El Fiscal » Hermandad de Pasión

Archivos para el tag ‘Hermandad de Pasión’

Pasión: el triunfo de la moderación

El Fiscal | 23 de mayo de 2016 a las 13:55

en persona a Jose Luis Cabello
INCONTESTABLE, rotundo, demoledor. Para mandar a algunos a meditar al Tíbet. El triunfo de José Luis Cabello en el cabildo electoral de Pasión ha sido de los que marcan un hito, como ocurrió con Manuel García en la Macarena. Cabello se llevó casi el 70 por ciento de los sufragios en una noche –nunca se olvide– en la que había una finalísima de fútbol con el Sevilla en liza. Su éxito es el de la moderación, el del saber estar, el de no confrontar y aguantar ciertas embestidas con paciencia de penitente tras un pasopalio, el del juego limpio, el de la lealtad a los amigos, el del trabajo sereno y discreto en asuntos de caridad. Cualquiera que conozca a este granadino del 48 y su trayectoria profesional sabe que su perfil está muy alejado del de un títere. Cabello no ha hecho ruido cuando otros se han hartado de segregar la bilis del odio, de usar el cabildo electoral para saldar supuestas cuentas personales y de manipular torticeramente el sentido de un cabildo electoral que no debía ser más que una cita estrictamente cofradiera. Si algunos quisieron montar una suerte de plebiscito en torno al anterior hermano mayor, lo de ir al Tibet, visto el apabullante resultado, se puede hasta quedar corto.

Los hermanos de Pasión han apoyado de forma masiva a quien se ha forjado como un especialista en labores de caridad, muchos años al frente de la fundación asistencial de la hermandad a la búsqueda de recursos en los bancos de alimentos, la orden de San Juan de Dios, organizaciones varias y muchos particulares. Cabello es una persona seria y de formas exquisitas que no ha consentido nunca que cuatro cofrades con las tardes libres vengan a afearle sus particulares lealtades.

Los hermanos de Pasión han sabido distinguir el futuro de la hermandad de otros asuntos que hace tiempo se dirimen en los foros correspondientes. Pareciera que el electorado ha votado con bisturí, diseccionando con minuciosidad el perfil del nuevo hermano mayor de todos los elementos tóxicos que algunos se han encargado de generar para intentar confundir a los hermanos. O, tal vez,el electorado ha sabido castigar a quienes han pretendido usar la hermandad para fines particulares que poco tenían que ver con asuntos cofradieros o pastorales. A algunos se les ha visto demasiado el plumero. Y han sido en su propia casa donde los han mandado a paseo en una noche del florido mayo. Ha quedado claro otra vez que los cabildos electorales no se ganan con troles vomitando en las redes sociales, ni con tergiversaciones de manual, ni con ataques directos de kamikazes de taberna. Se ganan con trayectoria y prestigio. Sólo desde la base de ambos pilares se construye una gran mayoría que pone a cada cuál en su sitio. Nadie vota a títeres ni entrega su confianza en quienes renuncian a sus amigos de la noche a la mañana. Y José Luis Cabello ni es lo primero ni ha hecho lo segundo. Ojalá su estilo abundara más en el mundillo de las cofradías. Otra música sonaría. Por lo pronto, que siga sonando la Oliva.

¿Abuso o negligencia?

El Fiscal | 27 de abril de 2014 a las 5:00

gran poder.jpg
No había trascendido. Se ha hecho con una discreción muy calculada. Y en algún caso con agosticidad. El Arzobispado acudió al Registro de la Propiedad en 2009 y se apropió del 100% del pleno dominio de San Lorenzo, sin tener en cuenta los derechos de propiedad del Gran Poder sobre su antigua capilla. Y acudió en agosto de 2011 y se atribuyó la Magdalena entera. La Quinta Angustia reaccionó de tal forma que la junta de gobierno llegó a estar facultada para emprender las acciones necesarias para defender sus derechos de casi 430 años. ¿Nadie hizo nada en el Gran Poder en 2009? ¿Nadie va a hacerlo ahora? ¿Acaso no tiene la Hermandad del Gran Poder sobrada documentación que demuestra sus derechos de propiedad? ¿Se renuncia a los derechos sobre una capilla cargada de simbolismo para la hermandad? ¿Se está enterando hoy la hermandad del atropello a sus derechos de propiedad? ¿Ha abusado el Arzobispado de Sevilla, ha habido quizás algo de negligencia en la cofradía o han ocurrido ambas cosas?

El Salvador
En breve será inmatriculado el Salvador, cuya propiedad no está blindada aún en el Registro aunque parezca extraño, ¿verdad? Se sabe ya que serán escrupulosamente respetados los derechos de propiedad de Pasión sobre la capilla sacramental, las dependencias de la casa de hermandad y la cripta.

8.200 euros

El Fiscal | 10 de junio de 2010 a las 9:14

Ha sido la recaudación de la Hermandad de Pasión en las tres noches sacramentales que ha celebrado en el Patio de los Naranjos. El dinero se destinará a los fines sociales de la fundación de la cofradía.

Un cirineo de cajonazo

El Fiscal | 10 de diciembre de 2009 a las 18:51

cirineo

Intimamos una noche de cuaresma en que el taxi de Javier Criado nos llevó desde las setas de la Encarnación hasta tu morada con el compromiso de no revelar jamás la dirección exacta. Vives en un barrio por el que no pasan cofradías, donde lo más parecido a un paso de Semana Santa es la parihuela de Pasión cuando va de mudá a la voz de Antonio Laguillo y donde hay bares que sirven platos rebosantes de gambas a un euro con opción a rascarse los brazos después de la ingesta. Tú sí que sabes desde hace años de la Gran Sevilla donde el giraldillo sólo se otea en los llaveros. Tu casa huele a humedad, a bancos rotos, a cajas de herramietas engrasadas. Contemplarte metido en un cajón evoca estampas con las esquinas gastadas, de vírgenes en el exilio prematuro en blanco y negro. Tú sí que conoces la dureza de la diáspora. Tú sí que entiendes de pañuelos verdes que te condenan por dos veces ya al cajón de la desmemoria.

Aquella noche nos ilusionamos los dos con promesas de reencuentro feliz el Jueves Santo de 2011 por la calle Cuna, o por Sierpes, o subiendo la rampla a la hora en que los niños del Silencio vestidos de pajes comienzan su pregón mudo de defensa de la vida. Aquella noche nos miramos y, ciertamente, tienes unos ojos imponentes, serios, profundos, de Lacave del Gran Poder que aparta el laterío por Arfe a golpe de palermo para evitar heridas a los penitentes. Estás hecho para ayudar a cargar la cruz, ironías del destino, en malos tiempos para la exhibición de cruces. Cuando hacen más falta que nunca los cirineos –qué cosas– te han vuelto a relegar a tu cajón. Aquella noche te soñamos de nuevo sobre el paso rompedor de Cayetano González, armonía de plata de líneas cóncavas y convexas, el mismo al que en los años setenta se subió con urgencia un jovencísimo nazareno llamado Javier Criado para proteger al Señor de la lluvia y del que descendió con los pies desnudos chorreando sangre tras clavarse las cañas de los claveles. Aquella noche de cuaresma paladeábamos ya tu regreso con Antonio de la Torre encendiendo los pabilos del último tramo antes de la salida, con don Manuel del Trigo dando la plática desde el presbiterio y repartiendo bendiciones por un Patio de los Naranjos con revuelo de escudos mercedarios, Manuel Díez Crespo cómo no entre ellos, con el órgano gimiendo ese Perdón, oh Dios mío que es la música de la plenitud del Jueves Santo, la banda sonora de una película que a esa hora tiene estética de ramos cónicos por Laraña y de cruz velada por Rioja. Aquella noche te veíamos de nuevo como siempre nos contaron, bisbiseándole al público que te espera sabiamente en la acera izquierda con esa mirada penetrante de cirujano que ataja en corto y por derecho: “Este es mi Dios y esta su cruz”. Aquella noche te convertiste para siempre en uno de mis personajes favoritos de una Semana Santa ya imposible. Eres un cirineo de cajonazo, otro símbolo caído en la fiesta decadente.