Los otros detalles de la procesión

El Fiscal | 16 de agosto de 2018 a las 5:00

fiscal16-A

El 15 de agosto de Piñero

Fue la primera gran aparición de Antonio Piñero después de la aplicación de los estatutos que lo convierten en presidente del Consejo de Cofradías  tras la dimisión de Joaquín Sainz de la Maza el pasado junio. Piñero estuvo acompañado por el secretario, Carlos López Bravo. El tesorero Francisco Vélez no asistió porque se encuentra lejos de Sevilla. Al estar vacante el puesto de vicepresidente, la máxima representación de la institución quedó por primera vez a cargo de sólo dos cargos generales. Por lo demás, las dos candidaturas continúan cerrando miembros y a la búsqueda de partidarios entre los que tienen derecho a sufragio activo: los hermanos mayores.

fiscal16-B

De la dirección general del Estado a representar a la Real Maestranza

A la izquierda del teniente de la Real Maestranza, Santiago León, figuró en el cortejo Enrique Lasso de la Vega Valdenebro (Sevilla, 1984), abogado del Estado, conde de Casa Galindo y caballero maestrante que hasta hace dos meses ejerció de director general a las órdenes de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Lasso de la Vega tuvo especial dedicación a Cataluña en los tiempos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

Agradable mañana
Todo iba de cine. Pocos recuerdan una mañana de agosto tan agradable de temperatura. Hasta se vieron personas con chalecos. El 15 de agosto fue como están siendo la mayoría de los días de este verano: espléndido. La cosa se torció cuando nos enteramos de la indisposición de monseñor Asenjo al encontrarse la presidencia eclesiástica casi a la altura de la sede de Correos. El prelado tuvo que abandonar el cortejo. Todos quedamos pendientes del estado de salud del arzobispo. El obispo auxiliar presidió la misa posterior a la procesión después de que se convenciera a don Juan José de que debía descansar tras haber pasado una mala noche. No se olvide que el prelado llegó a la Catedral antes de la siete de la mañana acompañado por don Santiago Gómez Sierra. Estuvo pendiente de todo desde mucho antes del inicio de la procesión. El arzobispo, además, ha presidido casi todos los días de la novena, por lo que no haber podido cumplir ayer con todos los actos le dejó una sensación agridulce.

Detalles
Las vallas a lo largo del recorrido siguen siendo feas. Ese material azul de plástico irrumpe en la estética de la procesión. Por ser directos e ir al grano:son horrorosas. Son las vallas modelo Madrugada, las que no hacen ruido si se caen.

Sin luz
Al entrar el paso de la Virgen en la Catedral y subir el altar del Jubileo, se fue de pronto la luz en el templo y en las calles de alrededor durante varios minutos. Los bares del entorno se quedaron sin poder vender café. En el interior saltó el generador y, al menos, se salvaron la megafonía y algunas luces principales.

¿Cuánto público?
Es la pregunta de todos los años. Los observadores coinciden en que faltaron participantes en el cortejo (una veintena menos que en 2017) y en que hubo más público en el recorrido. ¿Influyó tal vez que hacía menos calor? En el Cecop tienen claro que los incidentes se reducen con una temperatura tan agradable. Ayer no ocurrió nada grave, tan solo algunas torceduras de tobillo y alguna lipotimia. Lo llamativo, como siempre, es que se siguen viendo a los mismos en el mismo sitio. Yse sigue recordando a los que estuvieron siempre en el mismo sitio y ya no están. La estética de los componentes del cortejo fue dispar. Se vieron una señora con traje morado (modelo cuaresma) y un señor con traje verde (tonalidad Betis). Por supuesto, no faltaron los zapatos de plataforma modelo avalancha de la Madrugada, ni los chaqués de invierno… ¡Criaturitas!

Lo peor
Sin ninguna duda ha sido el excesivo control que el Cabildo pretende ejercer en los movimientos de los fieles durante la novena de la Virgen y el día de la procesión. Hay que decirlo alto y claro: hay un grupo de jóvenes y de azafatas que en su mayoría (hay excepciones) se dedican a destrozar los momentos de intimidad de muchos devotos con la Virgen. ¿A cuento de qué viene preguntar si se entra en la Catedral para asistir a la novena? ¿Acaso no se puede ver a la Virgen unos minutos y marcharse? ¿Para qué tanto escrutinio de las intenciones de quien accede al templo metropolitano? ¿Dónde está escrito que no se pueda seguir el culto de pie y haya que sentarse por narices? ¿Para qué tanta cinta, tanta valla, tanto control, tanta pregunta inquisidora y tanto aprendiz de pitbull en los accesos y en los alrededores del monumento a Colón? Haría bien el Cabildo en replantearse este asunto de cara al próximo año porque los disgustos y las incidencias han sido muy numerosos, y en centrar mejor sus esfuerzos en someter a los turistas a esos escrutinios. ¡Ah, no! Que los turistas pagan una entrada. A esos ni toserle. Pero a los sevillanos a freírlos a preguntas: “¿Va a la novena?”. Sé de uno que mientras entraba respondió: “Voy al bar”. Cuánta estupidez. Por favor, que don Teodoro León, deán de la Catedral, tome medidas cuanto antes. La visita a la Virgen de los Reyes no puede ser un momento desagradable para nadie.

Momento de oro

La genialidad del día la consiguió el periodista Antonio Cattoni, cuando entrevistó para Canal Sur Radio a una señora que confesó que la Patrona de Sevilla y su Archidiócesis le había curado las almorranas. “¡Madre mía!”, respondió Cattoni al oír semejante confesión…

Palio de tumbilla
Primer varal. La alegría del día. Manuel Palomino, maestro de priostes, formó parte del cortejo de la procesión como hermano de la Sacramental del Sagrario. Segundo varal. Pocos conocen uno de los momentos más bellos. Tiene lugar a las 7:30 horas, cuando los carráncanos se arrodillan ante la Virgen antes de dirigirse a la Puerta de los Palos para ser la cabeza del cortejo. Tercer varal. Oído entre el público: “He asistido a la novena matutina y te aseguro que el asistente más joven tenía 50 años. Todos los demás eran de una edad similar a la Dama de Elche”. Cuarto varal. El Santo Ángel se convierte en una cita obligada los 15 de agosto con su particular virgen dormida. Fray Juan Dobado es un verdadero dinamizador.

Detalle final
La bandera de España volvió a estar presente en el desfile. Y las bayonetas caladas. Atrás queda aquel 15 de agosto bautizado como la procesión 0’0.

  • el libanés

    En primer lugar, como usted bien dice es necesario el corte de turistas que impiden al devoto disfrutar de la novena, ¿de que otra forma si no es con los controles que critica cree que se pueden hacer?. Existen vallas y cintas para que se pueda acceder al templo de forma controlada y con seguridad, visto lo sucedido en los últimos tiempos con altercados y atentados en eventos públicos de gran importancia un poco de control y seguridad no está demás. Por otro lado debería saber usted que por LEY todo espacio público tiene por obligación cumplir con una serie de recorridos de evacuación los cuales se acrecientan cuando el evento o lugar es de grandes dimensiones y tiene una previsión de gran ocupación, si ocurriera una tragedia y se debiera abandonar la catedral ¿por donde cree usted que se abandonaría? pues por los pasillos que se crean entre las sillas y los cuales se piden que estén continuamente despejados. Es por ello que se pide a los fieles que si van a seguir la misa, lo cual no se niega a nadie, lo hagan desde su asiento para cumplir con la LEY anteriormente mencionada.

    Un saludo y que tenga buen verano.

  • Eduardo Torres Garcia

    perdone yo he asistido todos los dias a la novena matutina y tengo 45 años


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber