¡Caray con la Romay!

Doña Cuaresma | 17 de febrero de 2018 a las 11:23

ME está encantando María Romay. A la hora del cargarse el Carnaval está superando a Mariscal, al de la pelliza, a Vicentito y al Ladri. Con esta concejala a esto le quedan cinco minutos.

Lo de cargarse a las ninfas y a la Diosa fue jugada maestra. Las ninfas eran una mala copia de la damas de las Fiestas Típicas y su reina, que eran de familia bien y no de barrio como estas ¿Cómo vamos a permitir que una chica de Trille o del Balón sea diosa o ninfa?

Además de acabar con la diosa Romay se ha entronizado a sí misma para siempre como diosa del Carnaval, vestida de Gades. Además iba fascinante. Aunque me hubiera gustado más verla vestida de penitencia del Medinaceli como la Camelo.

Su siguiente jugada maestra ha sido poner en su sitio a los carnavaleros, que se estaban viniendo arriba. Hasta va a meter a uno en el juzgado. Aliada con Andreíta va a poner a estos desahogados de la pluma a cavilar antes de tirar de eso de la libertad de expresión, que como muy bien decía Franco una cosa es la libertad y otra el libertinaje.

La jugada de Andreíta y de Romay de judicializar el Carnaval ha sido maestra. Ni Pepe Blas lo hubiera hecho mejor. Vale meterse con el alcalde y con el jurado, que es lo que se ha hecho toda la vida, pero no con una política que hace lo que todo político: salir en la foto… con el jurado.

Pero lo mejor es lo de prohibir el burro del Falla de la comparsa. ¿Si están prohibidos los borricos en el Falla quien va a cantar entonces?

  • Chiridiotas

    Esta es la palabra que tienen los podemitas: visten de marrón a una niña por querer denunciar a unos zafios machistas venidos de Sevilla, y ahora resulta que es una de las suyas las que (emulando al Kichi en su momento; sí, el de la dinamita) se pone al amparo del brazo del sistema, la justicia (antisistemas apelando al sistema, gente coherente y auténtica…)… Bueno, pues ahora, siguiendo la estela de nuestra ínclita concejala, lo sensato es que todos vayamos al juzgado a denunciar cualquier cosilla que los carnavaleros hayan podido decir, asuntillos sin importancia, como llamar borracho, putero y asesino al jefe del estado (una profunda y elaborada crítica política, como se ve)…. Por lo demás, señora Doña Cuaresma, muy feo lo de comparar al burro con los carnavaleros: ese asno sobre el que entró triunfalmente Jesús en Jerusalén no merece tal ofensa.

  • Vecino

    Me han dicho de buena tinta que van a denunciar a la Borriquíta.Será por que dan un mal ejemplo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber