La evolución del lenguaje

El Fiscal | 7 de febrero de 2008 a las 18:02

Resaltaba un veterano del mundillo en el primer día de esta cuaresma en la que el cuerpo no está aún metido en ambiente el triunfo absoluto de la denominación de cofrade por encima de la de aficionado a las cofradías o, simplemente, capillita.

Narraba cómo el término capillita, cuya figura reivindicó Luis Rodríguez-Caso sin complejos en el Pregón de 1991, ha terminado por ser usada con carga peyorativa la mayoría de las veces. Y la de aficionado ha parecido quedar en exclusividad para el seguidor de las corridas de toros.

Pura evolución del lenguaje. Claro que del Cecop no se hablaba antes. Y hoy algunos no paran de hablar de Cecop. Se les pone cara de eso, de Cecop

  • JLM

    ¡Ay! Señor fiscal, que poco se utiliza el diccionario cofrade a pesar de su riqueza. Me temo que esta Semana Santa vamos a retomar esa palabra bellísima en la cabeza de las niñas pero que nos va a suponer un quebradero de cabeza a los cofrades por un capricho electoral en forma de tranvía.

    HORQUILLA: 1.- Vara larga, terminada en uno de sus extremos por dos puntas, que sirve para colgar y descargar las cosas o por afianzarlas y asegurarlos. 2.- En Semana Santa se utiliza para levantar los cables cruzados en las calles permitiendo de esta forma el paso de las imágenes sin peligro de enganche.