Archivos para el tag ‘UCD’

El legado de Suárez

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 23 de marzo de 2014 a las 9:19

EL DESENLACE DE LA ENFERMEDAD DE ADOLFO SUÁREZ ES INMINENTEMientras escribo estas líneas, Adolfo Suárez se apaga en la clínica Cemtro de Madrid. Se nos va el político más importante que ha tenido España en el siglo XX; el hombre que nos sacó de la dictadura y nos permitió vivir libres, el estadista que legalizó a los comunistas cuando nadie lo pensaba. Adolfo Suárez es, junto con el Rey, la figura clave que hizo que dejásemos de ser un país de alpargata, miedo y complejos para convertirnos en el Estado moderno que hoy día somos. No oculto mi admiración sincera por lo que hizo y mi reconocimiento a quien acabó fagocitado por la democracia que se encargó de traer. No puedo evitar emocionarme al saber que este país pierde a un hombre al que sólo se le hará justicia una vez muerto. Esta es nuestra cainita España, una mala madre para sus mejores hijos.

Y mientras Adolfo Suárez se apaga otros se empeñan en seguir enterrando el legado de su política. Esos que ahora dicen que la Transición fue una farsa, que aquello se hizo mal, que se restañaron de manera cobarde heridas que ahora quieren reabrir, que los políticos de aquella época son poco menos que unos vendidos. Lo dicen algunos que se atreven a inocular en los jóvenes de su alrededor el odio y la ira que en aquellos años 70 tanto costó superar. Lo hacen algunos que no han hecho otra cosa que medrar en estructuras partidistas en las que no queda ni el recuerdo de aquellos políticos que antes que nada eran estadistas y antepusieron los intereses del país a los personales. A mi eso me estomaga. Me revuelve las entrañas el burdo juego independentista de un mediocre como Artur Mas, la tibieza federalista de un PSOE que navega hacia no se sabe dónde, la utilización política de la memoria de los muertos que se empeña en remover IU –de Cañero mejor no hablo que a palabras necias oídos sordos–, la traidora cobardía de un PP que machaca a la ciudadanía con impuestos, tasas y recortes….

Todo esto me viene a la cabeza mientras veo cómo se apaga la luz de Suárez. Y no puedo evitar emocionarme porque siento que en su tumba se inhumarán también la lucidez, el consenso, el sentido común y la política con mayúsculas que nos sacaron del agujero en el que estábamos. Porque, con todos los respetos, mi confianza en que quienes ahora están sean capaces de alcanzar la más mínima parte de los pactos que se muñeron en La Moncloa durante la presidencia de Suárez es nula. Esa es mi fe en la política actual. La que estos días se llenará de halagos al que se fue y de palabras grandilocuentes referidas a la necesidad de seguir su ejemplo en el futuro. Y todo se quedará ahí. Y, pasado el luto, volveremos a ser testigos de la mediocridad frentista que padecemos cada día. Y no habrá acuerdos posibles. Bueno sí, seguro que cuando toque hablar de dietas y cuotas de poder a repartir el pacto se alcanzará rápido. Qué pena de país, empeñado en olvidar cada día su pasado.

Se va Suárez. Adiós presidente. Ojalá allí donde vaya sepan tratarle mejor de lo que aquí lo hemos hecho.