El Fiscal » Pregonero

Archivos para el tag ‘Pregonero’

Detectives San Gregorio

El Fiscal | 25 de noviembre de 2013 a las 17:50

Sev.-09/11/12. Carlos Bourrellier PŽrez.  ANTONIO PIZARRO/ Diario de Sevilla.
La cerradura del colegio amaneció con un chicle para algarabía de la chiquillería que vio anticipada la hora del recreo. Los profesores emplearon destornilladores para extraer la goma de mascar. Casi una hora maniobrando. Por fin el colegio se abrió, los niños entraron y ocuparon sus pupitres. La directora se puso solemne y advirtió que tenía una fotografía (tomada con aquellas polaroid de revelado exprés) del alumno que había cometido la fechoría. Las miradas se cruzaron, hubo alguna expresión de canguelo y hasta algún conato sordo de Fuenteovejuna. Pero nadie dijo nada y casi todos miraron hacia abajo. La directora se puso magnánima:si el autor confesaba esa misma mañana, gozaría de una amnistía parcial de la pena. En lugar de seis mañanas sin recreo, sólo sería privado de tres.
Recordaba el suceso del chicle a cuenta de lo ocurrido el pasado lunes 11 en la sede del Consejo con motivo de la junta superior convocada, entre otros temas, para hablar de los detalles del homenaje en honor del ex presidente Arenas. Esa noche, Carlos Bourrellier, presidente del Consejo por la G. de Asenjo, dedicó varios minutos a despotricar de la filtración por la que este periódico avanzó que la primera opción para el Pregón había resultado fallida, con todo lo que eso supuso: un ejemplo más del intervencionismo eclesiástico, que se sacó a última hora del bonete un nuevo nombre (Francisco Berjano) que no había aparecido en unas votaciones en las que se barajaron más de treinta. Resulta gracioso comprobar cómo ahora hay quien le resta importancia al Pregón. Je, je, je. Tan poco importante no será cuando la propia autoridad quiso reglamentar su capacidad de intervención en el proyecto de los estatutos. ¿Recuerdan el lápiz rojo? Es el propio arzobispo quien le da mucha importancia a todo lo concerniente al Pregón.
Lo dicho. Bourrellier estaba molesto esa noche. Irritado. Alguien debió de tirarle de la oreja por permitir, otra vez, que trascendiera todo lo que trascendió en esta página, con lo que se dejaba ver el equilibrio real de poderes en la institución: manda el Cura Soria y los demás hacen la cuchara. ¡Pero si ya no está Adolfo! ¿Cómo se sigue sabiendo lo que se vota con todo lujo de detalles? Bourrellier miró a los componentes de la junta superior (donde están las tres secciones) y denunció que había habido un [pito de fagot] y un [pito de fagot] que lo había contado todo.
–¿Qué me dices, Fiscal? Eso son palabrotas.
Podía haber hecho uso del pasaje evangélico. Uno de vosotros que está aquí me ha traicionado antes del canto del gallo. Pero lo del gallo tal vez no hubiera sido el ejemplo más afortunado. El caso es que nadie dijo nada. Osí. Tras la acusación airada del presidente, hubo un cargo general que aludió a la ubicación del supuesto filtrador:“Pero está de aquí para allá”, dijo para diferenciar los asientos de los consejeros de Penitencia (que asistieron a la votación del pregonero) de los de Gloria y Sacramentales (que por primera vez no participaron de acuerdo con los nuevos estatutos), que debieron respirar aliviados.
Bourrellier debió aprovechar la ausencia del Cura Soria en esta junta para soltar las dos picardías. Vamos, que fue algo entre cofrades curtidos. Faltaron los codos sobre la barra del Rinconcillo. Llena ahí y pon otra de espinacas. Acto seguido, el presidente asustó a los presentes diciendo que sabía perfectamente dónde se encontraba el periodista la noche del sábado cuando le filtraron la votación; que estaba en una boda en la que había un amigo suyo –hermano mayor del Jueves Santo– y alguien “muy conocido por todos los que estamos aquí”. Bourrellier aseguró que en los próximos días dispondría de una grabación de esa conversación entre el periodista y el filtrador y que, por lo tanto, el lunes 18 se procedería a la audición en el seno de la junta superior. El filtrador sería capturado y mandado a las mazmorras de la fila decimoquinta de la Campana sin derecho siquiera a un catalejo.
Este Fiscal esperó paciente y discretamente al lunes 18 para saber el resultado de la grabación. Ocurrió como en los toros: corrida de expectación, corrida de decepción. Claro que hubo dos factores claves. Bourrellier se desayunó el domingo 17 con la crónica ampliada de la elección del pregonero. Ya la junta superior del día 18 asistió el Cura Soria. Y con el cura delante ya se sabe lo que le ocurre al cofraderío militante. Picardías, cero. El caso es que pasó el tema por encima, como queriéndose quitar el mochuelo rápidamente. Hubo un consejero que preguntó por la posibilidad de que hubiera sistemas de grabación en los micrófonos. Yel presidente, quizás con el orgullo herido por no tener la grabación, clamó: “Estoy estrechando el cerco”. Y pareció sonar el saxo de La Pantera Rosa, pink panter en San Gregorio. Ha nacido Detectives Bourrellier, sociedad limitadísima.
El niño que metió el chicle en la cerradura nunca confesó. La directora tuvo que alegar problemas en la polaroid para no disponer de aquella fotografía y dejar la imagen de su autoridad intacta. Los de ahora también son como niños. Y el padre no sólo no pone orden, sino que contribuye a los juegos. Y eso que ahora se graba con cualquier teléfono. El mérito hubiese sido trincar al filtrador con una polaroid, ¿o no?

El segundo no al Pregón

El Fiscal | 17 de noviembre de 2013 a las 5:00

Francisco Sánchez de los Reyes, que el pasado domingo rechazó ser pregonero
La elección del pregonero de la Semana Santa de 2014 ha tenido también sus perejiles, como manda la tradición, que ya se sabe que la tradición manda más en esta ciudad que Susana Díaz, que manda tela y más que va a mandar en la piel de toro en cuanto le dejen la libre la pista, ¡que va la artista! Dos fueron las principales novedades de la jornada sabatina en la que los señores del Consejo buscan vocero oficial. La primera es que se aplicaron los nuevos estatutos, por lo que se redujo el número de asistentes a la votación. Fue una sesión sólo para cargos generales y la junta de sección. Los delegados de gloria y sacramentales se quedaron fuera. Bourrellier, presidente por la gracia de Asenjo, se frotaba las manos pensando que este año sí, ¡por fin!, no trascendería ningún detalle. Pero a la mañana siguiente se llevó un chasco al leer en esta página las grandes claves, que ahora contextualizamos, como es tradición en esta Puerta de los Palos, que aquí la tradición también manda. Como Susana.
La jornada comenzó con un almuerzo fraternal (tururú) en Las Lapas. Iba a ser en La Raza, pero cuentan las malas lenguas que Bourrellier recibió presiones del entorno del anterior alcalde para quitarle la comida al restaurante cuyos dueños denunciaron el intento de mangazo que ha derivado en el caso Mercasevilla y sus variados frentes judiciales. A alguien se le olvidó avisar nada menos que al delegado diocesano de hermandades, don Manuel Soria, que tras presidir una boda en San Bernardo se fue a casa de Pedro Sánchez-Cuerda y se encontró sólo como la Soledad camino de San Lorenzo. El hombre llamó por teléfono y se fue rápido para Las Lapas. El almuerzo, que paga el Consejo, transcurrió sin novedades dignas de mención, salvo las ausencias de dos cargos generales que andaban de bodas.
La segunda gran novedad se produjo cuando el delegado del Viernes Santo, José Luis Cantalapiedra, propuso que la votación fuera oral, lo que le encantó al padre Soria. Y así se hizo. Esta vez no hubo nada de papelitos. Se pidió a los consejeros que votaran libremente y que, en el caso de que en la elección hubiera algún problema, el delegado diocesano ya haría las advertencias oportunas (recuérdese a este respecto los problemas que provocó la poca afición a ir a misa de Barbeito).
En primera instancia se pusieron encima de la mesa una treintena de nombres, porque hubo consejeros que traían una extensa lista. Entre ellos, los de Julio Cuesta y Rafael González Serna (en primera ronda) y José Joaquín León y Lutgardo García (que llegaron al tramo final). La noticia a esa hora era que todos los propuestos estaban vivos, porque aún está reciente el año en que una criatura propuso al difunto Rafael Montesinos.
Se produjo un debate inicial sobre el perfil del que debía ser elegido. Unos dijeron que ya era hora de apostar de nuevo por un periodista, otros que por un cura, e incluso alguno que por alguien “distinto” al pregonero del año pasado. Los primeros en votar fueron los cargos generales, a los que siguieron los delegados de día por riguroso orden. Los cinco nombres que llegaron a una suerte de fase final fueron Ricardo Laguillo, los periodistas José Joaquín León y Juan Miguel Vega; y los sacerdotes Marcelino Manzano y Francisco de los Reyes Rodríguez López, párrocos de San Vicente y San Lorenzo, respectivamente. Se votó entre estos cinco nombres. Hubo consejeros que votaron a más de un candidato, tal como era posible, y otros sólo al Cura Paco. Ganó el Cura Paco de forma clara, como adelantamos en esta página. En un incontestable segundo lugar quedó Laguillo, de perfil inequívocamente cofrade, de hondo arraigo en Santa Cruz, actual hermano mayor del Rocío de Sevilla y con una solvente experiencia en pregones.
Desde esa misma sala de juntas se telefoneó al designado. Hubo que localizarle en el teléfono fijo de la parroquia. Hablaron con él –como es preceptivo– el presidente, el secretario y el Cura Soria. Dijo no en todo momento. Le insistieron en que se lo pensara. Se lo pensó. Lo volvieron a llamar dos veces más. Nada, no hubo manera. La mayoría de los consejeros se relajaban ya en la sala anexa, donde había varias marcas de trago largo y frutos secos. La sorpresa fue cuando se pidió de nuevo la comparecencia de todos los consejeros en la sala de juntas. Se oyó lo siguiente:
–¡Quillo, que ha dicho que no!
El presidente informó de una situación nada común. Varias veces se han recibido nones en tanteos previos, pero el rechazo al Pregón una vez celebrada la votación no se recuerda desde que el añorado magistrado Francisco Piñero, padre del actual hermano mayor de los Estudiantes, declinó amablemente el ofrecimiento de pronunciar el de 1987. Una vez elegido fue a su propia casa el entonces presidente, José Carlos Campos Camacho, acompañado por el secretario Fernando Piruat y el sacerdote Camilo Olivares. Aquel Consejo tuvo que buscar a Manuel Navarro Palacios para ese Domingo de Pasión en el Álvarez Quintero.
Yo creo que el pañuelazo verde del Cura Paco ha sido realmente para celebrar al humo de las velas el XXV aniversario del primer no al Pregón de la Semana Santa, que para ser precisos debió ser el año pasado, pero la cosa no pudo ser entonces. Y esas bodas de plata no podían quedar sin el correspondiente mitin extraordinario.
–¿Se pueden hacer las cosas peor, Fiscal?
–Sí, claro que sí. Tan mal lo han hecho que este año no han nominado al tío del jamón. ¡Qué injusticia, oiga! ¡Qué injusticia!
¿A nadie se le había ocurrido tantear previamente al Cura Paco para evitar el mitin? Carlos Bourrellier maniobró entonces (¿en soledad o inspirado por el Cura Soria?) para sacar un nombre inédito durante toda una sesión en la que habían sido propuestos más de treinta cofrades. “Hay que hacer una nueva votación”, comunicó a unos consejeros que venían de la copa y que se estaban sentando nuevamente. Propuso al hermano mayor de la Vera-Cruz, Francisco Berjano, muy bien visto por la autoridad eclesiástica. Como había que votar oralmente, nadie se atrevió a no apoyar la propuesta presidencial, que efectivamente se interpretó como avalada (o más) por el Cura Soria, presente en todo momento en la sala. Al ser hermano mayor de penitencia, además, se le considera de la casa, y eso le daba fuerza.
Pero gracias al Cura Paco hemos aprobado la asignatura pendiente de celebrar una efeméride en una ciudad que se pirra por las fechas rematadas. Yel Cura Paco ha estado remataíto.

Pregonero premium

El Fiscal | 22 de enero de 2013 a las 5:00

AHORA sí que tenemos ya el cuerpo listo para ser metido en la caja de la cuaresma, que con estos fríos nos ha costado trabajito. Ahora que la lluvia retorna, sí que va oliendo esto a Semana Santa. Y por fin nos ha llegado el sobre con la foto de Martín Cartaya en la que el pregonero recoge las pastas (gallo) del pregón. La verdad es que este pregonero bien merece un ad calorem del Cirio Apagao y del encendido, porque la criatura ha sido una víctima colateral de aquellos episodios de noviembre, presidente caído por Dios y por sabe Dios qué otros motivos… Ojú. Vaya desde aquí toda mi admiración por Francisco Javier Segura, Francis para sus familiares y para esa cantidad de amigos que ahora lo cortejan cual ratones al sonido de la flauta del pregonero Hamelín. A la foto de Martín Cartaya no le falta un detalle, óptica Rodríguez del Valle. Aunque no nos haya llegado vía mail ni vía WhatsApp, es una instantánea de lo más actual. Sí, está el cirio que es símbolo de eso que llaman precuaresma, junto al que han cenado casi todos los pregoneros que ha habido. Decimos que casi todos porque uno que yo me sé hizo rabona. Están los claveles encarnados con los lirios salpicados. Están las inconfundibles sillas de estilo ochentero. Está la copa con resto de tinto, el bollo pellizcao y la tónica en vaso sidrero, ay esa tónica en la que se intuye el golpe de pértiga de alguna ginebra premium de las que ahora tanto se estilan y destilan. Este pregonero es tan actual, tan de hoy y tan nuestro, que estoy deseando preguntarle si prefiere schweppes o nordic. Ya está bien de la estulticia esa de preguntar si verso o prosa, si las nombrará a todas y si se imagina a un pregonero declamando en el recinto de Fibes. ¿No le dedicó Enrique Henares unos acertados párrafos al tabernerío cofradiero en su Pregón? Pues ya es hora de que al pregonero se le pregunte por las cuestiones verdaderamente esenciales, que no son si conoce las últimas encíclicas o si nos castigará con su experiencia en la bajada de las vírgenes. A ver, un poné para ir orientando las entrevistas de la inminente cuaresma.
–Señor pregonero, tras el almuerzo en su honor en el Real Alcázar, después de soportar estoicamente los tostonazos de las intervenciones de los pregoneros anteriores, hay una cuestión nada baladí: ¿elegirá frutos secos para acompañar la tónica aliñá o seguirá fiel al bollo pellizcao?
No se rían ni crean que están ante una perspectiva frívola de algo tan serio como el Pregón, que aquí ha habido pregoneros que han elegido aparecer con corbata o a cuello abierto en las entrevistas previas según el periódico del que se tratara. Los hay que siguen viviendo de la faena del día Pregón, cual Antoñete con su toro ensabanao; que se han quedado a dos pasos de pedir número para el diván de Criado, e incluso que ese día dieron la verdadera talla, que gracias al pregón les ocurrió lo que a Manolillo con el carguillo. Y hasta tenemos uno que hubo que decirle que dejara de pegar voces que ya estaban saliendo los carráncanos del Corpus.
Por eso, yo me quedo con Francis. Tan natural como la vida misma. Con su tónica y su bollo pellizcao. Ya lo sabe Pedro Sánchez Cuerda, ilustre tabernero del almuerzo del Domingo de Pasión en el Alcázar. El pregonero prefiere schweppes. Ahí, es de verso.

Alcalá ya tiene pregonero

El Fiscal | 22 de agosto de 2012 a las 5:00


Alguno se sonreía cuando hace dos semanas proponíamos que se designara al pregonero en agosto, pues este mismo verano hemos conocido cómo será la portada de la Feria de 2013 y quiénes encarnarán a los reyes magos. ¿Por qué no decir ya quién será el pregonero? O la pregonera… Alcalá de Guadaíra, tierra de buenos y reconocidos cofrades, nos ha dado una lección. Para eso dice la Diputación Provincial que hay otras Sevillas. Y tanto. Alcalá, donde se obran las buenas tortas y se exprimen los limones zapatariles,ya tiene su pedazo de pregonero: el notario Manuel Seda Hermosín, que en la capital es costalero de Las Penas de San Vicente y hermano del Silencio. Miren qué forma tan bonita de la hacer las cosas, según rezan las crónicas locales: “El 15 de agosto, tras la función a nuestra Patrona se reunió el Consejo de Hermandades ante el paso de la Santísima Virgen en el interior del Santuario, con la presencia de la corporación municipal, hermanos mayores y sacerdotes de la ciudad, entre otros. En ese momento, como es tradición, la presidenta del Consejo, María José Gravalosa Morenilla, hizo público el nombramiento del nuevo pregonero, que respondió agradecido. Ante la Virgen del Águila todos los presentes entonaron la Salve a la Virgen por tan grata noticia”. Ea, pues yo esperaré a ver el cartel de Sevilla, porque como sea de pestiño y bostezo le pido al alcalde Limones un asiento en tendido de sombra, que en su día ya disfruté con la meditación que el hermano Seda dio en Los Servitas.

Hacia el doblete

El Fiscal | 20 de agosto de 2012 a las 5:00


El camino está marcado. Yse ha comenzado a andar. No sólo de estatutos vive el hombre. Agosto es proclive a la forja de esas decisiones que habrán de llegar con la caída de la hoja caduca y la arriá de las calores. Hay una corriente de opinión muy favorable a que este año, por fin, se elija una pregonera de la Semana Santa. Y una cartelista. Porque sí, porque ya nombres de solvencia más que contrastada encima de la mesa con tapete de damasco. El currículum de una nominada ya ha llegado a algunos consejeros. Yconvence. Y el de la otra es de sobra conocido. Se aspira al doblete. ¿El presidente? Adolfo Arenas está concentrado en sacar adelante los estatutos. Bastante tiene con eso. Además sabe que la historia está cargaíta de presidentes cuyas propuestas personales no han prosperado. ¡Para qué moverse si ya sabe lo que es un cajonazo! Los delegados de Penitencia tienen la palabra. Únicamente deberían evitar el espectáculo de ese almuerzo previo al sábado de la elección en el que todo quedó amañado el pasado año, porque con tanta preparación previa se perdió la emoción y la junta superior resultó descafeinada. Una pena. Lo bueno de todo esto es que las nominadas son eso: nominadas. En ningún caso se trata de aspirantes o que anden lampando por pregonar o pintar un cartel. Nunca mandarían jamones ni quesos para obtener votos. Son mujeres muy preparadas, que conocen perfectamente el mundillo cofradiero. Saben escribir, saben pintar. Yles gusta participar en actos cofradieros. No son políticas del mundillo morado, ni buscan el protagonismo, ni mucho menos el ingreso en la oficialidad cofradiera. El doblete sería una gran apuesta de los delegados de penitencia en el primer año de un nuevo mandato. Ellas ni se imaginan que alguien ha comenzado a mover sus nombres. Y muy probablemente, la autoridad eclesiástica, tan preocupada en los últimos años por determinados nombramientos, no vería nada mal estas designaciones, pues sus perfiles pueden encajar sin problema alguno en la ortodoxia requerida. Y no se olvide que esta autoridad cofradiera también hará todo lo posible para que don Juan José respire tranquilo. “Si nos han demostrado que en los Juegos Olímpicos son mucho mejores que nosotros, es hora ya de promover un doblete femenino”. Parece que el Consejo gira hacia ellas después de algunas experiencias que han sabido no ya a poco, sino que han resultado algo sonrojantes. En los últimos años, en cualquier caso, se ha hecho bien en no forzar nombres por el mero hecho de elegir a una mujer. Pero ahora, es verdad que hay propuestas que han cuajado. Esos artículos y esos cuadros dan la confianza suficiente. Y encima muchos de ellos, no se olvide, han dejado el nivel como el vuelo del grajo. Qué frío.

El encanto perdido

El Fiscal | 21 de marzo de 2012 a las 5:00

DICE el pregonero de la Semana Santa de 2012 en la entrevista concedida a Diario de Sevilla que la fiesta ha perdido buena parte del encanto que tenía por tantos excesos y tanta sobredimensión. Asiste toda la razón a Ignacio Pérez, llamado a ser vocero oficial el próximo Domingo de Pasión. Cada vez son más los sevillanos que se identifican menos con una Semana Santa estrechamente marcada por los poderes civiles, ya sea de forma directa (Cecop) o por las subvenciones; controlada por los músicos y costaleros, y dejada en manos del frikerío imperante que lo mismo asiste a una mudá que al traslado de un cristo en una furgoneta. Hay ciudades decadentes que por serlo son serenamente bellas, pero no es el caso de esta Semana Santa de tachiro que parece oler a hamburguesa.

El pertiguero

El Fiscal | 2 de febrero de 2011 a las 20:04

Primer golpe. Obituario. Compartimos una inolvidable velada de cuaresma junto a Luis Miguel Martín Rubio. Esta semana nos ha dejado Ricardo Laguillo de Castro, ex hermano mayor de Santa Cruz y padre del actual hermano mayor del Rocío de Sevilla.
Segundo golpe. Los Estudiantes vota el 17 de marzo su reglamento. Que sí, que es el de las monaguillas.
Tercer golpe. ¿No estuvo nadie de la Macarena en la entrega de las pastas?
Y ciriales arriba. “¿Y ya no me puedo echar mi cigarrito en el aseo de la Catedral? Siempre me queda el Patio de los Naranjos, que por ahora sigue sin techo”.

El pertiguero

El Fiscal | 17 de enero de 2011 a las 21:33

Primer golpe. ¿Qué fue de aquel empresario? Pagó el bordado de un manto, salió de rey mago, hizo una carrera vertiginosa de notoriedad local. Pues sigue tan enjuto. Se le vio camuflado por las calles del centro esta semana.
Segundo golpe. La delegada del Gobierno de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, irá a la recepción del pregonero a las autoridades. Tiene amistad con Fernando Cano.
Tercer golpe. Al hilo. “¿Pero llevará el traje rosa chicle como en aquella procesión de la Virgen de los Reyes?”
Y ciriales arriba. Juan Luis Álvarez Madroñal vuelve a tocar el martillo. Será en Castilleja de la Cuesta. Al loro.

Aquel mayo de 1985

El Fiscal | 17 de noviembre de 2010 a las 18:20

1985

Sólo han pasado veinticinco años. Aquel pregón de las glorias estuvo presidido por la Pura y Limpia en el templo del Salvador. José Carlos Campos Camacho era presidente del Consejo en una diócesis gobernada por un jovencísimo monseñor Amigo, que llevaba tres años al frente de la Iglesia de Sevilla procedente de Tánger. El párroco del Salvador (título ya lamentablemente desaparecido) era el inolvidable Manuel del Trigo Campos, canónigo y capellán real que puso el primer empeño para restaurar el templo y que siempre recordaremos con el maletín y la mascota. Y el pregonero era nada menos que Fernando Cano-Romero. La prensa morada de entonces (muy minoritaria) estaba representada en el acto por la extinta Cadena Rato. Veinticinco años después le ha llegado por fin el pregón de Semana Santa a este cofrade jerezano. “Hace quince años nos lo hubiéramos imaginado, pero ahora…”. Lo dijo uno de sus familiares al saber la designación. Hay pregones que tardan en llegar. Es cierto. Pero, por lo general, las esperas suelen merecer mucho la pena. Y más cuando la leyenda de supuestos vetos pululan en los ambientes. Veinticinco años no es nada…

Cano-Romero, diez de diez

El Fiscal | 11 de noviembre de 2010 a las 19:12

pregoneroLa propuesta del jerezano Fernando Cano-Romero arrasó desde el primer momento. Registró 12 nominaciones en la ronda preliminar: las de los cuatro cargos generales, los seis delegados de penitencia presentes y dos más de gloria y/o sacramentales (éstos últimos proponen, pero no votan). En esa previa obtuvieron una única nominación Irene Gallardo, Julio Cuesta, Antonio Cattoni y Pascual González. Posteriormente, en la primera y única ronda de votación, Cano-Romero obtuvo diez de los diez votantes posibles, pues faltaron dos delegados de penitencia (Vicente Ramos y Mateo González).

La única votada fue su propuesta, un hecho insólito al que nadie encuentra precedente. Pero esta unanimidad no significa que la junta superior del Consejo se haya comportado como un bloque sin fisuras. Ni mucho menos. La división entre cargos generales y delegados de penitencia (el divorcio, si se prefiere) se escenificó en el almuerzo previo en el restaurante Baco de la calle Francos. Este año no acudió ni un delegado de penitencia (¡la de dinero que ha perdido el restaurante!) Otro hecho insólito. ¿La razón? Al parecer, entre los señores delegados de penitencia han escocido y mucho las maniobras previas de los cargos generales para llegar a un acuerdo con el cardenal Amigo, al que se le ofreció el pregón y que, como era previsible, rechazó la invitación.

Los delegados de penitencia defendieron desde el primer momento la candidatura de Cano-Romero. ¿Tal vez por eso los cargos generales decidieron inteligentemente apoyar la propuesta de Cano-Romero, una vez perdida la púrpura, para dar así una imagen de unidad férrea? Si la política hace extraños compañeros de cama, las cofradías hacen tramos, auténticos tramos de gente extrañísima con sus celadores, estandarte y cuatro varas… Sea como fuere, el pulso interno continúa. Y, por cierto, ¡por fin se acabó lo de que Cano-Romero no podía ser pregonero! Y qué morbo tiene el momento en que lo ha sido. Atrás, muy atrás, queda esa vieja polémica de aquellas elecciones macarenas que a algunos nos cogió casi con chupe. Disfrute don Fernando de su pregón, que el Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Esperanza le iluminen.

Coda: Como el pregonero sea tan buena gente como su yerno Jesús Resa, ruán de Martes Santo, el éxito está garantizado.