De eso nada

Doña Cuaresma | 30 de enero de 2017 a las 8:11

Eso que Carnaval y Semana Santa van de la mano, como decía ayer un artículo de Diario de Cádiz, nada de nada. Eso es lo que quisieran algunos capillas de Cádiz, que Sevilla les perdone su afición al Carnaval.
Bueno, en honor a la verdad y para que no me llamen intransigente, lo cierto es que en Cádiz ambas cosas marchan muy cercanas. Pero es que en nuestra ciudad, el Carnaval pone majareta a cualquiera.
¿Desde cuando va de la mano un verdadero capilla con un carnavalero? ¿Imagina el periodista autor del artículo de ayer al fiscal de la Quinta Angustia haciendo el lila en un escenario? ¿Alguien puede situar al mayordomo de la Canina en la escalera de Correos cantando pamplinas?
Seamos serios, por favor. Solo en Cádiz hay confusiones. Solo en Cádiz hay cofrades haciendo el mamarracho en Carnaval. Por eso mismo cuando los gaditanos quieren imitar a Sevilla, sus procesiones se parecen a las de La Algaba.
Y es que esta confusión surge por el deseo de la gente del Carnaval de atrasar las fechas de su fiesta para que haga menos frío y puedan venir más turistas.
Por mí pueden poner la fecha de los Carnavales cuando quieran, el 28 de febrero, en mayo o en pleno agosto. Me da igual. Cuando se aproxime la primera luna llena del equinoccio de marzo, las personas de orden y paladar estaremos atentos a esas voces celestiales que dicen:
¡Vamos de frente, valientes! ¡A esta es!

Es lo que hay Romay

Doña Cuaresma | 29 de enero de 2017 a las 11:46

Muy bien Romay, así se hace. Por fin tenemos un concejal de Fiestas a la altura de los de las Fiestas Típicas, no como los que hemos venido padeciendo desde que le cambiaron el nombre al engendro este de febrero y le pusieron Carnaval.

Vaya por delante que esto no es Carnaval, esto es una fiesta que se han hecho a su medida los comparsistas. A fuerza de asustar a alcaldes y concejales de Fiestas, de mangonear en el Patronato, y de intimidar con sus letras, han conseguido ser los reyes del mambo.

El precarnaval, con la erizada y demás carajotadas y el concurso, gira en torno a las agrupaciones. En la semana del Carnaval, también son los protagonistas: ellos dan el pregón, hacen de Dios Momo y los días de carrusel hay que ir detrás de ellos. Hasta han conseguido quitarse de en medio a la Diosa y ninfas, que les robaban protagonismo.

Muy bien Romay, dales caña. Ya está bien de que no les sople nadie. Hay que decirles en toda la cara que son unos machistas, que sus letras no respetan al género, ni al número, ni a la gramática.
Además tu puedes, porque eso de decir que las letras de una agrupación son machistas te lo consienten a ti. Contigo no se atreven, como no se atreven con el kichitín en sus letras. A una concejala del PSOE o del PP se la hubieran comido por eso, pero con ustedes no se atreven.

Porque tiene gracia que gobiernen los suyos para que les digan en toda la cara lo mamarrachos que son.

¿Usted paga?

Doña Cuaresma | 28 de enero de 2017 a las 12:37

Todos los años le pregunto lo mismo, pero es que el asunto está tomando tintes escandalosos. Piense, por un momento, que en el estadio Santiago Bernabeu entren por la cara 46.228 personas para ver un partido. Pues proporcionalmente eso es lo que ocurre en el Falla durante el dichoso Concurso, que todo el mundo entra por la cara.

Ayer lo explicaba perfectamente Diario del Carnaval. Entre colectivos amigos del alcalde, jurados amigos de los autores, patrocinadores, bancos, notarios, familias de los jurados y otros colectivos de difícil catalogación, allí no pasa por taquilla ni el propio taquillero.

Hay entradas para el photocall de la entrada y hasta para las entidades bancarias que tienen algún convenio con el Ayuntamiento. Eso es como si usted, que supongo tiene un convenio con un banco para pagar la hipoteca, tuviera que invitar por ello al director de la sucursal a tomar un pucherito en su casa.

Si leemos las crónicas de las sesiones o vemos las fotos de Diario del Carnaval comprobamos que nunca faltan en los palcos del Falla futbolistas, antiguos jurados y personajes de la farándula carnavalesca, que lo más cerca que han estado de la taquilla del teatro es la barra del Ducal comiendo menudo.

¿Usted paga? Si es así, es usted un pobre paria de la tierra, un hombre sin un amigo en la organización o en el Ayuntamiento, un pobre desgraciado sin poder echarse a la cara un amigo jurado o un amigo autor. Es usted un pobre mojón.

Un trato exquisito

Doña Cuaresma | 27 de enero de 2017 a las 8:32

HOY, desde mi condición femenina, como se dice ahora, “desde mi género”, voy –sigo hablando en moderno– a poner en valor el exquisito trato que dispensa el Carnaval a la mujer.
Aunque la palabra mujer no se pronuncia mucho en el Carnaval, siempre se dice “mi parienta” o “mi vecina”. La vecindad es definitoria del género en el Carnaval, y por eso hay que distinguir los tipos de vecina.
Se califica la vecindad femenina por la edad: por ejemplo mi vecina puretona. O por sus extremidades, así es común lo de magnificar las cachas de mi vecina.
Porque la anatomía de la mujer en el Carnaval se reduce a las extremidades inferiores y al aparato reproductor. Este último, volvemos a la vecindad, suele ser de Logroño y tiene un poético nombre, digno de juegos florales: er chupapiera. Alguno es, dicen, como el pórtico de Astilleros
Alguna vez se mencionan las mamas, pero no su uso lactante sino mobiliario: “se operó y le dejaron dos pedazos de tetas y dos peazo de pezones pa colgar la chaqueta”. Como ven las mujeres hemos ganado en volumen: ya no estamos mostrando meras teturrinas.
Lo de la mujer en el Carnaval de Cádiz no tiene nombre, atiende por Chocho o Chochete. Insisto, el trato de la mujer es exquisito, de una sensible fineza.
No me extraña que cuando vean que se sublima a la mujer como Diosa o ninfa, que se la entroniza en un palco como una reina y que se la trata como merece, no traguen.

Fiesta machista

Doña Cuaresma | 26 de enero de 2017 a las 8:12

Vamos a dejarnos de cuentos. Si hay alguna fiesta machista en el mundo, machista de verdad, es el Carnaval. Da igual que se celebre en Niza, en Río de Janeiro, en Venecia o en San Petersburgo, que supongo también tendrá su Carnaval.

No hay más que fijarse en el Carnaval de Río, del que se inspiran todas las demás fiestas de este tipo. Grupos de mulatas, con escasísima ropa, desfilan por las calles con sus muslos al aire poniendo al personal a trescientos por hora. Puro machismo.
Más machista que el de Río es el Carnaval de Cádiz. A los defectos de la fiesta brasileña hay que sumar las coplas de nuestros poetas. Aquí, en Cádiz, los autores manejan dos tipos de letras. Por un lado, el aspecto poético. La mujer gaditana es la mejor del mundo y su belleza solo puede ser comparada con una puesta de sol en la Caleta.

El segundo tipo de letras, más prosaico, también se dedica a la mujer. En este caso el autor se decanta por desear cogerle las cachas en una casapuerta.

Así que mis queridos amigos y amigas, el Carnaval igualitario es, lamentablemente, imposible. Se puede eliminar la ninfas, podemos elegir un jurado del Falla paritario, podemos, incluso, exigir que las agrupaciones lleven igual número de hombres que de mujeres, pero el Carnaval seguirá siendo una fiesta machista.

Y la única forma de evitarlo es hacer lo que llevo años diciendo:

Suprimirlo.

Una ninfa o Diosa

Doña Cuaresma | 25 de enero de 2017 a las 8:31

ES el hallazgo del Carnaval ¿Dónde estaba esta chica? La que han puesto de Diosa. Además el alcalde Kicharraco -que es muy listo- la ha puesto de Diosa del Carnaval por cuatro años, la tal Romay. Mucho mejor que el Ladri.
No se puede tener más talento para esto del Carnaval. ¿Un carrusel en el Paseo Marítimo? Pero si eso es lo que vengo pidiendo desde hace años, que se lo lleven lejos de Cádiz . Yo proponía que lo hicieran en la carretera industrial, pero si la ninfa jefa Romay lo manda al Paseo Marítimo mejor.
Sobre todo si lo manda al Paseo Marítimo de Melilla. A tomar viento los coristas. Por cierto ¿por qué no se ponen las gafas de sol y beben a gollete también en el Falla?
Me gusta también mucho eso que plantea la Diosa Romay de buscarle una fecha fija del Carnaval. Va a abrir un debate dice. Pues ahí va una: el 29 de febrero o mejor el día del fin del mundo. Y si cae en martes 13, mejor. ¿Se ha estudiado el calendario perpetuo y sabe cuantos 28F caen en martes o jueves en los próximos 100 años? Pues que se lo mire.
Aunque le cambien la fecha en Cádiz, en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla los seises, con traje rojo, van a seguir bailando en el Triduo de Carnaval. Es la diferencia de una ciudad que respeta sus tradiciones con Villa Kilos de Basura.
Pero lo mejor de la Romay es eso de buscarle un papel a la mujer en el Carnaval. En el Carnaval la gente cuando busca un papel es para liarse una trócola hija mía.
Esta todavía no sabe con qué bueyes está arando.

Jurado Diario

Doña Cuaresma | 24 de enero de 2017 a las 7:59

Llevo muchos años diciendo que al concurso del Falla van siempre los mismos. Da igual que gobierne Beltrami, que Carlos Díaz, que Teófila o que González Kichi.
Se han inventado toda clase de sistemas para vender las entradas. Pero todas sin resultado. Se ha cambiado el lugar de las taquillas, se ha sorteado las peticiones y hasta nos hemos modernizado poniendo las entradas a la venta por Internet. Nada. Al final, al Falla van siempre los mismos.
Este año nos anunciaron, a bombo y platillo, nuevas eliminaciones de palcos y pases de favor. En particular se anunciaba que el palco del Jurado Diario quedaba suprimido. Me cuentan que alguno de los organizadores del Concurso alardeaba por las calles de haber eliminado el palco del Jurado Diario, cuyas puntuaciones, a lo que parece, tanto molesta a los autores malos.
Bueno, pues si no quieres caldo… dos tazas. Nada más empezar el concurso, el Jurado Diario vuelve a ocupar su cómodo palco. Recochineo con la organización se llama eso.
Estoy deseando que alguien me explique lo sucedido, porque los miembros del Jurado Diario no tienen pinta de haberse puesto en la cola tercermundista del estadio Carranza.
Y es que no cambia nada. Con Mariscal, con Vicentín, con el Adri o con María Romay entran los mismos de siempre. Estoy viendo que cuando Kichi entre este año en el palco municipal, el conserje le dirá:
-Buenas noches, don José León.

My dear President

Doña Cuaresma | 23 de enero de 2017 a las 8:11

QUERIDO Donald Trump, enhorabuena por el cargo. Ya sé que los progres están protestando porque has ganado las elecciones, pero ya sabes como son los progres, la democracia es para cuando ganan ellos, cuando ganan los demás, se mosquean.
Tú ni caso. A trabajar, y a poner sucursales de Guantánamo por todas partes. Yo creo que les puedes poner a los presos un pasodoble de Juan Carlos Aragón para torturarlos. Se van a confesar culpables hasta de la bomba del gasoil del tractor del coro de Julio Pardo.
Es muy importante Donald que apoyes al Kichi, ya que sois los dos iguales. Tú eres un patán que se va a disfrazar de presidente y él es un punta comparsa que se disfraza de alcalde y está hasta el bastón de tener que hacer tipo todo el año en San Juan de Dios.
Los dos tenéis dos primeras damas cantúas. Tú tienes a Melania y él a María Romay que es la nueva Ninfa del Carnaval. ¿Para qué elegir Ninfa si ya tenemos a una que vale mucho en el equipo de gobierno?
Lo que sí que te pido de verdad, Donald -que tienes nombre de pato de la cascada del parque- es que ni se te ocurra aparecer por Cádiz en los Carnavales. No es por ná, aquí tienes tu casa, lo que pasa es que cuando lo veas en vez de querer poner el muro en Nuevo Méjico vas a querer ponerlo en el Río Arillo, no solamente para no dejar entrar: también para no dejar salir.
Me despido querido Trump. En este Carnaval se va a hablar mucho de ti. Ojalá hubiera seis o siete como tú en Cádiz.

Ninfas y faunos

Doña Cuaresma | 22 de enero de 2017 a las 9:29

Permitan que no les salude previamente, pero mis primeras palabras en este Carnaval deben ser para condenar la eliminación de las ninfas. ¡No hay derecho!
Es una pena que este Ayuntamiento suprima la presencia de ese grupo de guapas gaditanas en el palco del Falla. Con esta eliminación nuestros sensibles poetas perderán su fuente de inspiración. Los puntas de las comparsas, tipo Kichi, ya no tendrán a quien mirar mientras hacen requiebros en la escena y desgranan sus inspirados piropos.
A mí me gustaban las ninfas. Su selección previa era todo un modelo de pulcritud y objetividad. Tenían, las pobres, que demostrar saberes enciclopédicos, como conocer dónde había nacido Paco Alba, y hasta saber cantar los duros antiguos.
Estos muchachos y muchachas de Podemos cambian de criterio con gran facilidad. Lo que el año pasado estaba bien, ahora es un claro ejemplo de machismo.
Una pena, ya les digo. Pero si las ninfas era un asunto machista podían haber llegado a una solución paritaria, como dicen ahora los cursis. Seis guapas ninfas y seis maromos vestidos de piconeros con sus buenos pelos en el pecho.
Pero puestos a ser renovadores los responsables del asunto podían haber buscado una idea original y acorde con la fiesta gaditana. Una solución revolucionaria, muy de los tiempos que vivimos.
En vez de ninfas, lo mejor hubiera sido colocar en el palco del Falla a doce moñas.
Hubiera sido lo suyo.

Hasta luego

Doña Cuaresma | 14 de febrero de 2016 a las 12:04

No quiero despedirme este año sin dar unos pequeños consejos a los señores González, Kichi para los amigos, y Martínez de Pinillos, Adri para el mundo podemita. El Carnaval es un modelo fracasado y hay que buscar una solución.

Lo mejor, creo yo, será copiar. Es lo que hicieron mis queridos capillitas con la Semana Santa. Aquí teníamos unas procesiones cutres, con horquillazos. Sin embargo, mis capillitas del alma visitaron Sevilla y hoy tenemos paladar, cofrades con corbata de amplio bucle y hasta tres tipos de incienso.

Para nuestras fiestas hay que copiar y poner casetas para los partidos políticos. Este año nos hubiéramos divertido de lo lindo.
La de Podemos, con la foto de Maduro en el centro, estaría a rebosar de autores carnavalescos haciendo la pelota al Kichi.

La caseta del PSOE la pondríamos al lado de la de Podemos, para que Fran González pueda mandarles continuamente bandejas de jamón y botellas de vino de parte de Pedro Sánchez.

La caseta de Ciudadanos estaría vacía. Sus socios estarán en las otras casetas buscando un pacto y un buen carguito.

La caseta del PP estaría chungaleta, como la cara de Rajoy. Ni Antonio Sanz hubiera aparecido. Pepe Blas, Bruno y cuatro viejas esperando a Teófila.

¿Qué donde estaría yo? A mí qué me cuenta. Yo estoy ya en la puerta del Carmen esperando la Borriquita.