Archivos para el tag ‘Francisco Javier Gutiérrez Juan’

Los SMS del Fiscal

El Fiscal | 2 de marzo de 2010 a las 15:40

El día 20 a las 12:01: “Ayer, en el teatro Isabel la Católica de Granada, a petición del pregonero de la Semana Santa se estrenó Saeta a San Agustín, que compuso en honor al cristo granadino Francisco Javier Gutiérrez Juan, director de la Municipal de Sevilla”. A las 13:12: “Sol. 41, sí. 10, no. Abstenciones, 4”. El 21 a las 12:03: “Hoy te noto vehemente en la página, Fiscal”. El 23 a las 17:58: “Lo mejor de escribir de cofradías en prensa es el silencio de muchos al día siguiente. A esta hora llevo contabilizadas doce magdalenas atragantadas en el desayuno, pero las mejores son las invisibles. Ese rumiar de dientes…” A las 23:14: “¿Celis será Homo Cofrade? Qué fuerte”. A las 23:26: “Me parece bien lo de Celis. Espero que esté a la altura”. El 24 a las 13:48: “Fiscal, que ya llevas una hora de charla con Esquivias en la calle Rioja”. El 26 a las 14:07: “Fiscal, espero que a mi Virgen del Dulce Nombre le pongan la saya rosa este año. Confío en que haya la suficiente voluntad política, por decirlo suavemente, para que así sea”.

Aldabonazo

El Fiscal | 3 de febrero de 2008 a las 20:50

Aldabonazo

El que pegó Juan Moya Gómez en el acto de entrega al cardenal Amigo de la distinción El Llamador de Canal Sur Radio el pasado lunes en el Teatro Lope de Vega. A este joven cofrade, sobrado de casta por razones obvias, le correspondió pronunciar el Elogio de la Radio, una pieza en la que recreó las sensaciones de un estudiante en Dublín que no puede vivir la cuaresma en Sevilla. A cuenta de las noticias que oye en la emisora, más sobre dimisiones y conflictos internos que sobre la rampla del Salvador y los cultos, aquel estudiante echa de menos relatos más amables y que se identifiquen más con sus sentimientos. Este relato le sirve al orador para lanzar una pregunta concluyente:”¿Cuándo será más importante la bolsa de caridad que un minuto de retraso en la Campana. ¿Cuándo alzarán unidas su voz las hermandades en defensa de los problemas que le atañen? ¿Cuándo? ¿Para cuándo? Pero sobre todo ¿Por qué?”.

Los sms del Fiscal

Recibido el día 1 a las 21.08: “Fiscal, hay malestar en la Banda Municipal por la falta de apoyo de Zoido a los funcionarios. Apoyó que dirigiera el Miserere Izquierdo y no Francisco Javier Gutiérrez Juan”.

Las cosas bien hechas

Hay varias hermandades en las que ha causado honda satisfacción que un operario del servicio municipal de Parques y Jardines acompañe a determinados diputados mayores de gobierno a supervisar el recorrido de las respectivas cofradías.

El pertiguero

Primer golpe. Nadie entiende los nervios de Pedro Manzano cuando los periodistas le preguntan con corrección por el resultado de la restauración del Cristo de la Exaltación. Que sepamos, el oficio de restaurador no figura entre las profesiones con mayor índice de estrés. Segundo golpe. Menudo acto social han montado en la Estrella a cuenta de la concesión de la medalla de honor al ex hermano mayor, Rafael Medina. Se han cursado invitaciones a muchos cofrades de más allá de la calle San Jacinto. Tercer golpe. No se pierdan la portada de la revista Cuaresma de Sevilla, promovida por el triunvirato morado Salas Rubio, Salazar y Bajuelo. Y ciriales arriba. Se siguen oyendo elogios a la iniciativa de los jóvenes de la Macarena de ir a recoger a su casa a los hermanos más veteranos para que pasen un día en la hermandad. Los mismos jóvenes los acompañan después hasta su casa. Dicen que comprobar la cara de satisfacción de esos hermanos, retirados desde hace años de la cofradía, no tiene precio. Con estas iniciativas es como las cofradías se hacen grandes.

El Elogio de la cordura

Elogio de la cordura La nota oficial de la Hermandad de los Gitanos sobre el resultado de su cabildo de cuentas es para echarse a temblar. Y, temblando, temblando, llegar a ciertas conclusiones. El efecto que produce la lectura de la tarjeta gráfica adjunta al comunicado es la misma que cuando uno va en coche, llega a la rotonda de entrada a cierta localidad onubense famosa por el carácter rudo de sus habitantes y lee el aviso en formato XXL de la Dirección General de Tráfico: “Recuerde que en la rotonda, ud. no tiene la prioridad”. Madre de Dios, que vive junto al Arco, ¿cómo se las gastará el personal de aquellos lares que los señores de la DGT, que laboran en Madrid, han tenido que desarrollar una tarea tan in grata como recordar lo obvio. Si los ordenadores de la DGT daban cada año una alta siniestralidad en la rotonda de marras, los de la junta de gobierno de la cofradía se han terminado dando cuenta de que las cuentas, valga la redundancia, es lo que mueve los ánimos como la fe mueve las montañas y cordilleras. Más que mover los ánimos, los enciende sin necesidad de caña y punta de pabilo. Como decía aquel mientras hacía sonar con la palma de la mano las monedas del bolsillo, al son de esta campana, la que no cae hoy, caerá mañana. Y vaya si cayeron. Hasta que esta semana debió ir todo como el paso racheao, los ánimos no se encendieron y alguien, henchido de gloria, remitió a los medios de comunicación todo un elogio de la cordura, creando un nuevo género en el Internet cofradiero, donde las especies son tan variadas como el surtido de pescao frito. ¿No existían las denominadas charlas de la Semana Santa, aquellas que dieron lugar al Pregón de Pregones? ¿No se han inventado en los últimos años las meditaciones esas en las que se invita siempre al que ha quedado segundo o tercero en la quiniela del Pregón, se le coloca al pobre hombre en un atril a soltar oraciones de su factoría personal? Todo lo cual, por supuesto, con la luz del templo muy baja y en medio de columnas de humo de incienso que provocan toses que luego quedan muy auténticas en la grabación, casi como las que se oyen en la cinta del Pregón de Buzón? ¿No cultiva el Cachorro su propio género con el Sabat Mater? ¿Y no tenía el Silencio sus propias Noches Nazarenas? ¿Por qué no van a tener en los Gitanos su propio Elogio de la Cordura con bendición final? Aplíquese la receta de que en cada hermandad con conflictos internos se organice un Elogio de la Cordura. Y así podríamos oír a esos cofrades de voz engolada que andan sueltos por la calle en la precuaresma: “Oye, a Fulanito le han dado el Stabat Mater en el Cachorro cuando su nombre sonaba más bien para el Elogio de la Cordura de los Gitanos. Vamos, que si le hubieran dado el Elogio de la Cordura tenía ya hecho lo del Pregón”. Pues nada, cuando se elija al nuevo presidente del Consejo y todos los hermanos mayores hayan votado sin incidentes después de una campaña limpia y sin acusaciones como las de hace ocho años (de un candidato a delegado de día se dijo que no iba a misa, ¡ooooh!), organizamos un Elogio de la Cordura con carácter extraordinario. Y hacemos como la DGT con las rotondas. Qué barbaridad.

Aquellas catenarias que Marchena nos recuerda

Foto Cristo de los NegritosLo habíamos despedido en esta Puerta de los Palos con banda de música y altos honores cuando se marchó de la Gerencia, después de prácticar el urbanismo morado para alegría de una serie de hermandades a las que facilitó inmuebles y solares, y resulta que el hombre sigue de actualidad en este mundillo tan particular como universal. Manuel Marchena, vicepresidente de las empresas municipales, ha dado esta semana una conferencia en el Buen Fin sobre el futuro del Centro de Estimulación Precoz y ha remitido a todos sus allegados un correo electrónico con una clara intención: demostrar que las cofradías han convivido con las catenarias y los cables de los tranvías. Algo así como las mujeres nazarenas, que en tiempos históricos ya salían hasta que se les impidió. Entre las imágenes seleccionadas por este penitente de los Estudiantes en la capital y nazareno de Brenes en la Madrugada, se encuentra la del Cristo de la Fundación, de Los Negritos, pasando junto a una hermosísima catenaria. Que cada cuál saque sus conclusiones. Nosotros la tenemos clara: como no se meta en el burladero, a Marchena le van a llover las ofertas de charlas, mesas redondas en las hermandades y artículos en los boletines.

El lagarto de la Catedral

No sabes, inquieto Fiscal, lo feliz que estoy por saber lo bien que se encuentra uno de los canónigos más queridos de la ciudad, el que siempre será reconocido como párroco del Salvador, don Manuel del Trigo Campos. Sé que pronto se reencontrará en privado con el templo de su vida.

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.