El mejor estreno en la Lonja

El Fiscal | 15 de abril de 2014 a las 5:00

monaguillo
Los programas de Semana Santa siempre fallan en el acompañamiento musical del Cristo de la Buena Muerte. Dicen que no lleva, que va en silencio. Es una mentira piadosa, consentida por una de esas extrañas tradiciones que se permiten en la ciudad. El crucificado menos divino por más humano de toda la Semana Santa sí que lleva acompañamiento musical. Su música es la algarabía de un centanar de monaguillos, cuchicheos de sotana, roquete y esclavinas; extensos cordones de medallas para diminutos cuerpos y canastos enlutados en una sublime contradicción con la vida, larguísima esperaza de vida, de sus pequeños portadores. Ellos son la música del Señor. Dejad que los niños se acerquen a mi. Y en Sevilla se acercaron vestidos de monaguillos repeinados por la Lonja. El Martes Santo es el gran día de la alianza de la cultura y la fe, simbolizada justo en el momento en que el Cristo de la Buena Muerte, alfombra de lirios morados, canastilla de madera muda y nube de incienso, queda retratado bajo el Ángel trompetero de la Fama. El poblado tramo de monaguillos delante justo del Señor es toda una defensa de la vida, valor principal que se suma a los de la fe y la cultura. Los monaguillos son ya una seña de identidad consolidada de la cofradía, como las interminables cruces, los guiones universitarios, el hermoso triángulo que forman los brazos de Cristo con el madero central de la cruz, perfecta conjunción de geometría y teología, o los bordados de Joaquín Castilla. Los programas de mano de Semana Santa, tan dados a referir los estrenos, tampoco dicen la de monaguillos nuevos que salen en cada cofradía, cuando son los estrenos más importantes. Por cada monaguillo hay padres, abuelos o tíos comprometidos con la causa, sacrificados en su comodidad y abonados a una tarde que para los niños sabe a caramelo y para ellos a bullas imposibles. Los padres de los monaguillos, padres coraje en versión morada, hacen posible que el Señor lleve la mejor música y tenga el estreno más valiosos y sea testigo de las ilusiones más puras. Hoy es Martes Santo en Sevilla, Gaudeamus Igitur, la tarde de la Paz dormida, de los hachones de cera caliente y de los nazarenos de latines en la heráldica. Entre esas decenas de monaguillos se estrena Rodrigo. Su canasto desborda vida y entusiasmo. Este monaguillo es uno de los grandes estrenos de la Semana Santa, de esa Semana Santa íntima que no viene en ninguna guía, esa Semana Santa cargada de historias que hacen auténtica la fiesta más hermosa de la ciudad. No es verdad que el Cristo de la Buena Muerte no lleve acompañamiento musical, que se lo ponen sus niños cada tarde de Martes Santo, sinfonía de esperanza en un mundo mejor, alboroto infantil que perfecciona el orden de la cofradía de ruán. El Cristo que palpó con sus manos el hermano ciego como el Tomás del Martes Santo, el Cristo del gran amigo muerto, el Cristo de tus años de cuadernos y tiza y el Cristo del azulejo viejo al que rezarle a deshoras en la vieja Anunciación, estrena esta tarde a Rodrigo, el niño que se ha acercado a Dios vestido de monaguillo.

Verídico
Ocurrió el Domingo de Ramos. La cofradía estaba a punto de salir. El preste se encontraba listo con su golpe de capa pluvial, del gran estilo que caracteriza a esa cofradía en todos sus detalles. De pronto, el buen hombre pide ir al servicio y echar un último cigarro. Nadie se atrevió a decirle que no. El caso es que no le vieron más. Como lo están leyendo. El preste no salió. ¿Por qué? Algunos aún se lo preguntan. Dicen que no era precisamente uno de esos prestes falsos que ha denunciado el vicario general. El preste se fue a por tabaco… Y no volvió.

En el recuerdo
Ayer fue el primer Lunes Santo sin uno de los grandes cofrades que han marcado la evolución de esta jornada de la Semana Santa. Nos faltó Manuel Yruela, que se murió en la discreción de un día de Feria. Morirse en Sevilla un día de Feria es casi peor que morirse en agosto. Morirse en Feria es casi como no morirse. Pero es no es óbice, ni mucho menos, para que algunos nos acordáramos de este grandísimo cofrade delante mismo del paso de palio de la Virgen del Rocío en plena carrera oficial con un breve comentario con otro gran referente de la Redención: Fernando Baquero. Esos comentarios son como una oración en común, como un crespón de luto en esa memoria particular donde también tiene su sitio don Eugenio Hernández Bastos. ¡Cómo no recordar a Manuel Yruela ante su Virgen en un día tan señalado!

Con todo detalle
La Hermandad de la Redención informó con todo lujo de detalles de los exornos florales de sus pasos. El paso de misterio llevó rosas rojas, orquídeas burdeos, minicalas moradas, verónicas moradas, matiolas moradas, rosas malvas y rosas spray malvas. La Virgen del Rocío lució rosas blancas, matiolas blancas, lirios blancos, longiflorum blancos, jazmines y romero.

La memoria de las cofradías
La primera levantá del paso de palio de la Virgen de la Merced en las calles del Tiro de Línea la dio el abogado Joaquín Moeckel, invitado a presenciar la salida desde el interior del templo. Hace no muchos años defendió con éxito a la cofradía en un pleito delicado. Javier Bonilla, actual hermano mayor, ha demostrado que las cofradías tienen memoria y saldan sobradamente sus deudas de amor. Y el amor con amor se paga.

Los mensajes al Fiscal
A las 10:45: “Grandiosa anoche la Amargura por Santa Ángela”. A las 16:15: “Lo del capote de la fachada esa del Salvador va a peor. El que han puesto hoy es aún más inapropiado”. A las 12:01:“Ayer se pudo liar con la Hiniesta en Doña María Coronel cuando un señor trató de cruzar por las bravas arrollando un carrito de bebé. Tuvo que intervenir un diputado de tramo con un gran golpe de autoridad”. A las 18:33: “Nula señal del teléfono móvil en los palcos”. A las 19:01: “Un delegado del Consejo entre las filas de penitentes de Santa Marta por Sierpes y haciendo fotos por el móvil. Es un delegado muy nocturno”. A las 19:43: “Metedura de pata del fiscal de cruz de Santa Marta. Entrega la hoja de control al Consejo antes de pedir la venia”. A las 19:03:“Estoy con la Vera-Cruz en la calle Baños. No tiene el encanto de por la noche por la calle Las Cortes, pero yendo con niños… Al menos así van aprendiendo”. A las 20:18: “Se le han desplazado las manos a la Virgen de la Salud”. A las 20:59: “Una pregunta para nota. ¿Me vale el capirote de Pasión para salir en Los Estudiantes?” A las 22:06: “Pasa el Señor de las Penas por los palcos y un tío anuncia perfumes en una televisión local”. A las 22:14: “¿Aíto García Reneses ha fichado por Arte Sacro?Hace más fotos a los pasos que Pepelu”. A las 22:15: “El presidente del Cabildo Insular de Tenerife ya está en Sevilla. Supongo que para ver a la Candelaria”.

  • Joaquín Romero

    Estimado Fiscal:
    Comparto con Vd. lo que he oído esta mañana en la cale Afán de Rivera.
    Delante del paso de la Virgen de los Dolores va presidiendo el Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo.
    A su paso, la gente se arremolina por verle, le saludan, y una señora comenta a otra: “Mira, va el Cardenal Buero Vallejo”.
    Un afectuoso saludo
    Joaquín romero

  • RodaMar Prieto-Castro

    Que bonito artículo sobre la música de los Estudiantes

  • Juanma

    Sr. Fiscal.- No es lo mismo Virgen de la Merced -Pasión- que Virgen de las Mercedes -mi Tiro de Línea-. Igual que seguro que sabrá diferenciar entre Angustia -su querida Hermandad- y Angustias -Hermandad calé-. Seguro que fue el corrector ortográfico. Un saludo afectuoso desde donde manda el Cautivo, que no Cautivo y Rescatado -Polígono-.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber