Archivos para el tag ‘Cristo del Amor’

De encíclicas en El Rinconcillo

El Fiscal | 19 de febrero de 2010 a las 19:23

Arturo Candau se echó ayer a los medios en El Rinconcillo y citó la primera encíclica de Benedicto XVI –Dios es amor– para presentar la fotografía con la que anuncia la Semana Santa para la tertulia del histórico establecimiento. El autor primó el mensaje por encima de la plasticidad. Quiso destacar la fuerza evangelizadora de su cartel, basado en una preciosa instantánea del Cristo del Amor tal como lo ven sus penitentes, antes que cualquier otro aspecto técnico, artístico o sencillamente secundario. A Dios por las cofradías, pareció defender este cofrade sin complejos. La seriedad de planteamientos no debe estar reñida con el coronel. Y Arturo Candau es recto. Y serio.

Puerta de los Palos

El Fiscal | 2 de marzo de 2008 a las 17:27

Plan de barrios en Morado. Cardena Amigo VallejoEl Plan de Barrios, en morado

Monseñor Amigo estaba en el palquillo en 1989 cuando el Cerro llegó por primera vez a la Campana. Se le quedó grabada la imagen de la Policía impidiendo el acceso de los vecinos del barrio que iban tras el paso de palio. A Su Eminencia le conmovió aquella imagen. Si por él fuera, permitiría de forma especial este año a la gente del Polígono entrar en la carrera oficial con sus titulares. Se trata simplemente de un botón de muestra sobre lo que está ocurriendo en los últimos años. Usando las antiguas denominaciones, se puede afirmar que los dos cabildos de la ciudad, el municipal y el eclesiástico, hace tiempo que apuestan descaradamente por los barrios, creando una suerte de Plan de Barrios morado. Fíjense, por ejemplo, en la noticia de estos últimos días, que encierra toda una obra de misericordia: Emasesa dará de beber a los nazarenos de las cofradías más alejadas de la Catedral. Y al citar los barrios con derecho a avituallamiento, nos encontramos con el Polígono de San Pablo, el Tiro de Línea, el Cerro, el viejo Nervión… Y_pararse ahí, los cuatro costeros a tierra que ya se acabó el agua. Todo indica que los nazarenos de la Quinta Angustia no tienen derecho al oasis municipal. Lo mejor está por llegar, porque la justificación de semejante medida es que con ella se trata de compensar a los barrios, cómo no, por las molestias ocasionadas a sus vecinos con las obras. Te arreglo la acera y te doy de beber. ¿Y qué tendrían que darle a los nazarenos de las cofradías del centro por las molestias de la obra del Metrocentro? Ah, a esos nada. Y en esa apuesta frenética por los barrios, qué me dicen de ese risueño alcalde abriéndole el salón del apeadero al plumerío del misterio del Polígono. Y qué me cuentan del concejal Celis, el que ofreció una rueda de prensa para prometer todo el apoyo logístico de la ciudad a la llegada al centro de esta nueva hermandad. Y el propio cardenal, siempre inteligente, aprovecha la mínima (y la máxima) para declarar abierta la Semana Santa a nuevas incorporaciones de los barrios, cuando no ha elogiado la contribución económica a la Iglesia de Sevilla de hermandades como la de Torreblanca mientras miraba al tendido del racanerío de las del centro. Cómo sabe monseñor que la fuerza está en los barrios. La Semana Santa es un reflejo de la ciudad de todo el año. Anda que no. Hoy priman los barrios, se mima a los barrios y todo gira en torno a los barrios. Los del centro, a sufrir. Se les niega el agua, nunca mejor dicho. La capa se ha impuesto a la cola. La capa tiene más tirón mediático y popular. Despertad cofrades y vecinos del centro, porque un nuevo orden se anuncia.

El Viernes, suplemento

No se pierdan el próximo viernes el suplemento que se repartirá con Diario de Sevilla sobre los personajes que realmente hacen posible la Semana Santa de Sevilla desde dentro y desde fuera de las hermandades. En sus páginas aparecen reflejados hasta 56 oficios y labores fundamentales para sustentar la teoría sobre las manos de la Semana Santa, desde el empresario de las sillas de la carrera oficial hasta el dorador de los pasos, pasando por el músico, la camarera de la Virgen, el mayordomo, el archivero, el agente de la Policía Local o el barrendero de Lipasam. Uno a uno irán explicando su oficio, su participación en la principal fiesta de la ciudad, que no brillaría igual sin las manos de cada uno de ellos. Lo dijo el poeta Manuel Garrido: “Con tres golpes nada más, llevan la Virgen al cielo, las manos del capataz”.

Una de palcos

¿Sabían ustedes que dos titulares de palcos han perdido sus derechos este año por haberse pasado el plazo de renovación sin apoquinar la cantidad correspondiente? Ay, pena, penita, pena. Los afectados no podrán recuperar sus derechos de posesión sobre tamaña parcelita con alfombra de coco, seis plegables de Quidiello y roce de rodillas con los amigos y/o familiares. Perdieron su palco como perdimos Cuba. Por otra parte, el Consejo ha recibido sólo por este año la cesión de ocho palcos, que ya han sido cedidos a determinadas instituciones afines a la causa (es decir, que se rascan el bolsillo de una u otra manera). El problema, al parecer, es que los dos palcos perdidos y los ocho cedidos son palcos de catalejo, de los que hay que llevarse el ídem para ver las insignias, el Zaqueo y el color de los faldones.

Sobre los traslados

Creíamos que el traslado de Pasión congregó tantas bullas por el incuestionable tirón devocional del Señor unido a la circunstancia de celebrarse en sábado. Pero la cosa debe ir a más. Hay “hambre de cofradías”, como apunta Rafael Molina, que de esto sabe un rato largo. El martes por la noche, laborable por la trasera y por la delantera, la cantidad de público congregado para presenciar el traslado del Cristo del Amor y la Virgen del Socorro era muy considerable. Y el miércoles, vísperas de festivo, hubo aún más público para ver el retorno de la Borriquita. Si es por los traslados de regreso al Salvador, se puede concluir que no hay ni mucho menos ningún bajón de público en los actos cofradieros. En sólo dos semanas, únicamente dos, comprobaremos si se ha tratado de una respuesta excepcional del público, o si verdaderamente se ha frenado la desaceleración del público (toma castaña) que afecta a la Semana Santa en la última década.

Los sms del Fiscal

  • Recibido el día 26 a las 20.09 horas: “Estoy en los Estudiantes, el guión de Ciencias está libre. Es la oportunidad de tu vida”.
  • El día 27 a las 14.40 horas, sobre la peregrinación de hermanos del Cachorro a Roma: “En Roma está cayendo agua como ni los romanos recuerdan. Ya sabes, nos juntamos cuatro y diluvia; cuanto más, un ciento… Ya verás las fotos, un fuerte abrazo”.

El pertiguero

Primer golpe. Éxito incontestable. El que ha cosechado Álvarez Duarte con la presentación de las cinco imágenes secundarias para el Polígono. ¿Quién dijo que nadie ha aportado nada a la Semana Santa después de Rodríguez Ojeda?

Segundo golpe. Momento de inspiración cuaresmal de Manuel Melado: “Hubo una Estrella de Oriente/Yo me quedo con la Estrella/que tengo cruzando el puente”.

Tercer golpe. “Oye, Fiscal, ¿es verdad que en cierto paso de misterio de nuevo diseño va un perro en lo alto”.

Cuarto golpe. El canónigo Ángel Gómez Guillén recibió el domingo de su Hermandad del Amor el merecido reconocimiento a su atención a la corporación en los años del exilio. Nunca le ha faltado a la cofradía su misa semanal. Y ciriales arriba. Atinado galardón. El teniente de hermano mayor del Gran Poder, José Ignacio Jiménez Esquivias, gran conversador y conocedor del mundo de las hermandades, recibirá el premio Iscariote 2008 que se concede en el establecimiento del mismo nombre en la plaza del Museo. Este premio fue recogido por en las dos ediciones anteriores.

El lagarto de la catedral:

Qué quieres que te diga, Fiscal. Este mediodía se reinaugura el Salvador, se reabre al culto definitivamente. Por eso sólo puedo acordarme de su párroco en los últimos años, el canónigo Del Trigo, felizmente entre nosotros. Ay, si don Manuel contara tantas cosas como sabe…

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.

“Hat trick” en San Gregorio

El Fiscal | 20 de enero de 2008 a las 20:59

‘Hat trick’ en San Gregorio

Ea, pues ya tenemos una terna de candidatos para las elecciones del Consejo del mes de junio. Esta cuaresma sí que va a ser electoral, pero electoral de verdad. Ríanse ustedes de los políticos preparando el 9 de marzo en las plazas de abastos dándole la mano al carnicero. Eso no es nada al lado de los abrazos cofradieros, el descorche de botellas de Möet Chandon a los pobres pensionistas de estos comicios, que vienen a ser las hermandades de Gloria, que son las que quitan y ponen presidentes cada cuatro años, o el fenómeno paranormal por el que el hermano mayor le promete el voto a los tres aspirantes.

Heras, adelante

Ha sido el que más ha meditado si daba el paso. Es el único de los tres candidatos que cuenta con la condición de haber sido pregonero de la Semana Santa. De los tres, el que más encaja en el perfil del cofrade místico y de perfecto guardián de la ortodoxia, cualidades a las que hay que añadir una innegable preocupación por los temas de formación. La entrada en el ruedo electoral de Juan Carlos Heras rompe la supuesta unidad del voto oficialista, hasta ahora concentrado en el secretario Joaquín de la Peña frente a la opción del abogado Adolfo Arenas, candidato largo, socarrón y de verbo no exento de retranca que aspira a entrar en San Gregorio desde fuera con la ayuda en el interior de José María Lobo.

Ay, ese balcón…

Una cosa está clarísima: a Arenas no le hace falta ser presidente del Consejo para ver las cofradías en la Campana con los brazos apoyados… ¿Pero no sabían ustedes que en la Plaza de Toros la vara de medir del poder son los brazos apoyados de los aficionados de la barrera, únicos espectadores junto a los caballeros maestrantes de la primera fila que tienen la posibilidad de hacerlo? Pues eso, Arenas tiene balconazo y en Semana Santa es todo un vigía…

El enojo del presidente

Manuel Román es discreto y no lo dice, pero quienes lo conocen bien saben que está que trina con la decisión de Heras de tirar hacia adelante. No le ha gustado nada. No hay química entre ellos. Y_tal vez esta semana haya pagado su indignación golpeando con especial fuerza la pelota de golf en una de sus partidas jugadas al alba sobre el verde de Pineda. El favorito del presidente es sin duda Joaquín de la Peña, pero bien es verdad que no lo es desde siempre, sino desde hace sólo unos pocos años. Román, desengañado de los fichajes estrella que le salieron mal, se ha ido enamorando paulatinamente de la capacidad de trabajo de su secretario, auténtico factótum de la gestión del Consejo. Y recuerden que De la Peña se quedaba fuera hace ocho años del primer equipo de Román. Entró como cargo general en el tiempo de descuento, cuando Vicente García Caviedes causó baja como candidato a vicepresidente. Vueltas que da la noria de la vida.

Aquel encuentro

Ahora que parece definitivamente cerrado el ruedo electoral de San Gregorio 2008 es el momento de contar el encuentro que se produjo entre el cardenal Amigo y un conocidísimo cofrade en el Real Alcázar hace poco más de dos meses. Dos testigos cualificados contemplaron la escena. Su Eminencia fue al grano y sin nadie esperarlo le soltó una pregunta directa al personaje: “¿Y por qué no te presentas a presidente del Consejo?” El interpelado le respondió: “Don Carlos, con todo respeto, ¿no conoce usted bien las cofradías? ¡A mí no me votaría ni el Kiki!” Y_el purpurado zanjó la espontánea conversación: “Pues yo creo que te equivocas”. Y_acabose la improvisada y amena tertulia.

El pertiguero

Primer golpe. No se pierdan un año más el calendario cofradiero de Imprenta Rojo, un clásico de cada mes de enero, cuando la tarea de hacerse con un ejemplar puede ser más difícil que trincar entrada para el Pregón de 2008. Javier Mejía y el dúo Salazar-Bajuelo ofrecen instantáneas para finos observadores. Segundo golpe. “Fiscal, ¿ha sido necesario aplicarle un barniz protector al retablo del Cristo del Amor de la calle Villegas? Temo que el tono amarillo aparezca en cuestión de meses y el retablo se oscurezca de forma repentina”. Tercer golpe. De la Peña ha remitido una carta a los hermanos mayores anunciando su candidatura: “Es tiempo de creer en las capacidades del Consejo”. Y_ciriales arriba. “El tesorero jugó sus cartas para ser presidente. Te lo aseguro, Fiscal”.

Teoría de los limbos

En qué limbo demuestran vivir algunos dirigentes cofradieros cuando se les ocurre destituir a un capataz por haber permitido meterse debajo del paso a dos mujeres. Semejante decisión demuestra que la casa de hermandad tiene el efecto parecido al de una burbuja con unas consecuencias perversas que dejan a la clase dirigente cofradiera anclada en tiempos y modos pretéritos y que propician un caldo de cultivo idóneo para quienes siembran día a día la tesis de que en las hermandades anida más la liturgia de las camisas azules que la de las albas blancas. Qué percepción de la realidad revelan tener estos dirigentes cuando destituyen al capataz convocando una junta de gobierno extraordinaria en pleno domingo y con todos los focos mediáticos conectados. Peor aún es que_en el limbo de al lado debe vivir el capataz que facilitó ajustarse el costal a las dos jóvenes para comprobar su capacidad física, pues al parecer ésta era su única e inocente duda, la de saber hasta qué punto sus pupilas eran capaces de meter riñones bajo la trabajadera. El ingenuo capataz no sabía, ¿o sí?, que estaba metiendo la mano en la boca del león. En el tercer limbo habita el pelaje variado de quienes comparten absolutamente las razones de la destitución, el de quienes se llevan las manos a la cabeza por el sólo hecho de que el tema abra un debate ciudadano en el que han intervenido desde el Instituto de la Mujer hasta el Defensor del Pueblo (como si no hubiera otros debates sobre asuntos políticos o de otra índole de más que dudoso nivel intelectual) y el de quienes siguen considerando que la mujer tiene sus funciones ‘bien especificadas’ en la hermandad y no debe ampliar sus competencias, una tesis inauditamente expuesta con más intensidad cuando es defendida por voces femeninas. Y en el cuarto limbo se encuentra la autoridad eclesiástica, abonada en este caso a la tibieza y al exceso de prudencia. Con la igualdad, o se está, o no se está. No se entiende que después de promulgar las Normas Diocesanas para Hermandades y Cofradías en 1995 con un claro espíritu de defensa de la igualdad, la reacción de la jerarquía eclesiástica sea en primera instancia la de considerar esta polémica como un asunto interno supuestamente resuelto de acuerdo con una normativa propia de la cofradía que, para más inri, no existe.

Luis Rizo pinta para el silencio

Menuda pinacoteca está formando la Primitiva Hermandad con las portadas de los boletines informativos encargadas a profesionales del pincel. Antonio Rodríguez Cordero tendrá que montar en breve una exposición con todas las obras reunidas a lo largo de más de nueve años ya. La última recibida ha sido la realizada por el baratillero Luis Rizo Haro, que ha plasmado al_Dulcísimo Nazareno de una forma que ha merecido ya los elogios de muchos primitivos.