Archivos para el tag ‘Los Gitanos’

Bergoglio en el Plantinar

El Fiscal | 17 de septiembre de 2013 a las 17:58

verdugo campanas
Aquel muchacho fue el pertiguero de la coronación de la Virgen de las Angustias junto con un acólito llamado Enrique Casellas. Después fue el presidente del grupo joven de la Sed y el diputado de cultos de la cofradía del Nervión histórico donde se crió tras haber echado los dientes en Pelay Correa. Un día fue a pedirle al sacerdote Francisco Ortiz que predicara los cultos de la hermandad. Ahí se encarrilló una vocación que se había ido forjando en la parroquia de la Concepción, a los pies del Cristo sediento y la Virgen de los ojos claros, con la cruz de madera en el pecho y en el seno de una corporación pujante con un hermano mayor como Manuel Rojas, cofrades de referencia como Juan Antonio Cuevas y grandes sacerdotes de la diócesis como los hermanos Isorna y don Ángel Gómez Guillén, su director espiritual. La de José Miguel Verdugo (Sevilla, 1970) es una vocación nacida en el seno de una cofradía, la misma que pagó íntegramente sus estudios como seminarista, primero en el viejo San Telmo, cargado de humedades, de letrinas cuarteleras y despachos desvencijados, y después en ese edificio de la calle Tarfia que parece más un NH que un lugar docente para futuros sacerdotes. Cofrade antes que cura. Nazareno de la Sed en el blanco y negro de 1979 cuando la primera y animosa estación de penitencia a la Catedral. Ysin complejos por venir de una cofradía y seguir estando en las cofradías. Hoy es un domingo muy especial en su vida. Toma posesión como párroco del Plantinar, en el templo de San Diego de Alcalá, tras ejercer de diácono en Santa Ana y de titular en las localidades de Alcolea, Villanueva del Río y Minas, Guadajoz y Valencina de la Concepción. Dicen que el padre Verdugo ha ejercido la pastoral de la rehabilitación, porque en sus primeros años de cura le ha tocado restaurar templos, renovar campanarios y sellar grietas en los pueblos tras ir pegando los correspondientes sablazos. Aunque lo suyo, de verdad, es la rehabilitación de las almas, la pastoral de la calle, lejos de la comodidad de la sacristía, en la línea de un Bergoglio que clama por la presencia de los sacerdotes donde están realmente las necesidades. Quizás por eso hay quien dice que el periodismo es, al fin, una forma de sacerdocio: la calle es su escenario. Quizás de Leonardo del Castillo haya aprendido la sonrisa continua, pero con monturas de gafas policromadas, y la acción constante por alejar a jóvenes de malos hábitos; de Ángel Gómez Guillén sus enseñanzas espirituales, la moderación, la mesura y la lealtad al obispo; de Manuel del Trigo su carácter de puertas abiertas; de José Luis Peinado el sentido de la diplomacia eclesiástica y el rigor como criterio, y de Fernando Isorna la decisión del emprendedor. Ycomo estudiante lleva el sello de profesores como el inolvidable José María Estudillo, Miguel Oliver, Gonzalo Flor y José María Garrido Luceño. El Plantinar se convierte en el primer destino como párroco en la capital de un cura muy de pueblo, muy rociero y muy amante del arte como vía que ayuda para llegar a Dios. Al cura Verdugo se le ve todos los años haciendo el camino como un peregrino más, explicando las sagradas escrituras en lo alto de una carreta en un camino de girasoles a media tarde, o en los talleres de Navarro Arteaga, Dubé de Luque o José Leal encargando obras o restauraciones con las que no dejar altares huérfanos de oraciones. Pide Niños Jesús a los escultores, saetas a El Sacri, Pili del Castillo o Álex Ortiz, y pide ayuda para los templos a alcaldes del PSOE o del PP. Llega al Plantinar el hijo de un trabajador que jamás ha ejercido de padre del cura en las feligresías donde su hijo ha servido a la Iglesia. Ni su madre ha respondido nunca al prototipo de madre del cura. Todo se lo debe a ellos. Y ellos salvaguardan su libertad de acción como sacerdote. Llega a la capital un cura tremendamente capillita que nunca ha tenido reparos ni en presentarse como tal ni en lucir la sotana y el fajín en la presidencia de los pasos, como seguro que hará a partir de ahora con la cofradía del Sol cada Sábado Santo. Verdugo lleva dentro un cura de pueblo que, aunque jamás lo reconozca, corta cualquier compromiso de golpe si hay que darle la bendición a un recién fallecido, socorrer al hijo adolescente descarriado de un matrimonio que pide auxilio o pedir para las necesidades básicas de una familia. Habitual de la cartelería de predicadores de cada cuaresma, está convencido del potencial de las cofradías, desde la hermandad de mayor solera hasta la asociación de mujeres de doña Concha Yoldi. Hay quienes no encuentran a Dios en las hermandades y hay quienes deben su vocación de sacerdote a una cofradía. El cura Verdugo ya ejerce en la capital, muy cerca de su añorado Nervión. Bergoglio en el Plantinar, donde sale el sol.

Los sms del Fiscal

El Fiscal | 9 de abril de 2010 a las 18:19

El Jueves Santo a las 21:54: “En calma y sosegada la ciudad”.
A las 22:33: “Frente al bandismo, Tejera tocando Margot a la Virgen del Valle. Sólo para escogidos”.
A las 23:35: “La capilla de Montesión no se abre. La cofradía detenida sin poder entrar. Al fiscal de cruz le dicen que no llame. Las llaves la llevan dos nazarenos que van en el cortejo”.
El Viernes Santo a las 05:26: “A ver si los libreas primitivos le pasan la marca del fijador a los del Calvario, que van a lo pelopincho. Toquecito también al sastre”.
A las 06:23: “Hay un tramo entero de la Macarena comiendo calentitos en la Alfalfa”.
A las 11:48: “Voy en AVE viendo la Macarena por la web de tu periódico. No es lo mismo, ¡pero qué maravilla!”.
A las 18:39: “Son las seis de la tarde y hay una nazarena de la Esperanza de Triana sin capirote y con el novio por el puente”.
A las 18:48: “Zoido va hoy escoltando a su Cristo”.
A las 20:48: “En los Gitanos esta mañana han pegado una levantá en honor de Joaquín Moeckel”.
A las 21:20: “El médico de la Mortaja le da a una nazarena de 24 años dos paracetamoles y un caramelo de naranja para el dolor de cabeza. Lleva el escudo de la cofradía en el maletín”.
A las 22:12: “¿No te dan un aire los músicos del paso de misterio de la Carretería a los recepcionistas del NH?”.
A las 11:54: “Vaya tela con la concejal del gobierno que está comiendo chicle al paso del palio de la Carretería. Mandíbula acompasada a los sones de Mater Mea”.
El Sábado Santo a las 12:15: “Qué bonito el enfoscado de la capilla del Sol”.
A las 12:19: “El único miembro de la Corporación municipal que está viendo la salida del Sol en su primera estación de penitencia a la Catedral es… ¡Zoido!”.
A las 16:44: “Hoy he visto un libro de reglas que me recuerda al contador de la luz de mi casa”.
A las 21:37: “Nazareno de la Trinidad con vara en Álvarez Quintero oyendo el Carrusel Deportivo y dando parte de los goles a sus compañeros”.

Obituario

El Fiscal | 13 de enero de 2010 a las 14:27

Las hermandades de La Redención y Los Gitanos están de luto. Este sábado falleció en Sevilla Antonio Lorente, hermano número uno durante años de las dos cofradías.

Aldabonazo

El Fiscal | 3 de febrero de 2008 a las 20:50

Aldabonazo

El que pegó Juan Moya Gómez en el acto de entrega al cardenal Amigo de la distinción El Llamador de Canal Sur Radio el pasado lunes en el Teatro Lope de Vega. A este joven cofrade, sobrado de casta por razones obvias, le correspondió pronunciar el Elogio de la Radio, una pieza en la que recreó las sensaciones de un estudiante en Dublín que no puede vivir la cuaresma en Sevilla. A cuenta de las noticias que oye en la emisora, más sobre dimisiones y conflictos internos que sobre la rampla del Salvador y los cultos, aquel estudiante echa de menos relatos más amables y que se identifiquen más con sus sentimientos. Este relato le sirve al orador para lanzar una pregunta concluyente:”¿Cuándo será más importante la bolsa de caridad que un minuto de retraso en la Campana. ¿Cuándo alzarán unidas su voz las hermandades en defensa de los problemas que le atañen? ¿Cuándo? ¿Para cuándo? Pero sobre todo ¿Por qué?”.

Los sms del Fiscal

Recibido el día 1 a las 21.08: “Fiscal, hay malestar en la Banda Municipal por la falta de apoyo de Zoido a los funcionarios. Apoyó que dirigiera el Miserere Izquierdo y no Francisco Javier Gutiérrez Juan”.

Las cosas bien hechas

Hay varias hermandades en las que ha causado honda satisfacción que un operario del servicio municipal de Parques y Jardines acompañe a determinados diputados mayores de gobierno a supervisar el recorrido de las respectivas cofradías.

El pertiguero

Primer golpe. Nadie entiende los nervios de Pedro Manzano cuando los periodistas le preguntan con corrección por el resultado de la restauración del Cristo de la Exaltación. Que sepamos, el oficio de restaurador no figura entre las profesiones con mayor índice de estrés. Segundo golpe. Menudo acto social han montado en la Estrella a cuenta de la concesión de la medalla de honor al ex hermano mayor, Rafael Medina. Se han cursado invitaciones a muchos cofrades de más allá de la calle San Jacinto. Tercer golpe. No se pierdan la portada de la revista Cuaresma de Sevilla, promovida por el triunvirato morado Salas Rubio, Salazar y Bajuelo. Y ciriales arriba. Se siguen oyendo elogios a la iniciativa de los jóvenes de la Macarena de ir a recoger a su casa a los hermanos más veteranos para que pasen un día en la hermandad. Los mismos jóvenes los acompañan después hasta su casa. Dicen que comprobar la cara de satisfacción de esos hermanos, retirados desde hace años de la cofradía, no tiene precio. Con estas iniciativas es como las cofradías se hacen grandes.

El Elogio de la cordura

Elogio de la cordura La nota oficial de la Hermandad de los Gitanos sobre el resultado de su cabildo de cuentas es para echarse a temblar. Y, temblando, temblando, llegar a ciertas conclusiones. El efecto que produce la lectura de la tarjeta gráfica adjunta al comunicado es la misma que cuando uno va en coche, llega a la rotonda de entrada a cierta localidad onubense famosa por el carácter rudo de sus habitantes y lee el aviso en formato XXL de la Dirección General de Tráfico: “Recuerde que en la rotonda, ud. no tiene la prioridad”. Madre de Dios, que vive junto al Arco, ¿cómo se las gastará el personal de aquellos lares que los señores de la DGT, que laboran en Madrid, han tenido que desarrollar una tarea tan in grata como recordar lo obvio. Si los ordenadores de la DGT daban cada año una alta siniestralidad en la rotonda de marras, los de la junta de gobierno de la cofradía se han terminado dando cuenta de que las cuentas, valga la redundancia, es lo que mueve los ánimos como la fe mueve las montañas y cordilleras. Más que mover los ánimos, los enciende sin necesidad de caña y punta de pabilo. Como decía aquel mientras hacía sonar con la palma de la mano las monedas del bolsillo, al son de esta campana, la que no cae hoy, caerá mañana. Y vaya si cayeron. Hasta que esta semana debió ir todo como el paso racheao, los ánimos no se encendieron y alguien, henchido de gloria, remitió a los medios de comunicación todo un elogio de la cordura, creando un nuevo género en el Internet cofradiero, donde las especies son tan variadas como el surtido de pescao frito. ¿No existían las denominadas charlas de la Semana Santa, aquellas que dieron lugar al Pregón de Pregones? ¿No se han inventado en los últimos años las meditaciones esas en las que se invita siempre al que ha quedado segundo o tercero en la quiniela del Pregón, se le coloca al pobre hombre en un atril a soltar oraciones de su factoría personal? Todo lo cual, por supuesto, con la luz del templo muy baja y en medio de columnas de humo de incienso que provocan toses que luego quedan muy auténticas en la grabación, casi como las que se oyen en la cinta del Pregón de Buzón? ¿No cultiva el Cachorro su propio género con el Sabat Mater? ¿Y no tenía el Silencio sus propias Noches Nazarenas? ¿Por qué no van a tener en los Gitanos su propio Elogio de la Cordura con bendición final? Aplíquese la receta de que en cada hermandad con conflictos internos se organice un Elogio de la Cordura. Y así podríamos oír a esos cofrades de voz engolada que andan sueltos por la calle en la precuaresma: “Oye, a Fulanito le han dado el Stabat Mater en el Cachorro cuando su nombre sonaba más bien para el Elogio de la Cordura de los Gitanos. Vamos, que si le hubieran dado el Elogio de la Cordura tenía ya hecho lo del Pregón”. Pues nada, cuando se elija al nuevo presidente del Consejo y todos los hermanos mayores hayan votado sin incidentes después de una campaña limpia y sin acusaciones como las de hace ocho años (de un candidato a delegado de día se dijo que no iba a misa, ¡ooooh!), organizamos un Elogio de la Cordura con carácter extraordinario. Y hacemos como la DGT con las rotondas. Qué barbaridad.

Aquellas catenarias que Marchena nos recuerda

Foto Cristo de los NegritosLo habíamos despedido en esta Puerta de los Palos con banda de música y altos honores cuando se marchó de la Gerencia, después de prácticar el urbanismo morado para alegría de una serie de hermandades a las que facilitó inmuebles y solares, y resulta que el hombre sigue de actualidad en este mundillo tan particular como universal. Manuel Marchena, vicepresidente de las empresas municipales, ha dado esta semana una conferencia en el Buen Fin sobre el futuro del Centro de Estimulación Precoz y ha remitido a todos sus allegados un correo electrónico con una clara intención: demostrar que las cofradías han convivido con las catenarias y los cables de los tranvías. Algo así como las mujeres nazarenas, que en tiempos históricos ya salían hasta que se les impidió. Entre las imágenes seleccionadas por este penitente de los Estudiantes en la capital y nazareno de Brenes en la Madrugada, se encuentra la del Cristo de la Fundación, de Los Negritos, pasando junto a una hermosísima catenaria. Que cada cuál saque sus conclusiones. Nosotros la tenemos clara: como no se meta en el burladero, a Marchena le van a llover las ofertas de charlas, mesas redondas en las hermandades y artículos en los boletines.

El lagarto de la Catedral

No sabes, inquieto Fiscal, lo feliz que estoy por saber lo bien que se encuentra uno de los canónigos más queridos de la ciudad, el que siempre será reconocido como párroco del Salvador, don Manuel del Trigo Campos. Sé que pronto se reencontrará en privado con el templo de su vida.

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.