Shopping Tour en el Centro Historico de Málaga

Belén del Campo | 7 de diciembre de 2010 a las 19:33

IMG00049-20101127-1232IMG00046-20101127-1231El pasado día 27 de noviembre tuve el honor de coordinar una ruta de shopping en el Centro Histórico de nuestra ciudad para un grupo de ciudadanos belgas interesados en conocer nuestra oferta de compras. Recibí este encargo directamente del Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, organismo con el que he colaborado en diferentes ocasiones para eventos de esta naturaleza.
Es mi deseo agradecer a D. Arturo Bernal, Director del Área de Turismo, la confianza que siempre ha mostrado tener en mi empresa para realizar itinerarios de shopping en todas sus acciones promocionales.

No obstante la inclemencia del tiempo, pues llovía desconsoladamente para mi pesar, realizamos la ruta a pie, empuñando los paraguas contra el viento a la salida de los comercios porque literalmente arremetía contra nosotros como un guerrero.
A pesar de ello, nuestros visitantes mantuvieron en todo instante el buen humor y ello hizo posible que este contratiempo pasara inadvertido.

Partimos desde la Plaza de Félix Sáenz en dirección a Calle Nueva para realizar una ruta de calzados. Se trataba de conocer todos los comercios de este sector para descubrir algún modelo singular al competitivo precio que ofrece nuestra ciudad. A nuestros visitantes les sorprendió el precio en relación a la variedad y a la calidad.

Posteriormente nos detuvimos en Misako, casi al final de esta calle donde Nuria, la encantadora encargada de este comercio, nos estuvo informando acerca de sus ofertas en relojes, echarpes, portamonedas, bolsos y equipaje. A nuestros acompañantes les encantaron los juegos de maletas, fundas para portátiles, todo a juego y con bellísimos diseños. Gracias, Nuria, por tu magnífico trato.

Muy ilusionados por lo que íbamos a hacer a partir de entonces, nos dirigimos a otro de mis comercios favoritos, Tubabú, donde degustamos una cata de vino de Málaga con unos dulces navideños para que entraran en calor pues, además de la lluvia, corría un viento frío que nos helaba la cara.

Aprovechando el receso y a resguardo del agua, Rosa, la propietaria de Tubabú, nos mostró sus maravillosos pañuelos en seda, la línea de sombreros que ha traído esta temporada, sus abrigos de tweed y los vestidos de punto y paño para un día a día desenfadado y elegante. A ellos les encantó la parada y estuvimos charlando animadamente durante unos minutos de más que nos retrasó el itinerario establecido y que teníamos que cumplir.

Ya en dirección a la Plaza de la Constitución, regresamos a los charcos para acudir a la invitación de Antonio Gracia, Diseñador de Tocados, quien nos esperaba en su atelier para mostrarnos sus colecciones.

Este encuentro fue espectacular y muy divertido, como muestran las instantáneas, y Antonio estuvo espléndido con su buen humor de siempre y prestándose generosamente a posar con ellos para las fotos. Las señoras compraron varios tocados y marcharon encantadas de haber conocido el encanto de un atelier de Alta Costura donde se confeccionan modelos exclusivos para los diferentes eventos a los que asisten las clientas de Antonio. Memorable.

Nuestro destino final era Fernando Joyeros, en Calle Strachan, para tener la oportunidad de contemplar los maravillosos diseños de Cartier un poco más cerca. Teniendo en consideración el valor de las piezas –alrededor de unos 25.000 euros el reloj de diamantes-, fue una ocasión para deleitar la belleza de los diseños y su exclusiva calidad.

Quiero agradecer muy sinceramente la colaboración de D. Francisco González y D. Fernando, propietarios de este comercio, que quisieron colaborar generosamente con esta ruta brindándonos una atención más que excelente.
Finalmente, el itinerario concluyó con un almuerzo en el Restaurante Strachan.

Quisiera poner de relieve la extraordinaria oferta de shopping que tenemos en Málaga. Me parece terrible que no valoremos en su justa medida la calidad de nuestros comercios, la variedad de artículos, la atención que prestan los dependientes y encargados a los visitantes.

Sin embargo, aunque es mucho, tenemos que seguir creciendo, siempre con la expectativa de mostrar lo mejor y motivar a nuestros empleados y colaboradores para dar siempre un producto de excelencia.

Los comentarios están cerrados.