El Fiscal » Archivo » Charo Padilla dijo no al Pregón

Charo Padilla dijo no al Pregón

El Fiscal | 25 de septiembre de 2016 a las 5:00

LA periodista Charo Padilla declinó el viernes a mediodía el ofrecimiento de ser la primera mujer en dar el Pregón de la Semana Santa. Pasados unos minutos de las 14:00 horas, la locutora de Canal Sur Radio no dio ni la oportunidad de tomar un café en el que tratar los pormenores del encargo. Se negó rotunda, sin rodeos, sin concesiones, sin peticiones de tiempos de espera para reflexionar o consultar a familiares. Charo dijo no y se esfumaron las posibilidades de una apuesta especialmente rompedora que hubiera marcado la primera designación del equipo de Sainz de la Maza, donde por primera vez la junta superior es compacta, son todos hombres elegidos por el presidente y donde, por lo tanto, el riesgo de tener oposición interna en las designaciones es mucho menor.

A Charo no la convenció de que reconsiderara su decisión ni el mismísimo Carlos Herrera, que se lo pidió ya por la noche, consciente de que la potente dicción de la Padilla hubiera quedado de dulce en el teatro, con la narración de testimonios de la Semana Santa a pie de calle, que es la perspectiva que ella lleva décadas trabajando.

La designación del periodista Alberto García Reyes estaba encarrilada y no iba a encontrar ningún obstáculo. Todo el mundo recordará que pudo ya haber sido elegido hace uno o dos años. Nadie tiene dudas de su capacidad ni de su brillantez, ya valoradas en esta Puerta de los Palos cuando dio el la exaltación de la cruz en la Hermandad de la Vera-Cruz en 2014 y el Pregón de la Semana Santa de Utrera en 2015, del que transcribimos algunos de los pasajes en esta misma sección.

Pocos le ganan en riqueza vocabularia y en el empleo de un lenguaje figurado de altísimo nivel. García Reyes escribe como los ángeles, escribe como le da la gana. Nunca hay que olvidar que don Juan José acudirá al Teatro de la Maestranza encantado después de haber asistido al Pregón de la Esperanza que este joven periodista ofreció en la Basílica de la Macarena. Que el prelado acuda cómodo al teatro es muy importante para Sainz de la Maza, que sabe los malos recuerdos que don Juan José tiene de sus primeros Domingos de Pasión.

Atrás quedó el intento por tener una primera mujer pregonera. Sainz de la Maza fue el hermano mayor de la Macarena que implantó la igualdad en la cofradía con el asesoramiento de un canónigo irrepetible:Juan Garrido Mesa. Los telediarios nacionales de aquel domingo conectaron aquella jornada con la basílica. Sainz de la Maza sabe el eco que hubiera tenido la primer mujer pregonera. Es consciente de que ya va siendo hora de una apuesta en tal sentido. También tenía claro que no se podían cometer frivolidades ni soportar pestiños o pseudohomilías por el mero objetivo de elegir una mujer por una mujer. Las opciones no eran muchas. Hasta que dio con la adecuada: Charo Padilla. Pero ella dio nones.

Quedan pues varias reformas pendientes. Ni una mujer será la encargada de pronunciar el Pregón, ni el encargo de pintar el cartel será remunerado. Y eso que Joaquín Sainz de la Maza lo ha intentado todo con la discreción debida. El presidente del Consejo está convencido de las ventajas de pagar al cartelista. Incluso se ofreció a pagar de su bolsillo la cantidad estipulada, un gesto que recuerda al de los grandes hermanos mayores de otros tiempos. Pero la junta superior dijo que no debe pagarse en ningún caso. El tesorero Vélez abanderó el no. Se parte de la premisa de que el mero encargo del cartel genera una promoción para el pintor con la que debe darse por pagado. Esa teoría es muy discutible. Y hasta cutre.

Cerezal, por cierto, es un recomendadode Eduardo Carrera. Y José María Cuadro tendrá que seguir soñando con Carmen Laffón.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber