Tertulia de concejales

El Fiscal | 5 de marzo de 2018 a las 13:57

Fiscal5

Otro año más se ha celebrado la tertulia de concejales cofrades, en esta ocasión con la asistencia nada menos que del presidente del Consejo de Hermandades, señor Sainz de la Maza.   Asistieron el teniente Cabrera, delegado de Fiestas Mayores, por el PSOE; Rafael Belmonte y Jaime Ruiz, por el PP, y Francisco Moraga, por Ciudadanos. Testigo de excepción fue Miguel Bazaga, ahora con un cirio en el tramo de Alcaldía y hasta hace poco con palermo en la Delegación de Fiestas Mayores. Comieron, bebieron y rieron hasta las dos de la madrugada. No hubo avalanchas, ni carreras, ni codazos. Se habló de seguridad y de los altos mandos del partido de cada uno (exclúyase a Sainz de la Maza de esta afirmación). El clima evocó al de antiguas corporaciones municipales, cuando los concejales de diferentes formaciones compartían barra y tertulia tras los Plenos. Pero, claro, los Plenos duran ahora más que el recorrido de vuelta del Polígono y la política está pasada de crispación. Belmonte fue reelegido presidente de la tertulia, no hubo listas alternativas. Se echó en falta a otros concejales capillitas, todo hay que decirlo. Hay quien que en esa tertulia estará el próximo edil de Fiestas: o repite Cabrera, o lo será Moraga.

El purificador del Señor

El Fiscal | 4 de marzo de 2018 a las 5:00

PASEO POR SEVILLA CON CAMILO OLIVARES, CANONIGO Y CAPELLAN, PRELADO MAYOR DE SU SANTIDAD

El niño Camilo se subía al paso del Gran Poder en los días de besamanos de la Sevilla de los años de la Guerra Civil. Sí, los devotos de entonces tenían que subir y bajar del paso por unas escaleras hoy difícilmente imaginables. Los devotos de mayor edad eran ayudados por adultos para que pudieran rendir culto al Señor. Arriba sólo estaban el Señor y el niño Camilo con un purificador para ir limpiando los besos, aunque los besos, ay, siempre se quedan en su divina madera. Fue testigo del momento en que un devoto rompió una de las espinas del Señor al levantar la cabeza. No había IAPH, ni estudios radiológicos, ni prensa cofradiera, ni nada por el estilo. El sacristán llegó y pegó la espina con sintetikón, el pegamento de entonces. Aquella reparación duró muchos años. Esta semana se nos ha ido don Camilo Olivares (Madrid, 1926-Sevilla, 2018), director espiritual del Gran Poder. Gracias a Félix Ríos, don Camilo ha ejercido la responsabilidad hasta el último minuto. Fin de raza, personaje singular, capellán de Doña María de las Mercedes, a la que siempre se refería como “la Señora”. Estaba considerado el altavoz de Dios por ser un experto orador, un cura entrañable que vivió siempre entre Sevilla y Madrid cuando tenía mérito de verdad porque no había alta velocidad.

El purificador del Señor está de luto, como lo están el salón de Lardhy de Madrid donde se celebró su bautizo, el colegio San Fernando de los hermanos maristas de Sevilla, la Capilla Real de la Catedral, la asociación de mujeres cofrades, el Rocío de Triana y toda la Plaza de San Lorenzo. Está de luto una Sevilla que sólo existe ya en los ojos del Señor, unas Madrugadas cortas de público, una diócesis dirigida por Ilundáin y después por Segura.

Olivares siempre hacía lo que quería. Con Franco en pleno apogeo se dedicaba a ir a Estoril cada dos por tres a cumplimentar a sus padrinos como misacantano: Don Juan y Doña María. El gobernador lo llamo al orden. Fue advertido de la escasa gracia que le hacía a los gerifaltes del régimen que fuera tantas veces a… Fátima. Y Segura lo protegió: “Si le ponen problemas en la frontera, diga que va de mi parte”. Doña María siempre le hacía un comentario de complicidad: “Somos iguales. Nacidos en Madrid y criados en Sevilla”. Una vez que vino la condesa de Barcelona a rezar ante la Virgen de los Reyes, don Camilo vivió una situación que pudo ser tensa pero que se resolvió gracias a la reacción de Doña María. Una mujer se acercó a la señora y le soltó: “Rezamos mucho por ustedes. Yrezamos sobre todo para que se convierta Don Juan, que es un bebedor y un mujeriego”. Nuestro cura se quedó ojiplático. Doña María reaccionó:“¿Pero qué dices? La que tengo que convertirme soy yo, que bebo y muchas cosas más. Así que pide por mi”. Don Camilo, como capellán real, fue testigo del efecto que tenían las opiniones interesadas que se habían hecho correr sobre los condes de Barcelona en la España de entonces. La señora cuidaba siempre de este cura singular. Y le encantaba que luciera sotana, manteo y esclavina: “Así me gusta, con todas las hopalandas”.

Hoy veo a don Camilo en su casa de Virgen de la Antigua, con el hermoso belén de Navidad recién montado, la bandeja de plata preparada con manzanilla fina, servida en pequeñas cantidades; unos dados de queso y un platito de jamón, dispuesto para que lo ponga al día de Sevilla tras una de sus estancias en Madrid, presto a contarme su próximo libro, su última prédica y sus planes para Semana Santa. Lo veo enseñándome por enésima vez la hermosa capilla de su vivienda, remitiéndome las convocatorias en papel de la Obra de la Palabra de Dios, telefoneándome desde Madrid para demostrarme que estaba al día de todo cuanto se publicaba sobre sus actividades. “Pásate por el Eslava la noche del Sábado Santo y te presento al duque de Alba antes de ver entrar la Soledad”. Conjugó la monarquía y el pueblo. Predicó por toda España. No le oí jamás hablar mal de nadie. El niño Camilo, el que vio entrar en su casa a la Guardia de Asalto el 18 de julio para buscar sin éxito a su padre, está de nuevo en lo alto del paso. Y ahora sabe, por fin, que todos los besos siguen en las manos del Gran Poder, que los besos para el Señor se los guarda el Señor, como él siempre será el niño del purificador que en su inocencia pensaba que limpiaba los besos que el Señor se quedaba.

La antigüedad manda
Es un rito anual de este Fiscal fijarse en los números de los cirios verdes de la Virgen de la Esperanza. Más o menos hay que tener los 45 años de hermano cumplidos para poder ingresar en ese último tramo de capirotes que anteceden a la Reina de San Gil. ¿Y en la Amargura? Pues ya se sabe quiénes irán de manigueteros y bocinas en la cofradía de San Juan de la Palma. Fíjense en los dígitos porque son para temblar. Las cuatro maniguetas del paso de misterio son para los hermanos números 34, 35, 36 y 37. Las cuatro de la Virgen son para los hermanos números 13, 20, 22 y 25. La asignación de las bocinas es similar. Las cuatro del misterio son para el 53, 126, 128 y 138. Ylas de la Virgen para el 65, 74, 99 y 100.
Dinero, dinero
La Aemet anuncia que cobrará 50 euros a las hermandades por los pronósticos personalizados. Los meteorólogos deben estar hartos de los cofrades de toda España. ¡Qué suplicio! El hartazgo es lógico. Lo mejor al respecto lo ha dicho Julio Marvizón esta semana en estas páginas: hay que sacar la cofradía si a la hora fijada no llueve. Punto. ¡Yque los cofrades dejen de dar la barrila cada cinco minutos preguntando por el tamaño de la nube! Si llueve se busca refugio, como siempre.
Oído
“Si te fijas bien, el sheriff es el único que gana de verdad con la reforma del Martes Santo, y encima cuando sale de la Catedral toma un recorrido natural de regreso al templo, no se aleja en ningún momento. Hay que reconocer que alguno se lo ha montado de dulce y ha logrado que todos piquen”.
Cuestión de flores
En el tuit comercial de la muy prestigiosa floristería Grado se exhiben las imágenes titulares de Los Estudiantes en el altar de cultos con claveles rojos sangre de toro. ¿El Martes Santo habrá lirios morados, verdad?

El lagarto de la Catedral

“Querido Fiscal, estoy triste porque recuerdo a Don Camilo fumando los cigarros mentolados en el casinillo del Gran Poder en los tiempos en que se podía fumar en las depedencias. Allí charlaba con los miembros del entonces grupo joven. ¡Qué gran personaje!”

Gracia

El Fiscal | 3 de marzo de 2018 a las 5:00

IMG_2662

Pasó el primer viernes, hito en la cuaresma de toda España. Jesús Nazareno, dulcemente altivo en San Antonio Abad en su playa de lirios morados. Jesús de Medinaceli, cautivo en la capital, recogiendo los besos del pueblo. En ambos casos, una hermana del Silencio, Gracia, fiel a la advocación que vertebra Andalucía, España e Iberoamérica. Distintas ciudades, el mismo Dios. Distintos rostos, las mismas plegarias. Jesús Nazareno, Gloria Nazarenorum, carey y plata. Señor de España, cabellos naturales, basílica. La misma devoción de Gracia, la hermana del Silencio que siempre reza al Jesús Nazareno de los lirios morados y al de las colas fervientes bajo la lluvia.

El Penitente

El Fiscal | 2 de marzo de 2018 a las 5:00

HISTORIAS del ayer trufadas con ciertas leyendas, hechos escabrosos de la Guerra Civil, vírgenes rotas, crucificados salvados, un estilo inconfundible de mandar los pasos, una voz que persevera en la memoria de quienes aprendieron a su vera, un ramillete de cofradías que luego, así son las cosas, son mandadas por quienes fueron sus aprendices. El mítico capataz es El Penitente para quienes lo conocieron. Y simplemente “Salvadó” para los que trabajaron con él. Por supuesto que se merece una calle quien sigue estando muy presente en la vida de las cofradías, no sólo en las fotografías en sepia de Martín Cartaya. Hoy tal vez se llevaría las manos a la cabeza con tanto preparador físico, tanto nutricionista, tanto costal ceñido a los ojos y tanto reglamentismo. El Penitente mandaba. Y punto. En los años de dureza no había fisioterapeutas. Se sabía sufrir.

Cabrero

El Fiscal | 1 de marzo de 2018 a las 5:00

EL hermano mayor de la Macarena da el cante. El mejor cante. No porque haya accedido a que la cofradía retorne por la Alfalfa en la mayor muestra de generosidad de la Madrugada de 2018. Es que sabe cantar con la guitarra de fondo. José Antonio Fernández Cabrero tiene sus profundas aficiones, oiga. Ylos expertos en recursos humanos y procesos de selección de personal dicen que de una persona dicen más sus actividades en horas de ocio que su profesión. Cabrero, por ejemplo, se levanta en una cena con los donantes de flores y le mete unos minutos de cante jondo a la velada con una Soleá de Alcalá y Utrera. Con desparpajo, con soltura. Y tiene la memoria tan fina que se queda con todas las letras. Pero con todas. Qué de memoria tiene Cabrero cuando se pone a cantar… La versión flamenca de Cabrero es eso que algunos conocen como valor añadido. Como la afición a las serpientes del escultor Miñarro.

Don Camilo

El Fiscal | 28 de febrero de 2018 a las 5:00

13-6-2002 JOSE LUIS MONTERO CAMILO OLIVARES

HAY curas que tienen cara de curas. Y curas que tienen nombre de curas. Don Camilo Olivares (Madrid, 1926-Sevilla, 2018) vino a morirse en la cuaresma sevillana, con la cabeza lúcida hasta el final, lo que le ha permitido ejercer su responsabilidad de director espiritual del Gran Poder hasta el último minuto. Con su fallecimiento desaparece un icono de la Sevilla de los 50, 60 y 70. Se apaga el altavoz de Dios, se pierde un estilo de ejercer el ministerio pastoral. El Señor, al que tantas veces limpió los besos cuando era niño y empleaba el purificador, lo habrá recibido como a los grandes curas con nombre de cura.

Sotana

El Fiscal | 27 de febrero de 2018 a las 5:00

EN esta cuaresma sin fundación Cruzcampo y sin balcón de autoridades en el atrio de la Macarena por obras en la casa de hermandad, en estos días que vienen de grises en las alturas, nubes cárdenas y cielos panza de burra. En estas jornadas del gozo todavía contenido, cuando todavía no hemos atisbado el primer capirote recién recogido en Alcaicería, pero estamos hartos de las minitorrijas y de las lecciones de autoprotección. En esta cuaresma de tantos vacíos, seguimos esperando encontrarnos con la última sotana de la diócesis, la del padre José Polo camino del Salvador, rápido como un nazareno de ruan, que pareciera que el cura Manuel del Trigo lo está esperando en su despacho.

La venia del pregonero

El Fiscal | 26 de febrero de 2018 a las 5:00

NO soy el primero. El orador me lo ha reconocido. Se me han adelantado a la hora de pedirle la venia a José Ignacio del Rey Tirado para no ir al Teatro de la Maestranza el Domingo de Pasión. Y el pregonero me la ha concedido. Nada hay como cumplir con el rito en casa, con la radio encendida y la televisión muda. “Eres el segundo que me lo plantea”, me ha contestado esbozando una sonrisa. El acto se disfruta más en la intimidad, sin las apreturas del Dustin multiusos. Y, sobre todo, se alivia al protagonista de la carga de buscar dos localidades que sean buenas y, a ser posible, sin pelmazos en los alrededores. Gracias, dilecto José Ignacio, por darme la venia y comprender mis preferencias. Como en casa, en ningún sitio. Uno lleva encima ya demasiados pregones en la estrechez de la butaca, algunos verdaderamente… emotivos.

La cultura de Sierpes

El Fiscal | 25 de febrero de 2018 a las 5:00

OLVÍDENSE de cambios sustanciales en la carrera oficial. Son literalmente inviables, excesivamente complejos. Un embrollo. Un horror. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que ningún comerciante de la ciudad tiene la capacidad de sufrimiento, por ejemplo, de los de Sierpes. El que pide una licencia en la carrera oficial para abrir un negocio sabe de antemano a lo que se expone, como el que consigue una licencia para veladores en la Plaza de San Francisco, ¿verdad Pedro Robles? Si el Consejo es listo –que lo es– sabe que las grandes multinacionales asentadas en calles principales del centro por donde ahora no se instala la carrera oficial tardarían dos minutos en denunciar al Ayuntamiento. Esos despachos de abogados con sede en Madrid se frotarían las manos. ¿Asumir una pérdida de ingresos durante siete días? Eso se entiende aquí, eso se digiere por los comerciantes de la Campana, Sierpes y la Avenida, como el vecino de Los Remedios sabe que tiene que aguantar el ruido, los alaridos de los borrachuzos, las restricciones de tráfico y el pipí de los caballos. ¿Recuerdan la que se lió solamente porque la tienda Vértice, de Martín Villa, se vio afectada por unas filas de asientos de más? Todavía están temblando los andalucistas Rafael Carmona y Paola Vivancos de la que se formó aquel Viernes de Dolores. ¡Menuda crisis! Hay algo intangible –difícil de valorar– que se llama seguridad jurídica. Hay licencias concedidas desde hace décadas, muchos intereses económicos, previsiones de ingresos y cuentas que hay que cuadrar. No todo depende del punto de vista cofradiero, hay que dejar de mirarse el ombligo por mucho que lo tengamos bellísimo. Sigan los señores del Consejo quitando sillas, que todavía hay que retirar más del avispero de Sierpes, antes que fomentar, avivar o participar en debates tan legítimos como poco prácticos. El mundo no gira en torno a las cofradías. El centro de la ciudad está tomado por franquicias con responsables que no quieren ni oír hablar de restricciones en los accesos de los clientes. ¡Si hasta los propios bares llevan años cerrando en la Madrugada! La hostelería es el retrete del público. Y las firmas comerciales están hartas de aguantar unas mañanas con las calles sucias de cera y sillas apiladas y unas tardes en las que lo mejor que pueden hacer es aprovechar para atender a sus amistades. Yeso lo aguantan porque así está montada la carrera oficial desde hace décadas. La denominada cultura de Sierpes es exclusiva de esta calle, es un patrimonio inmaterial de la Semana Santa digno de reconocimiento. ¿No se premió a los nazarenos de Silencio por su ejemplar reacción ante turbamulta? Pues cualquier año podrían reconocer con una estatuilla a los comerciantes de una calle que pide y siempre pedirá cofradías. ¿Tetuán? Tetuán lo que pide es que quiten a los pelmazos de las firmas.

WhatsApp Image 2018-02-24 at 11.40.42

 

La Macarena reconoce a Ricardo Suárez

La junta de gobierno de la Macarena, que preside José Antonio Fernández Cabrero, ha reconocido la labor de Ricardo Suárez como asesor artístico. Suárez ha gestionado los carteles de pintores de la talla de Carmen Laffón, Ignacio Tovar, Guillermo Pérez Villalta, Félix de Cárdenas, José Luis Mauri, Javier Buzón y hasta del gran fotógrafo Emilio Sáenz. Las gestiones no siempre han sido fáciles. Suárez tiene para escribir un libro. En alguna ocasión recurrió a ayudas fundamentales y en otras se las apañó sólo. Su labor ha generado que la hermandad tenga una pinacoteca de alto valor. Manuel García confió en su criterio y Fernández Cabrero, con tino, ha querido ensalzarlo.  ¡Qué feliz estaría  Dolores viendo a su hijo a traves de los ojos de la Esperanza! ¿Verdad, don José Antonio?

DONACION DE UNA TUNICA PARA EL CRISTO DEL PERDON

 

Los detalles de la cuaresma íntima

Las hermandades sacramentales no frecuentan las páginas de los periódicos. La Archicofradía Sacramental del Sagrario ha recibido la donación de una preciosa clámide para una imagen poco conocida, la del Cristo del Perdón que recibe culto en el Patio de los Naranjos y que saldrá en vía crucis interior el día 9. Guillermo Mira, presidente de la corporación, estaba feliz con el obsequio realizado por la exquisita bordadora Carmen Domínguez. Ella y su marido son grandes devotos de esta imagen del Señor. Son pequeños detalles de la mejor cuaresma íntima.

Con el cuerpo cortado
Así nos hemos quedado esta cuaresma. El fallecimiento de Jesús Basterra nos ha dejado un aire gélido metido en los cuerpos. Hace muy poquitos días que lo saludábamos por el Puente de Triana y el viernes… Ay, el viernes. Qué bonito el mensaje publicado en las redes por la cofradía de la Universidad, qué tacto en la redacción: “Hoy en el cielo suena Virgen de Los Estudiantes en honor al primer capataz que la escuchó delante de su paso. La Virgen acompaña a este consejero de Gloria que tantos y tantos Martes Santos la llevó por las calles de Sevilla. Descansa en paz, hermano Jesús”.
Menudo trincherazo
Que don Juan José sintoniza cada vez mejor las claves locales se nota cada vez más. Los compañeros de El Correo TV le preguntaron esta semana por el polémico paño de la Verónica del Valle, el de las manchas. Como no lo había visto, se lo exhibieron en directo. El prelado, experto en Arte, no tuvo más remedio que pronunciarse. ¡Qué remedio! Y exclamó que para “entender” aquello había que “estudiar en Salamanca”. Ooooooooolé.
El pertiguero
Primer golpe. Oído en el Consejo: “Estamos muy satisfechos con Torreblanca. Por cierto, ¿sabes que el Señor ya estaba en la mañana del martes repuesto al culto en la parroquia del barrio desde primerísima hora?” Segundo golpe. Algunos le han cogido el gusto a escribir y hasta redactan coplillas para que su hermandad las interprete en los cultos. Y, claro, a veces ocurre que la hermandad no las ha pedido… Y entonces se produce el engorro. Tercer golpe. Adecentada de nuevo. Ayer pintaron de nuevo la fachada de la sede del Consejo. A ver lo que tarda el gracioso de guardia en hacer de las suyas. Y ciriales arriba. Cita para el lunes. Teatro Cajasol a las 21:00 horas. El profesor José Fernando Gabardón de la Banda pronuncia el Proemio Cofradiero que convoca la Hermandad del Museo y la asociación de vecinos de la zona.
Un vacío en la Macarena
¡Este año no hay balcón de autoridades en la Macarena! ¡Cáspita! ¿Y dónde verá Zoido la salida de la cofradía? Las obras en el inmueble dejan inutilizado el famoso balcón. ¿Dónde será atendida doña Cospedal? ¿Y el ministro Catalá, aficionado a darse el piro de Madrid en Semana Santa y venirse a Sevilla? Señor hermano mayor, mi dilecto José Antonio Fernández Cabrero, tome usted nota. Hay que buscar una solución urgente. Todo un símbolo del poder se pierde. Un vacío desgarrador. Urge una solución.
Escozor
El que ha provocado en el gobierno local el anuncio de una demanda contra el Ayuntamiento por parte de los conocidos como abogados de la Madrugada. Se considera que el argumento no es de recibo. Lean la página 16 de este mismo ejemplar.

El lagarto de la Catedral

“Mi querido y cada vez más inquieto Fiscal, no veas lo contentos que están en La Estrella con el predicador, el cura José Miguel Verdugo. Este sacerdote a su vez está disfrutando con estos cultos porque recuerda su etapa como vecino de Pelay Correa y sus años de diaconado en Santa Ana”

Buena Muerte

El Fiscal | 23 de febrero de 2018 a las 5:00

Sev.

TODAVÍA hay quienes recuerdan la imagen de los técnicos del el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte (ICROA) asomados a las ventanas en la despedida del Cristo de la Buena Muerte, que fue intervenido en este organismo con sede en Madrid entre el 1 de junio de 1994 y el 9 de marzo de 1995. Dejó huella en la capital de España en unos años en que no contábamos con el IAPH en Sevilla. Más de dos décadas después, el crucificado de la Universidad (en el sentido más romántico de la expresión) será intervenido de nuevo. Para el estudio radiológico fue sacado una mañana de domingo. ¡Quien pudiera haber sido testigo de esa salida!