El Fiscal » Archivo » Luces y sombras del Pregón

Luces y sombras del Pregón

El Fiscal | 7 de abril de 2014 a las 11:50

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
¡Gracias, Francisco Berjano! Gracias por evitarnos los chillidos forzados, de cola de rata pisada; por hacernos pasar el cáliz del histrionismo, por no sentir vergüenza ajena al pensar qué idea se llevarán de nosotros quienes no siendo cofradieros y ni siquiera sevillanos, oyen por unos instantes el Pregón y se quedan con la imagen de un señor recreándose en aspavientos o moviendo los brazos como un aparcacoches ilegal de Bami. Gracias por tenerlo todo acabado a las dos de la tarde. Gracias por no jugar a poeta, por ser indulgente con el público y no someterlo a la tortura de la pena con la azucena. Gracias, porque no es poca la inmensa misericordia que ha tenido el pregonero con quienes oyen el Pregón con devoción y quienes lo oímos en primera instancia por obligación. Y gracias por decir que la palabra revirá es fea. Feísima.

Auténtico
Podría el señor Berjano haber encargado cinco o seis sonetos a profesionales del verso, que seguro que conoce un manojo; podría haber tomado prestadas citas, estrofas y otros recursos. Podría haber pedido ayuda a profesionales de la palabra, la comunicación y la literatura. Pero no lo hizo. Ha sido auténtico. Ha sido él mismo. Se notó en todo momento. Como en esta casa también nos preciamos de serlo, dejaremos claro que puestos a tener que oír pregones, preferimos otro modelo, más que nada porque tenemos otro concepto del género. Pregón, pregón, lo que se dice pregón, sólo vimos en el anuncio sobre los blancos nazarenos del Porvenir, en ese anunciar, en ese llamar, en ese proclamar lo que todo el mundo sabe pero quiere que se lo recuerden, porque en eso consiste el rito. ¿O no?

Lo demás
El resto fueron reflexiones, meditaciones, aldabonazos a la conciencia, la lista de los ausentes, algunas anécdotas y hasta cierta, justa y saludable licencia para el humor. ¡Viva la libertad!, dijeron una vez en Cádiz. ¡Viva la libertad del pregonero! Alguien dijo en el fotocol de los camerinos que ha sido el Pregón que necesita Sevilla, teoría de la necesidad frente a la teoría de las lecturas. Huuuuuum… Lo que sí ha sido es el Pregón que quería don Juan José Asenjo. Un pregón eclesial, que dijeron algunos nada más abandonar el teatro.

Teatro de la Maestranza. . Pregón de Semana Santa de Francisco Berjano.
Arzobispo
Ayer fue la primera vez que lo vimos con vigor, exultante, sonriente, rápido de verbo, feliz y… con afirmaciones reveladoras al referirse al pregonero: “Yo no intervine en su designación”. Ay, ay, ay… Que lo dijo sin que nadie le preguntara. Excusatio non petita… Quienes no intervinieron fueron los consejeros, que ni uno propuso al señor Berjano. “No empieces, Fiscal, que no es día para hacer memoria, so malaje”. Recuerden que cuando el Cura Paco dio nones al pregón, el delegado diocesano de Hermandades se sacó de la sotana el nombre de Francisco Berjano, que no había recibido un solo voto en todas las rondas previas. ¿Delegado de qué? De eso. Pues eso. Que don Manuel Soria cumplió su cometido a la perfección y prestó un impecable servicio a su jefe. Pero don Juan José, que algunos no somos ingenuos… Somos malos, malísimos y pérfidos, pero no ingenuos. Ingenuos, no.

Estatuas
Dijo Berjano que las imágenes sagradas no son estatuas. ¡Olé! El único que ha llamado estatuas a las imágenes sagradas en los últimos años fue uno que procedente de Castilla-La Mancha asistió al traslado del Señor de Pasión a su paso en la tarde del Lunes Santo. Canal Sur Radio lo tiene grabado. Por cierto, que también llamó trono al paso. Pero después es puntillosísimo con las casullas, la liturgia de los acólitos y la vestimenta de los curas. “Cualquier día, Fiscal, te mandan a la Guardia Suiza y no te defiende ni Moeckel”.

‘Cirenear’
Cuando oí el verbo empleado por el pregonero salté de la silla de la cocina. ¡Cáspita! ¡Me equivoqué de dial y he puesto una tertulia de política de las de Madrid! Pero no, era Berjano sacando verbos de un sustantivo. Como los que verbalizan y visualizan. Eso sí que es un pregón de actualidad. De rabiosa actualidad. Volvimos a la silla de la cocina, que es desde donde mejor se oyen los pregones, tras años y años en el potro de tortura del teatro.

Evolución ascendente
El Pregón empezó como un sermón y acabó implicando al público. Con una muy buena dicción, Berjano logró recuperar la atención de quienes habían dictado sentencia con premura. Gustó mucho el pasaje a Juan Pablo II, con referencia a la letra de la sevillana de Manolo Garrido cuando Sevilla le pidió al Papa polaco que no se fuera. Fue hábil al seleccionar a un grupo de cofrades a los que homenajear, guiños que además de ser justos, le garantizaron el reconocimiento, la gratitud y la indulgencia, según los casos, de diferentes sectores.

¿Complejito?
El Pregón de Berjano podrá ser bueno, pero no porque haya renunciado a ciertos modos, recursos o adjetivos. Será bueno porque no es impostado. La poesía en un pregón no es en sí misma mala, como no es mala la música en los traslados de regreso tras un refugio repentino. Algunos han reventado la poesía a base de manosearla, como algunos han adulterado la música a base de someterla a experimentos de laboratorio. ¿Por qué ahora algunos parecen acomplejarse del modelo de Buzón? En los últimos 20 años ha habido cuatro o cinco pregones muy buenos, no más. ¿Tanto cuesta recordarlos? Y no fueron histriónicos precisamente, sino bien escritos, bien dichos, bien construidos y de hombres que también van a misa los domingos.

Los ‘WhatsApp’ al Fiscal
A las 12:06: “Muy arrugada la estola (o como se llame) de Asenjo”. A las 12:25: “Serrano ha hecho una presentación curricular. Se agradece que no intente hacer de pregonero, pero de ahí a parecer un director de Recursos Humanos”. A las 12:38: “Esto huele a tostón mayúsculo. Pregón perfecto para Sigüenza”. A las 13:10: “Uuuuuuuf…” A las 13:14: “Fiscal, creo que el Pregón me vale como misa del domingo”. A las 13:15: “Cuánta profundidad en el Pregón. Me está gustando mucho. Nada de folclore barato”. A las 13:41: “El aplaudismo es una nueva tendencia entre los que asisten a los pregones”. A las 13:43: “Carlos López Bravo se va a partir las manos”. A las 14:19: “No ha sido el mejor Pregón, pero sí un Pregón muy conveniente. La verdad es que no me ha disgustado. Empezó soso y acabó bien”. A las 14:55: “Le sientan muy mal los elogios a Juan del Río, te lo aseguro. Es muy celoso”. A las 14.30: “¿Tú crees que él ha captado lo de la llave del papa Francisco que abre puertas?”. A las 14:45: “Pues rectifico, no ha sido tan tostón. Hasta nos hemos reído, porque este hombre ha demostrado ser muy natural, no es ningún papafrita”.

Basílica de la Macarena.. La Macarena ya estará en el paso. Fotos para dar del día.
La noche que rezamos juntos
YA está en su paso la Virgen de la Esperanza, a la que Francisco Berjano llegó un día pidiendo fuerzas para salir de un trance, como tantos sevillanos, incluso no creyentes, han hecho alguna vez en su vida. No conocemos a Berjano de nada, nunca hemos sido presentados, ni hemos cruzado palabra. Tal vez no sepa Berjano que coincidimos una noche de diciembre a los pies de la Virgen de la Esperanza, sin corona ni esmeraldas, únicamente con lo puesto para no perder un ápice de dignidad de gran Señora de la casa que recibe a sus hijos a deshoras. Éramos muy pocos en aquella habitación, muy pocos, en un encuentro improvisado fuera ya de la oficialidad de la convocatoria. Nadie se miraba entre sí, todos la miraban a Ella. Todo era silencio de ojos grandes y ceño, de primeros encajes improvisados, de inmensas pestañas. Nadie se atrevía a pronunciar palabra hasta que Berjano inició una oración. Todos rezamos juntos. Cada cuál había ido con una petición, porque esas son noches y horas a las que sólo se acude cuando hay motivo justificado, que así lo enseñan los viejos y sabios macarenos. El pregonero le dio ayer las gracias a la Virgen de la Esperanza por todo lo concedido. Seguro que aquel día también le pidió ser él mismo el Domingo de Pasión sin temor a las críticas ni al número de aplausos. Y la gracia le fue concedida. Las de los demás se irán derramando poco a poco. Señales ya ha habido. Sólo hay que saber verlas. Y esperar con Esperanza, porque la Esperanza es la que marca los tiempos. Esperar como hizo Berjano, el sevillano que un día acudió a la basílica hecho un trapo y salió siendo casi, casi un armao de la Centuria de la coraza de ilusión y fuerza que ahora reviste.

  • paco

    El pregonero dice que no hay que criticar, porque eso denota falta de caridad…y a continuación se ha llevado medio pregón criticando a los cofrades por sus comportamientos.
    También ha entrado mucho en cuestiones teologales o doctrinales, más de sermón que de pregón, pero hay muchas formas de hablar de la fe, y Berjano se ha centrado en una visión rigorista, penitencial, conservadora y bastante pesimista sobre el comportamiento humano. Esa es la visión que tiene de la fe el Camino Neocatecumenal, la asociación de Kiko Arguello. De hecho nombró al Camino en su pregón. Parece que este hombre está muy cerca de los Kikos, la Palabra o el Camino, que de las 3 formas se llama a esta asociación tan apoyada por Juan Pablo II.

  • juan luis

    vino como gua de mayo,era el pregon que Sevilla necesitaba para volver a sentirme cofrade de hecho y de derecho aquello que añorabamos y no encontrabamos en las pasadas cuaresmas y menos en las semanas santas que vivia en mi niñez en mi juventyd ese eespiritu que flotaba en el ambiente esos sentimientos que se daban por hecho pero que se disipaban bienvenido al hecho natural bien hallado lo mas grande,empezamos es domingo de ramos,gracias pregonero

  • Jesús González

    A mi me ha ayudado mucho…. enciende el corazón en vivir la Semana Santa de un modo diferente: entregándose y contemplando tanto Amor.
    Yo creo que ha sido un buen Pregón

  • Menudo pelma el tio

    Sr Navarro, el de los whatsapp´s era su amigo Carlos Crivell? Pq vaya pregón que nos dio el elemento con el fogonazo del teléfono en la oscuridad, que falta de respeto por quién tenía alrededor, por el propio pregonero y por el acto donde estaba. Hasta que el juez que tenía al lado, ciego que estaba el hombre, le llamó la atención. Que falta de respeto de uno que vive de lo público, su jefe va a tener que aleccionarle mejor, debe enseñarle eso de: respeta y serás respetado…Cuando él pregone las Glorias le gustará que le escuchen y que dejen escuchar. Igual me da por ir a darle la murga con un flash, a ver como le sienta.

  • Sigillum

    Yo viví un magnífico pregón el domingo: media hora a solas recién empezada la tarde, clavando los ojos en la dulce mirada de Nuestro Padre (Jesús Nazareno), en Carmona. Eso sí que es un pregón …. y nadie hablaba!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber