¡A comer a su casa!

Doña Cuaresma | 26 de febrero de 2019 a las 9:42

NI Biafra ni Cúcuta. Donde se pasa hambre de verdad es en Cádiz y en Carnaval, a la vista de la cantidad de ayuda humanitaria que se reparte en nuestras calles.
Qué verdad era lo que decía Podemos. En Cádiz hay mucha hambre y además no es nuevo si vemos la de años que llevamos recibiendo alimentos en Carnaval.
Fuera aparte erizadas, ostionadas y pestiñadas llevamos 12 años repartiendo en Carnaval tomates en la tomatada popular, como si esto fuera Albuñol y la Tomatina.
24 años se cumplen en 2019 de la cola para comer migas extremeñas y quitarse la gazuza. Deben ser como las mijitas del freidor pero de pan, y en vez de un gallego las hace uno de Badajoz.
Pero es que la cola de la Panizada lleva ya 32 Carnavales, que se dice pronto. 36 años se cumplen repartiendo berza carnavalesca, y otros 40 la tortillada popular de camarones.
O sea que la tortillada popular de camarones es más vieja que la concejala de fiestas. Y no digamos nada de la cola del frito popular gaditano, 43 años repartiendo pescao frito a los más necesitados para que no pasen hambruna en la fiesta del Carnaval. Lo peor es que por mucho que se reparta, hay que volver cada año a empezar y darle de comer otra vez a las criaturitas.
El acto gastronómico más antiguo de todos se sufre en silencio -como las almorranas- y tiene muchos más años. Los que llevamos los gaditanos comiéndonos el marrón de los Carnavales.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber