Archivos para el tag ‘Córdoba’

El reto de Univisión

El Fiscal | 15 de enero de 2017 a las 5:00

LA mayor cadena de televisión estadounidense dirigida a la comunidad hispana, Univisión, se ha interesado por la Semana Santa de Sevilla. El Ayuntamiento ya tiene constancia formal de la apuesta de la emisora por hacer tres programas en Sevilla en los días grandes. Los responsables de la cadena han pedido a productoras españolas que hagan un estudio sobre espacios urbanos donde montar el plató con dos condiciones: al aire libre y con un fondo monumental. Univisión ha mostrado un interés en firme por la Semana Santa sevillana. La experiencia se efectuó el año pasado en Roma, lo que ofrece garantías a los rectores municipales de que el respeto a la Semana Santa está garantizado, pues preocupaba un posible tono frívolo que resulte perjudicial para la difusión de los valores de la fiesta.
La cadena norteamericana harían sus tres principales conexiones con las estrellas de la emisora en días de Semana Santa: el informativo y dos programas de contenidos sociales. Las cifras económicas, mejor dejarlas por el momento. Y el impacto que los programas tendrían sobre la ciudad y su fiesta principal serán materia a evaluar por los sesudos expertos cuando se confirme el desembarco de las cámaras de Univisión. En la propuesta figuran, también, la realización de varios reportajes sobre la ciudad.
El gobierno local sabe que el desembarco de Univisión sería una compensación mayúscula tras el fiasco de la llegada del presidente Obama, que debió visitar la Catedral y el Real Alcázar el pasado julio, pero cuya presencia se suspendió por unos atentados que alarmaron a la población estadounidense.
Si se confirma esta apuesta televisiva, no faltarán quienes duden de los efectos de una difusión descomunal de la Semana Santa sevillana, acostumbrada acaso a breves momentos de atención en los telediarios nacionales los Viernes Santos y, por cierto, con los nombres equivocados de las Esperanzas. O cuando hay carreras por el centro. O, por supuesto, en los tiempos de la duquesa de Alba ante los Gitanos en la puerta de la Casa de las Dueñas. Prepárense para los debates sobre la verdadera proyección universal de nuestra principal fiesta. A falta de Obama, buena será Univisión. O no, que diría Rajoy. Por el momento, Espadas les ha puesto la alfombra roja. Yeste año, además, la Feria más larga. ¡Estamos por agradar!, que diría el metre de Becerrita.

Nuria Barrera triunfa en Córdoba
Nuria
La sevillana Nuria Barrera está en su año. Vive su hat-trick particular en este 2017 metido en los fríos de enero, fríos azules, muy azules, con olor a Quizás de Loewe. Vive su triple cé con los carteles de Córdoba, Carmona y Cabrera (Juan Carlos). Ayer presentó la obra que anuncia oficialmente la Semana Santa cordobesa. La cita fue de relumbrón en la Fundación Miguel Castillejo. El cartel está presidido por el Cristo de Gracia y refleja todos los estilos de la Mezquita-Catedral, de la que aparece la Puerta del Perdón. Y el estilo es el de esta artista carmonense sobradamente conocida en Sevilla. Un detalle preciosista es que las letras están pintadas como si estuvieran bordadas en plata, guiño a la tradición joyera de la localidad. Están la luz, los azules, los nazarenos intuidos… Está su Carmona natal en la advocación escogida del Cristo. Está, sobre todo, la ilusión de una artista encantada de pintar temas costumbrista sin ningún complejo y con ganas de ir innovando y perfeccionando. Nuria Barrera entra en Córdoba por la puerta grande. Después vendrán Carmona y el cartel de las Fiestas Mayores de Sevilla que, por cierto, ya está hecho. Cabrera, teniente de alcalde, puede estar tranquilo. Las fiestas de primavera estarán bien anunciadas. Olerá a Loewe en el Salon Colón. Seguro, Quizás.

Seguridad
Se hizo con motivo del Plan de Navidad en el centro. Ytambién con ocasión de la cabalgata. Ytodo indica que también para la próxima Semana Santa. El Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno acordaron la instalación de furgones, furgonetas y determinados vehículos en lugares estratégicos para impedir el acceso sorpresivo de camiones en horas de grandes aglomeraciones. En la mente, el atentado de Niza y el de Berlín. Toda precaución es poca.

El Ángelus… nocturno
Una señera hermandad nos puso a rezar el Ángelus esta semana por la vía de un tuit emitido desde su cuenta oficial. Nada que objetar. Se trata de una oración preciosa. Pero ocurrió que la invitación al rezo se produjo a las doce de la noche y no las doce del mediodía. Ojo a los programadores. Por el momento, mejor seguir con la Cope para los asuntos del Ángelus.

Resurrección
¡Qué quieres que les diga! Lo de retrasar la salida a las ocho de la mañana es un acierto absoluto. La cofradía de Santa Marina no pintaba nada dando barzones a las seis de la mañana por la Encarnación. Mejor a las ocho. Tendrá mucho más público a la ida y a la vuelta. Lucirá más el precioso paso de palio cuando salga el sol, ¿verdad hermanos Delgado?. Auguro un éxito. Puestos a tener una cofradía de penitencia con el título de la Sagrada Resurrección, mejor con este nuevo horario. No lo duden.

El pertiguero
Primer golpe. Precioso el anuario de la Amargura que elabora con tanto cariño y profesionalidad Javier Macías. No se lo pierdan. Hay un artículo que revela el aumento del cuerpo de nazarenos en un 15%. Segundo golpe. Tarea fija para esta semana. Leer (disfrutar) con el anuario del Gran Poder. Tercer golpe. ¿Cómo va el cartel de Ricardo Suárez para el Cristo de Medinaceli de Madrid? Ojo porque hay expectación e interés en la alta jerarquía eclesiástica. Y ciriales arriba.

Cabezas calientes
Si tras ciertos atentados se ha reaccionado en clave local para los casos de grandes aglomeraciones, tras el incidente menor de la cabalgata también se ha reaccionado con rapidez de cara a la próxima Semana Santa. Está bien que haya una normativa sobre el uso de las cabezas calientes en las retransmisiones de televisión. No juzguemos en ningún caso a quienes hacen un servicio público fundamental y, además, desarrollan un trabajo esmerado digno de agradecimiento. Todos disfrutamos de esas imágenes, pero las cautelas son necesarias. Por fortuna, el incidente de la cabalgata fue menor e, incluso, hay que agradecer la pericia del cámara para no dañar a una espectadora. Sí es cierto que ninguna cámara debe interferir la visión de los pasos de quienes están a pie de calle, como ocurre en el fútbol y en los toros. Y tampoco debe suceder nunca en la Semana Santa.

El lagarto de la Catedral
El canónigo se sentó, echó mano de varios boletines y se puso a leer algunas páginas. De pronto dijo: “Hay hermanos mayores que se ponen a escribir y parecen más curas que yo, Dios santo”. Todos nos reímos, Fiscal, porque tenía toda la razón. ¡Qué les gusta a algunos citar encíclicas que ni se han leído!

Señora presidenta

El Fiscal | 3 de marzo de 2014 a las 9:57

Iglesia del Salvador. Patio de los Naranjos.. Allí estará Diego J. Geniz, que ha quedado con el director de la Fundación Jesús de Pasión para hacer un reportaje sobre la labor social que se realiza en estos tiempos de crisis. Nos interesa sacar fotos de l
Dice la muy capillita presidenta de la Junta de Andalucía, la misma que se reúne siete horas con Asenjo en la céntrica vivienda de un antiguo presidente de caja de ahorros, que “la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba es compatible con la gestión por la Iglesia”. Yse queda más a gusto que un arbusto. Toma, claro. Desde que Susana (no hace falta el apellido, Susana no hay más que una) es presidenta de la Junta, hay mucho socialista que ahora califica la otrora retrógrada religiosidad popular como un “valor añadido”. ¿Qué es la Semana Santa para un neosocialista andaluz? Un valor añadido. Pues eso. Y afloran los tontos del valor añadido como se multiplican los tontos que contamos veladores por las calles del centro. En el partido dicen que hasta la Rubiales ve ahora en las cofradías un valor añadido. Cosas veredes, Sancho (y Sancha).
Las entidades católicas de toda España aportan una labor social tasada en 30.000 millones de euros, según los datos oficiales de los señores de la Conferencia Episcopal, que tienen un gerente que lleva estupendamente las cuentas, como don Juan José tiene su ecónomo en Sevilla. Ybien que le cuesta el ecónomo.
–¿Cómo se llama el ecónomo?
–Don Alberto.
–Noooo… ¿Que cómo se llama de parné? ¿Que cuánto cobra?
–Cobra a precio de mercado, que es lo que no se nos dijo en el consejo de asuntos económicos.
Al grano. El Estado se ahorra 30.000 millones de euros en unas labores que asume una institución como la Iglesia Católica, que se nutre de la aportación voluntaria de los fieles en la declaración del IRPF, según el acuerdo económico Iglesia-Estado que rubricaron en su día el cardenal Rouco Varela y la vicepresidenta socialista Fernández de la Vega, en aquellos tiempos en que ZP se tomaba la taza de caldito en la Nunciatura, ¿recuerdan? Porque ZP era un diablo con tridente y cuernos, pero bien que compartió mesa y mental muchas veces con los obispos. Hasta don Juan José ha almorzado con ZP, ¿verdad? Que aquí después pasa por rojo siempre el mismo. Rojísimo.
Esperando estamos que Doña Susana también nos regale una perla de esas que sueltan los políticos en los desayunos para la prensa, esos encuentros en los que, por cierto, nadie se come la poca saludable bollería que se ofrece en las mesas. Hay que hacer un estudio sobre la fosilización de los bollitos en los desayunos de las agencias de noticias en los grandes hoteles de Madrid y Sevilla. ¿Alguien ha visto a algún baranda hincarle el diente a esas micronapolitanas de chocolate? Todo lo más, el café bebío. Pues la capillita Díaz ya podría decir que la Junta puede asumir también la gestión de los comedores sociales que las religiosas y las hermandades regentan en la ciudad, desde el de Triana hasta el de Bellavista, pasando por el del Pumarejo, San Juan de Dios o el de San Juan de Acre. Ypuede asumir también la gestión de los economatos económicos, como el que con éxito promueven las hermandades del casco antiguo. Y también podría la Junta asumir los 150.000 euros en metálico que la Hermandad de la Macarena dedica al año a fines sociales (cuenten aparte los kilos y kilos de alimentos que reparte, desde un camión de mantecados hasta cientos de pollos), o echarle un vistazo al anuario del Gran Poder donde con todo lujo de detalles (ejemplo de transparencia sin necesidad de leyes) se ofrecen las cifras de una bolsa de caridad que desde 1953 es estandarte y timbre de gloria de la acción social de las hermandades. “La naturaleza de las atenciones resulta del todo inimaginable, desde sufragar una intervención quirúrgica hasta el pago de unas gafas; de la repatriación de un emigrante a una beca de estudios, de una canastilla de recién nacido a cubrir los gastos de una exequias, o la ayuda a drogodependientes”. Y también podría la Junta alabar que nunca jamás se pregunta en San Lorenzo por el credo religioso de quien pide auxilio. ¿A cuántos musulmanes se ayuda en nombre del Gran Poder? A los que haga falta. No se hacen preguntas, como en la Legión.
Podría la Junta asumir también la gestión de Cáritas Diocesana, que mueve 5 millones de euros a través de una engrasada red parroquial en la capital y en la provincia, con su cuerpo de voluntarios que dedican su tiempo de forma altruista a diagnosticar las verdaderas necesidades y ponerles solución. Podría también la presidenta visitar el Patio de los Naranjos del Salvador, recuerdo de la antigua mezquita, la tarde en que se reparten alimentos y productos de limpieza con cargo a la Fundación Jesús de la Pasión. La sola contemplación de la cola, formada por madres de todas las edades con sus carritos vacíos, estremece el alma más gélida. Es solo una muestra de las 45 millones de horas que dedicaron las parroquias españolas en un año a la atención de las demandas de todo el que llama a sus puertas.
Tenga por seguro, señora presidenta, que la Iglesia no asume esas funciones más que por cumplir con su finalidad, no para recoger ninguna medalla: ni de la Junta ni del Ayuntamiento. Por no hablarle de las Hermanas de la Cruz, ni de la Orden de Malta, ni de los franciscanos, ni de las religiosas del Pozo Santo, ni de las órdenes de clausura, ni del libro blanco de la acción social de las hermandades que tasa en 1,5 millones de euros la acción social de las cofradías, ni de esas hermandades desconocidas, al borde de la extinción y de presupuestos escuálidos, que reparten un alimento tan básico como el pan a las monjas de clausura más necesitadas, a las que compran electrodomésticos para hacer más fácil la vida a quienes ya de por sí se dedican a hacérsela más llevadera a los demás.
Dar pábulo a iniciativas como la gestión pública de la Catedral de Córdoba no sólo es una insostenible majadería, sino supone promover el más rancio, casposo y trasnochado anticlericalismo, que es lo que se esconde debajo del tapete. Aquí nos conocemos todos. Mi querida presidenta: o Dios o el mazo.

El concordato andaluz

El Fiscal | 27 de octubre de 2013 a las 5:00

asenjo y díaz
Ni dos semanas hace del largo encuentro en ese domicilio privado. La presidenta de la Junta, la trianera y capillita Susana Díaz, ha querido con buen tino que en su ronda inicial de contactos se cuide especialmente a la Iglesia, quizás para potenciar una relación que ha podido estar algo descuidada en una etapa anterior. Lo ha hecho con otros interlocutores sociales y empresariales andaluces, ¿por qué no con el arzobispo de la capital de Andalucía? El primer encuentro se celebró en el domicilio particular de un tercero que hizo de anfitrión para romper el hielo. La presidenta estuvo la mar de a gusto, hasta el punto que el mediodía era un vago recuerdo cuando acabó la reunión. Monseñor Asenjo tiene mucho tacto en el trato con políticos socialistas. Hace años compartió mesa y mantel con el mismísimo José Luis Rodríguez Zapatero. Y en Andalucía no hay más que preguntarle al ex vicesecretario general del PSOE andaluz, el cordobés Rafael Velasco, por lo bien que se llevan, una relación de afecto que ha cristalizado en ceremonias familiares que ha presidido don Juan José en alguna ocasión. O preguntarle al ex alcalde de Palma del Río, el histórico del socialismo cordobés Salvador Blanco, con el que compartió afición por la caza menor. Y con el propio Griñán siempre se ha llevado bien. Con él pactó el ascenso de Gómez Sierra como presidente de Cajasur.

Tras el primer encuentro privado, la presidenta quiso que el contacto con monseñor Asenjo pasara de su agenda particular a la institucional. Por eso recibió al arzobispo en el Palacio de San Telmo, el edificio que un día fue seminario metropolitano y que en algunos tramos parece un hotel minimalista y oscuro. El actual arzobispo de Sevilla no es todavía cardenal, pero es una pieza clave en el organigrama del episcopado andaluz. Una relación fluida entre la Junta y la Iglesia ha dado siempre importantes frutos para la diócesis, no digamos si está basada en relaciones personales de cordialidad contrastada, como ocurrió con el buen entendimiento entre Manuel Chaves y monseñor Amigo, cuando la Administración autonómica restauró una gran cantidad de templos (San Isidoro, San Julián, San Vicente, San Román, etcétera). Aquellos años funcionó incluso una comisión mixta entre la Junta y el Arzobispado de Sevilla de la que mucho sabe don José Luis Peinado, el que para muchos sigue siendo el párroco de San Isidoro pese a su jubilación. Con Peinado ocurre como con Soledad Becerril, a la que catorce años después le siguen diciendo alcaldesa.

Para entender la fluidez de relaciones con la Iglesia por la que apuesta la presidenta, nunca hay que olvidar que Susana Díaz jura sus cargos, al contrario que la gran mayoría de sus compañeros de partido, que prefieren la fórmula de la simple promesa; es cofrade y no ha renegado nunca de su apego a la religiosidad popular. Tan es así que el coro de pelotas del partido que antes se las daba de moderno despotricando de las cofradías y del clero, repiten ahora como vuvuzelas que las hermandades son un “valor añadido”. ¡Todo sea por estar a bien con la presi! Ocurre algo similar con esos curas que lucían el niki y ahora van de clergyman para no contrariar a don Juan José. Humanos son los unos y humanos son los otros. Ya lo dijo Juvenal: Omnia Romae, cum pretio.

Materias hay de interés común para la Junta y la Iglesia, desde la conservación del patrimonio histórico (en el que la Junta tiene la obligación subsidiaria de conservación) a la situación de fundaciones ahogadas por las subvenciones impagadas como es el caso de la de Forja XXI, dedicada a la promoción laboral de jóvenes. Don Juan José está muy preocupado por esta fundación y ya ha pedido ayuda en instancias oficiales, inquieto por la sede de esta fundación en Palmete, en desuso por la carencia de talleres para jóvenes. También le preocupa con razón su obispo auxiliar, el simpático Santiago Gómez Sierra, a quien la Audiencia Nacional confirmó este año la multa de 180.000 euros impuesta por el Banco de España por sus irregularidades en la gestión de CajaSur cuando era presidente de la entidad.

Tender puentes y no perder la interlocución siempre es recomendable. Cuando al cardenal Amigo le reprochaban lo bien que se llevaba con el poder socialista de la Junta, don Carlos se defendía: “Es que no gobierna otro partido”. Hay que hablar con el que está. Siempre.