Plazas libres de canónigos

El Fiscal | 18 de diciembre de 2012 a las 5:00

Pareciera que el Cabildo está aplicando la tasa de reposición cero de acuerdo con algún plan de ajuste al uso. Pero no es exactamente así. Desde marzo de 2006 no se produce el nombramiento de ningún nuevo miembro del Cabildo Catedral. La consecuencia es clara: hay 13 plazas vacantes. Los estatutos vigentes fijan el límite de canónigos en activo en 35. No refieren ningún mínimo, por lo que no se está incurriendo en ninguna irregularidad. Ocurre que hace tiempo que no se recuerdan tantas vacantes. ¿La causa? Probablemente es que monseñor Asenjo esté meditando muy bien las cosas antes de estrenarse en este terreno. La última hornada de nuevos canónigos de la Catedral corrió a cargo del cardenal Amigo, que designó a siete, entre ellos algunos tan reconocidos como Pedro Ybarra o Manuel Soria Campos, actual delegado diocesano de hermandades y cofradías.
La composición actual del Cabildo Catedral es de 43 miembros:22 en activo, 18 eméritos y 3 honoríficos. Los canónigos se jubilan a los 75 años, la misma edad de retiro fijada para los párrocos. Mientras están activo pueden ser canónigos con dignidad mitrada, canónigos con oficio o canónigos sin oficio. Entre las dignidades –que pueden lucir mitra en los cultos principales– figuran el deán (Francisco Ortiz) y el arcipreste (José Luis Peinado). Pero también en esta modalidad se incluyen los puestos del chantre, el maestre-escuela, el tesorero y el capellán mayor, cuatro dignidades que se encuentran ahora mismo entre las vacantes referidas.
Entre los canónigos con oficio figuran el penitenciario (Eugenio Hernández), el prefecto de liturgia (Ángel Gómez), los maestros de ceremonia (Luis Rueda) y de capilla (Herminio González), el organista (José Enrique Ayarra), el sochantre (Manuel Vázquez), los cantores (José Marín y Antonio Faustero), los capellanes reales de San Fernando (Teodoro León, Manuel Cotrino, Carlos González, Adolfo Petit y Manuel Soria) y el delegado ejecutivo de administración y patrimonio, Francisco Navarro. Actualmente hay una capellanía real vacante, dos vacantes de cantores y una de archivero. Y los canónigos sin oficio, como su nombre indica, no llevan aparejado ningún cometido (Antonio Hiraldo, José Antonio Gómez Coronilla, Alberto Pardo, Rafael Cano, Jesús Maya y Manuel Mateo).
Los tres canónigos honoríficos son Miguel Castillejo, ex presidente de CajaSur; el párroco de Medina de Ríoseco, localidad natal del cardenal Amigo, y un sacerdote español destinado en Lourdes, José María de Antonio Guerrero, que se ganó el cariño del Cabildo por sus atenciones y desvelos con sus miembros en cada peregrinación que realizaban al santuario francés.
La edad media del órgano rector de templo metropolitano es elevada. Casi como ocurre en todas las diócesis de España. La crisis de las vocaciones lastra a la Iglesia española desde mucho antes que la crisis general de la economía. Aunque a este respecto hay que indicar que monseñor Asenjo ha logrado aumentar el número de seminaristas y ya se han producido las primeras incorporaciones de sacerdotes jóvenes a las parroquias.
Como curiosidad, el canónigo más joven en la actualidad es Carlos González Santillana (1971). Y el más veterano de los activos es José Luis Peinado (1938). En el horizonte, 13 plazas vacantes en el órgano de gobierno del monumento más importante de la ciudad. Aunque las canonjías ya no son lo que históricamente fueron. Ser canónigo en Sevilla sólo garantiza una media de 650 euros. Como en casi todo, hay trienios y complementos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber