Palabras de Dios

El Fiscal | 27 de enero de 2014 a las 14:01

Cartel Ricardo Suárez
Ricardo Suárez ha impactado con el cartel anunciador del pregón universitario de Los Estudiantes de 2014. El arte del toreo no es cuestión de cantidad, sino de emoción, de poder, de mando, de vibración. Con la pintura de los carteles ocurre lo mismo. La cantidad es lo de menos. En dos pases y una trinchera se puede decir lo mismo que en pocas pinceladas.El éxito está en que las cosas se hagan con esa hondura que sólo es posible desde la autenticidad. Basta poco, muy poco, cuando se domina la materia. Quién puede permitirse el lujo de pintar sólo una mitad del rostro del Dios más dulce, humano y divino de la Semana Santa de Sevilla y recrear la otra mitad con palabras. Sólo lo puede hacer quien maneja a la perfección la técnica del cartel y los rasgos de esa faz amorosa tronchada como una rosa. Mitad Dios, mitad caligrama. Mitad fe, mitad cultura. Mitad carboncillo, mitad palabras. Mitad agua, mitad vino. Palabras de Dios para el cartel de un pregón, para un cartel que es en sí mismo un pregón, porque un cartel debe ser un grito, un aldabonazo, un impacto, un golpe de martillo en la parihuela de la conciencia. No hay técnicas ni manuales que impidan dejar a Dios con media cara para inventar la otra media, ni hay tratados sobre el número exacto de pases de muleta necesarios para crear arte. Tal vez uno, a veces sólo dos… Sólo con autenticidad se consigue la hondura que es el sello del éxito. Basta con verle media cara para intuir la otra media.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber