Archivos para el tag ‘Tejada’

Un año para cambiar mucho

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 29 de diciembre de 2013 a las 9:12

Como todos los años, llega el final del año y toca haber balance político de lo (poco) acontecido y de los (muchos) retos que quedan por delante en 2014 para los habitantes del microcosmos que habita en Capitulares. El análisis parte de un preceptos básico que consiste en afirmar que lo prioritario el año próximo es lograr que allí donde se toman las decisiones de la ciudad comience a utilizarse más el sentido común y menos el discurso fácil precocinado en las salas de mando de los partidos allende Despeñaperros.

pleno

Toca empezar por el PP, cuya principal misión consiste en demostrar que el equipo de gobierno esta formado por más personas que el trío Nieto-Torrico-Bellido, el omnipresente presentador Juan Miguel Moreno Calderón y el verso suelto de Ricardo Rojas. Llama poderosamente la atención que con 16 ediles, los populares sean incapaces de mostrar su potencial de banquillo e incluso den la impresión de preferir que todos estén calladitos antes de abrir la boca y estropear la foto. En apenas dos años y medio de mandato, el gobierno municipal ha quedado reducido, para lo importante de verdad -que es casi todo- a tres tenores y ya ni el otrora relevante Luis Martín rasca bola a la hora de las cosas relevantes. Especialmente llamativo es el silencio de la sección femenina y, sobre todo, de la portavoz Ana Tamayo, experta durante este 2013 en practicar la técnica del avestruz.

En UCOR, la cosa es mucho más sencilla. Convertidos en un partido de tres concejales con cinco actas en el pleno, los chicos de Gómez siguen navegando al albur de las ocurrencias de su líder mientras ven como el matrimonio Baquerín-López de la Bastida acaba dando la razón a los que pensaban que acabarían cogiendo las de Villadiego (eso sí, con el acta y el sueldo inmaculados). Gómez sigue firme en su proyecto mesiánico y no convendría olvidar que sus platos de ducha en zonas marginales de la ciudad son un importante semillero de votos.

Lo de IU es mas llamativo. En Capitulares solo existe Paco Tejada, el portavoz de un grupo opositor en el que Pepa Contreras apenas está, Carmen Gil casi ni aparece y Curro Martínez vive en su mundo de la Merced. Lastrado por sus años de hombre importante en los gobiernos anteriores, Tejada adolece de una importante falta de credibilidad que frena incluso aquellas propuestas de calado que ha realizado. Así las cosas, solo la infatigable labor a las puertas del Consistorio de Galileo Florido y del omnipresente Pedro García dan visibilidad a una coalición que necesita como el comer encontrar por fin a su candidato.

Y nos queda el PSOE, que, como le suele ocurrir casi siempre, vive en la in definición de un líder, Juan Pablo Durán, al que se ve muy poco por el Ayuntamiento y que tiene una especial habilidad para meterse en charcos innecesarios. Los socialistas se sostienen por la infatigable labor de Emilio Aumente, perejil de todas las salsas importantes en la casa consistorial, mientras que Inmaculada Durán prácticamente ha quedado para dar ruedas de prensa sobre el Sector Sur y Paco Alcalde ni se recuerda ya cuándo habló por ultima vez sobre un tema municipal. Hipotecados por su papel en el gobierno andaluz y por la perentoria necesidad de aclarar quién será su rostro en las municipales de 2015, a los chicos del puño y la rosa les queda una ardua labor por delante si quieren romper algún siglo de estos la barrera de los cuatro concejales.

Así están las cosas con vistas a este 2014 electoral que se nos avecina. Con nuestros próceres dispuestos a embarcarse en año y medio de mítines, besos y abrazos mientras que usted y yo volvemos a preguntarnos si nos merecemos tales representantes. No lo piense mucho, disfrute del fin de año y tómese un respiro aunque sea con la familia que en el fondo son todos mu güena gente. Y que no se le atraganten las uvas.

 

Cansados de farfolla

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 26 de mayo de 2013 a las 9:04

Dicen los que saben de tiempos políticos que en los mandatos municipales o legislaturas parlamentarias los dos primeros años no sirven nada con vistas a la reelección y que lo que cuenta es lo que se haga en los dos últimos. Quizás por ello, los chicos de Nieto han anunciado que se acabó la era de la herencia recibida y que llega la hora popular. Está bien esto de saber que existen proyectos en la cartera por realizar, que hasta el momento más bien poco hemos visto. Unión Cordobesa (UCOR), mientras,escenifica su sainete con un juicio alrededor de si lo que se hizo en un cartel fue pintar un garabato o dibujar una nariz de payaso. Tremendo debate este que consume a la principal fuerza de la oposición, que no se sabe si está formada por cinco, por tres y dos o por uno y cuatro. La izquierda, por su parte, se ha lanzado al cuello del equipo de gobierno como no habían hecho hasta ahora. IU revive tras dos años en los que dicen que ha tenido cuatro concejales, aunque yo me pregunto dónde han estado tres de ellos. Y, el PSOE, casi en la misma situación, enseña las uñas de un grupo municipal inexistente si no es por la desenfrenada labor de lectura y comentario de texto del ubicuo Emilio Aumente.

Esta semana, decía, hemos visto al portavoz de IU, Francisco Tejada, romper uno de esos límites que no se traspasan en política al desvelar dónde va a vivir el alcalde para acusarle de saltarse la ley. Está feo esto de poner en solfa el lugar de residencia familiar de nadie. Y más feo aún está hacerlo acusando sin acusar, sembrando la duda sin dar la cara de frente, con datos y papeles contrastados. De respuesta hemos visto al alcalde perder los papeles y llamar sinvergüenza, despreciable y mentiroso al susodicho Tejada, horas antes de lanzarse a una surrealista sucesión de tweets –qué daño le está haciendo a la Política con mayúsculas esto del twitter–en respuesta a un artículo que ponía en duda sus palabras. Está bien saber que el alcalde está vivo, que en estos dos años se ha prodigado poco, pero no es digno de la máxima autoridad local proferir improperios y jugar a los mensajitos como un adolescente. De postre, el líder del PSOE se ha despachado con el anuncio de ir la guerra contra el gobierno municipal, en tono amenazante y belicoso que nada aporta, sólo enturbia y no ofrece solución alguna.

En esta última semana, pues, nuestros próceres locales nos han enseñado justo lo que menos gusta a los ciudadanos. Han dado un auténtico ejemplo de cómo crispar, cómo conseguir que el alejamiento entre la realidad ciudadana y la vida política sea cada vez mayor. La política no puede, ni debe, ser esto. El gobierno tiene que gobernar o intentarlo, capear la crisis y dejarse de zarandajas y pleitos de patio de colegio. Y la oposición tiene que hacer oposición, pero de verdad. Con argumentos, propuestas reales y voluntad de sacar a la ciudad del agujero no con la frase fácil, la descalificación gratuita y la patadita rastrera.

Lo demás que hagan unos y otros es farfolla, es darle la espalda al pueblo y mirar al propio ombligo por encima del de los demás. Y ya está bien de hacer eso hombre, que no está el patio para juegos ni para lucimientos futiles.  

Un circo en Capitulares

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 24 de febrero de 2013 a las 9:40

Si no fuera porque han florecido los trajes de chaqueta cofrades por las calles, pensaría que todavía estamos en Carnaval. Y si no fuera porque lo que suena ahora en la calle son marchas procesionales creería que lo vivido esta semana en el Ayuntamiento de Córdoba era parte del popurrí o la parodia de un cuarteto obra de la avezada y ácida pluma de algún autor carnavalesco. Pero, lamentablemente, no es así. Lo vivido esta semana en el Ayuntamiento de Córdoba ya no es un homenaje a don Carnal, más bien es una pantomima en toda regla que habremos de purgar durante estos días de ayuno y abstinencia.

Entre el miércoles y el jueves hemos vuelto a comprobar que en Capitulares existen inhibidores de frecuencia que no sólo bloquean las señales de los teléfonos móviles, sino que también causan interferencias cerebrales en algunos de nuestros concejales. Porque de otro modo cuesta entender que a un hombre como Rafael Gómez se le siga permitiendo expresarse a gritos y en lenguaje patibulario en un lugar en el que se defiende la soberanía popular. Sus voces, imprecaciones y gestos aturullados en el pleno del miércoles retratan a un hombre sin más discurso que el de construir pisos, saltarse la ley y no responder más que ante Dios de sus hechos. Una vergüenza ante la que al fin parece que hay unanimidad para trasladar al fiscal la sarta de acusaciones vertidas en tan serio edificio por quien hace unos años fuera uno de los empresarios más respetados de la ciudad. Va siendo hora de poner a este hombre en su sitio, de exigirle que demuestre lo que dice y de reclamarle de una vez la compostura propia de quien representa a 25.000 cordobeses.

Como hay que exigirle compostura a la oposición a la hora de cumplir sus obligaciones. Su pantomima de plante en el pleno extraordinario del jueves para tratar –por enésima vez– la liquidación dela Davises sencillamente impresentable. Y lo es porque no se puede decir que no llegó la convocatoria cuando todos los medios habían publicado que había pleno; y lo es porque no se puede decir que el día después de una sesión se llega más tarde a trabajar –algo que insulta a los demás trabajadores–, y, en definitiva, lo es porque no uno no está en Capitulares para defender intereses personales sino colectivos. Es cierto que el equipo de gobierno se marcó una chulería bastante impropia con tan veloz convocatoria, pero ante esto se reacciona como un hombre serio, yendo y expresando el malestar donde debe hacerse. Con luz y taquígrafos, con actas. Y luego, si uno quiere, se va.

El Ayuntamiento se está convirtiendo en lo más parecido a una ópera bufa. Las querellas, insultos y faltas de respeto se mezclan con infantiles debates sobre el uso de las redes sociales en los que se pierden horas inútilmente. (Sonroja ver a hombres hechos y derechos actuar en twitter). En una sociedad en la que los ciudadanos denuncian lejanía y falta de representación, lo que estamos viviendo en el Consistorio no es de recibo. La ciudad quiere más soluciones y menos peleas de cara a la galería. Un gobierno que actúe, decida y ejecute y una oposición que trabaje y plantee alternativas. Lo que no quiere nadie es un circo.

Carnaval en Capitulares

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 17 de febrero de 2013 a las 9:59

Hemos tenido preliminares, semifinal y final. Como en el concurso de agrupaciones del Gran Teatro, en el Ayuntamiento de Córdoba hemos tenido en estas últimas semanas actuaciones de gran nivel que han servido para solazar a los cordobeses. Como en los mejores repertorios, la cosa ha ido in crescendo y de un primer pase por la tablas de gran nivel, pasamos a otro de enorme calidad para finalizar con uno desternillante que ha hecho las delicias del jurado. Pelotazo el que ha dado este año Rafael Gómez en el escenario municipal con sus parodias sobre las cenas con Rosa Aguilar o sobre la propiedad de los terrenos del Arenal de la Fuensanta. Magníficas intervenciones que levantaron al público de sus asientos en una atronadora ovación. Sin embargo, lo mejor estaba guardado para el día de la final, una parodia espléndida en la que primero se le quita el sueldo a una edil  díscola, luego se insulta y agrede al marido de la susodicha y después se finaliza diciendo frases de profundidad como que “eso es cagar corchetes en la puerta de un sastre”. Increíble, tremendo, ovación de gala, triunfo asegurado, pelotazo –no urbanístico–, der díe. La afición está que se sale y ya no se cantan más estrofas y estribillos que las del autor de otras gloriosas frases como “esto es de mi menda lerenda que come turrón de almendras” o “eso lo va a pagar mi prima la pelá”. Me rindo ante semejante humor.

Si no fuese por lo grotesco de la situación y por la patética imagen que ofrece la ciudad cuando suceden cosas como las de las últimas semanas, uno pensaría que ni Azcona y Berlanga en sus mejores momentos habrían sido capaces de parir el guión de lo  que se vive en estos momentos en la ciudad. Rafael Gómez se ha desatado definitivamente y, no se sabe por qué razón –apunten ustedes algunas que si yo las digo acabo ante un señor de negro– ha decidido que es hora de protagonizar la vida municipal. Lo dijo el portavoz de IU, Paco Tejada, el viernes –“es lamentable que Rafael Gómez lleve dos semanas marcando la agenda”– y no le faltaba razón. La misma que tienen quienes opinan,u opinamos, que el protagonismo se lo dieron a Gómez hace muchos años los Tejada, Ocaña o Aguilar cuando tratar con el empresario no estaba tan mal visto como ahora.

Rafael Gómez es en estos momentos quien pone el orden del día en la vida municipal y ello con el permiso de un PP que ha utilizado a UCOR como marca blanca durante dos años y al que la jugada podría salirle mal si no se anda con ojo. Porque en estos tiempos de hartazgo de políticos profesionales, corruptelas variadas y miserias aireadas con la técnica del ventilador, alternativas como la de Rafael Gómez le pueden parecer a más de uno menos lamentables que las que ofrecen los partidos tradicionales. Porque puede haber quien piense que Gómez vive en la ilegalidad, pero al menos dio trabajo mientras pudo y no se muerde la lengua para denunciar las oscuras prácticas de los profesionales de la política. Y eso da mucho miedo. Tanto que ni el humor que sale de las letras carnavaleras consigue quitarme el regusto amargo que tengo instalado en mi garganta.

La perdiz de Nieto

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 19 de febrero de 2012 a las 8:49

Ocho meses depués de alcanzar el gobierno, el equipo de José Antonio Nieto ha anunciado que va a lanzarse a una campaña informativa de reuniones con colectivos, asociaciones, vecinos y otras hierbas para explicarles lo hecho en este tiempo, lo previsto en el futuro y, sobre todo, la pésima herencia recibida de sus predecesores. Amenazados por cierto run-run en la ciudad relativo al escaso peso de las decisiones tomadas hasta el momento y conscientes de que ya queda menos para que las elecciones del 25-M los sitúen al mando de Andalucía, los populares quieren sacar partido y aprovechar, de paso, para hacer un poquito de campaña electoral a coste cero.

El PP se lanza ya a mostrar su gestión sin tapujos y esta semana ha sido el propio alcalde el que ha salido a la palestra a poner puntos sobre varias íes que andaban pendientes. En primer lugar, Nieto ha dejado claro que la reforma del convenio colectivo en el Ayuntamiento se va a hacer la quieran los sindicatos o no “porque hay algunos que todavía no han sufrido las consecuencias de la crisis”. Sabe el regidor que éste es un argumento de mucho peso entre unos ciudadanos que viven atenazados por un paro galopante y unas apreturas aún mayores. No parece que nadie vaya a salir a la calle a denunciar que los funcionarios municipales trabajen 37,5 horas a la semana o que tengan más controlado su rendimiento y bajas laborales. Dejémonos de demagogias, que todos conocemos bajas y bajas.

El mismo día que habló de convenio también habló Nieto del Palacio del Sur, ese recinto de congresos que apenas lleva diez años sobre la mesa. Y lo hizo al mismo tiempo que el portavoz de IU, Francisco Tejada, le apremiaba a tomar una decisión sobr el tema con una energía inversamente proporcional a la que él mismo puso sobre el proyecto cuando llevaba el urbanismo –hace quince días, como quien dice–. El alcalde ha dicho que “no hay que marear la perdiz” y que si este año no se inician las obras no habrá obras. Se pone así la venda antes de la herida, pues no parece que el panorama económico esté para que su partido le satisfaga las eternas reclamaciones de más fondos de Gobierno y Junta para este proyecto. Nieto toma ejemplo del alcalde de Puente Genil, Esteban Morales, quien esta semana ha decretado la muerte por inanición del centro de congresos previsto para su ciudad a cambio de algo de oxígeno para sus arcas.

Comienza a imponerse la lógica y comenzamos a ver algo de lo que el PP va a hacer en la ciudad. Ahora sólo queda que otras perdices como Cruz Conde, las líneas de Aucorsa o las inversiones empresariales salgan a la luz. No vaya a ser que se demoren mucho y se vuelva a levantar la veda.