Archivos para el tag ‘Manuel Yruela’

Yruela

El Fiscal | 9 de marzo de 2016 a las 5:00

SE nos fue hace tres años, cuando la ciudad bullía a la espera de una nueva Semana Santa. Manuel Yruela Rojas, alma del Lunes Santo, nos dejó una herencia de afabilidad y sabiduría muy necesaria para un mundo de las cofradías que se crispa más veces de la cuenta. Este jueves a las 20 horas hay una misa por el eterno descanso de este gran cofrade en la Parroquia de Santa Cruz, ante el Cristo de las Misericordias en el Año de la Misericordia. Sus familiares y un grupo de buenos amigos se han acordado de honrar su memoria. Porque sí. Porque no se puede perder el recuerdo de quien vivía por las cofradías, sabía de cofradías y le dolían las cofradías. Oficiará el párroco, Eduardo Martín Clemens, cachorrista antes que canónigo. Y seguro que no faltan hermanos de la Redención, donde fue un brillante hermano mayor.

Pentecostés y oro

El Fiscal | 29 de mayo de 2015 a las 12:43

Foto MILTMP46011595
QUIÉN se lo iba a decir a aquel cura de Hervás que se dejó la vida por la cofradía, que sentó en los años difíciles las bases para la pujanza de hoy, que convirtió una junta gestora en un motor de crecimiento de la corporación. Quién le iba a decir a don Eugenio Hernández Bastos que su Virgen del Rocío tendría un manto bordado en oro y sedas. Sí, la de la cofradía de la Redención, la que salió por primera vez en 1959 con un solo paso, con candelabros de la pastora de Triana, con ciriales prestados por el Gran Poder y con 82 nazarenos desde la iglesia de la Misericordia. La que sólo dos años después, en 1961, sacó por primera vez a la Virgen del Rocío. El pasado Lunes Santo, delante del paso de palio y en plena calle Sierpes, lo recordaba uno de los grandes cofrades de la Redención, Fernando Baquero: “Y pensar que empezamos con ochenta nazarenos…” Quién se lo iba a decir al difunto Manuel Yruela, uno de los grandes colaboradores de don Eugenio. Quiénes le iban a decir a tantos históricos de la Redención que verían los nazarenos de tres en tres, cuando hasta los años noventa había que ir separando las parejas para no dejar los pasos solos. Quién iba a soñar con agrupación musical propia, con un pujante y joven cuerpo de nazarenos, con una priostía que marca tendencias, con un paso de misterio nuevo y uno de palio renovado y enriquecido, con la formación para las primeras comuniones, con un jovencísimo hermano mayor como José Antonio Moncayo con fuerza sobrada para sacar adelante tantos proyectos, con ex hermanos mayores de la categoría de Baquero y Carretero.
Don Eugenio puso las bases para la pujanza actual. Nada es por casualidad. El nuevo manto es el símbolo de una vitalidad que no deja de ganar intensidad gracias a fuerzas renovadas. Eran 82 nazarenos… Y el Rey de España acabó tocando el martillo.

Yruela

El Fiscal | 8 de febrero de 2008 a las 8:37

En este arranque de cuaresma tan precoz que sabe más a manteca de polvorón que a miel del pestiño da gusta tropezarse con un capillita ejemplar, de los que habla de cofradías con el corazón, de su hermandad con pasión y de su Lunes Santo de su alma con verdadero fervor.

No se asusta mojigatilmente del colmillito de la prensa en ciertos asuntos. Sabe vivir en el mundo de hoy sin misticismos. Saluda mirando a los ojos y no como uno que yo me sé, archiconocido y calado ya hasta en la Gran Sevilla, experto en peloteo y en culebreo y que hace las veces de Longinos en cuanto se da la vuelta.

Como Manuel Yruela, qué poquitos van quedando. Un caballero en la corte de las cofradías.

Etiquetas: