo olvidemos, afrontar el año electoral con algunos deberes hechos y las calles algo más escamondadas. Así se quieren vender las cuentas, como la constatación de que lo realizado hasta aquí ha servido para salvar al Consistorio de la intervención y que lo que se haga de aquí en adelante va a hacer que la primavera vuelva a la ciudad. Vamos, el mensaje de Rajoy y Moncloa trasladado a este pueblo con semáforos.

Las intenciones del equipo de gobierno son loables y llegan justo cuando la campana estaba a punto de anunciar el final del combate con derrota a los puntos. Porque a Nieto y los suyos les hace falta ya de una vez por todas comenzar a mostrar en el 2014 que va a iniciarse en apenas una semana cuál es verdaderamente su proyecto de ciudad. Más allá de varias acciones puntuales y de buen resultado ligadas al turismo, los populares necesitan transmitir que tienen una idea clara de lo que van a hacer con Córdoba a medio plazo. Es cierto que se ha salvado una situación muy compleja en Capitulares, pero los 300.000 cordobeses largos que no viven de las nóminas municipales necesitan tener mensajes claros de qué va a pasar en el corto plazo y cómo se va a articular el modelo productivo de la ciudad a medio. Ésa es la labor del gobernante, más allá de que le haya tocado tapar no pocos agujeros heredados.

Como labor del gobernante es reconocer errores y replantear proyectos. En una situación como la actual cada día se comprende menos el empecinamiento del regidor en mantener su apuesta por el centro de congresos del Parque Joyero, más aún cuando la Junta al fin ha movido ficha y está arreglando el la calle Torrijos. Y no porque no sea buena idea, sino porque quizás esos 5,5 millones previstos para la magna  iniciativa acababan descansando mejor en otros lugares más productivos y tangibles a corto plazo. Nieto a demostrado tener cierta mano en Madrid para retorcer las partidas presupuestarias, así que no estaría mal que diese otra vuelta, parase la idea –que no es que sea mala– y buscase nuevos territorios a explorar. Territorios como el metrotren, iniciativa necesaria que debería sobrevivir al boicot de la Junta. Iniciativas que busquen inversiones industriales que fijen empleo estable y agreguen conocimiento. Iniciativas que aclaren de una vez qué es eso de la Agrópolis.

Nieto se juega su crédito y buena parte de su futuro en estos presupuestos y en su gestión del año 2014. Hasta aquí ha salvado bien la papeleta, veremos qué pasa ahora.

Cuentas, silencios, patadas y ridículos

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 6 de octubre de 2013 a las 11:21

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que presentó el lunes el ministro Montoro en el Congreso de los Diputados ha tenido dos consecuencias para Córdoba. La primera es que la provincia va a tener el enorme honor de formar parte de ese conjunto de lugares en los que el Estado se va a gastar lo justo para dar unas manos de chapa y pintura. La cosa está tan bien que por una vez vamos a liderar un ranking porque somos la provincia andaluza en la que menos pasta se va a dejar el Gobierno el año que viene. Pero, sin ser menor esta primera conclusión -que no necesita mayores aclaraciones-, la segunda me parece más entretenida y más definitoria de algunas de las costuras de nuestro sistema.

Me refiero al papelón que durante la semana ha estado haciendo el PP provincial dando explicaciones, contraexplicaciones y recontraexplicaciones, trufadas con algún glorioso hallazgo de parné en los papeles, para salvar la cara de Rajoy. Porque en sólo cuatro días, cinco miembros relevantes del partido han dado ruedas de prensa para convencernos de que tenemos lo que debemos y/o nos merecemos. La cosa empezó con el propio alcalde Nieto, quien, en una maniobra poco usual, comparecía el mismo lunes por la tarde para dar la cara antes de que alguien se la partiese. El líder dijo que este es el queso que hay para este pan y prometió luchar vía enmiendas para que el Gobierno no se olvidase de los fondos del centro de congresos. Normal, poco convincente, pero normal.

Lo llamativo empieza al día siguiente, en el que José María Bellido, el de los dineros, convoca a la prisa a los medios para comunicarles que ha dado con la trasferencia de 5,5 millones que el Ejecutivo tenía para el proyecto del Parque Joyero, a la vez que manifestaba que las cuentas son muy buenas para la capital aunque la provincia ya es otra cosa (¿?). Primera patada en el culo de Nieto, que se vio refrendada esa misma tarde por el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, al atribuir a un “despiste” que en la primera lectura de los PGE no se diera con el dichoso dinero. Segunda patada.

La cosa no queda ahí y el miércoles Rafael Merino convoca de nuevo para justificar que Córdoba recibe poco porque en época de Aznar recibió mucho, que es algo así como decir que en Cádiz hay mucho paro porque con los fenicios la ciudad iba muy bien. Menos mal que Merino obvió aquello de la boda de Cascos y el encalado del Alcázar, que debe ser que aún lo estamos pagando. Tercera patada. Pero es que en el cúlmen del despropósito, después de que Nieto dijese que esto es lo que hay, que Bellido lo viese todo bien, que Primo dijera…. y de que Merino hiciera el ridículo, el jueves sale Miguel Ángel Torrico a decir que va a pedir dinero para el Bellas Artes, el Arqueológico, el aeropuerto, el archivo y un par de cosas más porque las cuentas se han quedado cortas. Cuarta patada.

Y mientras, usted y yo, sabemos que los presupuestos son (con perdón) una mierda, y nos preguntamos si en el PP nadie habrá caído en que han perdido una magnífica ocasión para estar callados. Que una cosa son las órdenes de defensa que manda Madrid y otra muy distinta hacer el canelo aquí. ¿O nos habrán visto cara de tontos?