El Fiscal » Guillermo Vázquez Consuegra

Archivos para el tag ‘Guillermo Vázquez Consuegra’

La capillita Susana

El Fiscal | 1 de octubre de 2013 a las 19:41

SUSANA1
Se nos fue Griñán y, ay, no le pillamos ninguna fotografía cofradiera. Y eso que Griñán compartía con el presidente del Consejo de Hermandades, Carlos Bourrellier, que ninguno de los dos ha ganado unas elecciones. Griñán era presidente por la gracia de Valderas y Bourrellier por la de Asenjo. Y ya se sabe que hay veces que la gracia está allí mismo donde las avispas.
–¿Ha dicho obispo?
–A-vis-pa. He dicho a-vis-pa. A ver si afinamos el oído y nos limpiamos la mala baba, oiga usted.
A lo que íbamos. Se nos fue Griñán y no tuvimos la foto en clave morada. Con la de capillitas que hay en el PSOE. En el PSOE hay para formar una cofradía larga con sus parejas de tres en tres, como pancarteros con capirote. Celebérrima fue la portada de periódico del gran Manuel Fernández Floranes como costalero de San Esteban, metiendo riñones en la trabajadera, y aún se recuerdan sus presentaciones de pregoneros, sobre todo porque eran mucho mejores que los ladrillos posteriores. Al presidente Chaves lo vimos dar el primer golpe de gubia a la canastilla del paso del Cristo de las Aguas. Insuperable, sublime, emocionante. No se ha vuelto a dar un golpe de gubia con más garbo. A Alfonso Guerra lo sorprendimos viendo La Paz en la Puerta de Jerez, que ya es mal sitio para ver la Paz y la que se tercie, pero no nos vamos a poner exquisitos. Felipe nunca fue muy de cofradías, pero Borbolla bien podría ser el hermano mayor de la gran cofradía de capillitones socialistas. Borbolla sí que tiene y exhibe una triología personal.
–Soy del Betis, del PSOE y del Calvario.
Yde alguna más, Pepote, de alguna más… Pero guardaremos el secreto. Al Borbolla senador de 1979 le preguntó un periodista de Madrid por sus datos personales. Y apareció en la entrevista como “socialista y hermano del Calvario”. De hecho ha sido maniguetero por dos veces en su cofradía. Borbolla fue una mente preclara en la relación de las cofradías con la administración autonómica. Siendo presidente de la Junta (toma gerundio hispalense de placa) se restauró el manto de su Virgen de la Presentación y alguna subvención cayó para tal fin… Con los años apareció el IAPH restaurando casi de todo yel urbanismo morado de Monteseirín, el alcalde que se hartó de poner medallas de la ciudad en los pecherines de las vírgenes y que tuvo como delfín a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, hermano de Los Caballos, y como cirineo a Manuel Marchena, socialista sin carnet que ha salido en varias presidencias de pasos.
Pero aunque el PSOE actual se haya tirado por estrategia al monte de zurrarle a la Iglesia, el nuevo tiempo andaluz sigue manteniendo unas buenas relaciones con las cofradías. Los llamados griñaninis no son ajenos al mundillo. Mario Jiménez, que da la prédica en el atril del partido en la calle San Vicente cada lunes, es nada menos que hermano del Silencio, la primitiva hermandad a la que el hoy vicesecretario general del PSOE andaluz y presidente del grupo parlamentario llegó hace unos años procedente de Huelva pidiendo, además, ser costalero de la Virgen. DonMario ha jurado defender el dogma concepcionista hasta derramar la última gota de sangre.
Ycomo el poema de Machado tras glosar las siete provincias, ahora toca decir aquello de… YSusana. La hoy presidenta de la Junta jamás ocultó su predilección por la Sevilla cofradiera en sus años de concejal, con exhibición de mando en plaza en la Plaza, con traje oscuro y sentada en el suntuoso sillón dorado y de mullido tapiz carmesí. Ytambién se le ha visto por el Arenal con la cara blanquecina como una sevillana más en la Madrugada de Viernes Santo, a las claras del día y tras el misterio de las Tres Caídas. Tras dejar de ser concejal, en el exilio de Madrid, se vestía de peregrina rociera en Triana, donde estaba de concejal Alberto Moriña, socialista de Montesión y de su círculo de íntimos. Moriña forma parte junto con Juan Carlos Cabrera y Miguel Bazaga del trío de capilla que se ha montado Juan Espadas (socialista de silla prestada en la carrera oficial) para cumplir en los actos de la Sevilla Eterna. Tan capillita sigue siendo Susana que no prometió, sino juró su cargo de presidenta en el gris consuegra de San Telmo. (El gris consuegra es como la tonalidad ala de mosca del ruán, pero más triste, más tiniebla, como una túnica gastada de las que llevan las primeras parejas de penitentes de Los Estudiantes). La verdad es que si hacen recuento, La Que Manda en el PSOE y gobierna en Andalucía per secula seculorum, siempre ha jurado todos sus cargos. Por más que se ha declarado legataria de Zapatero (ojú), a la hora de tomar posesión de un cargo siempre le han podido más sus orígenes. Susana jura, no promete. Susana jura porque todavía guarda las formas de función principal de instituto, la liturgia de medalla y beso a las imágenes. Susana jura que no promete. Otra cosa es que Susana te la tenga jurada, que no es lo mismo. ¿Verdad Alfonso? Ahí sí que puede venir su primer golpe de gubia…
SUSANA2

Del arzobispo y de Vázquez Consuegra

El Fiscal | 18 de septiembre de 2012 a las 5:00

Monseñor se viene a arriba
Se le nota muy contento y relajado al arzobispo en este arranque de curso, una vez superada la operación quirúrgica y muy probablemente otros achaques menores. Está despierto, muy despierto, ¿verdad?. Y menos receloso en tratar algunos asuntillos que en otro tiempo le hacían potenciar las defensas. Debe ser que pasa el tiempo y se va haciendo a la ciudad. Incluso habla cada vez con más sentido del humor de sus primeros incidentes en la diócesis, aquello de la estampita y lo del pregón. Y de más cosas…
Esa primera vez…
Por ejemplo, monseñor recuerda cuando la ocasión lo merece lo que le ocurrió cuando en el Gran Poder le pidieron por primera vez que presidiera la función del 6 de enero. El prelado expuso que su costumbre era disfrutar de las vacaciones de Navidad hasta después del día de Reyes, por lo que hasta el 8 no regresaría a Sevilla. Alguien, tal vez de la hermandad o tal vez de la curia, le espetó: “Si usted se queda ese día en su tierra, mejor que no vuelva ya a Sevilla”. Y monseñor Asenjo buscó la combinación de transporte para estar donde se le demanda a un arzobispo de Sevilla que esté el día de la Epifanía. Terminada la función retornó a su destino manchego. Y todos contentos. Aquel año, por cierto, le invitaron a presidir la novena de la Virgen de los Reyes. Y miembros de la asociación de fieles cuentan que monseñor exclamó con su cuota de razón: “¿Y cuándo descanso yo?” Esos fieles no sabían lo de enero.
Vázquez Consuegra, al atril
El arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra se fotografió el martes
con Zoido en el nuevo auditorio de Fibes. El solito, sin ayuda de nadie, definió con precisión pregoneril el ambiente recreado en el edificio: “Una vibrante atmósfera de plata”. ¡Tomaaaaaa! ¿Se refería el arquitecto a la Hiniesta por la Alameda o a la Candelaria por los jardines? Su comentario no lo mejora ni el recordado Juan Delgado Alba cuando dijo aquello tan afinado del “rumor de plata batida” para referirse a los golpes de pértiga. ¿No vota el Consejo para pregonero a un tío que manda jamones o incluso a un literato ya fallecido? Pues ahí tienen los Arena´s boys al verdadero revulsivo del depauperado acto del Pregón. Consuegra, al atril. Sería perfecto. Porque las Semanas Santas son cada vez más grises, más negruzcas y con menos luz a cuenta de la lluvia. Y esos tonos le van mucho a Consuegra. Ahora bien, el chaqué deberá ser desestructurado, que no se diga. Y al final del acto, la caridad de los cofrades no dirá que ha oído el Pregón de “un hombre muy de Iglesia”, sino que ha sido el Pregón de un “hombre muy del régimen”. Vibrante atmósfera de plata… ¡Cosas veredes, amigo!