Archivos para el tag ‘Rem Koolhaas’

En otra galaxia

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 18 de mayo de 2014 a las 10:49

EL pasado jueves por la noche vi el debate de los candidatos de los dos principales partidos a las elecciones Europeas. Sí, de verdad, aunque no se lo crea lo hice. No sé si por obligación o por cierta tendencia al masoquismo, pero ahí que me planté ante la tele la horita y pico que duró la cosa. Porque fue una cosa. Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano nos ofrecieron una hora de monólogos insulsos, carentes de ideas, basados en hechos sesgados, con la mirada puesta en el pasado y sin una sola propuesta en condiciones de lo que pretenden hacer ambos para mejorar este pequeño solar en el que habitamos. En resumen y tras un sesudo análisis al que dediqué cinco segundos puedo decir que aquello me pareció auténticamente un coñazo, un acto absolutamente prescindible y la demostración de que los partidos viven en este país al margen de la realidad.
DEBATE CAÑETE - VALENCIANONo es la primera vez que desde aquí insistimos en que quizás nos iría algo mejor si nuestros políticos, en lugar de vivir en la corte rodeados de estirachaquetas, vivieran un poco la realidad que palpamos los demás a diario. No estaría mal que a Cañete y Valenciano, y a otros muchos, los pasearan por una oficina, un mercado, una redacción, un colegio o un hospital camuflados para que supieran lo que realmente está pasando. Como esos programas de la tele en los que el jefe se disfraza para saber mejor qué es lo que pasa dentro de su empresa y se da cuenta de que sus trabajadores echan más horas de las que deben, se escaquean o cobran poco. No estaría mal un reality de este tipo, pero sin cámaras, que ya sabemos cómo se ponen nuestros próceres cuando ven un foco.
Lo mismo en Europa que en España, igual en Andalucía que en Córdoba. Vestir de hombre o mujer normal a quienes mandan para que sepan que cuesta la vida ser autónomo y ganar lo suficiente para vivir y cubrir los excesivos impuestos; o para que conozcan la carga laboral de nuestros médicos a los que se contrata al 75% para que trabajen al 120%; o para que pasen por casa de un albañil y le escuchen lamentarse por la de tiempo que hace que no coge un palaústre, o para que escuchen en el bar la opinión que les merece a los parroquianos oir hablar en esta ciudad de Rem Koolhaas.
Vivimos en realidades paralelas, en líneas que nunca se cruzan y que además van camino de convertirse en divergentes. Si lo que debemos esperar de nuestros representantes en Europa es lo que vimos en el debate del jueves, lo que se escucha a diario en mítines y entrevistas o lo que se propone de vez en cuando mal, muy mal, vamos. Y no es una cuestión de colores políticos, ni siquiera de competencias personales, es simplemente una cuestión de que quienes supuestamenhte nos gobiernan están cada día más alejados de nuestra vida. Porque pensar que tras esta demoledora crisis los ciudadanos se van a seguir tragando los argumentos y las formas de actuar de siempre es creer que aún nos chupamos el dedo. Urge una reforma mental de los partidos, una nueva forma de comportarse y una bajada a la realidad. De lo contrario, la más que previsible abstención del próximo domingo se va a convertir en norma. Y eso es muy peligroso.

‘Sic transit gloria mundi’, palacio

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 14 de octubre de 2012 a las 10:00

He de confesarles que antes de la crisis iba al supermercado, casi siempre al mismo, y compraba la leche y los batidos de mis hijos sin pararme a mirar los precios. (No es que me sobrara, pero sí que andaba uno más sobraíllo). Ahora, sin embargo, puedo hacerles un máster de lugares y precios en los que encontrar los mismos productos a precios bastante menores. (No es que falte, pero tampoco sobra). Y es que la crisis ésta que nos machaca nos ha hecho a todos un poquito más conscientes del mundo en que vivimos y un muchito menos caprichosos. Toca mirar la cartera a cada paso que se da y sustituir la botella de vino por una caña más cuando se sale de tapeo.

Con los palacios de congresos nos ha pasado en esta ciudad lo mismo que con los lácteos. Hace unos años nos compramos el mejor y más moderno edificio posible y ahora nos conformamos con unas pailas de ladrillos y unos cuantos sacos de cemento para mejorar el mejorable Palacio de Congresos que tenemos. Vamos, que hemos pasado del jamón 5 jotas al york de oferta en el súper barato sin solución de continuidad. Son las cosas de esta ciudad, que tiene la fea costumbre de habitar en los extremos.

De los 170 millones en los que llegó a estar presupuestado el Palacio del Sur del amigo Koolhaas, el PSOEnos traslada ahora a los tres que costará darle una capa de chapa y pintura al centro de la calle Torrijos. Vaya por delante que a mi me parece el mejor palacio de congresos que conozco, no por sus instalaciones sino porque todos los congresistas –rara especie en extinción en estos días– que por aquí caen tienen la bonita costumbre de pasearse por las tabernas, restaurantes y tiendas de souvenirs que rodean a la Mezquita. Acierta la Junta, que al fin da un paso adelante en esta ciudad y propone algo, y todos nos veremos satisfechos si es cierto que a finales del próximo año la cosa está funcionando. De paso, Susana Díaz le mete un gol a Nieto en su campo y se lleva a su lado a los empresarios de CECO –cosas del nunca bien ponderado Luis Carreto–.

El susodicho Nieto debe estar aún digiriendo la jugada con los suyos, supongo que con un cabreo descomunal. Ha hecho bien, creo, en aceptar la propuesta de la Junta, aunque apostillando que su Centro de Convenciones y Exposiciones es el futuro. Supongo que por ahí vendrá el contraataque: con una partidita del Gobierno que eche una manilla al proyecto estrella del mandato y ponga al Ejecutivo andaluz entre la espada y la pared. Veremos.

Y mientras, Miraflores se queda como novia despechada en el altar. Ni Koolhaas, ni su hermano pequeño. Abandonada por “una solución transitoria”. O, como diría el otro, sic transit gloria mundi.