El Fiscal » Diócesis

Archivos para el tag ‘Diócesis’

El detalle del Cura Paco

El Fiscal | 30 de septiembre de 2014 a las 14:20

dulce nombre
ACABÓ el bautizo y el cura cogió a la niña, entró en la capilla del Dulce Nombre, la que ya no es del Gran Poder según el Registro de la Propiedad, y la presentó a la Virgen de la saya rosa que cierra los Martes Santos cuando se mustian los primeros lirios de la Buena Muerte y se oye el eco de los últimos quejíos en el Cerro. A sus pies quedan los ramos de novia, ante su cara morena son presentados los niños y en la bulla de su paso de palio se conocen los novios, ¿verdad, Luismi? El cura podía haber hecho caso omiso, no darse por aludido de que la Virgen estaba expuesta al culto más íntimo, dejar el acto ceñido a la celebración de un sacramento en el templo parroquial donde manda el párroco y se recluyen en sus capillas las hermandades. Pero como este cura no es un cura cualquiera, pues allá que se fue el Cura Paco para ponerle el broche sevillano al bautizo. Cada día nos gusta más este sacerdote que gobierna San Lorenzo con tacto de prioste. Fue el cura que dijo que no al pregón el pasado año, que los pestiños están para jamarlos, no para hacerlos. ¡Viva el Cura Paco mandando a paseo el atril de las vanidades!
Ya lo dijo el cardenal en la intimidad de una reunión: “Quiero que Sevilla me recuerde como arzobispo, no como pregonero”. Pues el Cura Paco quiere que le vean como párroco, en el ejercicio diario de su ministerio a la vera del Señor, y no ejerciendo el vocerío desde un atril. Yqué mejor pregón que el esmero en esos pequeños grandes detalles que dan alma a una celebración. Hay que fundar la asociación de amigos del Cura Paco, que huele a oveja y no a despacho de curia, que responde al teléfono y no contesta por fríos correos electrónicos a través de intermediarios, que mira de frente y siempre quiere agradar, no demostrar que está un peldaño por arriba. En este tipo de curas está puesta la esperanza de la diócesis hispalense por tener cada día más presbíteros alegres, como los quiere el papa Francisco, y menos burócratas palaciegos que disfrutan poniendo reparos como interventores de la administración pública. Hay que reconocer el acierto de don Juan José poniendo a Marcelino Manzano al frente de las hermandades, más aún al tratarse de un cura no sólo simpático, que lo es, sino con experiencia en los medios de comunicación, pues la notoriedad de la Iglesia de Sevilla, guste o no, está muy condicionada (saturada) por la actualidad de las cofradías. Y don Marcelino domina las dos áreas, sin miedo al qué dirán. Se fía tanto de las hermandades de San Vicente que les ha dado la llave.
Yo hoy me quedo con el Cura Paco dando el mejor pregón de su vida, con el alba puesta y los brazos alzando a Rocío, símbolo de la vida y de la esperanza en un futuro mejor. Un bautizo al sevillano modo. Imaginamos al Cura Paco hace un año diciéndole al Consejo:“Yo no soy hombre de esas cosas”. Ahora lo entendemos. Su pregón se escribe cada día a la sombra de los plataneros de la plaza, con la música del griterío infantil de las tardes y con la privilegiada compañía de un buen trozo de la mejor Semana Santa.

Subida de sueldo

El Fiscal | 26 de marzo de 2014 a las 9:37

Aquí está el cuaresmazo, no en los familiares enchufados en el Consejo y en esas otras instituciones de la Iglesia donde hay más sobrinos de canónigos que nazarenos en la presidencia de una cofradía de barrio. El cuaresmazo ha sido posible gracias al ecónomo que fichó don Juan José. Por fin los sacerdotes de la diócesis de Sevilla disfrutarán de una subida de sueldo, 80 euros más en total. Los curas están la mar de contentos. Ahora cobrarán 700 euros, lo que se les ha hecho saber en una carta. ¡Viva el ecónomo! Para que luego digan lo que van diciendo por ahí sobre sueldazos y máximas cotizaciones. ¿Ven ustedes la importancia de tener a verdaderos profesionales de los números? A ver si a medio plazo los curas de Sevilla dejan el grupo de los peores pagados de España y a alguno se le mejora el humor. Ea, el cuaresmazo. Ahí lo tienen.

Episodios extraños en la diócesis

El Fiscal | 8 de diciembre de 2013 a las 5:00

En esta diócesis están pasando cosas muy raras, nunca vistas. Gente que sólo eran conocidas en su casa a la hora de comer alcanzan las parroquias más señeras. Echa usted una mirada a la asamblea de canónigos y le ocurre como a la plantilla de consejeros: que con suerte conoce a dos o tres. De los demás, ni pajolera idea. Y hay que hacer esa pregunta tan sevillana: “¿Y éste quién es?” Oen su modalidad menos caritativa y más directa: “¿Y dónde ha empatado este hombre o qué regalo ha hecho para estar donde está ahora?” Corren ya con fuerza los rumores sobre la rapidez de algunas carreras eclesiáticas, como corren sobre el futuro del Consejo de Cofradías. Yse oyen y leen declaraciones periodísticas nunca antes oídas ni leídas. Hay una suerte de paralelismo entre el cabildo eclesiástico y el cofradiero. Ironías del destino.

Aquellos presidentes
Nunca oímos a don José Sánchez Dube tildar de traidores a sus consejeros por no prosperar ninguno de sus candidatos a pregonero. ¡Ninguno sacó adelante! Campos Camacho sigue siendo hoy para muchos cofrades una referencia de mesura y buen criterio. Luis Rodríguez-Caso se fue cuando tuvo que irse tras una brillante gestión de los fastos del 92, con su marcha al término del mandato tuvo la generosidad de salvaguardar la interlocución de la institución con el poder eclesiástico. Antonio Ríos lo pasó muy mal con la crisis del IVA, felizmente resuelta con el tiempo. Nadie le oyó llamar pistoleros a sus compañeros de junta. A Manuel Román le tocó vivir nada menos que el veto a un candidato a pregonero con dossier encima de la mesa y la posterior dimisión de su número dos. Jamás acusó a nadie de perjuro. Por supuesto, ninguno de los citados amenazó con grabaciones, ni empleó palabras gruesas en las juntas superiores. Tuvieron luces, sí. Y también sombras, ¡cómo no! Pero a ninguno se le ocurrió emplear términos tan destemplados ni usar un lenguaje tan de brocha gorda ante los medios de comunicación. (Continuará)