Archivos para el tag ‘exposición’

Un hueco en el cartel del festival macareno

El Fiscal | 9 de septiembre de 2018 a las 5:00

Manzanares

COMO todo lo que hace la Macarena, el festival taurino del 12 de octubre está dando que hablar. Eso es bueno, buenísimo, porque ya dijimos que la Fiesta es la que sale ganando con el impulso que recibe de la cofradía, que podrá seguir adelante con sus obras de caridad con el dinero recaudado. Cuántos recibos de luces y cuántas facturas de alquiler se pagan gracias a la asistencia social de la cofradía, cuántos quites son posibles gracias a la labor de esos macarenos que atienden en privado, estudian los expedientes y dan salida a las ayudas. Ellos dan su tiempo, la hermandad el dinero y la Virgen su esperanza. Pues mañana tenemos otra cita de cara a este festival. Mañana se presenta oficialmente en la plaza de toros, con el cartel incluido de Zenaida Pablo-Romero. ¿Qué mejor que esta pintora, hermana de la cofradía, hija de una gran hermano mayor, de una familia taurina por los cuatro costados, para hacer el cartel de este festival? El cartel anunciador de un cartel de relumbrón con nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura (actual consiliario de la junta de gobierno y nieto de hermano mayor) y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen. Y que cuenta con la participación del baratillero Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. A última hora se ha producido la feliz incorporación del novillero Manuel Vázquez Rodríguez-Toajas, de los Vázquez de San Bernardo, nieto de Manolo Vázquez, al que siempre recordaremos acompañando al Cristo de la Salud por la umbría calle San José, junto a su inseparable Remedín, ambos haciendo de cicerones de grandes personajes. La última vez metieron a Albert Boadella en la bulla delante del paso de Cristo hasta casi la misma puerta de San Nicolás, donde estaba la representación de la Candelaria, estandarte, cuatro varas y la jubilosa fatiga en los rostros por la gloriosa jornada vivida. Hay quien se pregunta con malicia por el perfil cofradiero de José María Manzanares. Es sabido que la malicia es prima hermana de la osadía e incluso de la pereza. Basta indagar un poquito para obtener hasta un testimonio gráfico de Manzanares en la Semana Santa de Sevilla, nada menos que junto a su padre vestido de nazareno de la Trinidad, instantes antes del comienzo de la estación de penitencia un Sábado Santo.

Al hermano mayor, don José Antonio Fernández Cabrero, hay que apuntarle desde el burladero de esta página que el cartel tiene pintora macarena y hasta oficiales de junta macarenos, pero que hay algún matador de toros de la cofradía que no está incluido. ¿Por qué no está Rafael Serna, hijo de pregonero, que tomó la alternativa hace un año en la misma plaza de la Real Maestranza? Serna fue el beduino que se bajó de la carroza del Gaspar del centenario para rezar ante la Esperanza. También fue el que lució un terno inspirado en la decoración de la iglesia del Salvador. ¿De verdad no hay tiempo, mi querido hermano mayor, de reforzar aún más el cartel con este joven macareno?

Deseando estamos de vivir este festival, como vivimos el que organizó la Esperanza de Triana en el Charco de la Pava, una tarde célebre donde Paco Ojeda resucitó el parón. Deseando estamos de ver la plaza llena y la cara de felicidad de Dávila Miura. Deseando estamos de que las arcas de la cofradía se llenen (¡Va por ti, Paco Cossío!) para que se puedan seguir haciendo quites, muchos quites providenciales, benditos quites, a quienes necesitan espantar el toro de la mala suerte, del infortunio, del tropiezo o de una larga y enconada trayectoria. Y deseando estamos de que haya una nueva incorporación, la de un torero macareno que bien merece la oportunidad y el honor, porque siempre lleva a gala su condición de matador y de devoto del Señor de la Sentencia y de la Virgen de la Esperanza en una sociedad donde se quiere acabar con la fiesta y se orilla a Dios. Haga un hueco en el cartel, hermano mayor. Serna tocó pelo ayer mismo en el festejo de Utrera, a las puertas de Sevilla, por cierto junto a Pablo Aguado, otro torero con sangre cofradiera. La Virgen se lo pagará. La Virgen se lo pagará.

La gran exposición de la Soledad

Semana Santa,Sabado Santo, Hermandad de La Soledad de San Lorenzo

La Hermandad de la Soledad de San Lorenzo está organizando una exposición que se titulará Soledad, 150 años de San Miguel a San Lorenzo. Con ella conmemorará el traslado de la Hermandad y de su titular desde la parroquia de San Miguel a la de San Lorenzo, hecho ocurrido en 1868. La exposición se celebrará en las salas bajas del Ayuntamiento de Sevilla, entre los días 5 al 19 de octubre del presente año. Será oficialmente inaugurada por el alcalde, Juan Espadas en la mañana del 4 de octubre. No se trata de una exposición cofradiera al uso, sólo con enseres de la cofradía, sino de un destacado evento en el que se van a exponer esculturas, pinturas, documentos y otros recuerdos de la desaparecida parroquia de San Miguel, así como importantes obras de arte de la parroquia de San Lorenzo. Todo ello junto a un completo testimonio de la propia historia de la Hermandad de la Soledad, así como la histórica Sacramental de San Lorenzo y la de Roca-Amador con las que se fusionó. Entre las piezas que se expondrán estarán las tallas de San Lorenzo, atribuida a Martínez Montañés, y la del arcángel San Miguel, espléndida obra de Francisco de Ribas (siglo XVII), cedido por la Archicofradía de Jesús Nazareno (El Silencio), que presidía el templo desaparecido. Habrá secciones dedicadas a la historia de la Soledad, la parroquia de San Lorenzo, la Capilla Sacramental (incluyendo la talla de la Inmaculada y el sagrario), el beato Marcelo Spínola, la parroquia de San Miguel, y el paso de la Soledad, que estará expuesto acompañado de un completo estudio sobre la evolución histórica y su realización y diseño. En la exposición, además de la Hermandad de la Soledad y la parroquia de San Lorenzo, colaboran la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, la Parroquia de la Magdalena, la Archicofradía de Jesús Nazareno, la Hermandad de la Santa Caridad, las Esclavas del Divino Corazón, la Fundación CEU San Pablo y otras entidades y particulares con la cesión de diversas piezas artísticas. Los comisarios son Ramón Cañizares, José Joaquín León, Álvaro Pastor y Manuel Rodríguez.

Un emérito en el atrio

El Fiscal | 12 de noviembre de 2017 a las 5:00

Entrevista Mauel García Hermano Mayor de la Macarena.

EL tiempo nos ha alcanzado, Manolo. Qué suerte que nos haya cogido en este noviembre con sus primeros fríos aún bañados por la timidez del que llega tarde. El tiempo siempre nos alcanza. A todos. Pero sólo los escogidos pueden vivir el lujo de ser alcanzados una y otra vez por el tiempo. Sólo los que aguantan, los que se resisten al portazo y saben interpretar los días que les ha tocado vivir, pueden hacer eso que llaman ir quemando etapas. ¿Quién te iba a decir, Manolo, que tras la pena de no ser delegado de Fiestas Mayores vendría la gloria de tus mejores años macarenos? Sí, las dos veces con oposición en las elecciones, pero los triunfos saben mejor cuando se han trabajado, se valoran más, te hacen más elegante en la victoria, más humano y menos divino, más cálido en el trato y más amable en los juicios. Otra vez toca clausurar un período. Un día se acabó la vida escolar en el San Francisco de Paula, otro terminó el ciclo de treinta años marcado por ese despertador tronando a las cuatro de la madrugada, ¡despierta Manolo que hay que ir a comprar la fruta y las verduras al Arenal y a preparar después el puesto de la Encarnación!, otra jornada tocó dejar colgados el fajín y la medalla de concejal, dejando atrás el boato de la Expo y el trato directo con Juan Pablo II, y ahora es el momento de soltar la vara de las capillas. Qué lujo, don Manuel, poder contar tantas experiencias, libro abierto de la vida, leyenda del atrio, Reagan del Arco, la elegancia siempre de un traje Príncipe de Gales, las luces largas del que se sacude las pelusas de las envidias con un ademán casi mecánico, sin mostrar un atisbo de rechazo a los pájaros de una ciudad en la que, siempre, hay una rama para todos. Las piernas podrán sentir fatiga, pero la cabeza está lúcida para vivir, decir que se ha vivido y estar dispuesto a seguir viviendo y, sobre todo, a recorrer esa senda que comunica sus dos casas: la de San Luis y la Basílica de la Macarena, un camino de adoquines que siempre conduce a la Esperanza.

Qué lujo, Manolo, que el tiempo nos alcance otra vez, nos sorprenda con el antifaz al hombro, el pelo revuelto y la cara pálida, que es como siempre acaban todos los cursos, porque el año natural se cuenta de Madrugada en Madrugada, de mañana de Viernes Santo en mañana de Viernes Santo.

La vida es eso que ocurre cuando no se está delante de la Virgen de la Esperanza, sentado en un banco como uno más, siempre como uno más, tras haber dedicado dos o tres saludos en el atrio, atendido la enésima llamada de un político que quiere asistir a la bajada de la Virgen, y haberle pedido a un hermano que lo espere un segundo, que aguarde un instante en la tienda, que enseguida suben juntos al despacho, pero que le deje primero ir a ver a la Virgen.

La vida es que un hermano se casa y te invita a su enlace. A Manolo se le pone la cara seria y dice con mucha firmeza, advirtiendo con su expresión que no hay posibilidad de enmienda a lo que va a oír: “Yo ya te puedes imaginar lo que te voy a regalar:un marco de plata… con la Virgen de la Esperanza”. Y por tantas casas de Sevilla está esa preciosa foto que recoge oraciones domésticas, esos recuerdos de quienes entraron en el camarín de la Virgen gracias a Manolo: presidentes de Gobierno, premios Nobel, aristócratas, niños sanados, mujeres que pidieron ser madres y lo fueron, e hijas que sintieron vivos a sus padres por un instante. Qué lujo, Manolo, poder seguir sumando emeritudes. Dicen que cuando el Papa Francisco definió la ancianidad en el inicio de su pontificado, estaba pensando en Manolo García: “Es la sede de la sabiduría”. Amén.

Iglesia del Salvador.

La propuesta de Moeckel que gusta a las administraciones

Café para todos, no. Para casi todos, sí. Salir de nazareno recién inscrito en la cofradía, no. De ninguna manera. Se deberían tener tres años de antigüedad. Moeckel ha elevado una propuesta interesante a las administraciones públicas: al Gobierno de la Nación, que tiene las responsabilidades de seguridad, y al Ayuntamiento, que soporta el peso de la logística del tráfico,  las inspecciones, el urbanismo, el consumo y otras competencias en una fiesta tan compleja como la Semana Santa. Ricardo Gil-Toresano, subdelegado del Gobierno, la ve con buenos ojos. Y Juan Carlos Cabrera, delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, también. Con la exigencia de tres años de antigüedad se espanta a los noveleros, a los recién llegados que aún desconocen la vida de la cofradía, a los individuos que compran el paquete de la Semana Santa en una agencia de turismo con derecho a salir en una cofradía, etcétera. De alguna forma, hay hermandades que ya obligan a asistir a los cultos durante todo un año antes de efectuar la estación de penitencia por primera vez. Se trata de controles internos hechos con sutileza. Para eso están los reglamentos de las cofradías, los censores, los fiscales o como se les prefiera llamar. Las administraciones (el Estado y el Ayuntamiento) ven un posible freno a la masificación. La propuesta está hecha.

Exposición Jesús

La pasión de Diego J. Geniz por su hermandad

El viernes se inauguró en el Mercantil la exposición Jesús, la fe de un pueblo, en la que el periodista de esta casa, Diego J Geniz, ha puesto todo el amor que siente por su pueblo de La Algaba, toda la devoción que profesa a ese Nazareno que recoge cada Madrugada las plegarias de sus paisanos y toda la elegancia personal que atesora en las palabras que pronunció en el acto de apertura. Geniz, en la imagen con Juan Carlos Cabrera, teniente de alcalde en Sevilla, es un nazareno de la provincia que ejerce en la capital de devoto de la Virgen de la Encarnación, de hermano de Montserrat y de penitente del Silencio. Pero, sobre todo, presume de algabeño. Quien siente orgullo de sus orígenes, siempre es de fiar. Geniz se ha ganado la condición de embajador de la Algaba en Sevilla y en todos sus destinos, incluida Tierra Santa.

La fuerza de la provincia

El Fiscal | 5 de noviembre de 2017 a las 5:00

nazareno algabaOK

CUANDO Jesús Nazareno se refugia en San Antonio Abad y la última ola de lirios y oro rompe en la playa de las emociones, la fuerza de la devoción continúa viva en muchos pueblos de la provincia, de Andalucía e incluso de Iberoamérica. La devoción a Jesús Nazareno tiene una fuerza vertebradora a la que pocas veces se da la importancia que merece. Jesús Nazareno recoge oraciones el Viernes Santo en lugares muy distintos del planeta. Cuando un nazareno del Silencio forma en el tramo de los siglos, cumpliendo con el rito del andar parsimonioso y rápido a la vez, en muchos pueblos de Andalucía y a esas mismas horas, hay otros nazarenos como él que renuncian a cualquier comodidad, superan los miedos de los tumultos, y cumplen con el rito de cargar la cruz o alzar la cera morada. A las cinco de la Madrugada del Viernes Santo, cuando los primitivos nazarenos de Sevilla rinden las plegarias finales a nuestro Jesús Nazareno, justo en esos momentos sale el Nazareno de La Algaba, que lleva recibiendo el beso de las oraciones de su gente desde el siglo XVII. Sevilla, La Algaba, Alcalá de Guadaíra, Alcalá del Río, Marchena, Olivares, Paradas, Cazalla, Lucena y Priego de Córdoba, La Palma del Condado, Bollullos, Rociana o Escacena del Campo de Huelva, Archidona de Málaga, Jaén, La Puebla (México), etcétera… Se da así continuidad a la película de siglos de devoción morada que se rueda sin solución de continuidad en la noche de luna redonda de cada Semana Santa. La devoción a Jesús Nazareno vertebra muchos pueblos de Andalucía, tan distintos en sus arquitecturas, tan distantes hasta en sus preferencias políticas. Pero tan próximos cuando el Jueves Santo decae y llega la hora de la verdad antes de que salga el sol. El sol nos aproxima todo el año a los andaluces. Jesús Nazareno nos hermana. El mismo abrazo, la misma cruz, la misma devoción, la misma tierra.

La Hermandad de Jesús de La Algaba organiza del 11 al 19 una exposición en la que mostrará todo su patrimonio en la sede del Círculo Mercantil. Esta muestra se celebra al cumplirse cien años del nombramiento como hermana mayor honoraria de la aristócrata Pilar García Demaissieres, cuya gran devoción por el Nazareno algabeño le llevó a dejar en su testamento asignada una partida económica anual para la celebración de los cultos. Se inició así un periodo de esplendor que ha llegado hasta hoy. La exposición ocupará las dos salas del Mercantil. La primera de ella se centrará en la historia de la hermandad, desde sus orígenes en el siglo XVI, cuando rendía culto a un Niño Jesús Pasionista bajo la advocación del Dulce Nombre de Jesús, hasta la llegada, en la segunda mitad del XVII, de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la imagen que revolucionó por completo la religiosidad popular de este municipio de la Vega. Se darán a conocer también las diferentes atribuciones sobre su autoría, así como la relación que establecen varios expertos entre esta bella imagen y los titulares de la Hermandad de la Macarena. Habrá también un apartado especial dedicado a la Madrugada algabeña, cuando realiza estación de penitencia esta corporación, así como a la consagración de su templo, levantado con el esfuerzo y tesón de sus hermanos durante más de una década. En esta sala se expondrán diversos enseres litúrgicos, parte del ajuar del Dulcísimo Nazareno y algunos elementos de su paso, tallado por Antonio Martín a finales de los años cincuenta del pasado siglo. La segunda sala estará dedicada a la Virgen de los Dolores y a su ajuar con especial protagonismo al paso de palio, obra de Esperanza Elena Caro. La muestra se completa con un audiovisual dirigido y realizado por Antonio Casado, con la voz de Charo Padilla, la música de Manuel Marvizón y el asesoramiento de Diego J. Geniz. Prepárense para una película de alta calidad que les evocará los dos años del espectáculo audiovisual La Caja de la Semana Santa en las setas de la Encarnación.

Última semana
En siete días todo se habrá consumado en la Macarena. Tendremos nuevo hermano mayor. Irremediablemente, los derrotados pasarán al Estoril cofradiero. Siempre ocurre salvo honrosas excepciones, como la de Juan José Morillas, que jamás ha dejado de frecuentar la que es su casa y es hoy el mejor ejemplo de cuál debe ser la reacción de un cofrade tras un proceso electoral. Esperemos que esta semana no haya descarrilamientos por culpa de los nervios y que algunas meteduras de pata a cargo de hermanos de base en las redes sociales queden como anécdotas. Los candidatos comparecen en La Raza el martes y el jueves. Pedro Sánchez Cuerda da café para todos. Don Pedro sí que sabe. El mío, cortado.

La mejor solución
Pasan los meses y se tiene meridianamente claro que la solución más eficaz para blindar la Madrugada es retrasar su inicio. No nos engañemos. Cuanto más se demore, menor índice de riesgo. La labor de los expertos en seguridad será la de convencer a las hermandades de que menos noche es más seguridad. La luz ahuyenta el peligro.

El pertiguero
Primer golpe. Mañana a las 21:00 en Canal Sur Radio comienza la nueva temporada de El Llamador. Son ya 29 años en antena. Segundo golpe. “¿Cómo dices que han ido las pruebas de luces en las calles con vistas a la Semana Santa?”. Tercer golpe. Hay que visitar la exposición de la Virgen de la Angustia de Los Estudiantes en el Círculo de Labradores. El manto está soberbio en la sede monumental. Yciriales arriba. Yahotra vienen elecciones en Montesión, con vídeos electorales y todo. ¡Tres candidaturas!

Expectación con la muestra de Paquili

El Fiscal | 1 de noviembre de 2016 a las 5:00

Ayuntamiento de Sevilla  Presentación de la Exposición de bordados de Paquili
LA exposición de Francisco Carrera Iglesias, Paquili, que tendrá lugar del 3 al 19 de noviembre en el Ayuntamiento, ha comenzado la mar de bien. No se ha inaugurado todavía y ya es un éxito, porque el cartel anunciador, obra de Rafael Laureano, es una preciosidad que anticipa el espíritu de la muestra: la demostración de se pueden hacer cosas nuevas, originales y con un gusto exquisito en un mundo donde demasiadas veces parece imposible cualquier innovación. Paquili es más que un artesano de las cofradías. Muchísimo más. Ha trabajado para Loewe, su trayectoria está marcada por un continuo desafío a ciertas normas establecidas y tiene buen humor para encajar las críticas de los sectores más rancios. No dejen de pasar por esta exposición, porque no será una muestra habitual. Paquili no es desde luego un habitual. Lleva toda su vida dándole al f5 para estar en continua posición de refresco.

Cita con la mejor orfebrería en el Mercantil

El Fiscal | 27 de abril de 2016 a las 21:00

Foto expo ramon leon
¿Se creían ustedes que las exposiciones cofradieras se habían acabado hasta el año que viene? Nanai. El viernes se inaugura una muy interesante en el Círculo Mercantil de la calle Sierpes, donde parece que es Semana Santa todo el año. Se titula Orfebrería, pervivencia de un oficio. El comisario es Antonio María Lebrero, lo que supone siempre una garantía. La muestra, en la práctica, supone todo un homenaje al orfebre Ramón León, algunos de cuyos enseres ya pudimos ver expuestos en 2001 en San Hermenegildo, ese templo abandonado para sonrojo de la ciudad. La exposición sobre Ramón León, que estará abierta hasta el 8 de mayo, pretende ser un revulsivo para un oficio sumido en una decadencia notoria. Son malos tiempos para los artistas que trabajan para la Semana Santa, de los que siempre decimos que son, al fin, la manos que hacen posible la fiesta más hermosa de la ciudad. En esta muestra podrá usted admirar muy de cerca varios enseres de la Semana Santa de la capital:las potencias del Señor de las Penas, de la Estrella; el puñal de la Virgen del Buen Fin y del Cristo de la Lanzada; la corona, el puñal de la Virgen del Rosario y los varales de su paso de palio, de Montesión; los candeleros del paso de palio de la Virgen del Refugio, de San Bernardo; los candeleros del paso de palio de la Virgen de las Angustias, de Los Gitanos, y los candeleros del paso de palio de la Virgen de los Ángeles, de Los Negritos, entre otros. De la provincia se podrán contemplar las potencias del Jesús Nazareno de Morón de la Frontera y del Jesús Nazareno de Arahal; los faroles del paso del Gran Poder de Dos Hermanas, el frente del respiradero de palio de la Virgen de los Dolores de Arahal; el frente del paso de palio de la Virgen de los Remedios de la Vera-Cruz de Los Palacios, los varales del paso de palio de la Virgen de los Dolores de la Hermandad de Jesús nazareno de Arahal, entre otro enseres, incluso de otras ciudades andaluzas. Y para rematar la muestra, habrá piezas únicas que son propiedad del taller, incluido un belén que estamos deseando contemplar.

Borrás, mucho más que un cartel

El Fiscal | 28 de septiembre de 2015 a las 13:25

ESPA„A LOCAL SEVILLA
Muchos cofrades lo recordarán por el cartel de la Semana Santa de 1996, aquella espléndida obra del Cachorro que nace de una nube de incienso, el Puente de Triana y el rosetón de la Catedral. Casi veinte años después, Francisco Borrás (Sevilla, 1938) expone obra en el monumental patio del RealCírculo de Labradores. Se trata de cuadros de particulares que se han vuelto a reunir como homenaje a una trayectoria brillante, como los hijos que vuelven a casa por una temporada. Arte arquitectónico y arte pictórico fusionados, pues arte monumental es el edificio y arte en movimiento son los cuadros que acoge, en los que se aprecia el realismo mágico, fantástico, característico de este catredrático emérito de Dibujo al Movimiento, reconocido en toda España y que tiene clientes tan distinguidos como Plácido Domingo. En la exposición hay un cuadro de la Purísima en contraluz, donde se intuyen el rostro y las piernas de un sol que sujeta a la Virgen. La muestra incluye obras de un dibujo precioso con colores cálidos, anaranjados, nebulosas de grises donde se intuyen detalles de una minuciosidad maestra. Hay arlequines desnudos tocando violines con partituras que son palomas, un Quijote cuyo cuerpo es una concha y cuyas mangas están hechas a base de hojarasca y el pelo mediante espigas. Hay una Madonna romántica en la que el mantel de la escena es papel mojado, un arpa que en realidad es un caballito de mar, unNeptuno a lápiz cuyo ojo es un caracol, un bodegón flotante… Un encargo es el inicio de un sueño. Así concibe Borrás la pintura. El Cachorro emergía del incienso hace veinte años en un cartel total. Hoy recuerda aquella Semana Santa nocturna sin luz eléctrica, cuando las cofradías tenían la hermosa luz exclusiva de la cera.

Las caras del Señor

El Fiscal | 1 de junio de 2015 a las 14:05

EXPOSICION DEL GRAN PODER
EL cardenal Amigo comentó en una reunión informal hace varios años que las hermandades estaban abusando de los mismos programas conmemorativos cuando tocaba celebrar una coronación o cualquier efeméride, ya fuera fundacional, de las hechuras de las imágenes o del aniversario de aprobación de la primera reglas.Siempre igual: un cartel, un pregón, una procesión a la Catedral, cultos y regreso triunfal. Durante mucho tiempo, el guión fue más o menos parecido en todos los casos. Don Carlos echaba en falta fórmulas más originales. O, tal vez, que dentro de ese patrón de actos se hiciera algo que no mimetizara lo ya hecho. Estos días se puede disfrutar de una exposición de gran belleza en el precioso patio del Real Círculo de Labradores. Conmemora los 50 años de la construcción de la Basílica del Gran Poder, siendo hermano mayor don Miguel Lasso de la Vega, vizconde de Dos Fuentes, sin cuya aportación no se puede escribir la historia contemporánea de la cofradía. La belleza de la muestra se aprecia en varios motivos: el lugar, que ya de por sí es un bien de interés cultural poco conocido por los sevillanos, donde el Señor del Gran Poder recibió culto cuando el edificio era el convento de San Acasio; el motivo central, el Señor del Gran Poder, una historia de los siglos de devoción rematada con la construcción de la basílica, y el contenido, que incluye una gran pieza que por sí sola justificaría la muestra, una foto mosaico del rostro del Señor conseguida a través de fotografías de los hermanos que figuran en la base de la corporación. Una idea similar vimos en la película de Carlos Colón sobre la Macarena, cuando sobre el ojo de la Esperanza se proyectan las fotografías de hermanos difuntos que siguen vivos a través de la Virgen.

La aportación de nuevas ideas en el mundo de las cofradías es cada vez un reto más difícil. La creatividad semanasantera no pasa por buenos momentos. Ya veces convendría que algunos cesaran en su intento, sobre todo cuando se trata de innovar con la música. La galería de los horrores está cada vez más poblada. Y algunas innovaciones oídas la pasada cuaresma es mejor pasarlas por alto.

Vean esta exposición y disfruten, además de con la gran foto mosaico, con la serie de fotografías en blanco y negro de la cofradía en la calle, con nazarenos del ayer con la cola sobre el antebrazo sobre adoquines sepias, sevillanos con sombrero y mujeres protegidas del frío de la Madrugada con abrigos gordos cruzados. Y no dejen de contemplar las fotos de la Plaza de San Lorenzo en las que se aprecia la casa que existía en la finca donde hoy se erige la basílica, una casa, por cierto, nada fea.
Lástima que esta exposición no se haya celebrado en cuaresma, en un período con mucho más poder de convocatoria. Hubiera servido para mejorar un tiempo demasiado enfangado con la logística de horarios e itinerarios. Los 50 años de la basílica del Señor son, efectivamente, una buena oportunidad para rememorar la historia de su devoción, los lugares donde fue fecundando en miles de sevillanos y el papel fundamental de quienes contribuyeron a propagarla. Esta exposición es una de esas muestras de buen gusto que reconcilian con lo mejor de la Semana Santa y de sus hermandades.

Hay que felicitar a la Hermandad del Gran Poder por una muestra tan sencilla como bien concebida, que aporta una forma de hacer las cosas con originalidad y belleza. Los 50 años de la casa del Señor bien merecen una iniciativa de estas características. No hay mejores huellas del Gran Poder que las caras de quienes hacen de su vida una rendición de culto cotidiano a quien tiene en su mano la potestad y el imperio.