Yruela

El Fiscal | 8 de febrero de 2008 a las 8:37

En este arranque de cuaresma tan precoz que sabe más a manteca de polvorón que a miel del pestiño da gusta tropezarse con un capillita ejemplar, de los que habla de cofradías con el corazón, de su hermandad con pasión y de su Lunes Santo de su alma con verdadero fervor.

No se asusta mojigatilmente del colmillito de la prensa en ciertos asuntos. Sabe vivir en el mundo de hoy sin misticismos. Saluda mirando a los ojos y no como uno que yo me sé, archiconocido y calado ya hasta en la Gran Sevilla, experto en peloteo y en culebreo y que hace las veces de Longinos en cuanto se da la vuelta.

Como Manuel Yruela, qué poquitos van quedando. Un caballero en la corte de las cofradías.

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados.