Fiesta caduca

Doña Cuaresma | 5 de marzo de 2019 a las 8:03

Queridos lectores, queridos carnavaleros, ustedes me van a perdonar pero el Carnaval ya no tiene sentido. En los tiempos actuales es una fiesta absurda y caduca.
Verán ustedes. Una de las razones de ser del Carnaval era para poder hablar más o menos veladamente de sexo, de calenturas hormonales o para decir alguna que otra ‘picardía’. Bueno, pues miren cualquier programa de televisión y comprobarán como la más fina de las señoritas tertulianas dice unas cosas que pondrían colorado al Carota, al Chimenea, a Fletilla y a los tres juntos.
Otro motivo del Carnaval era el disfraz. Vestir durante unos días de una manera disparatada. Pues bien, miren a su alrededor y verán a cientos de muchachos y muchachas peinados con crestas coloradas, pantalones cagados y anillos en orejas, narices y labios ( de arriba y de abajo). ¿Para qué vamos a esperar al Carnaval?
También servían las fiestas de Carnaval para atacar al poder, criticar al Gobierno y reirse de la autoridad. Muy bien. Pues eso hoy lo hace cualquiera sin tener que esperar a que llegue Carnaval. Después de oir en el Congreso a Rufián o a Tardá, después de oir las barbaridades del caricato Toledo, ¿qué van a decir nuestros autores carnavalescos?
Pues este Carnaval absurdo y sin sentido es el que tenemos en Cádiz. Media población pendiente de las agrupaciones y disfraces para ver y oir lo mismo que tenemos durante todo el año.
¿Cuándo acaba esto?

  • Currito

    Pos eso, usted da de forma muy precisa los tres mandamientos del Carnaval, que generalmente ya no cumplen los mal llamados carnavaleros gaditanos (que ni son carnavaleros ni son gaditanos: lo que ahora se lleva son las chirigotas de Sevilla, por ejemplo): los carnavaleros repiten sus cuplets machistas que tenían sentido hace 60 años con Eduardo Delgado o Juan Poce; pero hoy en día tenemos miles de muchachitas que se dedican como profesión a exhibir provocativamente sus hermosos cuerpos en las redes sociales (pueden cobrar el doble o el triple que algún abogado que escribe coplillas), y encima alguna se exhibe en nombre del “feminismo”: los generosos “feministas” les dejan opulentas donaciones por ver sus encantos mientras tocan el pito (como los buenos chirigoteros). En cuanto a la crítica política de estos que se llaman “de izquierda”, ¿dónde está que no la veo? Se supone que deberían de decir algo con respecto a los presuntos presos políticos, como el Junqueras (al contrario, sólo se refieren a él para cachondearse de algún defecto físico), o a los juicios al bocazas de Toledo o al tonto de la bandera… Tal vez algún apoyo a sus “camaradas” de Podemos respaldando la “revolución”… No, no, no, al contrario: hacen una parodia del mismísimo Che Guevarra, guerrillero fusilado: al final ellos mismos se cachondean de sus propios referentes haciendo chirigotas que las firmaría el mismo Abascal… Vamos, es como si usted hace una chirigota cachondeándose del mismísimo Jesús de Nazaret. En cuanto al mandamiento del disfraz, pues efectivamente, como ahora siempre es Carnaval, cualquier chirigotero se puede disfrazar de alcalde durante todo el año… ¡como si la vida fuera Carnaval!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber