El Salvador

El Fiscal | 5 de marzo de 2015 a las 5:00

AHORA que parece que sólo existen la Madrugada y sus relojes, alguien podría abrir el debate de otra marugada, con minúscula, que lleva provocando náuseas en los últimos años: la noche del Miércoles al Jueves Santo, cuando cierto personal da rienda suelta al vaso largo en plena Plaza del Salvador y la de los Panaderos tiene que pasar por un verdadero estercolero. El público sedente, que parasita horas en esa plaza para ver el Buen Fin y la Lanzada en sesión continúa, deja el firme convertido en una cochambre indigna para pasos y penitentes. Pero, ay, no son cuestiones de reloj en las que haya que medir la fuerza o influencia de hermanos mayores, sino asuntos de la falta de educación. Esa otra madrugada está siendo cada vez más alarmante. Y no sólo por las sillitas, sino por el público consumista.

Verborrea

El Fiscal | 4 de marzo de 2015 a las 5:00

Estaban acodados en la barra, dándose el homenaje de la una del mediodía y pegando voces que convocaban la atención de todos los presentes. Faltaba el serrín en el suelo para rematar la escena. Hablaban de los horarios de la Madrugada, el tema-vuvuzela de esta cuaresma exenta por el momento de otras polémicas de mayor interés. Hacían aspavientos, exageraban los tonos y, en definitiva, arreglaban el mundo a base de levantar el vidrio y marear la perdiz. La campaña de las elecciones autonómicas está a punto de comenzar y el paro ha vuelto a subir en la provincia. Alguien ajeno a la tertulia altisonante apunta a que es bueno que haya gente hablando de la Madrugada. Escapismo, dice un intelectual. Conformismo, asevera el pesimista pasado de rosca. Sevilla, proclama el romántico. Parole, parole…

El mejor regalo tras un gran vía crucis

El Fiscal | 3 de marzo de 2015 a las 18:00

CUBIERTA HUMILDAD ok
El extraordinario y medido vía crucis del Señor de la Humildad y Paciencia aún dejará un regalo exquisito para sus muchos devotos. Fíjense en la fotografía inédita tomada por Javier del Junco para la portada del libro editado por Páginas del Sur. La obra pretende ser el comienzo de una serie dedicada a las imágenes elegidas cada año para el vía crucis. Este libro explica la devoción secular por esta imagen a través de un estudio inconográfico y sus precedentes en la Historia del Arte. Se presentará el 10 de marzo en Los Terceros y se venderá al precio de doce euros en las principales librerías de la ciudad. El libro cuenta con artículos de José Fernando Gabardón, Álvaro Dávila y Silvia Martínez. El diseño es obra de Joaquín Ávila. En la preciosa fotografía, que nos descubre el rostro menos conocido de la Semana Santa, se aprecia con claridad el estrabismo divino del que se dotaba a las imágenes como recurso barroco para conseguir el efecto de mirada perdida. Este libro es un bocado exquisito. Yla portada, el mejor broche al vía crucis.

Paño

El Fiscal | 3 de marzo de 2015 a las 5:00

SIN ruidos, con la finura del sonido infantil de un motete. Así llega cada año la elección del autor del paño de la Verónica de la Hermandad del Valle. Sin estridencias ni redobles forzados, con la elegancia de un ramo cónico, con la melodía tableada de los costaleros en la puerta de la Anunciación. Este año, un pintor vanguardista y rompedor:el profesor Dionisio González, probablemente el artista de la Facultad con mayor proyección internacional. Se trata de un asturiano muy ilusionado con el nombramiento y muy arraigado en la institución académica de la calle Laraña. Que no se nos vayan estos detalles de cuaresma exquisita, siempre interesantes, entre tanta farfolla inútil y tanta cáscara débil. Las cofradías más clásicas y bellas, siempre a la vanguardia.

Sotanas

El Fiscal | 27 de febrero de 2015 a las 5:00

EL otro día volvimos a ver a la que estaba considerada como la última sotana de Sevilla: la del muy querido padre Polo. Que hay gente que se queda mirando la rigurosa estética de don José como si fuera la de un ser extraño. Siempre dedicamos un fiscal minimalista de cuaresma al padre Polo, poque su contemplación evoca a días de Roma y cónclave. Pero resulta que nos ha salido otra sotana,pues cierto cura joven de Carmona la usa con toda solemnidad, como pudimos ver en la presentación de un cartel de la dilecta Nuria Barrera. Hasta hemos visto una fotografía de un cura de Morón con teja, que no veíamos algo así ni en Roma ni en el cine naciona-católico. Qué cosas más raras están pasando en esta diócesis, ¿verdad? No hay que ir a Roma para ver jóvenes con sotanas, ni hay que acudir a la videoteca para ver esos sombreros recluidos en el blanco y negro.

Preparativos

El Fiscal | 26 de febrero de 2015 a las 5:00

DÍAS intensos de preparativos, de la logística que a tantos apasiona. La logística es un mal necesario en las cofradías, como otros que es mejor no referir. Yo me quedo con los preparativos que tienen la atención del hermano como objetivo prioritario, algo que con tanto tino reivindica el catedrático primitivo Manuel García Fernández. ¿Tratan bien los celadores al hermano nazareno? ¿Tratan con tacto y mano izquierda los paveros a los monaguillos y a sus padres? ¿Hacen todo lo posible las cofradías para evitar entradas a deshoras y provocar una penitencia extra de los hermanos? ¿Se dan carguillos a gente que no manda el resto del año y se creen durante unas horas una suerte de Napoleón con canasto o palermo? Preparemos estos detalles de los que nadie habla, salvo el ilustrado García, don Manuel.

Oído sobre la sacristía y el pladur

El Fiscal | 25 de febrero de 2015 a las 5:05

“No alcanzo a comprender la afición de los curas modernos para hacerse con despachos. Yte lo digo sin prejuicio alguno. He visto muchísimas veces a Juan Garrido atender a todo el mundo en la sacristía de la Magdalena sin necesidad de despacho alguno, sentado en una silla frente a frente con el interlocutor, a la vista de todos. Su interlocutor era a veces una sencilla devota con alguna inquietud propia de beata, pero otras veces era un director general de la Junta de Andalucía que acudía a resolver expedientes con Garrido, que ya sabes que tenía una alta responsabilidad en la administración. Garrido templaba la voz para garantizar la discreción. Si alguien se acercaba inoportunamente, su sola mirada bastaba para ahuyentarlo.Aquella mirada no necesitaba de pladures de tres al cuarto disfrazados de madera. Por cierto, la carta de los miembros de la Comisión Provincial de Patrimonio anunciando la inspección ya ha llegado a la parroquia. O ya han venido o están al caer. Qué fácil y sencillo era todo con curas que ya tenían categoría antes de ser ordenados.Ay, aquella mirada…”.

Altozano

El Fiscal | 25 de febrero de 2015 a las 5:00

la casa del nazareno
SE ha convertido en la zona cero de la venta de túnicas, con servicio en internet las 24 horas del día durante todo el año. El nuevo comercio del número 17 de la Plaza del Altozano presenta estos días una singularidad muy especial para todos los clientes y curiosos. En el escaparate está expuesta la reproducción del antiguo paso del Nazareno de la O, obra del orfebre Antonio Silva Florencio, que en cuestiones de cofradías sabe latín y griego. Si acuden a La Casa del Cofrade a por un cíngulo, una sotana para el monaguillo que ha crecido o a una túnica de ruán que sustituya a la que ya presenta una preocupante tonalidad ala de mosca, deténganse en el escaparate de este comercio a contemplar esta joya de la orfebrería salida de las manos de un artesano que ha sabido manejar toda su vida la seda y el percal. Es la prueba de que aún hay tiendas con alma repujada en plata.

La obsesión por el reloj

El Fiscal | 24 de febrero de 2015 a las 5:00

Hay notas de prensa que las carga el diablo. Y Sevilla es una ciudad muy del cojuelo. El otro día se emitió un comunicado en el que el Consejo de Hermandades presumía del “sacrificio” y la “solidaridad” de las cofradías de una jornada concreta a la hora de pactar la reordenación de los horarios. Un sacrifico y una solidaridad que se evidenciaban, según siempre el comunicado, en que una hermandad cede un minuto, pasando por la carrera oficial en 24 minutos. Otra gana ocho minutos, pasando por la carrera oficial en 58. Otra cede otro minuto, pasando por la carrera oficial en 34. Otra cede 3 minutos, pasando por la carrera oficial en 52. Otra cede 3 minutos, pasando por la carrera oficial en 37. Otra cede dos minutos, pasando por la carrera oficial en 73. Otra gana ocho minutos, pasando por la carrera oficial en 43. Y otra más gana cinco y entra en la carrera oficial seis minutos más tarde, pasando por ella en 45. La conclusión es que la jornada se aumenta en once minutos. Pero, oiga, se aumenta en la carrera oficial, que es lo que aquí importa. No es que se aumente la jornada por decisión de las autoridades que rigen los horarios oficiales del continente europeo, las mismas que el Domingo de Ramos nos birlarán una hora. En cuestión de cofradías se habla de aumento o de reducción de una jornada con respecto al itinerario obligado de las cofradías. Y como pueden apreciar ustedes mismos se ha tratado de unas negociaciones en las que, al final, ha imperado el “sacrificio” y la “solidaridad”. Tiempo al tiempo le pido y tiempo el tiempo me da. Minutos, tengo minutos. Aquí aterriza una nave en el Charco de la Pava, se baja el marciano y lee el comunicado de marras y nos toma por locos. La obsesión por el reloj es evidente, muestras de que la Semana Santa no es que esté secuestrada por las hermandades, como dijo un analista, sino que está en manos de los fontaneros, de los señores de la logística que disfrutan contando nazarenos. El informe del tonto del contador ha tenido el efecto de la cizaña en tal grado que, al final, se ha llevado por delante a uno de esos delegados sin cuya labor no sería posible la Semana Santa. Tal vez al marciano le resultaría interesante estudiar a fondo la mente de quienes se dedican a la logística cofradiera de sillas, relojes e itinerarios, una tarea en la que algunos pueden emplear años de sesudas combinaciones que son rematadas con notas de prensa que dan nuestra verdadera talla. Si no fuera por el reloj, cómo y cuándo iban algunos a sacar pecho unas horillas al año en ese palquillo de la Campana, como si se tratara de la tribuna real en el Paseo de la Castellana en el desfile de las Fuerzas Armadas el 12 de octubre. El carnero de la legión sí que hace ese día un esfuerzo y un sacrificio. Eso sí que es avanzar a paso de mudá.Inocente animalito…

El estilo de Jiménez Esquivias

El Fiscal | 23 de febrero de 2015 a las 5:00

JOSE IGNACIO JIMENEZ ESQUIVIAS
Fue una delicia oírle el martes en la casa de hermandad de Los Estudiantes, donde tomó la palabra en representación de los hermanos que cumplían los 75 y 50 años de pertenencia a la cofradía. Discurso largo, pero sin bandejas de pestiños camufladas. Una oratoria adornada con datos y recuerdos, que pocos como José Ignacio Jiménez Esquivias recuerdan cada Semana Santa por los días soleados o de lluvia. Con ironía fina para recordar algunos pregones que resultaron verdaderos ladrillos o perfectas conferencias, sin herir, pero sin faltar a la verdad. Con reivindicaciones con las que nunca estaremos de acuerdo, como su preferencia por el clavel rojo antes que por el lirio morado en pasos como el de la Buena Muerte. Con todos los avíos, en fin. Recordó largamente, con toda justicia y cariño a dos de los grandes hermanos mayores de la cofradía universitaria, como Ricardo Mena-Bernal y Juan Moya Sanabria. Se deshizo en elogios para Antonio Gutiérrez de la Peña por sus años de gobierno: “Si Antonio Piñero dio y da un piñerazo, Antonio Gutiérrez dio un gutierrazo”. Sobre ciertos años oscuros, de alguna junta de gobierno sin inspiración, pasó de largo refiriéndose a un período de “transición”. Cómo recordó su pertenencia a la primera cuadrilla de hermanos, con Angelita Yruela presente en la sala, que estuvo “casi como madrina” muy cerca de aquellos hermanos que hicieron historia en la Semana Santa. Un rato para un estilo en extinción, elegante pero no almibarado, documentado sin ser plomizo, con gracia sin ser pelota.