El Fiscal » Manuel del Trigo

Archivos para el tag ‘Manuel del Trigo’

Un cirineo de cajonazo

El Fiscal | 10 de diciembre de 2009 a las 18:51

cirineo

Intimamos una noche de cuaresma en que el taxi de Javier Criado nos llevó desde las setas de la Encarnación hasta tu morada con el compromiso de no revelar jamás la dirección exacta. Vives en un barrio por el que no pasan cofradías, donde lo más parecido a un paso de Semana Santa es la parihuela de Pasión cuando va de mudá a la voz de Antonio Laguillo y donde hay bares que sirven platos rebosantes de gambas a un euro con opción a rascarse los brazos después de la ingesta. Tú sí que sabes desde hace años de la Gran Sevilla donde el giraldillo sólo se otea en los llaveros. Tu casa huele a humedad, a bancos rotos, a cajas de herramietas engrasadas. Contemplarte metido en un cajón evoca estampas con las esquinas gastadas, de vírgenes en el exilio prematuro en blanco y negro. Tú sí que conoces la dureza de la diáspora. Tú sí que entiendes de pañuelos verdes que te condenan por dos veces ya al cajón de la desmemoria.

Aquella noche nos ilusionamos los dos con promesas de reencuentro feliz el Jueves Santo de 2011 por la calle Cuna, o por Sierpes, o subiendo la rampla a la hora en que los niños del Silencio vestidos de pajes comienzan su pregón mudo de defensa de la vida. Aquella noche nos miramos y, ciertamente, tienes unos ojos imponentes, serios, profundos, de Lacave del Gran Poder que aparta el laterío por Arfe a golpe de palermo para evitar heridas a los penitentes. Estás hecho para ayudar a cargar la cruz, ironías del destino, en malos tiempos para la exhibición de cruces. Cuando hacen más falta que nunca los cirineos –qué cosas– te han vuelto a relegar a tu cajón. Aquella noche te soñamos de nuevo sobre el paso rompedor de Cayetano González, armonía de plata de líneas cóncavas y convexas, el mismo al que en los años setenta se subió con urgencia un jovencísimo nazareno llamado Javier Criado para proteger al Señor de la lluvia y del que descendió con los pies desnudos chorreando sangre tras clavarse las cañas de los claveles. Aquella noche de cuaresma paladeábamos ya tu regreso con Antonio de la Torre encendiendo los pabilos del último tramo antes de la salida, con don Manuel del Trigo dando la plática desde el presbiterio y repartiendo bendiciones por un Patio de los Naranjos con revuelo de escudos mercedarios, Manuel Díez Crespo cómo no entre ellos, con el órgano gimiendo ese Perdón, oh Dios mío que es la música de la plenitud del Jueves Santo, la banda sonora de una película que a esa hora tiene estética de ramos cónicos por Laraña y de cruz velada por Rioja. Aquella noche te veíamos de nuevo como siempre nos contaron, bisbiseándole al público que te espera sabiamente en la acera izquierda con esa mirada penetrante de cirujano que ataja en corto y por derecho: “Este es mi Dios y esta su cruz”. Aquella noche te convertiste para siempre en uno de mis personajes favoritos de una Semana Santa ya imposible. Eres un cirineo de cajonazo, otro símbolo caído en la fiesta decadente.

Puerta de los Palos

El Fiscal | 2 de marzo de 2008 a las 17:27

Plan de barrios en Morado. Cardena Amigo VallejoEl Plan de Barrios, en morado

Monseñor Amigo estaba en el palquillo en 1989 cuando el Cerro llegó por primera vez a la Campana. Se le quedó grabada la imagen de la Policía impidiendo el acceso de los vecinos del barrio que iban tras el paso de palio. A Su Eminencia le conmovió aquella imagen. Si por él fuera, permitiría de forma especial este año a la gente del Polígono entrar en la carrera oficial con sus titulares. Se trata simplemente de un botón de muestra sobre lo que está ocurriendo en los últimos años. Usando las antiguas denominaciones, se puede afirmar que los dos cabildos de la ciudad, el municipal y el eclesiástico, hace tiempo que apuestan descaradamente por los barrios, creando una suerte de Plan de Barrios morado. Fíjense, por ejemplo, en la noticia de estos últimos días, que encierra toda una obra de misericordia: Emasesa dará de beber a los nazarenos de las cofradías más alejadas de la Catedral. Y al citar los barrios con derecho a avituallamiento, nos encontramos con el Polígono de San Pablo, el Tiro de Línea, el Cerro, el viejo Nervión… Y_pararse ahí, los cuatro costeros a tierra que ya se acabó el agua. Todo indica que los nazarenos de la Quinta Angustia no tienen derecho al oasis municipal. Lo mejor está por llegar, porque la justificación de semejante medida es que con ella se trata de compensar a los barrios, cómo no, por las molestias ocasionadas a sus vecinos con las obras. Te arreglo la acera y te doy de beber. ¿Y qué tendrían que darle a los nazarenos de las cofradías del centro por las molestias de la obra del Metrocentro? Ah, a esos nada. Y en esa apuesta frenética por los barrios, qué me dicen de ese risueño alcalde abriéndole el salón del apeadero al plumerío del misterio del Polígono. Y qué me cuentan del concejal Celis, el que ofreció una rueda de prensa para prometer todo el apoyo logístico de la ciudad a la llegada al centro de esta nueva hermandad. Y el propio cardenal, siempre inteligente, aprovecha la mínima (y la máxima) para declarar abierta la Semana Santa a nuevas incorporaciones de los barrios, cuando no ha elogiado la contribución económica a la Iglesia de Sevilla de hermandades como la de Torreblanca mientras miraba al tendido del racanerío de las del centro. Cómo sabe monseñor que la fuerza está en los barrios. La Semana Santa es un reflejo de la ciudad de todo el año. Anda que no. Hoy priman los barrios, se mima a los barrios y todo gira en torno a los barrios. Los del centro, a sufrir. Se les niega el agua, nunca mejor dicho. La capa se ha impuesto a la cola. La capa tiene más tirón mediático y popular. Despertad cofrades y vecinos del centro, porque un nuevo orden se anuncia.

El Viernes, suplemento

No se pierdan el próximo viernes el suplemento que se repartirá con Diario de Sevilla sobre los personajes que realmente hacen posible la Semana Santa de Sevilla desde dentro y desde fuera de las hermandades. En sus páginas aparecen reflejados hasta 56 oficios y labores fundamentales para sustentar la teoría sobre las manos de la Semana Santa, desde el empresario de las sillas de la carrera oficial hasta el dorador de los pasos, pasando por el músico, la camarera de la Virgen, el mayordomo, el archivero, el agente de la Policía Local o el barrendero de Lipasam. Uno a uno irán explicando su oficio, su participación en la principal fiesta de la ciudad, que no brillaría igual sin las manos de cada uno de ellos. Lo dijo el poeta Manuel Garrido: “Con tres golpes nada más, llevan la Virgen al cielo, las manos del capataz”.

Una de palcos

¿Sabían ustedes que dos titulares de palcos han perdido sus derechos este año por haberse pasado el plazo de renovación sin apoquinar la cantidad correspondiente? Ay, pena, penita, pena. Los afectados no podrán recuperar sus derechos de posesión sobre tamaña parcelita con alfombra de coco, seis plegables de Quidiello y roce de rodillas con los amigos y/o familiares. Perdieron su palco como perdimos Cuba. Por otra parte, el Consejo ha recibido sólo por este año la cesión de ocho palcos, que ya han sido cedidos a determinadas instituciones afines a la causa (es decir, que se rascan el bolsillo de una u otra manera). El problema, al parecer, es que los dos palcos perdidos y los ocho cedidos son palcos de catalejo, de los que hay que llevarse el ídem para ver las insignias, el Zaqueo y el color de los faldones.

Sobre los traslados

Creíamos que el traslado de Pasión congregó tantas bullas por el incuestionable tirón devocional del Señor unido a la circunstancia de celebrarse en sábado. Pero la cosa debe ir a más. Hay “hambre de cofradías”, como apunta Rafael Molina, que de esto sabe un rato largo. El martes por la noche, laborable por la trasera y por la delantera, la cantidad de público congregado para presenciar el traslado del Cristo del Amor y la Virgen del Socorro era muy considerable. Y el miércoles, vísperas de festivo, hubo aún más público para ver el retorno de la Borriquita. Si es por los traslados de regreso al Salvador, se puede concluir que no hay ni mucho menos ningún bajón de público en los actos cofradieros. En sólo dos semanas, únicamente dos, comprobaremos si se ha tratado de una respuesta excepcional del público, o si verdaderamente se ha frenado la desaceleración del público (toma castaña) que afecta a la Semana Santa en la última década.

Los sms del Fiscal

  • Recibido el día 26 a las 20.09 horas: “Estoy en los Estudiantes, el guión de Ciencias está libre. Es la oportunidad de tu vida”.
  • El día 27 a las 14.40 horas, sobre la peregrinación de hermanos del Cachorro a Roma: “En Roma está cayendo agua como ni los romanos recuerdan. Ya sabes, nos juntamos cuatro y diluvia; cuanto más, un ciento… Ya verás las fotos, un fuerte abrazo”.

El pertiguero

Primer golpe. Éxito incontestable. El que ha cosechado Álvarez Duarte con la presentación de las cinco imágenes secundarias para el Polígono. ¿Quién dijo que nadie ha aportado nada a la Semana Santa después de Rodríguez Ojeda?

Segundo golpe. Momento de inspiración cuaresmal de Manuel Melado: “Hubo una Estrella de Oriente/Yo me quedo con la Estrella/que tengo cruzando el puente”.

Tercer golpe. “Oye, Fiscal, ¿es verdad que en cierto paso de misterio de nuevo diseño va un perro en lo alto”.

Cuarto golpe. El canónigo Ángel Gómez Guillén recibió el domingo de su Hermandad del Amor el merecido reconocimiento a su atención a la corporación en los años del exilio. Nunca le ha faltado a la cofradía su misa semanal. Y ciriales arriba. Atinado galardón. El teniente de hermano mayor del Gran Poder, José Ignacio Jiménez Esquivias, gran conversador y conocedor del mundo de las hermandades, recibirá el premio Iscariote 2008 que se concede en el establecimiento del mismo nombre en la plaza del Museo. Este premio fue recogido por en las dos ediciones anteriores.

El lagarto de la catedral:

Qué quieres que te diga, Fiscal. Este mediodía se reinaugura el Salvador, se reabre al culto definitivamente. Por eso sólo puedo acordarme de su párroco en los últimos años, el canónigo Del Trigo, felizmente entre nosotros. Ay, si don Manuel contara tantas cosas como sabe…

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.

El Retorno de Pasión

El Fiscal | 18 de febrero de 2008 a las 22:10

Pasión“Hace más frío que viendo el regreso de Pasión en la esquina de José Gestoso”. Pero por más que Eolo soplara, que sopló desde el cañón de la Encarnación y sus setas, había mucha, muchísima más gente que en el vía crucis del primer lunes de cuaresma. El sábado festivo y el tirón popular del Nazareno de Montañés, túnica morada corta y la luz tenue de cuatro guardabrisones encendidos, son la claves del impresionante poder de convocatoria de un traslado ni mucho menos inédito, pues sólo hace cinco años se vivieron tres con las mismas imágenes: ida y vuelta a San Hermenegildo y la ida a la iglesia de la Misericordia. La decadencia actual del mundo de las hermandades no impide que el público, al final, esté donde tiene que estar: con Pasión. Con las imágenes de siempre. Y anotamos la exquisitez de los priostes al preparar a la Virgen de la Merced. Llega la hora de amoldarse a un templo nuevo, perdido ya el carácter parroquial y la presencia paternal de don Manuel del Trigo. Hay que adaptarse a una sede renovada, donde no será posible manchar el suelo de cera, y donde habrá que aprender a convivir con los más que probables usos culturales de un templo en el que se ha invertido muchísimo dinero público. Pasión ha regresado y nos ha dejado el frío metido en el cuerpo, pero la enorme satisfacción de saber que las grandes imágenes siguen tremendamente arropadas cuando salen a la calle. Con tanto ruán verde, tanto trompetódromo municipal, tanto falso purista, tanto pasos de misterio con gallo y hasta uno que anuncian con un perro en lo alto, el reencuentro con Pasión con tanto público respetuoso es una delicia. Hace cinco años se fue sin fecha de regreso. Nihil est quod deus efficere non possit. “Nada hay que Dios no pueda hacer”.

Foto fiscalAy, aquellos días felices de fresas bañadas en champán francés

Era hermano mayor de una santa cofradía. Irrumpió con las burbujas del Möet Chandon en el mundo del adobo. Las convivencias del Miércoles Santo de aquellos tiempos en su hermandad se caracterizaban por las camareras con cofias. Como aquel trueno vestido de nazareno también mandaba en una hermandad rociera, un año se llevó a los hermanos mayores de su día a hacer el camino. Y yendo por las arenas los puso hasta la corcha de champán y fresas con nata. Nada de rebujito, que eso es muy vulgar. Ay, aquellos años. A todos les regaló una enciclopedia rociera forrada en terciopelo. Y en la Feria, ay la Feria y sus peligros, había un día dedicado a esos hermanos mayores. Coches de caballos, grupos flamencos en directo y unas cigalas que estaban para cantarles saetas. Y muchos recuerdan aún aquel bautizo en el que mandó traer agua del Jordán, pero caliente, por aquello de que se celebraba en invierno. Algunos tejieron tal amistad que le confiaron inexplicablemente sus ahorros. Esos incautos hermanos mayores lloran hoy su pena en soledad. Se emborracharon en la primera taberna, pensando que sólo se trataba de unas fresas.

Los asesores del cardenal

Su Eminencia ha incluido el denominado Consejo Diocesano de Hermandades en el diseño del nuevo organigrama de la curia. El cardenal hará oficial su foro de asesores en el gobierno pastoral de las más de seiscientas hermandades de la diócesis. Para la manida pregunta sobre quién aconseja al prelado en los asuntos morados, existirá pronto una respuesta oficial. Hasta ahora han sido varios los asesores del Arzobispado procedentes directamente de las filas de las cofradías. Hubo uno –que hoy ocupa un puesto relevante– que consiguió frenar la iniciativa de sacar un paso en el Congreso Internacional de Hermandades simplemente para que “la gente de fuera vea cómo se mueven aquí en Sevilla”, según la propuesta de un cargo intermedio de la curia.

Un proyecto interesante

No nos engañemos. Si de verdad forman ese Consejo Diocesano de Hermandades personas serias de este mundo de las cofradías se podrán evitar muchas polémicas gratuitas, como la de remitir en plena cuaresma los pliegos de la declaración de la renta. También se le podrá dar su sitio al Consejo, al de la calle San Gregorio, no nos confundamos, que a partir de ahora habrá que distinguir entre el Consejo de Villarriba (Plaza Virgen de los Reyes) y el Consejo de Villabajo (el que está junto a Las Lapas), que no será lo mismo hablar de los señores consejeros de Palacio que de los tíos del Consejo, los que eligen al pregonero, recaudan el dinero de las sillas y hasta alguno se cree presidente de Telefónica.

Un candidato ninguneado

Es extraño que una hermandad como Pasión haya incurrido en semejante ninguneo. Vayamos por partes. En mayo hay elecciones. Y se presentan dos candidaturas, ninguna de las cuales existe oficialmente por el momento por la sencilla razón de que aún no se han abierto los plazos electorales. La hermandad ha remitido a sus hermanos un boletín informativo en el que se dedica una página completa al hermano que encabezará una lista, Jaime Fernández de Argüeso, y ni una línea al otro hermano que también ha anunciado su intención de presentarse, Javier Criado. ¿Por qué se hacen así de mal las cosas? ¿Qué necesidad hay de practicar semejante ninguneo? ¿No es la propia institución e, incluso, el mismo candidato supuestamente beneficiado por esta maniobra los que resultan perjudicados con esta estrategia?

Y aún hay más…

Por cierto, en esa página se publica un amplio perfil del aspirante oficialista. “Entre sus grandes aficiones están una gran gama de deportes, como la náutica, el golf y la equitación, afición [sic] que mantiene dentro de sus momentos de ocio”. ¡Caramba! Sabíamos que en política cofradiera hay que saber navegar, pero de ahí a que haya especialistas en náutica que se presentan como tales en el boletín…

El pertiguero

Primer golpe. Muy merecido. Enhorabuena al Pleno municipal por aprobar la rotulación de una calle del centro con el nombre del investigador Juan Carrero.

Segundo golpe. No se pierdan los artículos de José Joaquín Gómez en Diario de Sevilla los jueves de cuaresma. Los dos primeros han estado atinadamente marcados por la plena actualidad. Relean sus reflexiones sobre el Consejo.

Tercer golpe. Carlos Bourrelier puede estar muy orgulloso del vía crucis del Buen Fin. Y ciriales arriba.

¿Por qué le rechina a algunos hermanos de San Gonzalo que Juan Hernández vaya diciendo que él será el próximo hermano mayor?

El lagarto de la Catedral:

Entérate, Fiscal, de la gran iniciativa del hermano mayor de San Isidoro para celebrar próximamente los veinticinco años de José Luis Peinado como párroco en la Costanilla. Peinado, que sabe latín en todos los sentidos, se merece el homenaje de las hermandades de la feligresía

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral