El Fiscal » Gerencia de Urbanismo

Archivos para el tag ‘Gerencia de Urbanismo’

Sólo faltan las palomitas

El Fiscal | 23 de septiembre de 2013 a las 17:35

cine
Decía José Luis Murga, catedrático de Derecho Romano que llegó a dar el pregón de la centuria, que la historia no es que se repita, la historia es la misma. Siempre la misma. Yrecordaba la figura de don José Luis al leer esta semana las exigencias del Consejo de Hermandades, que quiere que Zoido exima a las cofradías de pagar las tasas de la ocupación de la vía pública por las sillas y palcos de la carrera oficial. Don Bourrellier ha salido gallito y apunta a la tasa cero por rodajes de películas y anuncios publicitarios. ¿Por qué no aplicar a las cofradías el gratis total de los rodajes si ellas generan ingresos para la ciudad al igual que las empresas que vienen a rodar aquí sus largometrajes? Los ejemplos los carga el diablo. El Consejo pone a la Semana Santa a la altura de los rodajes de las películas como ya hizo no hace muchos años para zafarse de pagar el IVA de la carrera oficial. El Consejo, antes de conseguir la exención total de este tributo, suplicó el IVA rebajado del 7%, para lo cual pasó borreguilmente por el aro de considerar la carrera oficial como una manifestación cultural en función de un precepto referido a otros espectáculos muy distintos, caso de los festejos taurinos o las atracciones de feria (art.91, apartado 1º, nº 2, epígrafe 7º de la Ley del IVA). Y para obtener posteriormente la declaración de exención del pago del IVA tuvo que pasar por otro aro: reconocer el carácter social (nunca eclesiástico) de la institución cofradiera y, por lo tanto, se le aplicó el artículo que declara exento del tributo a aquellas entidades privadas de carácter social que organizan determinadas actividades. Por este motivo, se utilizó el artículo 20, apartado uno, nº 14 de la Ley del IVA, que trata actividades como las representaciones teatrales, musicales, coreográficas, audiovisuales, exposiciones y manifestaciones similares. Ahora Bourrellier dice que la Semana Santa es como el rodaje de una película a efectos de ocupación de la vía pública. Yque si tiene que pagar las tasas sería como poner la Semana Santa al nivel de los veladores, que Don Zoido no puede controlar por más que saca nuevas ordenanzas. Pues mire usted, don Bourrellier, lo de los pasos hace tiempo que está realmente como los veladores: hay demasiados, muy mal colocados en los días de salida y muchos de ellos afean la fiesta al igual que las mesas y sillas estropean la estética de un entorno monumental. Así que por ahí no cuela la cosa. Y en cuanto al argumento del cine para irse de válvula con las tasas, podría colar si se tuviera en cuenta que hay pasos que, efectivamente, parecen sacados de un rodaje; imágenes idóneas para un museo de cera y túnicas propias de Halloween, dicho todo lo cual con permiso de la corriente buenista-zapateril que considera preciossssas todas las cofradías. Pues no.
–Fiscal, detente por favor, que así no te van a dar el pregón nunca.
–Que se lo den al de los jamones. Además, este año toca una señora, que ya lo lo ha dicho don Juan José.
En definitiva, si ya claudicamos ante la poderosa Hacienda, que es la expresión del Estado, y defendimos que la Semana Santa es un espectáculo cultural y que el Consejo es una entidad social, no debe haber problemas en que el alcalde admita que la Semana Santa equivale a todos los efectos al rodaje de una película que dura siete días (¿siete?) y donde a veces se ven hasta extraterrestres, naves espaciales y pistoleros… ¿Recuerdan los pistoleros del western de San Gregorio en la elección del pregonero? Ymarcianos o seres un tanto extraños, haberlos haylos. Porque hay cofrades obsesionados por un carguillo que al pasar por la calle San Gregorio dicen ante la sede del Consejo: “Mi casaaaaa. Te-lé-fo-no”. La historia no se repite. Qué gran verdad enseñaba Murga la mar de bien en aquellas caracolas de Derecho de los años noventa que, por cierto, también frecuentaba por aquellas calendas una alumna llamada Susana Díaz. Esto es de película. Pero de película de verdad en sesión continua a cargo de Bourrellier Productions. Sólo falta que el tesorero cante aquello de “¡Movieeeeeeeerecord!” Aquí lo importante es no pagar, cueste lo que cueste. Saca las palomitas, Andrés (Martín).

Las verdades de Arenas

El Fiscal | 3 de octubre de 2012 a las 5:00

El presidente del Consejo de Cofradías se mojó de lo lindo el jueves. Y no precisamente por los 33 litros de agua por metro cuadrado que cayeron durante una impagable jornada en la que nos sentimos como en un Domingo de Ramos o un Jueves Santo. Porque los hay que vemos el agua caer para abajo y nos ponemos el pinganillo de la radio con la misma disciplina que un perro de Pavlov reacciona al estímulo (¿guauuu, guauuu!). La famosa ley del reflejo condicional debería tener su epígrafe cofradiero. ¿O no? A lo que íbamos. Adolfo Arenas calificó ese día de “barbaridad” que el Ayuntamiento quisiera incrementar la tasa que cobra por la instalación de la carrera oficial de Semana Santa en un 84%. Una subida incluida en ese proyecto de nuevos tasas que el gobierno del PP (¡Cuerpo a tierra que vienen los nuestros!) retiró a última hora del orden del día.

Los argumentos
El presi Arenas estuvo valiente en sus fundamentos. “Desde nuestro punto de vista hay que mirar a quién se le está cobrando ese dinero y para quién va, que es para Sevilla y para las innumerables obras sociales que hacen las hermandades. Y más en este tiempo”. Yal delegado de Urbanismo le soltó una suerte de ¡No te enteras, Vílchez! cuando explicó lo siguiente:“Todavía no nos hemos enterado de lo que hacen las cofradías y para qué quieren ese dinero. Nos quedamos en la simplicidad de que se le cobran cien mil euros porque tienen ese dinero. Nosotros no tenemos ni un duro”. Está visto que a Arenas no le gustó que los técnicos de la Gerencia se metieran hasta la cocina calculando las ganancias de las cofradías, pues en el informe económico se decía que el aumento de la cuota por ocupación de la vía pública supondría solamente un 3% de lo que se ingresa por la explotación de las sillas, unos tres millones de euros. Arenas fue rotundo: “Las cofradías generan un movimiento de dinero para la ciudad de más de 300 millones de euros cada año. Todo eso hay que tenerlo en cuenta. No suponen lo mismo todas las cesiones de suelo, por lo que creo que el incremento está absolutamente fuera de lugar”. ¿Se habrán enterado el delegado de Urbanismo, el reverendo Vílchez?

Sesudos estudios
Arenas utilizó en su defensa el impacto económico que genera la Semana Santa en la ciudad. El último estudio al respecto, realizado por la Universidad de Sevilla en 2010, lo cifró exactamente en 240 millones de euros (Arenas lo elevó a 300). Cada euro gastado esa semana se multiplica por 2,14. El mismo estudio calcula que 910.000 personas tienen alguna participación en la fiesta, que los visitantes gastan una media de 235 euros por 65 de los sevillanos y que la mayoría del dinero se queda en el tejido económico de Andalucía. Frente a los 240 millones que genera la Semana Santa, hay que tener en cuenta que el gasto total de las instituciones públicas y privadas es de 8,5 millones de euros, donde se incluyen fundamentalmente el transporte, los gastos de personal, infraestructura y mantenimiento y las actividades de limpieza y exorno. Alguno en Urbanismo ha visto en la Semana Santa la gallina de los huevos de oro. Cocouaua…

Palacio
El día que se harten los curas, se cargan el voto por correo… Otra vez soplan vientos del arrabal.

Yo por mi silla, mato

El Fiscal | 25 de septiembre de 2012 a las 5:00

Ocurrió esta semana. Una cadena de televisión organizó un debate sobre el asunto del cobro de la entrada a los visitantes de templos restaurados con fondos públicos, ese sonajero anticlerical que agita este PSOE de ahora (el de Felipe no lo hacía) para distraer la atención y no perder más votos por la izquierda. A la mesa invitaron a un profesor de Periodismo, al abogado Joaquín Moeckel y al vicario general Teodoro León. Pero el alto mando de la curia no compareció. A la productora le llamó la atención la excusa: “Si va el señor Moeckel, entendemos que nosotros ya estamos representados”.

Ojú

Lo de las cofradías se está poniendo peor que la España de las autonomías. Agárrense que vienen curvas. Hace menos de un año que funciona en la ciudad la denominada Federación de Asociaciones Cofrades de Sevilla, nacida “de la mano de las distintas asociaciones y tertulias cofrades de la ciudad de Sevilla”. En su web se dice que la federación “se constituye como un órgano colegiado coordinador de las entidades existentes en Sevilla. En la actualidad son 34 las asociaciones cofrades existentes en nuestra ciudad (1ª fase federativa) y 83 las tertulias (2ª fase federativa)”. ¡Toma del frasco! En sus funciones destaca la siguiente: “Nombramiento de comisiones auditoras para aquellas asociaciones federadas que por los motivos que se acuerden y éstas acepten, necesiten del apoyo y reconducción en los fines principales de su constitución”. ¿Cómo se toman en San Gregorio el nacimiento de un nuevo organismo que agrupa a 117 colectivos? Tal vez ni se hayan enterado, tan entretenidos ellos en las sillas y la elección del pregonero…

Urbanismo recaudatorio

Y en delirios pregoneriles estábamos cuando, ¡zas!, salió el documento con las nuevas tasas de Urbanismo para 2013. Un documento que no ha sido aprobado porque el PP lo retiró en el último minuto, pero del que nos hemos enterado de todo. Incluía subidas de hasta el 100% en muchas tasas y la creación de otras nuevas. ¿Pero qué recogía de interés para la Sevilla cofradiera? Pues hemos pasado del urbanismo morado al urbanismo recaudatorio, porque planteaba una subida del 84% de la tasa que el Consejo debe pagar al Ayuntamiento por ocupación de la vía pública. ¡Al suelo que vienen los nuestros! La perlita aparece en el informe que justifica la subida. Los técnicos dicen que no pasa nada por subir tanto el impuesto, que el Consejo va a seguir haciendo un negocio redondo porque lo que se pretende cobrar es sólo un 3% de los beneficios que genera la carrera oficial (más de tres millones de euros) y que las sillas no son “artículos de primera necesidad”. En esto último es donde los técnicos no tienen ni pajolera idea de cofradías.

Yo por mi silla, mato

Estos sesudos técnicos de las caracolas ignoran que aquí el personal por el asiento de enea hace como la Esteban (no confundir con San Esteban): “Yo por mi silla, mato”. Si los técnicos supiera que las sillas no han hecho más que subir de precio en la última década y que las peticiones de asiento no han hecho más que aumentar en el mismo período de tiempo, hubieran propuesto un encarecimiento de la tasa mucho mayor aún. Señores técnicos, la silla en la carrera oficial es un artículo de primerísima necesidad. Por eso hasta se regula su transmisión de padres a hijos en un reglamento y hasta figura expresamente en muchos acuerdos de divorcio. A estos técnicos les bastaría pasar una tarde del período de renovación de abonos en la sede del Consejo. Allí verían la de llamadas de protesta que se reciben cuando al personal se le ha pasado el plazo. Y verían a ese empleado que ya no sabe cómo librarse de la paliza que le da una abonada indignada: “¡Señora, que ha perdío usted una silla y no el cortijo del Torbiscal!”

El pertiguero

Primer golpe. Lleno en la presentación de un nuevo medio de comunicación: sevilladirecto.es Segundo golpe. Lo dirige el periodista Antonio Silva, al que lo de cofrade de la O le viene en el ADN. Tercer golpe. La información cofradiera la hará Víctor García Rayo. Y ciriales arriba. ¿Han visto ya en internet el cabecero de la cama que recrea la salida de la Macarena? Con muralla y tó. “Esto está para borrarse, Fiscal”.