El Fiscal » ARZOBISPADO

Archivos para el tag ‘ARZOBISPADO’

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 24 de junio de 2011 a las 12:37

<<Soplan vientos de cambio en la curia… Al padre Soria parece que lo cambian de parroquia. Dicen que deja la Barzola para irse a Santa Justa y Rufina. ¿Y lo del secretariado diocesano de hermandades? En eso parece que sigue, aunque un comunicado oficioso anunciaba el relevo esta semana >>

Oído en la Puerta Jerez

El Fiscal | 8 de junio de 2011 a las 8:53

“El borrador de los estatutos ya ha vuelto de Palacio con las indicaciones oportunas. Te puedo adelantar que ha salido a la palestra la palabra confederación. Huuuum. ¿Te suena? Veremos en lo que queda. Me dicen que se pide la inclusión de una terna de pregoneros y de pintores para que la autoridad sea la que tome la decisión final y evitar polémicas como algunas recientes. Eso me encaja perfectamente con aquel comentario de algo tendré que decir yo a partir del año próximo tras lo de Barbeito. Y también sale la cuestión económica, el cuánto hay que enviar al fondo diocesano”.

Etiquetas:

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 11 de enero de 2011 a las 19:26

<<Te aseguro que monseñor Asenjo prepara para septiembre el nombramiento del que sería ya su tercer secretario personal en poco más de un año. El actual abandona también estas labores. El candidato aguarda sólo su ordenación como diácono. Está claro que los secretarios aguantan poco>>

Y oído en el Arco

El Fiscal | 30 de noviembre de 2010 a las 20:54

“Ahora no tenemos ningún problema serio, de verdad. Los gajes del oficio son eso, meros gajes del oficio. Son inherentes al cargo. ¿Que lo de la estatua del Papa se podía haber gestionado mejor? Pues seguro. De acuerdo en que los trapos se lavan dentro, pero lo que pasó ya es pasado. La cuestión relevante será la próxima sucesión, que hay que preparar bien y responsablemente porque no se pueden repetir los desaires que se produjeron la última vez en facetas como la de internet. En el Arzobispado conservan un dossier con todo lo ocurrido en ciertas páginas web. Aquello a todas luces fue intolerable”.

Etiquetas: ,

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 25 de octubre de 2010 a las 18:47

<<Pregunta, pregunta inquieto Fiscal, qué alto cargo de la curia estaba el lunes por la mañana en unos grandes distribuidores de muebles suecos, cuando le sonó el teléfono móvil entre sillas y mesas minimalistas, miró la pantalla y optó por no responder tras comentar: ‘Es del Arzobispado’>>

Etiquetas: ,

La ventanilla única morada

El Fiscal | 14 de julio de 2010 a las 17:15

monteserin

Con tantos dimes y diretes de las hermandades con la autoridad (eclesiástica, por supuesto), ha pasado desapercibido el contenido de la audiencia concedida recientemente por el alcalde y el delegado de Urbanismo (morado) al presidente y el tesorero del Consejo. ¿Recuerdan aquel convenio que se anunció para que la Gerencia se ponga de acuerdo con la institución cofradiera a la hora de soltar los dineros para las hermandades? Ese acuerdo, bautizado como el Convenio Millán (en honor al gerente que lo negocia) fortalece la posición del Consejo, pues la hermandad que aspire a meter la cuchara en la olla de las subvenciones debe pasar por la taquilla de San Gregorio una vez que entre en vigor. Je, je, je. Menuda jugada la del veterano Arenas.

La conclusión es que Urbanismo le da el poder de interlocución única al Consejo, una facultad que no le concede ni el mismísimo Arzobispado, que sí atiende los requerimientos variados que quiera elevarle una hermandad en particular. Pues la cosa, por lo hablado en la audiencia de marras, no se va a quedar única y exclusivamente en el Convenio Millán, sino que se prepara un acuerdo mucho más ambicioso, que regulará muchos más contenidos que las dichosas subvenciones que anestesian a los hermanos mayores, ésos que se quedan aplatanados, sin sentido y como en un mediodía de 40 grados al sol ante el poder municipal cuando Millán les ingresa el dinerito en la cuenta corriente. Ay, esos artículos ambiguos sobre el aborto, echando el balón por encima del larguero de la portería del posicionamiento indiscutiblemente en contra que cabría esperar. Ay, esos silencios repentinos por las obras municipales en la misma puerta de la capilla trianera. Ay, esas fotografías de abrazos y firmas entre barandas municipales y barandas cofradieros en esos boletines que Su Excelencia quiere que sean pobres en la calidad del papel y en la edición, pero que rezumen espíritu libre.

Pues ahora se prepara un convenio por el cual el Consejo tendrá ese poder de interlocución exclusivo no sólo en materia de subvenciones urbanísticas, sino en muchos más asuntos municipales. Prácticamente en todos aquellos que son susceptibles de tener como partes implicadas al Ayuntamiento y el mundillo de las cofradías. Una suerte de ventanilla única morada. Se puede dar la circunstancia de que el próximo delegado de Fiestas Mayores quede con las manos atadas si quiere negociar determinados asuntos con una hermandad específica. Imaginamos a ese concejal telefoneando al Consejo y tragándose el buzón de voz: “Uno. Si llama del Ayuntamiento, marque el móvil corporativo de Tomás Vega. Dos. Si llama de una hermandad y desea una subvención, solicitar la banda municipal, vallas para su procesión, el teatro Lope de Vega para su pregón de segunda categoría o cualquier otra gestión, marque el móvil corporativo de Tomás Vega. A continuación, le facilitamos el móvil del señor Vega. Anote, por favor”. ¿Y se han fijado en un detalle de la foto superior? ¿Dónde está la muy querida por las cofradías delegada de Fiestas Mayores? ¿Pero no se trata de una audiencia de la autoridad municipal a la autoridad única cofradiera? Ay, Rosamar, que no te vemos y eso no nos huele nada bien. Este alcalde le va a dar tal vuelco al esquema de las relaciones entre los capillitas y los munícipes que no lo va a conocer ni la madre que lo parió (que fue Luis Uruñuela cuando se inventó el convenio de la carrera oficial). Arenas (Adolfo) gana. ¿Alguien me puede dar el teléfono del tesorero Vega?

Hipotecas en plena crisis

El Fiscal | 7 de agosto de 2009 a las 17:42

La economía progresivamente boyante de las hermandades en las últimas tres décadas es la que ha terminado por fulminar la figura del hermano mayor de prestigio con capacidad soltadora en favor del estereotipo del perro de presa electoral, curtido en la captación del voto por medio de las redes sociales de las amistades y la asimilación de hábitos y estrategias de los partidos políticos. De hermanos mayores buscados para el cargo, a meros dirigentes que culebrean hasta alcanzar la varita dorada, con el trampolín de explotar un apellido con relativa ascendencia en el seno de la cofradía. En cuanto las hermandades lograron una cuota importante de autofinanciación, aparecieron como hongos personajes de todo tipo con unas aspiraciones impensables de cumplir varios años antes. Repase usted la lista de hermanos mayores de los años sesenta y setenta. Analice las profesiones, el peso social y el curriculum de muchos de ellos y obtendrá la prueba del algodón. Aquellos hermanos mayores de entonces han huido hoy del oropel de las cofradías, como lo han hecho muchos profesionales cualificados del mundo de la política. Curiosa coincidencia en ambas degradaciones. Fíjense si las hermandades se autofinancian, si ya no dependen de un adinerado soltador o de una figura socialmente relevante que abra puertas en beneficio de la corporación con solo dar su nombre, que hasta cuatro cofradías han logrado antes de verano el permiso del Arzobispado para contratar préstamos hipotecarios de entre 900.000 y 50.000 euros. Aquí los bancos, con la que está cayendo, parecen tener sólo dinero para las aventuras galácticas de Florentino Pérez y para los proyectos urbanísticos de las cofradías. Lo cual, en el caso de las hermandades y sus fines caritativos y asistenciales, es para encender las velas y celebrarlo, obviamente. Usted entra en la sucursal bancaria del barrio a pedir un préstamo para un piso nuevo y el apoderado con cara de malaje le pone la cinta de Peregil pegándole jipíos a la Cena: ¡Ay yayaaaay….! Yal segundo gorgojeo ya está usted fuera peregrinando a otra entidad. Ahora bien, si usted lleva por delante el título de Real, Pontificia, Humilde, Seráfica, Antigua y blablablabla, le pasan directamente con el despacho del director. Yahí le pueden soltar a usted 900.000, 300.000, 105.000 o 50.000 euros del ala. Y ríase de la crisis. Era como aquel hermano mayor del Arco, celebérrimo y de gran prestigio personal y profesional, que confesaba que sólo se le abrían las puertas de los Ministerios en Madrid cuando decía que era hermano mayor de la Macarena. Si su única tarjeta de presentación era el documento nacional de identidad, se atrancaba en la primera planta. Hay cosas que han cambiado tela. Y otras no tanto.

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 30 de junio de 2009 a las 18:15

<<He visto entrar en el Arzobispado esta semana al hermano mayor del Silencio, Antonio Rodríguez Cordero, acompañado por dos oficiales de su junta. Te puedo asegurar que subían al despacho de monseñor Asenjo, pero cómo este hombre cierra la puerta siempre no he podido oír casi nada>>

Un alcalde arrimado al ‘clergyman’

El Fiscal | 7 de junio de 2009 a las 13:27

Ay, la de cosas que el veterano canónigo Antonio Hiraldo, ex secretario general del Arzobispado, podría enseñarle a este alcalde sobre cómo afrontar períodos de zozobra. Tal vez por eso Monteseirín se arrimó a don Antonio el miércoles en San Román. Hiraldo sabe mucho de navegar a contracorriente, de mover montañas a base de mucha fe y poco dinero, de pasar de organizar visitas papales a encontrarse al frente de dos templos a puntito de venirse abajo. Hiraldo, el cura que le quita el sueño al mismísimo cardenal…