Don Camilo

El Fiscal | 28 de febrero de 2018 a las 5:00

13-6-2002 JOSE LUIS MONTERO CAMILO OLIVARES

HAY curas que tienen cara de curas. Y curas que tienen nombre de curas. Don Camilo Olivares (Madrid, 1926-Sevilla, 2018) vino a morirse en la cuaresma sevillana, con la cabeza lúcida hasta el final, lo que le ha permitido ejercer su responsabilidad de director espiritual del Gran Poder hasta el último minuto. Con su fallecimiento desaparece un icono de la Sevilla de los 50, 60 y 70. Se apaga el altavoz de Dios, se pierde un estilo de ejercer el ministerio pastoral. El Señor, al que tantas veces limpió los besos cuando era niño y empleaba el purificador, lo habrá recibido como a los grandes curas con nombre de cura.

Sotana

El Fiscal | 27 de febrero de 2018 a las 5:00

EN esta cuaresma sin fundación Cruzcampo y sin balcón de autoridades en el atrio de la Macarena por obras en la casa de hermandad, en estos días que vienen de grises en las alturas, nubes cárdenas y cielos panza de burra. En estas jornadas del gozo todavía contenido, cuando todavía no hemos atisbado el primer capirote recién recogido en Alcaicería, pero estamos hartos de las minitorrijas y de las lecciones de autoprotección. En esta cuaresma de tantos vacíos, seguimos esperando encontrarnos con la última sotana de la diócesis, la del padre José Polo camino del Salvador, rápido como un nazareno de ruan, que pareciera que el cura Manuel del Trigo lo está esperando en su despacho.

La venia del pregonero

El Fiscal | 26 de febrero de 2018 a las 5:00

NO soy el primero. El orador me lo ha reconocido. Se me han adelantado a la hora de pedirle la venia a José Ignacio del Rey Tirado para no ir al Teatro de la Maestranza el Domingo de Pasión. Y el pregonero me la ha concedido. Nada hay como cumplir con el rito en casa, con la radio encendida y la televisión muda. “Eres el segundo que me lo plantea”, me ha contestado esbozando una sonrisa. El acto se disfruta más en la intimidad, sin las apreturas del Dustin multiusos. Y, sobre todo, se alivia al protagonista de la carga de buscar dos localidades que sean buenas y, a ser posible, sin pelmazos en los alrededores. Gracias, dilecto José Ignacio, por darme la venia y comprender mis preferencias. Como en casa, en ningún sitio. Uno lleva encima ya demasiados pregones en la estrechez de la butaca, algunos verdaderamente… emotivos.

La cultura de Sierpes

El Fiscal | 25 de febrero de 2018 a las 5:00

OLVÍDENSE de cambios sustanciales en la carrera oficial. Son literalmente inviables, excesivamente complejos. Un embrollo. Un horror. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que ningún comerciante de la ciudad tiene la capacidad de sufrimiento, por ejemplo, de los de Sierpes. El que pide una licencia en la carrera oficial para abrir un negocio sabe de antemano a lo que se expone, como el que consigue una licencia para veladores en la Plaza de San Francisco, ¿verdad Pedro Robles? Si el Consejo es listo –que lo es– sabe que las grandes multinacionales asentadas en calles principales del centro por donde ahora no se instala la carrera oficial tardarían dos minutos en denunciar al Ayuntamiento. Esos despachos de abogados con sede en Madrid se frotarían las manos. ¿Asumir una pérdida de ingresos durante siete días? Eso se entiende aquí, eso se digiere por los comerciantes de la Campana, Sierpes y la Avenida, como el vecino de Los Remedios sabe que tiene que aguantar el ruido, los alaridos de los borrachuzos, las restricciones de tráfico y el pipí de los caballos. ¿Recuerdan la que se lió solamente porque la tienda Vértice, de Martín Villa, se vio afectada por unas filas de asientos de más? Todavía están temblando los andalucistas Rafael Carmona y Paola Vivancos de la que se formó aquel Viernes de Dolores. ¡Menuda crisis! Hay algo intangible –difícil de valorar– que se llama seguridad jurídica. Hay licencias concedidas desde hace décadas, muchos intereses económicos, previsiones de ingresos y cuentas que hay que cuadrar. No todo depende del punto de vista cofradiero, hay que dejar de mirarse el ombligo por mucho que lo tengamos bellísimo. Sigan los señores del Consejo quitando sillas, que todavía hay que retirar más del avispero de Sierpes, antes que fomentar, avivar o participar en debates tan legítimos como poco prácticos. El mundo no gira en torno a las cofradías. El centro de la ciudad está tomado por franquicias con responsables que no quieren ni oír hablar de restricciones en los accesos de los clientes. ¡Si hasta los propios bares llevan años cerrando en la Madrugada! La hostelería es el retrete del público. Y las firmas comerciales están hartas de aguantar unas mañanas con las calles sucias de cera y sillas apiladas y unas tardes en las que lo mejor que pueden hacer es aprovechar para atender a sus amistades. Yeso lo aguantan porque así está montada la carrera oficial desde hace décadas. La denominada cultura de Sierpes es exclusiva de esta calle, es un patrimonio inmaterial de la Semana Santa digno de reconocimiento. ¿No se premió a los nazarenos de Silencio por su ejemplar reacción ante turbamulta? Pues cualquier año podrían reconocer con una estatuilla a los comerciantes de una calle que pide y siempre pedirá cofradías. ¿Tetuán? Tetuán lo que pide es que quiten a los pelmazos de las firmas.

WhatsApp Image 2018-02-24 at 11.40.42

 

La Macarena reconoce a Ricardo Suárez

La junta de gobierno de la Macarena, que preside José Antonio Fernández Cabrero, ha reconocido la labor de Ricardo Suárez como asesor artístico. Suárez ha gestionado los carteles de pintores de la talla de Carmen Laffón, Ignacio Tovar, Guillermo Pérez Villalta, Félix de Cárdenas, José Luis Mauri, Javier Buzón y hasta del gran fotógrafo Emilio Sáenz. Las gestiones no siempre han sido fáciles. Suárez tiene para escribir un libro. En alguna ocasión recurrió a ayudas fundamentales y en otras se las apañó sólo. Su labor ha generado que la hermandad tenga una pinacoteca de alto valor. Manuel García confió en su criterio y Fernández Cabrero, con tino, ha querido ensalzarlo.  ¡Qué feliz estaría  Dolores viendo a su hijo a traves de los ojos de la Esperanza! ¿Verdad, don José Antonio?

DONACION DE UNA TUNICA PARA EL CRISTO DEL PERDON

 

Los detalles de la cuaresma íntima

Las hermandades sacramentales no frecuentan las páginas de los periódicos. La Archicofradía Sacramental del Sagrario ha recibido la donación de una preciosa clámide para una imagen poco conocida, la del Cristo del Perdón que recibe culto en el Patio de los Naranjos y que saldrá en vía crucis interior el día 9. Guillermo Mira, presidente de la corporación, estaba feliz con el obsequio realizado por la exquisita bordadora Carmen Domínguez. Ella y su marido son grandes devotos de esta imagen del Señor. Son pequeños detalles de la mejor cuaresma íntima.

Con el cuerpo cortado
Así nos hemos quedado esta cuaresma. El fallecimiento de Jesús Basterra nos ha dejado un aire gélido metido en los cuerpos. Hace muy poquitos días que lo saludábamos por el Puente de Triana y el viernes… Ay, el viernes. Qué bonito el mensaje publicado en las redes por la cofradía de la Universidad, qué tacto en la redacción: “Hoy en el cielo suena Virgen de Los Estudiantes en honor al primer capataz que la escuchó delante de su paso. La Virgen acompaña a este consejero de Gloria que tantos y tantos Martes Santos la llevó por las calles de Sevilla. Descansa en paz, hermano Jesús”.
Menudo trincherazo
Que don Juan José sintoniza cada vez mejor las claves locales se nota cada vez más. Los compañeros de El Correo TV le preguntaron esta semana por el polémico paño de la Verónica del Valle, el de las manchas. Como no lo había visto, se lo exhibieron en directo. El prelado, experto en Arte, no tuvo más remedio que pronunciarse. ¡Qué remedio! Y exclamó que para “entender” aquello había que “estudiar en Salamanca”. Ooooooooolé.
El pertiguero
Primer golpe. Oído en el Consejo: “Estamos muy satisfechos con Torreblanca. Por cierto, ¿sabes que el Señor ya estaba en la mañana del martes repuesto al culto en la parroquia del barrio desde primerísima hora?” Segundo golpe. Algunos le han cogido el gusto a escribir y hasta redactan coplillas para que su hermandad las interprete en los cultos. Y, claro, a veces ocurre que la hermandad no las ha pedido… Y entonces se produce el engorro. Tercer golpe. Adecentada de nuevo. Ayer pintaron de nuevo la fachada de la sede del Consejo. A ver lo que tarda el gracioso de guardia en hacer de las suyas. Y ciriales arriba. Cita para el lunes. Teatro Cajasol a las 21:00 horas. El profesor José Fernando Gabardón de la Banda pronuncia el Proemio Cofradiero que convoca la Hermandad del Museo y la asociación de vecinos de la zona.
Un vacío en la Macarena
¡Este año no hay balcón de autoridades en la Macarena! ¡Cáspita! ¿Y dónde verá Zoido la salida de la cofradía? Las obras en el inmueble dejan inutilizado el famoso balcón. ¿Dónde será atendida doña Cospedal? ¿Y el ministro Catalá, aficionado a darse el piro de Madrid en Semana Santa y venirse a Sevilla? Señor hermano mayor, mi dilecto José Antonio Fernández Cabrero, tome usted nota. Hay que buscar una solución urgente. Todo un símbolo del poder se pierde. Un vacío desgarrador. Urge una solución.
Escozor
El que ha provocado en el gobierno local el anuncio de una demanda contra el Ayuntamiento por parte de los conocidos como abogados de la Madrugada. Se considera que el argumento no es de recibo. Lean la página 16 de este mismo ejemplar.

El lagarto de la Catedral

“Mi querido y cada vez más inquieto Fiscal, no veas lo contentos que están en La Estrella con el predicador, el cura José Miguel Verdugo. Este sacerdote a su vez está disfrutando con estos cultos porque recuerda su etapa como vecino de Pelay Correa y sus años de diaconado en Santa Ana”

Buena Muerte

El Fiscal | 23 de febrero de 2018 a las 5:00

Sev.

TODAVÍA hay quienes recuerdan la imagen de los técnicos del el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte (ICROA) asomados a las ventanas en la despedida del Cristo de la Buena Muerte, que fue intervenido en este organismo con sede en Madrid entre el 1 de junio de 1994 y el 9 de marzo de 1995. Dejó huella en la capital de España en unos años en que no contábamos con el IAPH en Sevilla. Más de dos décadas después, el crucificado de la Universidad (en el sentido más romántico de la expresión) será intervenido de nuevo. Para el estudio radiológico fue sacado una mañana de domingo. ¡Quien pudiera haber sido testigo de esa salida!

Pascual

El Fiscal | 22 de febrero de 2018 a las 5:00

INAUGURACIÓN DE LA CALLE DE PASCUAL GONZÁLEZ

LA próxima Madrugada volveremos a ver a Jesús Nazareno llevando su cruz que mira hacia el cielo. Siempre mira al cielo la cruz del Dulce Nazareno de ojos grandes que camina por la mar morada de lirios pespunteados. La próxima Madrugada, otra vez, veremos al nazareno que se agarró al mástil de la fe cuando estaba al borde del naufragio. En los días de incertidumbre de Nueva York soñaba entre batas con el retorno a Sevilla mientras levantaba el cirio con disciplina y resignación en su particular cofradía del calvario. La próxima Madrugada beberá de nuevo el agua de los búcaros de San Antonio Abad, se emocionará con el fervorín, recibirá el discreto y cálido abrazo de muchos hermanos. La próxima Madrugada sonará rotunda la respuesta cuando desde el balconcillo del atrio se oiga su nombre: Pascual González. Y un “¡está!” dará paso a la emoción.

Latín

El Fiscal | 21 de febrero de 2018 a las 5:00

pic-s1-3706210

HAY un señor del Consejo de Cofradías que sabe latín. Yen cuestión de cofradías es muy importante saber la lengua de Cicerón, sobre todo cuando la regla imperante es que el más listo no es el más letrado, sino el que sabe contar hasta siete. No digamos en el clero, donde ya es raro encontrar quien sepa recitar algo más que el Salve Regina. Tanto latín sabe el señor de los latines que tiene eso tan difícil y escaso en el mundo de hoy: criterio. Y el suyo, en el extraño Martes Santo que han engendrado, consiste en haber dejado pasar el pitón cuando al Consejo lo dejaron orillado del invento. Tan importante es saber torear como quedarse quieto y hacer un estatuario. Tan al revés está este mundo de la cofradías que los mayordomos o priostes llegan a hermano mayor. Pero latín, lo que se dice saber latín, sólo está al alcance de los escogidos. Don Juan José (Morillas), ¡tenga usted suerte!

Altares

El Fiscal | 20 de febrero de 2018 a las 5:00

DONDE uno menos se lo espera aparecen las estampas de un Cristo o de una Virgen que hacen las funciones de altares en la vida laboral. En lugares consagrados a la innovación, a la tecnología, a la ciencia… Allí está el viejo cartel de las Tres Caídas, allí está el rostro moreno de la Virgen de la Esperanza de Triana; allí, a lo lejos, se intuye un crucificado en otra mesa, allí se aprecia un salvapantallas con el Gran Poder y la Plaza de San Lorenzo de fondo. Hay estampas con las esquinas gastadas que delatan un buen número de cuaresmas. Hay otras que suman lustros en el marco de ese cartel que exhibe las órdenes de trabajo, o apoyadas en el monitor del ordenador de ese oficial. La investigación no está reñida con las devociones de siempre, por mucho que algunos se empecinen en que las cofradías sean vistas como un lastre para el desarrollo de la ciudad. El verdadero desarrollo no es excluyente.

Más allá de la ciudad

El Fiscal | 19 de febrero de 2018 a las 5:00

ALGUNA vez lo habrán pensado: “¡Qué horror, estar fuera de Sevilla en Semana Santa!”. Pues basta seguir la sección sobre los tesoros de la provincia que firma Diego J. Geniz cada lunes de cuaresma en este periódico para plantearse si somos incapaces de admirar las joyas que tenemos a muy pocos kilómetros. Hay que aprender a ver más allá de los muros de la capital. La calidad artística es muchas vecs muy superior. Y la emoción que generan muchos pasajes tiene muy poco que envidiar a los momentos que vivimos por aquí cerca. La provincia no es que tenga tesoros, es que tiene reliquias. Este Fiscal sí ha salido de Sevilla en Semana Santa para admirar algunas de ellas. Y hay menos bullas, ninguna carrera, ningún Cecop, muchos menos barandas y ese cariño que sólosaben generar la gente buena de las hermandades. Más allá de la ciudad hay auténtico oro.

El cuento de la Madrugada

El Fiscal | 18 de febrero de 2018 a las 5:00

Madrugada_internetOK

EL cuadrante horario que ha elaborado el Consejo para la Madrugada confirma las peores sospechas con una sola excepción favorable. Todo sigue igual o peor. La Madrugada sigue cogida con alfileres. El nuevo plan ha generado un cruce peligroso que antes no existía: el del Silencio con el Calvario en Alfonso XII. Tres de los cuatro cruces sólo están salvados por 15 minutos. El cuarto sí cuenta, al menos, con un margen de 45 minutos gracias a que la Macarena ha accedido a regresar por la Alfalfa. Un cuarto de hora es una eternidad en política, pero en asuntos de cofradías es un suspiro que se lo come (se lo devora) cualquier incidente. No todo lo que ha convertido la Madrugada en una Nochevieja con pasos es culpa o responsabilidad de las hermandades, sino de la mala educación que marca el tiempo que nos ha tocado vivir, pero las cofradías no han sabido autorregularse, no han querido, al menos, tomar medidas paliativas que, por ejemplo, eviten una exposición a tumultos en horarios peligrosos. Han pecado de inmovilistas, han dejado que, de nuevo, todo dependa del azar, la casualidad, la divina providencia, el vamos a pensar que no ocurrirá nada porque este año no toca. El debate sobre cambios en el orden de paso por la carrera oficial es sencillamente implanteable y el de retrasar dos o tres horas el inicio de la Madrugada en la carrera oficial es otro asunto tabú. Añadan a todo esto el espectáculo de algunas riñas inexplicables, o las posturas enrocadas de hacer depender todo, absolutamente todo, de una mayor presencia policial. El cuadrante de horarios e itinerarios de 2018, revelado ayer con todo detalle por este periódico, refleja que las cofradías están dispuestas a cambiar poco, muy poco, que no tienen en cuenta que el problema es mucho más grave, que se necesita mucha más generosidad, mucha más cabeza y mucha más altura de miras para exprimir todas las opciones que, al menos, son de la competencia de las cofradías. Las seis hermandades no tienen la misión de educar a individuos barbarizados, que deambulan por el centro ajenos a cuanto ocurre por la carrera oficial, pero sí podrían tomar muchas medidas, al igual que está haciendo ya el Ayuntamiento con el cierre prematuro de bares, las luces anti-pánico, las cámaras de seguridad que graban en alta definición, las balizas para el envío masivo de mensajes, las vallas que no provocan ruidos en caso de derribo, etcétera.

En menos de veinte años hemos sufrido algaradas en cinco ocasiones, en tres de ellas con especial importancia. Por estadística, podríamos librarnos este año de incidentes. Pensémoslo así. Es lo cómodo. Y, al siguiente, especular con que estará todo especialmente vigilado al ser año electoral. Y así, vamos pasando y pasando Madrugadas, exigiendo al papá Estado (Ayuntamiento incluido, por supuesto) que lo tenga todo a punto según nuestros deseos. Tantos meses de trabajo, reuniones, polémicas, sondeos y gaitas para presentar un cuadrante horario que expone a ciertas cofradías más tiempo en la calle, y que provoca un cruce de riesgo donde antes no lo había. Se explica que con estas actitudes (degenerando, que decía aquél) hayamos llegado a la situación que padecemos hoy. Mientras no haya más educación, en lo cual se tardan muchos años, habría que olvidarse de comenzar la carrera oficial de la Madrugada a la 1:15. Su inicio debería ser bastante más tarde. Lo de la Madrugada es el cuento de nunca acabar: reuniones y reuniones, el blablabá que trufa el inmovilismo más temerario, el reflejo de la crisis de autoridad a todos los niveles, el secuestro de una noche a cargo de las seis cofradías a las que parece no importar que se trata de una celebración que interesa, incumbe y afecta a toda la ciudad. ¿Lo mejor de todo? ¿La esperanza? Los nazarenos que todo lo soportan. Son los mejores.

El Cachorro
Muchos opinamos que el paso del Cristo de la Expiración es precioso, pero que el Cachorro no termina de lucir todo lo que debiera la tarde del Viernes Santo. Es lógico que se estudien nuevas opciones. Pero resulta difícil de digerir que la aprobada tenga un coste de… ¡223.000 euros! Algún experto en comunicación de hoy diría que explicar este gasto necesitará de mucha “pedagogía”.

Pirañas
Las que se han lanzado contra don Juan José porque en las entrevistas del Miércoles de Ceniza se ha referido a Torreblanca como barriada marginal y otras consideraciones dichas con un lenguaje claro. Los críticos son los mismos estúpidos que cultivan los términos “personas de color” en vez de “negros” y otros hábitos del código políticamente correcto. La majadería desembarcó también en las cofradías en su día. La Exaltación en vez de Los Caballos, el Dulce Nombre por la Bofetá, la Sagrada Columna por Las Cigarreras… Se podrá criticar al prelado, pero no por lo que dijo ni por cómo lo dijo de Torreblanca. También en Torreblanca, por cierto, hay algunos ejemplos de excesiva sensibilidad cada vez que se escribe o se hacen fotografías de la cofradía el Sábado de Pasión.

El pertiguero
Primer golpe. Previsible que ocurra. El capataz tiene una antigüedad tan importante que podrá ir con su cirio verde muy cerca del martillo. Segundo golpe. Qué grande sería que los restos mortales de ese gran director espiritual descansen a los pies de la Virgen del Rocío. Tercer golpe. Oído esta semana. “El que manda en el Martes Santo es el que ya conocemos en la jornada como el sheriff Casal. Hazme caso porque él lo ha pergeñado todo, absolutamente todo. Hasta es el causante de que Los Estudiantes no regrese por la mítica Plaza de la Contratación”. Y ciriales arriba. Y hay más. “Pero fíjate en que el Dulce Nombre sí recupera su recorrido por la Gavidia y Cardenal Spínola, aquel que inspiró a Juan Delgado Alba a escribir el memorable artículo Alta noche en la Gavidia publicado en el periódico Suroeste en 1977”. ¡Pues enhorabuena a don Manuel Casal por conseguir este recorrido de regreso para su preciosa cofradía!

Del pregonero
José Ignacio del Rey Tirado tiene el texto a punto. Mañana lunes debe entregarlo para su impresión. Dicen que será un pregón entretenido, con ritmo y con un poco de todo. Y que debe cortar algunos párrafos para no pasarse de hora. La clave está en llegar con los himnos ya interpretados a las noticias de las 14:00 horas. Yque se pueda llegar con tranquilidad a los resaturantes. ¿Recuerdan el año en que alguien llamó entre susurros para suspender la mesa en La Isla? Y Manolo, el encargado, preguntó con razón: “¿Yqué hago ahora con el arroz, mi vida?” Y se oyó una voz en el patio de butacas: “Lo vendes por tapas, Manolo. ¿Qué quieres que haga si este tío sigue hablando?”

Los recortes
¿Todavía no se han enterado? El Domingo de Ramos tendrá una hora menos por las exigencias europeas. Un Domingo de Ramos de 23 horas. Siempre era mejor pegar el recorte el Domingo de Pasión. Había pregones que ayudaban a coger el sueño y disfrutar de una siesta china. Ode canónigo. Como prefieran llamarla.

El lagarto de la Catedral

¿Qué hermandad de vísperas está un poco harta de que el párroco, muy aficionado al arte, se meta por su cuenta a limpiar imágenes y a manipular enseres de alto valor? En el templo hay otra hermandad con un vasto patrimonio que está también en guardia. El señor es algo osado