Un hueco en el cartel del festival macareno

El Fiscal | 9 de septiembre de 2018 a las 5:00

Manzanares

COMO todo lo que hace la Macarena, el festival taurino del 12 de octubre está dando que hablar. Eso es bueno, buenísimo, porque ya dijimos que la Fiesta es la que sale ganando con el impulso que recibe de la cofradía, que podrá seguir adelante con sus obras de caridad con el dinero recaudado. Cuántos recibos de luces y cuántas facturas de alquiler se pagan gracias a la asistencia social de la cofradía, cuántos quites son posibles gracias a la labor de esos macarenos que atienden en privado, estudian los expedientes y dan salida a las ayudas. Ellos dan su tiempo, la hermandad el dinero y la Virgen su esperanza. Pues mañana tenemos otra cita de cara a este festival. Mañana se presenta oficialmente en la plaza de toros, con el cartel incluido de Zenaida Pablo-Romero. ¿Qué mejor que esta pintora, hermana de la cofradía, hija de una gran hermano mayor, de una familia taurina por los cuatro costados, para hacer el cartel de este festival? El cartel anunciador de un cartel de relumbrón con nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura (actual consiliario de la junta de gobierno y nieto de hermano mayor) y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen. Y que cuenta con la participación del baratillero Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. A última hora se ha producido la feliz incorporación del novillero Manuel Vázquez Rodríguez-Toajas, de los Vázquez de San Bernardo, nieto de Manolo Vázquez, al que siempre recordaremos acompañando al Cristo de la Salud por la umbría calle San José, junto a su inseparable Remedín, ambos haciendo de cicerones de grandes personajes. La última vez metieron a Albert Boadella en la bulla delante del paso de Cristo hasta casi la misma puerta de San Nicolás, donde estaba la representación de la Candelaria, estandarte, cuatro varas y la jubilosa fatiga en los rostros por la gloriosa jornada vivida. Hay quien se pregunta con malicia por el perfil cofradiero de José María Manzanares. Es sabido que la malicia es prima hermana de la osadía e incluso de la pereza. Basta indagar un poquito para obtener hasta un testimonio gráfico de Manzanares en la Semana Santa de Sevilla, nada menos que junto a su padre vestido de nazareno de la Trinidad, instantes antes del comienzo de la estación de penitencia un Sábado Santo.

Al hermano mayor, don José Antonio Fernández Cabrero, hay que apuntarle desde el burladero de esta página que el cartel tiene pintora macarena y hasta oficiales de junta macarenos, pero que hay algún matador de toros de la cofradía que no está incluido. ¿Por qué no está Rafael Serna, hijo de pregonero, que tomó la alternativa hace un año en la misma plaza de la Real Maestranza? Serna fue el beduino que se bajó de la carroza del Gaspar del centenario para rezar ante la Esperanza. También fue el que lució un terno inspirado en la decoración de la iglesia del Salvador. ¿De verdad no hay tiempo, mi querido hermano mayor, de reforzar aún más el cartel con este joven macareno?

Deseando estamos de vivir este festival, como vivimos el que organizó la Esperanza de Triana en el Charco de la Pava, una tarde célebre donde Paco Ojeda resucitó el parón. Deseando estamos de ver la plaza llena y la cara de felicidad de Dávila Miura. Deseando estamos de que las arcas de la cofradía se llenen (¡Va por ti, Paco Cossío!) para que se puedan seguir haciendo quites, muchos quites providenciales, benditos quites, a quienes necesitan espantar el toro de la mala suerte, del infortunio, del tropiezo o de una larga y enconada trayectoria. Y deseando estamos de que haya una nueva incorporación, la de un torero macareno que bien merece la oportunidad y el honor, porque siempre lleva a gala su condición de matador y de devoto del Señor de la Sentencia y de la Virgen de la Esperanza en una sociedad donde se quiere acabar con la fiesta y se orilla a Dios. Haga un hueco en el cartel, hermano mayor. Serna tocó pelo ayer mismo en el festejo de Utrera, a las puertas de Sevilla, por cierto junto a Pablo Aguado, otro torero con sangre cofradiera. La Virgen se lo pagará. La Virgen se lo pagará.

La gran exposición de la Soledad

Semana Santa,Sabado Santo, Hermandad de La Soledad de San Lorenzo

La Hermandad de la Soledad de San Lorenzo está organizando una exposición que se titulará Soledad, 150 años de San Miguel a San Lorenzo. Con ella conmemorará el traslado de la Hermandad y de su titular desde la parroquia de San Miguel a la de San Lorenzo, hecho ocurrido en 1868. La exposición se celebrará en las salas bajas del Ayuntamiento de Sevilla, entre los días 5 al 19 de octubre del presente año. Será oficialmente inaugurada por el alcalde, Juan Espadas en la mañana del 4 de octubre. No se trata de una exposición cofradiera al uso, sólo con enseres de la cofradía, sino de un destacado evento en el que se van a exponer esculturas, pinturas, documentos y otros recuerdos de la desaparecida parroquia de San Miguel, así como importantes obras de arte de la parroquia de San Lorenzo. Todo ello junto a un completo testimonio de la propia historia de la Hermandad de la Soledad, así como la histórica Sacramental de San Lorenzo y la de Roca-Amador con las que se fusionó. Entre las piezas que se expondrán estarán las tallas de San Lorenzo, atribuida a Martínez Montañés, y la del arcángel San Miguel, espléndida obra de Francisco de Ribas (siglo XVII), cedido por la Archicofradía de Jesús Nazareno (El Silencio), que presidía el templo desaparecido. Habrá secciones dedicadas a la historia de la Soledad, la parroquia de San Lorenzo, la Capilla Sacramental (incluyendo la talla de la Inmaculada y el sagrario), el beato Marcelo Spínola, la parroquia de San Miguel, y el paso de la Soledad, que estará expuesto acompañado de un completo estudio sobre la evolución histórica y su realización y diseño. En la exposición, además de la Hermandad de la Soledad y la parroquia de San Lorenzo, colaboran la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, la Parroquia de la Magdalena, la Archicofradía de Jesús Nazareno, la Hermandad de la Santa Caridad, las Esclavas del Divino Corazón, la Fundación CEU San Pablo y otras entidades y particulares con la cesión de diversas piezas artísticas. Los comisarios son Ramón Cañizares, José Joaquín León, Álvaro Pastor y Manuel Rodríguez.

¡Fuera las cláusulas!

El Fiscal | 19 de agosto de 2018 a las 5:00

Hermandad de la Esperanza de Triana

Estábamos distraídos con los tejemanejes del Consejo de Cofradías cuando se nos ha pasado una de las grandes noticias del año, uno de esos acontecimientos que pueden desatar un efecto llamada. Pero aquí se nos va la atención con el cambio de capataz decidido en pleno junio (¡Qué calor!), la nueva banda de música anunciada a principios de agosto (Oiga, ¿no tiene aire acondicionado?) y las quinielas del pregonero que se elige en septiembre (¿Pero es una mujer o no?). Pues se nos pasan las mejores. ¿Cuáles son las mejores? Las que tienen que ver con la pastora (divina). Sí, las relacionadas con el parné, la guita (llena ahí el catavino), el flujo de caja, el cash, el metálico, las perras gordas. Como prefieran llamarlo en función de su nivel de cursilería. Los grandes asuntos siempre tienen vinculación con el dinero. Y siempre se prefiere que no se comenten. Pero aquí estamos para ir a contracorriente, al revés de la masa, como cuando el mamarracho del Martes Santo que amenazan con repetir gane quien gane en San Gregorio.

–¿Qué me dice?
–Lo que oye. Los del Martes son como Cataluña, dispuestos a poner condiciones.
A lo que íbamos, que hace mucho calor. ¿Sabían ustedes que hay dos hermandades que han logrado la supresión de las cláusulas suelo de sus préstamos hipotecarios y han obtenido con esta maniobra un ahorro de los que dejan a los mayordomos con una sonrisa esculpida hasta el Viernes de Dolores? Y no se vayan todavía que aún hay más. Estas dos cofradías, además, han logrado una rebaja en el diferencial de esos mismos préstamos.

Se trata del Baratillo y de la Esperanza de Triana. Ambas han logrado sus objetivos sin tener que ir a juicio, después de unas negociaciones en las que han estado representadas por el abogado Joaquín Moeckel.

El Baratillo tenía un préstamo hipotecario de 350.000 euros para obras en la capilla, concedido en el año 2010 con una cláusula suelo del 3,25%. La hermandad recibió nones de la entidad financiera a su primera petición de retirada de la cláusula. Posteriormente recurrió a Moeckel, ex hermano mayor de la corporación, que ha gestionado la supresión de la cláusula y, además, la rebaja del diferencial, por lo que la corporación obtiene un ahorro total de alrededor de cien mil euros.

–¿Cuánto pescao se podría comprar con ese dinero?
–Para llenar varios camiones de mudanza de dos pisos comunicados de la Plaza de Cuba.

La Esperanza de Triana, por su parte, tenía dos préstamos para obras con sus respectivas cláusulas suelo:uno por valor de 3,6 millones (2004) y otro de 1,1 millones (2010). Tras la negociación de Moeckel, la cofradía del arrabal se ahorra un total de 1,1 millones de euros, lo que supone más de 6.000 euros al mes de alivio para la mayordomía. En Triana, además, han logrado una rebaja del diferencial y la supresión de las comisiones por cancelación, por lo que, llegado el caso, podrían cambiar de banco sin costes añadidos.

A cambio de la supresión de las cláusulas suelo y de la rebaja de los diferenciales, las hermandades renuncian a la devolución de los intereses cobrados con anterioridad a la renegociación. Se aseguran así un gran ahorro y evitan el riesgo de ir a un juicio que, en caso de pérdida, les supondría el pago de las costas. Estas cláusulas, por cierto, fueron insertadas por entidades hoy disueltas y absorbidas por otras que se las tuvieron que tragar.

Es sabido que las cláusulas suelo se denuncian por primera vez en Andalucía, en el programa radiofónico dirigido entonces por Jesús Vigorra. Es sabido también que la aplicación de esta cláusula es una práctica bancaria que impide que la cuota a pagar nunca baje por debajo del suelo fijado por mucho que sí lo haga el tipo de interés. Y es sabido que en Sevilla asistimos a una guerra entre el Tribunal Supremo y la Sección Quinta de la Audiencia Provincial a cuenta de este asunto, una disputa que al final pagan los ciudadanos. Todo aconseja evitar los juicios y negociar. Por eso las hermandades han estado, de nuevo, a la vanguardia. Dicen que ahora vendrán La Hiniesta, Montesión, el Silencio de Écija y una larga letanía. ¿Por qué no asume el Consejo la labor de negociar en nombre de todas las cofradías en vez de asistir con los brazos caídos al chorreo de hermandades renegociando una a una sus préstamos? El Consejo se reivindicaría así como entidad realmente útil para las hermandades.

–Por cierto, ¿Moeckel ha cobrado por el trabajo que ha realizado?
–Ni un euro.

delgado19

El descanso de los orfebres

Marchan los tres hermanos Delgado camino de la basílica al terminar la semana laboral, acuden al encuentro del Señor para ofrecerle su trabajo y oraciones, qué cartel más bonito componen sin saberlo: el descanso de los orfebres. Esta estampa reciente simboliza para muchos el inicio de las vacaciones, de los días en que hay horas que Sevilla parece una cofradía de ruan donde los pocos viandantes se miran de reojo como nazarenos asustados. Hora de descansar, de cambiar de aires y compañías, de darle al f5 para refrescar las ideas y pensar nuevas filigranas en la plata que cada cuál en su oficio tendrá que labrar cada día. Algunos en el nuevo curso se conformarán con un simple candelero de metal plateado, otros seguirán intentando imposibles candelabros de cola de plata cotizada. Los orfebres que rezan unidos sueñan filigranas imposibles. Escribir en los periódicos es buscar cada día la plata de la actualidad y conformarse no pocas veces con metales renegridos. Los orfebres descansan. Este Fiscal también. Manda parar el paso y llama al aguaor.

Los otros detalles de la procesión

El Fiscal | 16 de agosto de 2018 a las 5:00

fiscal16-A

El 15 de agosto de Piñero

Fue la primera gran aparición de Antonio Piñero después de la aplicación de los estatutos que lo convierten en presidente del Consejo de Cofradías  tras la dimisión de Joaquín Sainz de la Maza el pasado junio. Piñero estuvo acompañado por el secretario, Carlos López Bravo. El tesorero Francisco Vélez no asistió porque se encuentra lejos de Sevilla. Al estar vacante el puesto de vicepresidente, la máxima representación de la institución quedó por primera vez a cargo de sólo dos cargos generales. Por lo demás, las dos candidaturas continúan cerrando miembros y a la búsqueda de partidarios entre los que tienen derecho a sufragio activo: los hermanos mayores.

fiscal16-B

De la dirección general del Estado a representar a la Real Maestranza

A la izquierda del teniente de la Real Maestranza, Santiago León, figuró en el cortejo Enrique Lasso de la Vega Valdenebro (Sevilla, 1984), abogado del Estado, conde de Casa Galindo y caballero maestrante que hasta hace dos meses ejerció de director general a las órdenes de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Lasso de la Vega tuvo especial dedicación a Cataluña en los tiempos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

Agradable mañana
Todo iba de cine. Pocos recuerdan una mañana de agosto tan agradable de temperatura. Hasta se vieron personas con chalecos. El 15 de agosto fue como están siendo la mayoría de los días de este verano: espléndido. La cosa se torció cuando nos enteramos de la indisposición de monseñor Asenjo al encontrarse la presidencia eclesiástica casi a la altura de la sede de Correos. El prelado tuvo que abandonar el cortejo. Todos quedamos pendientes del estado de salud del arzobispo. El obispo auxiliar presidió la misa posterior a la procesión después de que se convenciera a don Juan José de que debía descansar tras haber pasado una mala noche. No se olvide que el prelado llegó a la Catedral antes de la siete de la mañana acompañado por don Santiago Gómez Sierra. Estuvo pendiente de todo desde mucho antes del inicio de la procesión. El arzobispo, además, ha presidido casi todos los días de la novena, por lo que no haber podido cumplir ayer con todos los actos le dejó una sensación agridulce.

Detalles
Las vallas a lo largo del recorrido siguen siendo feas. Ese material azul de plástico irrumpe en la estética de la procesión. Por ser directos e ir al grano:son horrorosas. Son las vallas modelo Madrugada, las que no hacen ruido si se caen.

Sin luz
Al entrar el paso de la Virgen en la Catedral y subir el altar del Jubileo, se fue de pronto la luz en el templo y en las calles de alrededor durante varios minutos. Los bares del entorno se quedaron sin poder vender café. En el interior saltó el generador y, al menos, se salvaron la megafonía y algunas luces principales.

¿Cuánto público?
Es la pregunta de todos los años. Los observadores coinciden en que faltaron participantes en el cortejo (una veintena menos que en 2017) y en que hubo más público en el recorrido. ¿Influyó tal vez que hacía menos calor? En el Cecop tienen claro que los incidentes se reducen con una temperatura tan agradable. Ayer no ocurrió nada grave, tan solo algunas torceduras de tobillo y alguna lipotimia. Lo llamativo, como siempre, es que se siguen viendo a los mismos en el mismo sitio. Yse sigue recordando a los que estuvieron siempre en el mismo sitio y ya no están. La estética de los componentes del cortejo fue dispar. Se vieron una señora con traje morado (modelo cuaresma) y un señor con traje verde (tonalidad Betis). Por supuesto, no faltaron los zapatos de plataforma modelo avalancha de la Madrugada, ni los chaqués de invierno… ¡Criaturitas!

Lo peor
Sin ninguna duda ha sido el excesivo control que el Cabildo pretende ejercer en los movimientos de los fieles durante la novena de la Virgen y el día de la procesión. Hay que decirlo alto y claro: hay un grupo de jóvenes y de azafatas que en su mayoría (hay excepciones) se dedican a destrozar los momentos de intimidad de muchos devotos con la Virgen. ¿A cuento de qué viene preguntar si se entra en la Catedral para asistir a la novena? ¿Acaso no se puede ver a la Virgen unos minutos y marcharse? ¿Para qué tanto escrutinio de las intenciones de quien accede al templo metropolitano? ¿Dónde está escrito que no se pueda seguir el culto de pie y haya que sentarse por narices? ¿Para qué tanta cinta, tanta valla, tanto control, tanta pregunta inquisidora y tanto aprendiz de pitbull en los accesos y en los alrededores del monumento a Colón? Haría bien el Cabildo en replantearse este asunto de cara al próximo año porque los disgustos y las incidencias han sido muy numerosos, y en centrar mejor sus esfuerzos en someter a los turistas a esos escrutinios. ¡Ah, no! Que los turistas pagan una entrada. A esos ni toserle. Pero a los sevillanos a freírlos a preguntas: “¿Va a la novena?”. Sé de uno que mientras entraba respondió: “Voy al bar”. Cuánta estupidez. Por favor, que don Teodoro León, deán de la Catedral, tome medidas cuanto antes. La visita a la Virgen de los Reyes no puede ser un momento desagradable para nadie.

Momento de oro

La genialidad del día la consiguió el periodista Antonio Cattoni, cuando entrevistó para Canal Sur Radio a una señora que confesó que la Patrona de Sevilla y su Archidiócesis le había curado las almorranas. “¡Madre mía!”, respondió Cattoni al oír semejante confesión…

Palio de tumbilla
Primer varal. La alegría del día. Manuel Palomino, maestro de priostes, formó parte del cortejo de la procesión como hermano de la Sacramental del Sagrario. Segundo varal. Pocos conocen uno de los momentos más bellos. Tiene lugar a las 7:30 horas, cuando los carráncanos se arrodillan ante la Virgen antes de dirigirse a la Puerta de los Palos para ser la cabeza del cortejo. Tercer varal. Oído entre el público: “He asistido a la novena matutina y te aseguro que el asistente más joven tenía 50 años. Todos los demás eran de una edad similar a la Dama de Elche”. Cuarto varal. El Santo Ángel se convierte en una cita obligada los 15 de agosto con su particular virgen dormida. Fray Juan Dobado es un verdadero dinamizador.

Detalle final
La bandera de España volvió a estar presente en el desfile. Y las bayonetas caladas. Atrás queda aquel 15 de agosto bautizado como la procesión 0’0.

Los toros en el mejor momento

El Fiscal | 12 de agosto de 2018 a las 5:00

cabrero

DICEN que la Hermandad de la Macarena ha estado de dulce al convertir la voz del capataz Loreto en un valor añadido de su museo, una apuesta por eso que se conoce como el patrimonio inmaterial de una institución. Esa voz queda elevada al nivel de otras señas de identidad de la institución como el tintineo de las esmeraldas, el bisbiseo de los rezos de las Hermanas de la Cruz postradas ante la Virgen de la Esperanza en el zaguán de la Casa Madre, o esa cornetería rotunda e inconfundible de la banda de la centuria romana, tambor de Hidalgo incluido. La Macarena es maestra en estas lides al tener, otra vez en su historia, capacidad para crear estilo. Pero lo es también en seguir cultivando otras formas aunque los tiempos se vuelvan, que escribiría Aurelio Verde y cantarían Los Romeros de la Puebla. Me gusta que se oigan las voces de Loreto y Luis León en el museo macareno, maravilla que la hermandad regala a la ciudad, pero más me gusta todavía que la hermandad sea la promotora de un festival taurino el próximo 12 de octubre en la plaza de toros de la Real Maestranza. ¿O no tiene mérito hoy que una asociación pública de la Iglesia se meta en el berenjenal de organizar un espectáculo taurino para recaudar fondos para la bolsa de caridad? Aquí sí que hay un patrimonio inmaterial, como es tener agallas de ir a contramano, como es echarle valor a la cosa, como es poner encima de la mesa eso mismo que usted están pensando. No se organiza una tómbola, una especie de rastrillo con señoronas con las tardes libres o se saca de la chistera una jornada de convivencia para que el personal coma y beba en nombre de la solidaridad. No. Se hace un festival taurino, como antiguamente. Ycon nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen y con la participación de Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. ¿Se han fijado en la categoría del cartel? No sabemos quién aportará más a quién. Si este festival ayudará a la Macarena a pagar muchos recibos del alquiler o de la luz, llevar comida y bebida a los necesitados, ropa, material escolar u otros artículos de primera necesidad, o si es la Macarena la que ayudará a levantar la fiesta con un cartel que lo tiene todo para ser memorable.

Una levantá por José Antonio Fernández Cabrero, que preside la junta de gobierno como hermano mayor; por Eduardo Dávila Miura, el consiliario que se encarga directamente de la organización del festival y por Ramón Valencia, el empresario que da todas las facilidades para el espectáculo. Cuando muchos se avergüenzan de la fiesta por ignorancia, complejo o mera estrategia de pacotilla, la Hermandad de la Macarena no sólo no le da la espalda a la gente del toro, sino que se sirve de ella para engrandecer sus fines asistenciales. Ellos hacen posible, otra vez, el otro patrimonio inmaterial de la institución que nunca caduca: el sello propio que no dependen de modas o corrientes.

caridad

 

De alférez a alférez

Se nos quedó en el tintero de julio el pregón pronunciado por el abogado Joaquín Moeckel en conmemoración nada menos que de los cuatro siglos de la declaración de la Virgen de la Caridad como patrona de Sanlúcar de Barrameda. La frase más destacada fue: “Ser un cristiano formado es ser un soldado de Dios”. Moeckel desarrolló una una preciosa historia. La Virgen de la Caridad fue llevada a Sanlúcar desde Sevilla por un alférez malagueño llamado Pedro Rivera Sarmiento. 400 años después, el pregón ha sido pronunciado por un abogado y también alférez, hijo de una sanluqueña de pro.  Fue un pregón al estilo Moeckel: sin ripios, ameno y muy sentido. Primero, desarrolló una introducción histórica sobre el papel de Sanlúcar en el Descubrimiento de América. Después, tuvo una atención especial al año 1608, cuando el alférez malagueño, curtido en mil batallas, adquirió la imagen mariana en Triana. No faltó el canto a la caridad como virtud teologal y las referencias al  Dogma de la Asunción de la Virgen María que se celebra el 15 de agosto, que no es no es la festividad de la Caridad, ni de los Reyes, ni de Begoña, ni de ninguna otra advocación, sino de la Asunción. Y eso, ciertamente, hay que tenerlo claro y saber explicarlo. Cuentan que el  rector del templo que presidía el pregón, profesor en Salamanca, se alegró de que un pregonero (¡Por fin!) tuviera esos conocimientos de fondo y no lo apostara todo a las formas y las rimas. Y final fue más personal, sobre las vivencias del niño Joaquín los días de la Virgen, su juventud y su etapa de madurez.

Adelanto electoral
No, no vamos a hablar de las próximas elecciones autonómicas, que parecen inminentes a la vuelta de las vacaciones de verano. Nos referimos a la Hermandad del Amor, donde se celebrará cabildo de elecciones en diciembre, casi un año antes de lo previsto. ¿No votaron los catalanes con los mantecados sobre la mesa? Pues a votar en el Salvador casi cuando se esté preparando la Misa del Gallo. Dicen que Fernando Mora-Figueroa no le ve sentido alguno a apurar el mandato, no transige más con los poderes fácticos que hay en todas las cofradías, y ha aplicado eso tan certero del ya estoy yo en mi casa. Suena para asumir el cargo el nombre de Juan Cruzado Candau, en perfecta sintonía con todas esas familias que protagonizan la vida cotidiana de la hermandad.

Del Consejo
Los candidatos se han marchado de vacaciones, ambos a localidades distintas de Cantabria, con los teléfonos móviles bien conectados. Paco Vélez, actual tesorero, no estará el 15 de agosto en la procesión porque, de hecho, nunca ha estado. Veranea muy lejos de Sevilla y siempre ha entendido su ausencia. Vélez lleva de cargos generales a José Roda Peña (vicepresidente), José Carretero (secretario) y Alejandro Marchena (tesorero). Y Antonio Piñero, actual presidente, cuenta con Carlos López Bravo (vicepresidente), Enrique Durán (tesorero) y un nutrido grupo de hombres (y mujeres, ojo) del que saldrá el secretario, que no se descarta que sea un peso pesado de las glorias con inequívoca vinculación con las de penitencia.

El Lagarto de la Catedral: “Te aseguro, querido Fiscal, que es un absoluto incordio acceder estos días a la Catedral para, simplemente, rezar unos instantes ante la Virgen de los Reyes. Tienes que explicar continuamente que sólo tratas de ver a la Virgen, te hacen la visita imposible y acabas saliendo mosqueado”.

 

 

Piñero quiere ser presidente

El Fiscal | 19 de julio de 2018 a las 21:09

Se lo ha pensado mucho. Antonio Piñero, actual presidente del Consejo de Cofradías por aplicación del Estatuto, se presentará a las elecciones anticipadas que él mismo ha convocado por convicción personal. Tiene claro que quiere seguir siendo presidente. Convoca elecciones porque quiere ser consecuente con su propia tesis: el presidente debe tener la legitimidad directa de los hermanos mayores, debe tener derecho a hacer su propio equipo y debe tener cuatro años por delante para poner en práctica su modelo. Si se hubiera quedado en el puesto sin precipitar los comicios, como la autoridad eclesiástica prefería, Piñero sólo hubiera dispuesto de dos años, hubiera tenido que asumir el equipo al completo de Sainz de la Maza y, lo que quizás es peor, no se hubiera sentido cómodo sabiendo que él siempre defendió públicamente que Bourrelier debió convocar elecciones en su día tras la dimisión de Adolfo Arenas. Lo suyo ha sido una cuestión de principios personales a los que ha querido ser fiel.

Piñero ha meditado bastantes días. Ha hablado con mucha gente. Incluso hay quienes pensaban ya que se limitaría a ser presidente un par meses y punto. Le han animado a dar el paso, sabedor de que en la política cofradiera se dicen pocas verdades. Pero ha recibido muchos alientos. Cuenta con el apoyo de muchísimos miembros de la junta superior. Ha trazado su propio plan y, ahora sí, está dispuesto a llevarlo a la práctica. Quiere dejar ciertos deberes hechos antes de que llegue agosto.

Carlos López Bravo, Enrique Durán, José María Cuadro, Manuel Vicente Durán, José Manuel Albiac… La lista de los piñeristas que hoy se sientan en la junta superior es considerable. Yeso le ha animado a tomar la decisión.

La etapa que ahora afronta el Consejo no es nada fácil. Hay que empezar en septiembre a preparar la Semana Santa en materia de seguridad. El tesorero, Francisco Vélez, que fue el primero en anunciar su candidatura, es un experto en estos asuntos y tiene una fluida comunicación con los responsables municipales. No se debe perder tiempo en que el nuevo equipo se ponga a trabajar. Los nombramientos de pregonero y cartelista se harán en septiembre, por lo que corresponderán a la actual junta superior.

No pierdan de vista que se votan equipos completos. El delegado de Penitencia que vaya con un candidato sólo tiene opción de ser elegido si lo es su cabeza de lista. De esta forma, necesariamente tendrá que haber una propuesta de delegado por cada cabeza de lista. Y, por lo tanto, será más probable que los hermanos mayores voten la lista de la que forme parte su delegado de día.

La presentación de Piñero tal vez descarte nuevas candidaturas. Sería ya un despropósito que hubiera tres. Mientras el actual presidente se lo ha pensado se ha dado pie a movimientos y especulaciones. Pero es muy probable que ya todo se quede en dos listas.

Piñero, al igual que Vélez, es un cofrade de larga trayectoria. Siempre ha ganado las elecciones en las que ha participado, bien en Los Estudiantes, bien en el Consejo. Sólo lleva dos años en la casa de San Gregorio, frente a un Vélez que ha trabajado ya con cinco presidentes.

 

 

piñero

Luto por un rociero

El Fiscal | 15 de julio de 2018 a las 5:00

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OTROS con el potencial de Pepín Lirola (1930-2018) lo hubieran jugado todo a la casilla de ser un personaje de la ciudad. Empresario de éxito, fluidas relaciones sociales, vecino de una de las zonas más cotizadas del centro, cofrade, taurino con hondas amistades en la afición mexicana… Pero no. El caso es que se limitó a trabajar en la firma Vilima, la que varias generaciones de sevillanos tienen interiorizada con la misma fuerza que hoy tenemos El Corte Inglés, y a ser rociero de la Hermandad de Sevilla, cuando la corporación era eminentemente familiar. Fue hermano mayor un solo mandato (1971-73), lo que le bastó para dejar huella material e inmaterial. Creó un rito precioso: la jura del hermano mayor en la ermita el 12 de octubre. ¿Cuántos nuevos hermanos mayores juran su cargo ante la Patrona de Almonte? Pues el de Sevilla lo hace desde que Pepín instauró esa costumbre. Promovió la construcción de las viviendas de dos plantas en la casa de hermandad en la aldea. Entonces costaba un mundo tener un cuartito para pasar los días de estancia. Pepín construyó estancias dignas, amplias y con hermanos dispuestos a ocuparlas y pagar la renta. ¿Y la construcción de la capilla con campana de esa misma casa de hermandad antes de ser hermano mayor? Cuánto sabía de cómo fue posible aquella obra junto con Antonio Jurado, ¿verdad hermanos veteranos del Rocío de Sevilla?

Pepín Lirola es Vilima, es el Salvador, es un jinete con chaquetilla blanca y vara dorada en una Sevilla que tímidamente empezaba a tener color. Aquella Sevilla del Banco Hispano-Americano, el Ecovol emergente de su amigo Valentín Álvarez Vigil, el cine Fantasio, Infantes Florido de párroco del Salvador, los coches aparcados en la Plaza Nueva y los grandes años de Curro Romero, inolvidable la temporada del 71. Se marcha Pepín al camino con la niña Magdalena en su regazo en una ciudad distinta. Tiene cerca a su amigo Juan Rojas. Muchos compañeros del comercio acuden a despedir a la hermandad.

La hermandad del Rocío de Sevilla, que tanto ha crecido desde entonces, es hoy en buena parte la que aquellos rocieros impulsaron con su manera de ser y sus ganas de vivir la fe con una alegría limpia, júbilo de arenas, raya, salves y tamboril. Este Pepín no cultivó la notoriedad, no buscó los azulejos conmemorativos. No le hicieron falta segundos mandatos ni prórrogas. La ciudad de hoy es distinta, la devoción a la Virgen está intacta, aunque los tiempos se vuelvan, como escribió el poeta Aurelio. Los 12 de octubre que jura un nuevo hermano mayor en la aldea se rinde un homenaje a Pepín Lirola, el de Vilima, el de la chaquetilla blanca que promovió casas dignas para los peregrinos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Movimientos
Los sigue habiendo de todo tipo tras la crisis en el Consejo de Cofradías que ha provocado el cambio repentino en la presidencia. Hay gente que no quiere dejar el cargo tras las elecciones de otoño. Tengan en cuenta una cosa, nadie quiere abandonar un puesto para el que estaba, en principio, cuatro años. Pero todo se ha visto alterado en muy pocos días. Hay consejeros que tenían claro que seguirían con el presidente Piñero, pero si don Antonio no se decide, opta por convocar elecciones y encima parece que no se presenta, pues hay que ir con Paco Vélez, que por ahora es el único que ha dado el paso al frente. Por eso, estos días se aprecian muchos movimientos, algunos nervios y las previsibles cenas en las que los consejeros se expresan…

Las cenas…
El peligro de comer mucho por la noche es que después se duerme mal, se descansa poco, los cuerpos no se regeneran y, entonces, se dicen las mismas tonterías o más por la mañana que por la noche. Algunos siguen erre que erre mirando al pasado, cuando se quiera o no, el Consejo ha hecho las cosas en tiempo récord y con bastante elegancia. Hay que dejar de mirar tanto hacia atrás.

¿Otra candidatura?
Permítanme la comparación. Que Rajoy no vote en el congreso del PP no quiere decir que no tenga una opinión formada sobre Soraya o Pablo Casado. (Casado, por cierto, tiene todas las hechuras para llevar traje de servidor y farol de mano). A lo que íbamos: el deber de neutralidad de la autoridad no quiere decir que no tenga un criterio sobre quién debe ser el presidente… Y, sobre todo, quién no se quiere que lo sea. Hay que saber interpretar los silencios. Yalgunos gestos. La autoridad, ya lo dijimos, desea a toda costa que no haya elecciones. ¿Reconsiderará Piñero su decisión? La ventaja de la Iglesia es que dicta las normas y siempre, siempre, se reserva la dispensa.

Lo dicho
Si algunos consejeros claramente piñeristas se han pasado con Vélez no es por otra razón que porque quieren seguir en la institución. A ver: los chaqués hay que amortizarlos y al pregón hay que seguir yendo al patio de butacas. ¿O no? Y, además, hay mucha gente buena en ese equipo, que sabe de cofradías bastante. Además, si Piñero no sigue no hay bandos, luego no se están pasando de un bando a otro. Estos días me gustaría saber qué opinan ex presidentes como Manuel Román o Adolfo Arenas… Tendré que llamarlos por teléfono. A Adolfo a lo mejor me lo encuentro en un taxi… Sí, sí, sí.

El pertiguero
Primer golpe. Lo peor de ser un cofrade impertinente no es mandar mensajes impertinentes, sino reenviar las respuestas que se reciben a la persona equivocada. Eso es quedar como la chata. Segundo golpe. El debate de la hostelería. ¿A quién apoyan Las Lapas y Casablanca? ¿A Piñero, a Vélez o a una tercera vía? Tercer golpe. Alguien promueve el encuentro entre Piñero y Esquivias, pero no parece que de ahí salga una unión… Y ciriales arriba. “La bendición para formar una candidatura la tenemos, de eso no te quepa duda. Falta convencer al cabeza visible. Si Marcelino se empleara algo más… Queda tiempo, mucho tiempo”.

El lagarto de la Catedral: “Pues como sé que te gusta afinar en estos asuntos, te confirmo que ayer comenzaron los días de merecido descanso del arzobispo. Ha sido un curso intenso en la diócesis. Don Juan José estará en permanente contacto con el vicario general. ¿Su regreso? Para los días de la novena de la Virgen”

 

El paso al frente de Vélez en el Consejo de Cofradías

El Fiscal | 8 de julio de 2018 a las 6:00

Foto: Victoria Ramírez

VAmos a decir eso tan sevillano del yo ya lo avisé. Te lo dije. Te lo venía diciendo. Qué poquito me he equivocado. Lo escribimos el domingo: Paco Vélez miraba el VAR, la pantalla del ordenador, durante la asamblea del adiós de Sainz de la Maza. Vélez miraba el VAR porque lleva meses calculando la maniobra del pasado jueves: dar el paso al frente y proclamar su candidatura. Para unos lo hizo de forma valiente. Con determinación, que diría Iván Redondo, el asesor de imagen de Pedro Sánchez. Para otros lo hizo saltándose al hoy presidente, que tendría un derecho preferente. El propio Antonio Piñero, un jurista serio y un cofrade de prestigio, sabe que esa prelación no existe. Es cierto, y aquí lo hemos escrito muchas veces, que nos gustan que los hermanos mayores sean respetados y se les deje repetir un mandato. Pero también lo es que Piñero ha tenido en su mano ser presidente, al menos durante dos años, con todo el apoyo y la bendición de la autoridad eclesiástica. Y no ha querido porque estaba empeñado en no jugar el papel de Bourrellier. Pretendía obtener la legitimación en unas elecciones, que son las que ha convocado, pero se ha encontrado con el paso al frente del tesorero.

Vélez ha anunciado que se lía el capote y que hace el paseíllo. Solo o acompañado. Eso merece un respeto. Tiene escasos apoyos internos, pero los que votan no forman parte de la junta superior, sino 124 hermanos mayores. Tampoco vota Marcelino Manzano. Piñero, que siempre ha ganado las elecciones a las que se ha presentado con más de una lista, medita si formar o no una candidatura. En principio dijo que no, mostró su desagrado a ofrecer ese “espectáculo”, pero después no ha dejado de recibir muestras de apoyo. Cuenta con el aval del secretario López Bravo (al que Vélez le tiró los tejos para la vicepresidencia) y con casi todos los delegados de Penitencia. Ya se verá. Agosto da para mucho. Si no se decide, es muy probable que se forme una segunda candidatura liderada por alguien que ahora no está en la institución, e impulsada por muchos agentes (digámoslo así) especialmente interesados en un perfil distinto al del actual tesorero.

Vélez lleva muchos años en el Consejo. Conoce muy bien la institución. Ha trabajado con los presidentes Román, Arenas, Bourrellier y ahora deberá hacerlo con Piñero por unos meses. El Cecop lo tiene como interlocutor. Controla un presupuesto de casi cuatro millones, las subvenciones, las sillas, los palcos, etcétera. Tiene devotos y detractores porque acumula poder. Le deben favores tanto como no le perdonan algunos nones. Nunca se pueden ni se deben atender todas las peticiones de un mundillo cofradiero que habitualmente concibe el Consejo como organismo proveedor de prebendas.

En meses se sabrá si se le censura el no respetar el teórico orden de prelación, o si se le premia la veteranía en la institución.

IMG_5913

Los 50 años de ordenación de Gómez Guillén

Muy agradable fuer la velada que se vivió el martes con ocasión del homenaje tributado al canónigo Ángel Gómez Guillén, que ha cumplido los cincuenta años de ordenación sacerdotal. El cardenal Amigo telefoneó a don Ángel durante la cena. Se recordaron momentos muy especiales de la larga trayectoria como presbítero de quien fue el cura que guió a Don Carlos en sus primeras visitas a los pueblos de Sevilla en 1982. Ay, aquel coche amarillo en el que el nuevo arzobispo y él se recorrieron la provincia. Y, cómo no, se evocó su íntima vinculación al templo del Salvador, donde fue nazarenito de blanco de su Hermandad del Amor.

Movimientos
Andrés Martín, el ex turbo consejero de Glorias y hermano mayor de la Pastora de Santa Marina, apoyará la candidatura de Paco Vélez. Nadie debe dudarlo. Las consejeras Milagros de Ciudad y Miriam Olga de Frutos están con el tesorero, al igual que el consejero Ernesto Martín, de Sacramentales. José María Cuadro y Enrique Durán son los principales apoyos internos del presidente Piñero. El secretario López Bravo defendió en la junta superior del jueves que debía dejarse que Piñero fuera el único aspirante en las elecciones.

Oído en San Gregorio
“Te aseguro que Vélez ha llamado a antiguos halcones como Joaquín de la Peña, ha pulsado a mucha gente y sabe que encontrará muchas dificultades en el camino, pero ha dejado claro que tira para adelante pase lo que pase”.

El pertiguero
Primer golpe. La opción prudente. Reguera será el capataz general de la Redención. Asume, pues, el mando de la cuadrilla de la Virgen del Rocío. Segundo golpe. “No, Paco Vélez no tenía intención de eclipsar las primarias del PP, pero la cosa salió así”. Tercer golpe. “El dijo que como Piñero se quedara y eligiera un vicepresidente de perfil muy fuerte, se marcharía de tesorero. Lo dijo porque sabía que esa opción se estaba manejando con cierta fuerza”. Y ciriales arriba. “Por eso en cuanto olió que no Antonio se quedaba y que habría elecciones, se tiró al ruedo”.

El Lagarto de la Catedral: “Es muy extraño que la autoridad eclesiástica haya avalado la expulsión del hermano de Montesión que quería ser hermano mayor. Te diría, querido Fiscal, que resulta una torpeza a primera vista. Es una reacción tan contundente que me genera muchas dudas. Raro, todo muy raro”.

 

 

 

El VAR del Consejo

El Fiscal | 1 de julio de 2018 a las 6:00

REUNIÓN EN EL CONSEJO DE COFRADIAS

TODO el mundo pendiente del discurso del presidente en la noche del miércoles. Todo el mundo especulando con que Sainz de la Maza iba a reñir al personal, a ajustar cuentas o tal vez a echar alguna lágrima. Nada de nada. El presidente, que ya había entregado el viernes anterior su carta de dimisión a don Juan José, estuvo de lo más natural. Muchas gracias por todo y apúntenme qué se debe si es que se debe algo.

–No se debe nada, don Joaquín. Vaya usted en paz.

¿Pero ustedes no cayeron en la cuenta del gran detalle de esa última reunión de Penitencia del curso? A la mayoría se les pasó por alto. Sí, señor, nos referimos al tesorero Paco Vélez, que se pasó la noche ante el ordenador. Como lo ven. Toda la sesión mirando el VAR de San Gregorio. Dicen que estaba consultando las subvenciones, cuestiones de economía y número. Nanai de la china. Vélez estaba mirando las distintas opciones que salen de la jugada del presidente de dejarle las llaves del Consejo al vicario general: “Ahí las tiene usted, don Teodoro. La de abajo se resiste un poco, pero usted apriete que al final termina cediendo. Y entrar en el Consejo, lo que se dice entrar en la sede, usted acaba entrando. Otra cosa es cómo se encuentre el gallinero”. Pues eso. El tesorero estaba mirando la colocación de los consejeros en el momento exacto de la presentación de la dimisión. Vélez sabe quién está metido en el partido, quién está en fuera de juego y quién está calentando la banda. Se lo chiva el VAR, que no es el Casablanca de las patatas aliñás, sino el que se escribe con uve. ¡Qué astuto Vélez!

Ya lo vimos en Semana Santa. Día que había riesgo de lluvia, allí estaba Paco con su pedazo de gabardina. Día de cielos abiertos, no había gabardina. Algunos estamos convencidos de que San Pedro miraba primero si Paco se enfundaba o no el tabardo de lluvia para soltar o no el aguacero. Toda la sesión mirando la pantalla, con la moviola de San Gregorio: si Piñero sigue, si Piñero no sigue, si Marcelino está contento o con el ceño fruncido, si Piñero sigue con un vicepresidente fuerte que venga de fuera pero que no asuste a don Marcelino, si sigue con un vicepresidente que sea un consejero de los actuales y que le guste al cura, si se va pero convoca elecciones, si se va de pronto y que las convoque otro, etcétera. Yo quisiera tener el VAR de Paco Vélez, que te da las claves de todo en un santiamén. El VAR de Paco Vélez es la bola de cristal de la casa. La de años que lleva Paco Vélez en el Consejo y el trabajo que cuesta tener ese VAR que sólo él tiene. Veteranía se llama. Es el hombre que lo sabe todo: de quién es cada palco, cuántos palcos tiene cada uno, dónde se gasta cada euro de los casi cuatro millones que maneja la institución, quiénes son los pedigüeños de entradas del Pregón y de sillas, etcétera. ¿Ustedes saben lo que se ve en esa pantalla del gran Paco Vélez? Lo dicen los alemanes. Quien manda en un gobierno es el ministro de Hacienda. Quien manda en el Consejo es el tesorero. Y el actual va por los catorce años con asiento en la casa y tiene un VAR. Como para no pasarse la noche mirando la pantalla mientras los demás atendían las palabras del presidente saliente. Paco, déjenos usted echar una miradita, por favor.

La era Piñero
Comienza una nueva etapa en la institución de la calle San Gregorio. Antonio Piñero ya ejerce la presidencia, un cargo que como mínimo desempeñará tres meses aun cuando se decida a convocar elecciones. Piñero maneja en este momento todas las opciones. La autoridad eclesiástica quiere que siga al frente del Consejo, está bien visto en la planta alta del Palacio Arzobispal.

El Valle
Gonzalo Pérez de Ayala es el nuevo hermano mayor, lo que supone la apertura de un nuevo periodo en el gobierno de la hermandad en todos los sentidos. Votaron nada menos que 900 hermanos, una cifra insólita. La participación fue de casi el 60%. La victoria de Pérez de Ayala sobre Eduardo Bonet se produjo por solo siete votos de diferencia.

La Esperanza de Triana
El cabildo general trató el pasado jueves la negociación de la cláusula contenida en los préstamos hipotecarios contraídos por anteriores juntas de gobierno. Con tal motivo, la hermandad ha buscado el asesoramiento de un experto ajeno a la corporación, como es el abogado Joaquín Moeckel. El catedrático Alfonso de Julios, hermano mayor, pidió dispensa al Palacio Arzobispal para que compareciera Moeckel ante el cabildo de hermanos, unruego que fue complacido por escrito en un documento con sello dePalacio. Si la hermandad ganara el pleito, caso de que fuera necesario llegar ante el juez, la eliminación de la cláusula suelo supondría la devolución de los intereses indebidamete percibidos de alrededor de 900.000 euros. Si la hermandad perdiera el pleito en la instancia judicial que fuera, solamente estaría sujeta al pago de unas costas que en todo caso no serían excesivas. Ahora mismo, la negociación parece abierta sin que se haya optado, por el momento, por la vía judicial. Estaremos atentos.

Memorial Pepe Peregil
Mañana lunes se sabrá quién es el galardonado con la séptima edición del Memorial Pepe Peregil, premio con el que se homenajea a una personalidad de la ciudad y se tributa así un cariñoso homenaje al desaparecido tabernero, inolvidable en su estilo tanto en su oficio como a la hora de interpretar la saeta. La asociación cultural Amigos de Peregil mantiene viva la llama del recuerdo del cofrade de la Cena y el Museo. El premiado el pasado año fue nada menos que el cardenal Amigo, que recogió la distinción en la basílica del Gran Poder.

El pertiguero
Primer golpe. Hasta desde el Palacio de San Telmo se han hecho gestiones interesándose por la situación de la hermandad. Recuérdese la muy estrecha vinculación de las altas esferas con el arrabal de Triana. Segundo golpe. ¿Qué hermano mayor no aplaudió en la despedida final al presidente Sainz de la Maza en la asamblea del jueves? Dicen que hubo uno que se quedó con las manos juntas. La ovación, por cierto, fue iniciada por el hermano mayor del Santo Entierro. Tercer golpe. Todo apunta a que Los Panaderos afronta un cabildo electoral con dos candidaturas. Yciriales arriba. Todo cuadra. El Consejo de Cofradías ingresó casi 3,7 millones de euros. De esta cantidad, 2,1 millones se reparten entre las cofradías que pasan por la carrera oficial.

El Lagarto de la Catedral: “Querido Fiscal, Marcelino Manzano se ha merecido unas buenas vacaciones, ¿no crees?Lo que lleva pasado el hombre es menudo… Yel arzobispo supongo que se irá pronto a su tierra unos días, que también ha sido un curso duro y agitado con el final añadido de los cambios de destino”.

La bola del Consejo

El Fiscal | 24 de junio de 2018 a las 5:00

la Bofetá 3 Parroquia de San lorenzo FOTO.JUAN CARLOS VAZQUEZ

LO peor de las bolas de cera es cuando el chorreón cae en la mano y te quema por instantes la piel. Ese escozor forma parte del patrimonio inmaterial de muchos niños de Sevilla. Los niños de hoy cogen cera con la precaución de un palito o con la protección de un guante para proteger la piel, marcas del modelo educativo sobreprotector de hoy. La bola que crece debe hacerlo habiéndose dejado gotas en las manos blancas e inocentes de los niños hasta que el niño aprende, o la bola es de tal tamaño que ya no se escapa ninguna gota.

La bola del Consejo de Cofradías crece por días sin que nadie ponga palito ni guantes a quienes están llamados a su control. Los goterones están quemando las manos de quienes deberían afinar en estas lides. La bola, otro tipo de bola, aumenta poco a poco –¡menuda bola!– sin que nadie enderece la dirección que ha tomado la cosa. Pareciera que el estilo de Rajoy marca los dos centros de decisión, el Arzobispado y el Consejo: dejar pasar los días, no hacer nada, no proponer soluciones, no anticiparse a las fórmulas que pudieran venir impuestas, buscar referencias en el pasado que pudieran ser tomados como ejemplos… Y muchos chorreones van cayendo en las manos provocando escozores repentinos.

Los estatutos convertirán a Antonio Piñero en presidente en el momento en que entre en vigor la dimisión de Sainz de la Maza. La autoridad eclesiástica no quiere elecciones anticipadas, prefiere que Piñero asuma la responsabilidad por muchos motivos:hay confianza en su prestigio y en su capacidad, no se desea una campaña electoral en unos momentos que podría derivar en una exhibición de luchas de poder, y se tiene claro que los estatutos están concebidos precisamente para cumplir un fin. Piñero se ha abonado a un particular y legítimo proceso de reflexión. El ex hermano mayor de Los Estudiantes puede renunciar a la presidencia, o puede asumir el encargo con unas mínimas garantías, como la libertad para solicitar el nombramiento de un vicepresidente que reúna las características adecuadas para hacer frente a dos años cargados de retos. Nunca se olvide que en el futuro aguardan los debates de la carrera oficial, el Martes Santo o la consolidación de las medidas de seguridad de la Madrugada. Este vicepresidente debería ser de un perfil sólido, con disponibilidad de tiempo para atender los requerimientos y absolutamente leal al arzobispo y al presidente. En las circunstancias actuales del Consejo no se debería seguir adelante sin un número dos. Precisamente ha sido el propio Piñero quien le ha dado sentido estos dos años a la vicepresidencia, un cargo habitualmente descafeinado. Ha sido Piñero el principal puntal del presidennte, el que ha gestionado muchas de las designaciones y ha asumido la interlocución con otras instituciones.

Si Piñero no da el paso, el Consejo quedaría abocado a unas elecciones anticipadas, o a una situación análoga a la anteriormente descrita. Esto es, una coyuntura en la que podría asumir la presidencia el actual tesorero, Francisco Vélez, pero habría que nombrar a alguien para la siempre compleja tarea de cuadrar las cuentas.

Los momentos de tensión vividos en la reunión informal del jueves 14 no deben volver a repetirse. Afrontar el final de curso con una crisis abierta sería terrible. Y mucho más comenzar septiembre con un proceso electoral abierto. Por estos motivos, si la autoridad quiere un cambio tranquilo, un clima de estabilidad y normalidad institucional, debe convencer a Piñero y éste debe plantear con claridad sus necesidades. De lo contrario, seguiremos sufriendo chorreones en la piel. Ycrecerá la bola equivocada: la del runrún, los movimientos internos, las conspiraciones, los conatos de candidaturas al calor de la cerveza, los cabildeos en el Casablanca, etcétera.

El Lagarto de la Catedral: “Estate al loro, mi querido y siempre inquieto Fiscal, porque tu admirado Marcelino Manzano asumirá nuevas responsabilidades nada menos que en el Seminario como formador de los futuros sacerdotes. Sí, sigue con las cofradías, pero la parroquia de San Vicente… ”

Plaza de España 

El viernes se celebró la toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Monseñor Asenjo asistió al acto en lugar destacado y fue saludado protocolariamente por Celis al comienzo de su discurso. Alfonso es hermano de La Exaltación desde su infancia. Hijo de un destacado hermano y padre de dos nazarenos.

¿Paso al frente?
Se dice que Enrique Esquivias, que perdió las elecciones de hace dos años por poquísimos votos, recibe alientos estos días para formar una candidatura al Consejo en caso de que haya elecciones anticipadas. Unos creen que está amortizado como aspirante y otros que los hechos lo relanzan.

50 años
Son los que cumple como sacerdote don Ángel Gómez Guillén, cofrade del Amor, canónigo de la Catedral y uno de los grandes expertos en Liturgia de la Iglesia en España. Habrá misa especial en el Salvador, el templo donde Gómez Guillén fue nazarenito blanco de la Borriquita.

El pertiguero
Primer golpe. Oído en San Gregorio: “Si Antonio no da el paso, se convocan automáticamente elecciones, Fiscal. ¿Cómo? Ya, claro… Ya sé que todas las soluciones son posibles, ya sea por decreto, por dispensa o por cualquier otra vía de las que dispone la jeraraquía eclesiástica”. Segundo golpe. La carta de dimisión está formalmente entregada desde el viernes. Tercer golpe. El presidente se dirigirá por última vez a la asamblea de hermanos mayores. Quiere hacer bien las cosas. Y ciriales arriba. El pregonero y el cartelista se eligen, en principio, en septiembre. Así estaba previsto.

El lagarto de la Catedral:

“Te avisé, mi querido y siempre inquieto Fiscal, de que tu admirado Marcelino Manzano asumiría nuevas responsabilidades nada menos que en el Seminario como director espiritual de los futuros sacerdotes. Sí, sigue con las cofradías, pero deja San Vicente…”

 

La dimisión de Sainz de la Maza: la cantera de piedras está intacta

El Fiscal | 17 de junio de 2018 a las 5:00

Entrevista con Joaquín Sainz de la Maza, nuevo presidente del Consejo de Cofradías

HAN sido los servicios de inteligencia americanos. Esto es cosa de Trump, agobiado por el exceso de protagonismo del pregón del caracol de Luismi Martín Rubio. Es lo que tienen los espías: provocan cortinas de humo para despistar, para acabar con la ola de notoriedad que han alcanzado quienes no interesa que asciendan en la escala social. Se lo iba a preguntar esta semana a Julio Cuesta, que sabe mucho de los Estados Unidos, pero no lo voy a molestar, porque veo clarísima la jugada. Los yanquis, ya se sabe, siempre están detrás de todo fenómeno inexplicable. Lo proclaman las pintadas de la cartelería de la A-49: “Si te zumba el oído, te espía la NASA”. Y han ido esta vez a por el Consejo. Es que estoy viendo la llamada del Pentágono a la Gendarmería Vaticana: “Tiene que dimitir este señor de los cafés, tiene que dimitir porque esto se nos está yendo de las manos”. No se habla de otra cosa en Sevilla que de la exaltación del molusco de Martín Rubio. Que si la Fundación Cajasol de Antonio Pulido quiere editar el texto, que si ya hay varios posibles presentadores para el acto, que si se debía hacer el año que viene en el Lope de Vega, que quién repartió las invitaciones tan malamente que se enteró tan poca gente… Se acabó. Una buena dimisión y todos los mochuelos a su olivo. Ya no se habla más del caracol. Que la gente habla demasiado, oiga. Yescribe también demasiados mensajes. Cuánta maldad, cuánto ocio, cuantísima mirada tras el visillo… Fue dimitir Sainz de la Maza y todo el mundo dejó de hablar del pregón del caracol. Efecto conseguido. La guerra inteligente es así. Ocurrió como con el vídeo de la detención de los gamberros de la Madrugada, que se vio con toda claridad que no había yihadistas, ni enemigos de la Semana Santa con turbantes, ni camiones calentando en el Charco de la Pava (sin segundas) para irrumpir en el centro de la ciudad en hora punta. Todos se callaron de pronto. ¿Pero no erais todos expertos en lucha antiterrorista, control de masas y medidas de seguridad? Un cofrade tras una madrugona era como un tertuliano en los días de la yihad: sabía de todo. Qué palizas. Pero enmudecieron. Vaya por Dios, se nos rompió la teoría de la conspiración de tanto usarla.

Ahora no podían dejar que el pregón de caracol eclipasara al de Semana Santa. ¡A dimitir, don Joaquín! ¡Hay que salvar la Semana Santa, hay que acabar con los elementos secundarios y la banalización! Se acabó Sainz de la Maza en el Consejo como se nos fue Ecovol, Munarco y el cine Fantasio.

–¿Por qué lo tapas?
–Tápate tú con la manta Paduana y entra en calor, a ver si te quitas esa cara de manigueta.

Definitivamente han sido los espías. Quieren elecciones urgentes. La Moncloa (San Gregorio) a toda costa. Un desembarco como el de Pedro Sánchez. Moción de censura exprés. ¡Zas! Ay, ay, ay, que me sabe a Calisay. Quieren hacer torrijas en junio. Humo, humo y más humo. Y todos buscando teorías. Yo era de los que creía que todo se debía a que el chaqué se le había quedado chico al presidente. Se le vio algo incómodo en el Corpus y pensé que no ha visto mejor hora para darse el piro. Pero los espías me explicaron lo del caracol. Y hay que reconocer que han sido finos haciendo sus deberes.

–Que parezca que ha sido todo voluntario.
–Estamos en ello.
–Y dejad que la gente largue, eso nos ayudará todavía más a que se olviden del tío del caracol.

La verdad es que el espionaje norteamericano lo ha tenido fácil. Aquí la gente no es que largue, es que sienta cátedra. ¿Pues no que sabía todo el mundo lo que iba a pasar? Todos conocían el día y la hora en que se iba a producir la dimisión. No hay cosa que le guste más a esta ciudad que clavar una banderilla corta al toro pasado. “Ya te lo dije”. “Yo lo sabía”. “¿Te acuerdas que te lo conté con todo detalle?”. Ojipláticos están los espías de cómo colaboran los ciudadanos de Sevilla, blonda y mantilla. La dimisión ha sido el sonajero para frenar la ola de notoriedad del pregonero del caracol, para que todo se centre en lo que verdaderamente importa: el Pregón por antonomasia. Si el Rey abdicó para salvar la Monarquía, ¡cómo no iba a dimitir don Joaquín para salvar nada menos que la Semana Santa!

Qué espías más finos estos americanos. Están asombrados, además, porque la cantera está intacta. Nadie se atreve a tirar la primera piedra. Y todos se han puesto a largar en privado mientras comen caracoles. Quede claro que yo me pido cabrillas. Es por disimular, ¿sabe usted? Porque yo lo sabía todo. Por eso lo publiqué tal como me lo dijeron ellos. Los espías. Y eso que en inglés ando cortito, muy cortito. A todo lo que me decían respondía siempre lo mismo: “Yes, yes… In the morning”.

Jueves
El presidente se reunió por la tarde con todos los consejeros. Se consiguió la asistencia de todos. La sesión era informal, sin orden del día ni levantamiento de acta. Habló, explicó, formuló algún lamento y hasta alguna crítica. Ya saben ustedes:razones personales. Hubo algún momento de tensión, finalmente disuelto. Y un mensaje:“Me voy con la conciencia tranquila del deber cumplido”.
El futuro
Antonio Piñero tiene la facultad para decidir si quiere agotar el mandato o marcharse tranquilamente a casa. La autoridad eclesiástica no quiere elecciones, sino continuidad, una transición tranquila. Para eso están los estatutos. A don Carlos Bourrellier en su momento se le pidió la convocatoria de elecciones (este Fiscal incluido) y que se presentara a los comicios si quería ser presidente. Y Bourrellier pilotó –no sin dificultades ni polémicas– la nave del Consejo hasta el final. Se lo pidió la autoridad. Y obedeció. ¡Qué remedio! Las circunstancias, todo sea dicho, no eran exactamente las mismas.
El pertiguero
Primer golpe. ¡Qué menos! Si Piñero apuesta por continuar de acuerdo con los estatutos, deberá tener manos libres para designar a un vicepresidente con el debido aval de la jerarquía eclesiástica. Segundo golpe. El presidente fue libre para tomar su decisión. No se le forzó en ningún momento. Tercer golpe. La carta de dimisión todavía no está entregada. Hay días por delante, tiempo suficiente para dejar rematadas las gestiones. Yciriales arriba. Si Piñero se marcha porque no lo tiene claro o porque no encuentra un número dos idóneo, ocurrirá lo que la autoridad eclesiástica no quiere. Atentos.

El lagarto de la Catedral: “Te aseguro, siempre inquieto Fiscal, que Félix Ríos es ya el seglar favorito de Palacio, el hombre de referencia. Ha desplazado de ese puesto a tu amigo el magistrado. Sí, sí, sí. No me mires con esa cara y hazme caso. Recuerda que nunca te oriento mal”