El Fiscal » El Cerro

Archivos para el tag ‘El Cerro’

Besos de ruán

El Fiscal | 2 de noviembre de 2014 a las 5:00

lutgardo1
UN día de la primavera, el Martes Santo. Un antifaz sobre el hombro, que no hay mejor percha para un antifaz que el hombro del penitente. Una hora, las primeras de la tarde, con el sol cebándose en el castigo, sin el eco aún del tam-tam sacro del Cerro anunciando granates. Un terreno empedrado, la lonja. Un testigo altivo y orgulloso, el ángel de la Fama. Muy pocos monaguillos. Una cofradía sin crucificado por aquel traslado de cuaresma accidentado. Cuatro cirios apagados marcaban el lugar de las cuatro maniguetas. Aquella tarde de 1983 aprendimos que el vacío era la expresión de Dios. Los sevillanos se fabricaron su propio dogma sobre la marcha. Vieron a Dios donde sencillamente no estaba. Pero estaba, porque todos lo vieron. La Buena Muerte salió sin la Buena Muerte pero todo el mundo la sintió. La imaginó entre sus hachones, fieles quizás al espíritu del poema: no me mueve mi Dios para quererte el ir los Martes Santos contigo.

Lutgardo García Fuentes (1941-2010) lo vivió desde dentro, como tantos profesores y alumnos. Antes de partir al Rectorado tuvo que calmar a un pequeño de cinco años llamado Lutgardo García Díaz, pregonero de la Semana Santa de 2015. Estos días recuerda más que nunca aquellos besos de ruán, la inocencia de quien no sentía aún ningún vacío, ni era consciente del paso del tiempo, ni del valor de aquel consuelo infinito. No había más lonja entonces que la de los brazos de su padre alzándolo antes de irse a la Universidad por el camino más corto. En la fotografía de ese abrazo está una de las grandes verdades de la Semana Santa, tan difícil de comprender para tantos, tan imposible para otros. El padre del pregonero era hermano de la Buena Muerte. Salía en la Buena Muerte hasta cuando no estaba la Buena Muerte. Y siempre se refería a su cofradía como la Buena Muerte. La parte era el todo, hermosa sinécdoque al sevillano modo. Cuántas veces no acudió su padre a rezar ante el Cristo antes o después de visitar a su maestro en la planta alta de la Facultad de Geografía e Historia, en esos días de tiempo ordinario en que la capilla siempre te regala unas gotas del caro perfume de Martes Santo.

Dice el pregonero que no tiene que consultar la wikipedia para saber de Semana Santa. Que nadie lo tome como una muestra de autosuficiencia, ni como un desplante de vanidad. Es la pura verdad. La aprendió en su familia, alzado en los brazos de su padre, intentando con una congoja de última hora que aquella tarde no se fuera, que aquel nazareno de negro se quedara con él para siempre. Y su padre se fue.

¿Qué pregón superará esta foto, niño descalzo del Martes Santo metido en una tarde de llantos? No hay metáfora que mejore esta imagen, de esparto perfecto, cuello blanco abierto y muñecas desnudas. ¿Qué nos va a contar el pregonero que ya no sepamos, que sea aún más profundo que esta foto a la que el reloj ha redondeado las esquinas, que esconde la cara de un niño con lágrimas enjugadas que se agarraría hasta a la medalla?

Esta foto es el pregón más auténtico de la mejor Semana Santa. El padre le dio su nombre, su fe y su abrazo. Y le dijo que se iba con la Buena Muerte, aquella tarde en que la Buena Muerte no estaba. Pero todos la vimos. Había un vacío. Y en el vacío estaba.

Puerta de los Palos

El Fiscal | 2 de marzo de 2008 a las 17:27

Plan de barrios en Morado. Cardena Amigo VallejoEl Plan de Barrios, en morado

Monseñor Amigo estaba en el palquillo en 1989 cuando el Cerro llegó por primera vez a la Campana. Se le quedó grabada la imagen de la Policía impidiendo el acceso de los vecinos del barrio que iban tras el paso de palio. A Su Eminencia le conmovió aquella imagen. Si por él fuera, permitiría de forma especial este año a la gente del Polígono entrar en la carrera oficial con sus titulares. Se trata simplemente de un botón de muestra sobre lo que está ocurriendo en los últimos años. Usando las antiguas denominaciones, se puede afirmar que los dos cabildos de la ciudad, el municipal y el eclesiástico, hace tiempo que apuestan descaradamente por los barrios, creando una suerte de Plan de Barrios morado. Fíjense, por ejemplo, en la noticia de estos últimos días, que encierra toda una obra de misericordia: Emasesa dará de beber a los nazarenos de las cofradías más alejadas de la Catedral. Y al citar los barrios con derecho a avituallamiento, nos encontramos con el Polígono de San Pablo, el Tiro de Línea, el Cerro, el viejo Nervión… Y_pararse ahí, los cuatro costeros a tierra que ya se acabó el agua. Todo indica que los nazarenos de la Quinta Angustia no tienen derecho al oasis municipal. Lo mejor está por llegar, porque la justificación de semejante medida es que con ella se trata de compensar a los barrios, cómo no, por las molestias ocasionadas a sus vecinos con las obras. Te arreglo la acera y te doy de beber. ¿Y qué tendrían que darle a los nazarenos de las cofradías del centro por las molestias de la obra del Metrocentro? Ah, a esos nada. Y en esa apuesta frenética por los barrios, qué me dicen de ese risueño alcalde abriéndole el salón del apeadero al plumerío del misterio del Polígono. Y qué me cuentan del concejal Celis, el que ofreció una rueda de prensa para prometer todo el apoyo logístico de la ciudad a la llegada al centro de esta nueva hermandad. Y el propio cardenal, siempre inteligente, aprovecha la mínima (y la máxima) para declarar abierta la Semana Santa a nuevas incorporaciones de los barrios, cuando no ha elogiado la contribución económica a la Iglesia de Sevilla de hermandades como la de Torreblanca mientras miraba al tendido del racanerío de las del centro. Cómo sabe monseñor que la fuerza está en los barrios. La Semana Santa es un reflejo de la ciudad de todo el año. Anda que no. Hoy priman los barrios, se mima a los barrios y todo gira en torno a los barrios. Los del centro, a sufrir. Se les niega el agua, nunca mejor dicho. La capa se ha impuesto a la cola. La capa tiene más tirón mediático y popular. Despertad cofrades y vecinos del centro, porque un nuevo orden se anuncia.

El Viernes, suplemento

No se pierdan el próximo viernes el suplemento que se repartirá con Diario de Sevilla sobre los personajes que realmente hacen posible la Semana Santa de Sevilla desde dentro y desde fuera de las hermandades. En sus páginas aparecen reflejados hasta 56 oficios y labores fundamentales para sustentar la teoría sobre las manos de la Semana Santa, desde el empresario de las sillas de la carrera oficial hasta el dorador de los pasos, pasando por el músico, la camarera de la Virgen, el mayordomo, el archivero, el agente de la Policía Local o el barrendero de Lipasam. Uno a uno irán explicando su oficio, su participación en la principal fiesta de la ciudad, que no brillaría igual sin las manos de cada uno de ellos. Lo dijo el poeta Manuel Garrido: “Con tres golpes nada más, llevan la Virgen al cielo, las manos del capataz”.

Una de palcos

¿Sabían ustedes que dos titulares de palcos han perdido sus derechos este año por haberse pasado el plazo de renovación sin apoquinar la cantidad correspondiente? Ay, pena, penita, pena. Los afectados no podrán recuperar sus derechos de posesión sobre tamaña parcelita con alfombra de coco, seis plegables de Quidiello y roce de rodillas con los amigos y/o familiares. Perdieron su palco como perdimos Cuba. Por otra parte, el Consejo ha recibido sólo por este año la cesión de ocho palcos, que ya han sido cedidos a determinadas instituciones afines a la causa (es decir, que se rascan el bolsillo de una u otra manera). El problema, al parecer, es que los dos palcos perdidos y los ocho cedidos son palcos de catalejo, de los que hay que llevarse el ídem para ver las insignias, el Zaqueo y el color de los faldones.

Sobre los traslados

Creíamos que el traslado de Pasión congregó tantas bullas por el incuestionable tirón devocional del Señor unido a la circunstancia de celebrarse en sábado. Pero la cosa debe ir a más. Hay “hambre de cofradías”, como apunta Rafael Molina, que de esto sabe un rato largo. El martes por la noche, laborable por la trasera y por la delantera, la cantidad de público congregado para presenciar el traslado del Cristo del Amor y la Virgen del Socorro era muy considerable. Y el miércoles, vísperas de festivo, hubo aún más público para ver el retorno de la Borriquita. Si es por los traslados de regreso al Salvador, se puede concluir que no hay ni mucho menos ningún bajón de público en los actos cofradieros. En sólo dos semanas, únicamente dos, comprobaremos si se ha tratado de una respuesta excepcional del público, o si verdaderamente se ha frenado la desaceleración del público (toma castaña) que afecta a la Semana Santa en la última década.

Los sms del Fiscal

  • Recibido el día 26 a las 20.09 horas: “Estoy en los Estudiantes, el guión de Ciencias está libre. Es la oportunidad de tu vida”.
  • El día 27 a las 14.40 horas, sobre la peregrinación de hermanos del Cachorro a Roma: “En Roma está cayendo agua como ni los romanos recuerdan. Ya sabes, nos juntamos cuatro y diluvia; cuanto más, un ciento… Ya verás las fotos, un fuerte abrazo”.

El pertiguero

Primer golpe. Éxito incontestable. El que ha cosechado Álvarez Duarte con la presentación de las cinco imágenes secundarias para el Polígono. ¿Quién dijo que nadie ha aportado nada a la Semana Santa después de Rodríguez Ojeda?

Segundo golpe. Momento de inspiración cuaresmal de Manuel Melado: “Hubo una Estrella de Oriente/Yo me quedo con la Estrella/que tengo cruzando el puente”.

Tercer golpe. “Oye, Fiscal, ¿es verdad que en cierto paso de misterio de nuevo diseño va un perro en lo alto”.

Cuarto golpe. El canónigo Ángel Gómez Guillén recibió el domingo de su Hermandad del Amor el merecido reconocimiento a su atención a la corporación en los años del exilio. Nunca le ha faltado a la cofradía su misa semanal. Y ciriales arriba. Atinado galardón. El teniente de hermano mayor del Gran Poder, José Ignacio Jiménez Esquivias, gran conversador y conocedor del mundo de las hermandades, recibirá el premio Iscariote 2008 que se concede en el establecimiento del mismo nombre en la plaza del Museo. Este premio fue recogido por en las dos ediciones anteriores.

El lagarto de la catedral:

Qué quieres que te diga, Fiscal. Este mediodía se reinaugura el Salvador, se reabre al culto definitivamente. Por eso sólo puedo acordarme de su párroco en los últimos años, el canónigo Del Trigo, felizmente entre nosotros. Ay, si don Manuel contara tantas cosas como sabe…

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.