Archivos para el tag ‘Salvador’

Luto por un rociero

El Fiscal | 15 de julio de 2018 a las 5:00

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OTROS con el potencial de Pepín Lirola (1930-2018) lo hubieran jugado todo a la casilla de ser un personaje de la ciudad. Empresario de éxito, fluidas relaciones sociales, vecino de una de las zonas más cotizadas del centro, cofrade, taurino con hondas amistades en la afición mexicana… Pero no. El caso es que se limitó a trabajar en la firma Vilima, la que varias generaciones de sevillanos tienen interiorizada con la misma fuerza que hoy tenemos El Corte Inglés, y a ser rociero de la Hermandad de Sevilla, cuando la corporación era eminentemente familiar. Fue hermano mayor un solo mandato (1971-73), lo que le bastó para dejar huella material e inmaterial. Creó un rito precioso: la jura del hermano mayor en la ermita el 12 de octubre. ¿Cuántos nuevos hermanos mayores juran su cargo ante la Patrona de Almonte? Pues el de Sevilla lo hace desde que Pepín instauró esa costumbre. Promovió la construcción de las viviendas de dos plantas en la casa de hermandad en la aldea. Entonces costaba un mundo tener un cuartito para pasar los días de estancia. Pepín construyó estancias dignas, amplias y con hermanos dispuestos a ocuparlas y pagar la renta. ¿Y la construcción de la capilla con campana de esa misma casa de hermandad antes de ser hermano mayor? Cuánto sabía de cómo fue posible aquella obra junto con Antonio Jurado, ¿verdad hermanos veteranos del Rocío de Sevilla?

Pepín Lirola es Vilima, es el Salvador, es un jinete con chaquetilla blanca y vara dorada en una Sevilla que tímidamente empezaba a tener color. Aquella Sevilla del Banco Hispano-Americano, el Ecovol emergente de su amigo Valentín Álvarez Vigil, el cine Fantasio, Infantes Florido de párroco del Salvador, los coches aparcados en la Plaza Nueva y los grandes años de Curro Romero, inolvidable la temporada del 71. Se marcha Pepín al camino con la niña Magdalena en su regazo en una ciudad distinta. Tiene cerca a su amigo Juan Rojas. Muchos compañeros del comercio acuden a despedir a la hermandad.

La hermandad del Rocío de Sevilla, que tanto ha crecido desde entonces, es hoy en buena parte la que aquellos rocieros impulsaron con su manera de ser y sus ganas de vivir la fe con una alegría limpia, júbilo de arenas, raya, salves y tamboril. Este Pepín no cultivó la notoriedad, no buscó los azulejos conmemorativos. No le hicieron falta segundos mandatos ni prórrogas. La ciudad de hoy es distinta, la devoción a la Virgen está intacta, aunque los tiempos se vuelvan, como escribió el poeta Aurelio. Los 12 de octubre que jura un nuevo hermano mayor en la aldea se rinde un homenaje a Pepín Lirola, el de Vilima, el de la chaquetilla blanca que promovió casas dignas para los peregrinos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Movimientos
Los sigue habiendo de todo tipo tras la crisis en el Consejo de Cofradías que ha provocado el cambio repentino en la presidencia. Hay gente que no quiere dejar el cargo tras las elecciones de otoño. Tengan en cuenta una cosa, nadie quiere abandonar un puesto para el que estaba, en principio, cuatro años. Pero todo se ha visto alterado en muy pocos días. Hay consejeros que tenían claro que seguirían con el presidente Piñero, pero si don Antonio no se decide, opta por convocar elecciones y encima parece que no se presenta, pues hay que ir con Paco Vélez, que por ahora es el único que ha dado el paso al frente. Por eso, estos días se aprecian muchos movimientos, algunos nervios y las previsibles cenas en las que los consejeros se expresan…

Las cenas…
El peligro de comer mucho por la noche es que después se duerme mal, se descansa poco, los cuerpos no se regeneran y, entonces, se dicen las mismas tonterías o más por la mañana que por la noche. Algunos siguen erre que erre mirando al pasado, cuando se quiera o no, el Consejo ha hecho las cosas en tiempo récord y con bastante elegancia. Hay que dejar de mirar tanto hacia atrás.

¿Otra candidatura?
Permítanme la comparación. Que Rajoy no vote en el congreso del PP no quiere decir que no tenga una opinión formada sobre Soraya o Pablo Casado. (Casado, por cierto, tiene todas las hechuras para llevar traje de servidor y farol de mano). A lo que íbamos: el deber de neutralidad de la autoridad no quiere decir que no tenga un criterio sobre quién debe ser el presidente… Y, sobre todo, quién no se quiere que lo sea. Hay que saber interpretar los silencios. Yalgunos gestos. La autoridad, ya lo dijimos, desea a toda costa que no haya elecciones. ¿Reconsiderará Piñero su decisión? La ventaja de la Iglesia es que dicta las normas y siempre, siempre, se reserva la dispensa.

Lo dicho
Si algunos consejeros claramente piñeristas se han pasado con Vélez no es por otra razón que porque quieren seguir en la institución. A ver: los chaqués hay que amortizarlos y al pregón hay que seguir yendo al patio de butacas. ¿O no? Y, además, hay mucha gente buena en ese equipo, que sabe de cofradías bastante. Además, si Piñero no sigue no hay bandos, luego no se están pasando de un bando a otro. Estos días me gustaría saber qué opinan ex presidentes como Manuel Román o Adolfo Arenas… Tendré que llamarlos por teléfono. A Adolfo a lo mejor me lo encuentro en un taxi… Sí, sí, sí.

El pertiguero
Primer golpe. Lo peor de ser un cofrade impertinente no es mandar mensajes impertinentes, sino reenviar las respuestas que se reciben a la persona equivocada. Eso es quedar como la chata. Segundo golpe. El debate de la hostelería. ¿A quién apoyan Las Lapas y Casablanca? ¿A Piñero, a Vélez o a una tercera vía? Tercer golpe. Alguien promueve el encuentro entre Piñero y Esquivias, pero no parece que de ahí salga una unión… Y ciriales arriba. “La bendición para formar una candidatura la tenemos, de eso no te quepa duda. Falta convencer al cabeza visible. Si Marcelino se empleara algo más… Queda tiempo, mucho tiempo”.

El lagarto de la Catedral: “Pues como sé que te gusta afinar en estos asuntos, te confirmo que ayer comenzaron los días de merecido descanso del arzobispo. Ha sido un curso intenso en la diócesis. Don Juan José estará en permanente contacto con el vicario general. ¿Su regreso? Para los días de la novena de la Virgen”

 

Pasión: el triunfo de la moderación

El Fiscal | 23 de mayo de 2016 a las 13:55

en persona a Jose Luis Cabello
INCONTESTABLE, rotundo, demoledor. Para mandar a algunos a meditar al Tíbet. El triunfo de José Luis Cabello en el cabildo electoral de Pasión ha sido de los que marcan un hito, como ocurrió con Manuel García en la Macarena. Cabello se llevó casi el 70 por ciento de los sufragios en una noche –nunca se olvide– en la que había una finalísima de fútbol con el Sevilla en liza. Su éxito es el de la moderación, el del saber estar, el de no confrontar y aguantar ciertas embestidas con paciencia de penitente tras un pasopalio, el del juego limpio, el de la lealtad a los amigos, el del trabajo sereno y discreto en asuntos de caridad. Cualquiera que conozca a este granadino del 48 y su trayectoria profesional sabe que su perfil está muy alejado del de un títere. Cabello no ha hecho ruido cuando otros se han hartado de segregar la bilis del odio, de usar el cabildo electoral para saldar supuestas cuentas personales y de manipular torticeramente el sentido de un cabildo electoral que no debía ser más que una cita estrictamente cofradiera. Si algunos quisieron montar una suerte de plebiscito en torno al anterior hermano mayor, lo de ir al Tibet, visto el apabullante resultado, se puede hasta quedar corto.

Los hermanos de Pasión han apoyado de forma masiva a quien se ha forjado como un especialista en labores de caridad, muchos años al frente de la fundación asistencial de la hermandad a la búsqueda de recursos en los bancos de alimentos, la orden de San Juan de Dios, organizaciones varias y muchos particulares. Cabello es una persona seria y de formas exquisitas que no ha consentido nunca que cuatro cofrades con las tardes libres vengan a afearle sus particulares lealtades.

Los hermanos de Pasión han sabido distinguir el futuro de la hermandad de otros asuntos que hace tiempo se dirimen en los foros correspondientes. Pareciera que el electorado ha votado con bisturí, diseccionando con minuciosidad el perfil del nuevo hermano mayor de todos los elementos tóxicos que algunos se han encargado de generar para intentar confundir a los hermanos. O, tal vez,el electorado ha sabido castigar a quienes han pretendido usar la hermandad para fines particulares que poco tenían que ver con asuntos cofradieros o pastorales. A algunos se les ha visto demasiado el plumero. Y han sido en su propia casa donde los han mandado a paseo en una noche del florido mayo. Ha quedado claro otra vez que los cabildos electorales no se ganan con troles vomitando en las redes sociales, ni con tergiversaciones de manual, ni con ataques directos de kamikazes de taberna. Se ganan con trayectoria y prestigio. Sólo desde la base de ambos pilares se construye una gran mayoría que pone a cada cuál en su sitio. Nadie vota a títeres ni entrega su confianza en quienes renuncian a sus amigos de la noche a la mañana. Y José Luis Cabello ni es lo primero ni ha hecho lo segundo. Ojalá su estilo abundara más en el mundillo de las cofradías. Otra música sonaría. Por lo pronto, que siga sonando la Oliva.

Somos muchos

El Fiscal | 16 de noviembre de 2014 a las 5:00

4.4.04.SEMANA SANTA. LA CENA FOTO:JOSE ANGEL GARCIA
LOS que buscamos su espalda malherida en el oasis de silencio que es su paso en el bullicio del domingo. Somos muchos los cofrades de ruán maravillados siempre ante este Cristo sedente, casi avergonzado y tímido que se tapa el rostro con la mano que pareciera un pobre olvidado en la calle Sierpes cualquier día del año. Somos muchos los que buscamos a su paso el gozo del silencio de esa Semana Santa recogida que pasa veloz, con velocidad de cofradía antigua, sin más adornos que un escogido exorno de flores, sin más música que las notas perdidas de la capilla y algunas voces refinadas. Somos muchos los que no entendemos un Domingo de Ramos sin el Señor de la Humildad y Paciencia por Doña María Coronel, patrón de los mendigos urbanos de cada día que va suplicando oraciones en lugar de limosnas. Hay pasos de la Semana Santa que son paréntesis, momentos para el reencuentro con uno mismo, para paladares escogidos dispuestos a vivir (no a consumir) la Semana Santa dejándose llevar, que es como mejor se contempla; dejándose sorprender, captar y atraer.
Ahora que el Consejo de Cofradías ha decidido que este Señor paciente presida el vía crucis del primer lunes de cuaresma, seguro que muchos seremos los que, por fin, hagamos pública una devoción eclipsada tanto por la potente luz del Domingo de Ramos con toda su grandiosa y robusta arquitectura cofradiera, como por el barco eucarístico y el exquisito paso de palio del Subterráneo. Todo le juega en contra a este Señor y para muchos siempre destaca por encima de todo. Sale a la hora en que ya hay cofradías con tirón por la calle y entra cuando el Domingo de Ramos es más Domingo de Ramos de nazarenos blancos de la Amargura y gran corona de oro.
El Señor de la Humildad y Paciencia no es que sea uno de los grandes desconocidos de la Semana Santa. Es conocidísimo. Su tramo de devotos serpentea junto a él sin hacer ruido. Son devotos de miradas, de silencio, de minorías pobladas. A los que se conoce menos son a sus pariente mas próximos. Uno está en un altar del Salvador, huérfano, sediento y necesitado de oraciones. Otro en un altar de la Capilla de los Marineros, ensombrecido por los brillos de ancla. No tienen cofradía, ni cultos, ni pasos de madera y plata, ni la luz de codales sacramentales. Ni a nadie se le ocurre ponerles calas ni alfombras de lirios salpicados. Carecen de mimos frente al humilde Señor de los Terceros.
Somos muchos los que buscamos siempre ese otro Domingo de Ramos antes de que se ponga de moda, fieles como muchos de sus nazarenos que piden ir viendo su torso desnudo, su mirada cabizbaja y su tez humillada. Seguro que ese primer lunes de cuaresma florecerán nuevos devotos, porque este Señor tiene poder y la liturgia del vía crucis parece hecha a su medida.
El Señor de la Humildad y Paciencia es un trozo del mejor Domingo de Ramos. No lo parece, nunca se proclama, pero somos muchos los que no concebimos comenzar la Semana Santa sin acompañar alguna chicotá de este Cristo desahuciado, en soledad encima del monte y sin expectativa de futuro en el día más alegre de la Semana Santa. ¿Se puede ir más a la contra?
Repiten que es el gran desconocido. Qué va. No puede ser. Los desconocidos serán los del Salvador y Triana. Porque el de los Terceros tiene una legión de devotos, alegres por la decisión del Consejo al tener la oportunidad de disfrutar de nuevos perfiles y perspectivas. A la Semana Santa de Sevilla cada vez le hace más falta todo lo que simboliza este Señor y su coqueto paso. Esta imagen está hecha para rezar como otras están hechas para vibrar.

El buen ejemplo del Salvador

El Fiscal | 22 de septiembre de 2014 a las 13:17

Foto salvador
JAVIER Criado, hermano mayor de Pasión, sorprendió hace pocos días en una rueda de prensa proclamando al vicario general, Teodoro León, como uno de los hombres más importantes de la historia de la Archicofradía. Tamaña generosidad de Criado, hombre de luces largas y que usa hilo fino en cada puntada, estaba más que justificada. ¿Por qué? Porque el Arzobispado se ha portado con Pasión con una diligencia que no se ha tenido con hermandades como el Gran Poder. No es por comparar, mire usté, pero las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sea. A la hora de inmatricular la iglesia del Salvador en el Registro de la Propiedad, los servicios jurídicos del Arzobispado se han cuidado muy mucho de hacer constar que la capilla sacramental y las dependencias de la hermandad de Pasión son, efectivamente, de la cofradía. Se han respetado sus derechos históricos, se ha puesto negro sobre blanco lo que todos sabíamos. Nadie discute que el templo es de titularidad eclesiástica. Es lógico que la Iglesia quiera gozar de las garantías jurídicas que concede la publicidad registral, máxime teniendo en cuenta que la ley que permite a la Iglesia la inmatriculacón exprés tiene los días contados y, por lo tanto, dentro de poco tiempo será más complicado inscribir los bienes en el Registro.
El Salvador ha sido incrito sin atropello de ningún derecho, oyendo a las partes y buscando la fórmula más satisfactoria, aunque ya hay quienes desde el punto de vista jurídico discuten la solución empleada. Doctores tiene la Iglesia, como los tiene el Derecho. A manojos, oiga.
Con la Magdalena no se hizo bien. El Arzobispado se apropio del 100% del templo. La Quinta Angustia puso el grito en el cielo, amagó con un pleito (una medida avalada por el cabildo general) y se tuvo que aplicar una suerte de marcha atrás para reconocerle a la cofradía sus derechos sobre la capilla. Cabe también aquí recordar que no han faltado juristas sorprendidos por la fórmula buscada para contentar a la hermandad. Pero también hay que reseñar que al final reinó la paz, se evitaron denuncias que sólo hubieran tensionado el ambiente y todo se hizo con la mayor discreción, hasta que trascendió en las páginas de este periódico. En el caso de la Quinta Angustia hay que reconocer que en la hermandad estuvieron rápidos y espabilados. Y consiguieron lo que parecía imposible.
¿Por qué entonces se le ha quitado al Gran Poder la capilla de San Lorenzo? Cada día se entiende menos que nadie del Arzobispado se preguntara en 2009 –fecha de la inmatriculación– por los posibles de derechos de propiedad de las capillas de la parroquia. Igual que extraña que nadie de la hermandad tuviera conocimiento del proceso puesto en marcha por el Arzobispado. Han pasado cuatro años del mangazo de capilla (repetimos:las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sean) y la solución se intuye difícil. Dar marcha atrás tanto tiempo después resulta difícil para algunos, muy complicado. Dicen que desde el punto de vista jurídico sería complejo poner un parche (los focos están activados, no como con la Magdalena, donde el secretismo facilitó la enmienda). Y apuntan a que todo puede acabar en un pleito que nadie desea. ¿Cómo se le explica a los hermanos en un cabildo general que te has quedado sin una capilla histórica, en la que el Señor recibió culto nada menos que tres siglos, de la que se tienen papeles y que es todo un símbolo?
Y aún hay más. Está al caer la inmatriculación de la Parroquia de San Bernardo. Y se puede dar por hecho que el Arzobispado respetará las propiedades de la cofradía sin mayores problemas. El caso de San Lorenzo sigue chocando más en función de estos nuevos expedientes que se van conociendo. Sólo está claro que alguién pegó el mangazo de capilla (¿Involuntario o aposta?) y que alguien no estuvo diligente. O en el Arzobispado rectifican (ojú) o las pintan feas. Esa capilla es del Gran Poder, pertenece al Gran Poder y se debe inscribir a nombre del Gran Poder. Algunos tendrán que dar explicaciones más pronto que tarde. Criado lo ha bordado.

Pasión prepara su Magna

El Fiscal | 15 de septiembre de 2014 a las 17:55

foto ruesga bono
AQUELLA noche de Viernes de Dolores, tras el traslado de la Virgen de la Soledad, obligamos al experto en Arte a mojarse por mucho que el agua case mal con los asuntos del incienso. Dejada aparte la fuerza devocional, orillada la unción sagrada si eso es posible y asumido el riesgo de que alguien nos acuse de musealizar o cosificar por unos instantes la fiesta más hermosa de la ciudad: ¿Qué imágenes pueden ser expuestas muy lejos de Sevilla por reunir un alto valor histórico-artístico y por tener capacidad de representar la Semana Santa? “No más de cinco”, fue la respuesta tajante. ¿Y cuáles? “En crucificados, la Buena Muerte de la Universidad y el Cachorro. En dolorosas, la Estrella y la Victoria. Yde Nazarenos, sin lugar a dudas, el de Pasión. Me pides un diagnóstico estrictamente profesional, pues ya lo tienes”.
Pasión cumplirá en 2015 nada menos que 400 años. Y en esa efemérides hay mucho más que la conmemoración de la ejecución de una talla. La hermandad, con una evidente altura de miras, quiere capitalizar el Siglo de Oro, usar ese aniversario como aldabonazo para reivindicar todo lo que supuso el XVIIno ya para las hermandades, sino para la ciudad, en lo brillante y en lo terrible, que de todo hubo. Esto no puede ser una efemérides del más de lo mismo: cartelito, pregoncito y tachiro-tachiro.
Pasión asume un reto muy difícil, encargado al escritor Francisco Robles, que hará las funciones de comisario de la muestra y de coordinador de todas las comisiones. El objetivo es eso que los políticos de hoy llaman hacer ciudad, pero haciéndolo a través de una cofradía, que sería lo que los tontos del márketing denominan hoy una marca. Yla marca Pasión es en la Sevilla cofradiera de un prestigio y una exquisitez a prueba de frikis.
Ni más ni menos que una gran exposición probablemente en el Sagrario de la Catedral.Y un ciclo de conferencias y actos culturales en el Patio de los Naranjos del Salvador. En esa gran muestra no podrán faltar la imagen del Señor (ya tienen los bajos de miras el traslado soñado, pero en andas), el Cristo de la Clemencia (que estuvo en el Pabellón de la Santa Sede en 1992), el Niño Jesús y La Cieguecita (que mucho cofraderío sigue pensando que es la que sale en el Corpus). Y a partir de ahí, sueñen con piezas de Montañés desconocidas por el gran público que andan por los conventos de Sevilla; con recitales de poesía de la época, con conciertos de música, con conferencias sobre la gran peste que dejó la ciudad con un cuarto de entrada y hasta con platos que se comían en aquellos años (veo a Enrique Becerra y Pedro Sánchez Cuerda buscando recetas en los legajos).
Pasión prepara su Magna, convencida de que a través de su Nazareno se puede evocar una ciudad en la que convivieron el mejor pintor (Velázquez), el mejor imaginero (Montañés) y el mejor escritor (Cervantes). Que lo vaya a hacer una hermandad engrandece a las cofradías y calla las bocas del progrerío de escaparate. Pasión representa la Semana Santa, representa la mejor versión de la ciudad y tiene capacidad para simbolizar un gran siglo.

¿Abuso o negligencia?

El Fiscal | 27 de abril de 2014 a las 5:00

gran poder.jpg
No había trascendido. Se ha hecho con una discreción muy calculada. Y en algún caso con agosticidad. El Arzobispado acudió al Registro de la Propiedad en 2009 y se apropió del 100% del pleno dominio de San Lorenzo, sin tener en cuenta los derechos de propiedad del Gran Poder sobre su antigua capilla. Y acudió en agosto de 2011 y se atribuyó la Magdalena entera. La Quinta Angustia reaccionó de tal forma que la junta de gobierno llegó a estar facultada para emprender las acciones necesarias para defender sus derechos de casi 430 años. ¿Nadie hizo nada en el Gran Poder en 2009? ¿Nadie va a hacerlo ahora? ¿Acaso no tiene la Hermandad del Gran Poder sobrada documentación que demuestra sus derechos de propiedad? ¿Se renuncia a los derechos sobre una capilla cargada de simbolismo para la hermandad? ¿Se está enterando hoy la hermandad del atropello a sus derechos de propiedad? ¿Ha abusado el Arzobispado de Sevilla, ha habido quizás algo de negligencia en la cofradía o han ocurrido ambas cosas?

El Salvador
En breve será inmatriculado el Salvador, cuya propiedad no está blindada aún en el Registro aunque parezca extraño, ¿verdad? Se sabe ya que serán escrupulosamente respetados los derechos de propiedad de Pasión sobre la capilla sacramental, las dependencias de la casa de hermandad y la cripta.

Aquel primer besamanos

El Fiscal | 14 de agosto de 2009 a las 16:45

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

La fotografía pide música de Romanza, de Salvador Bacarisse, y evoca una Puerta de los Palos oculta entre un enorme cartelón del Domund y un autobús de Tussam azul y blanco con franja roja divisoria. Ahora que se nos va, ahora que la cofradía de su pontificado se recoge y baja la rampa poco a poco, es cuando los nazarenos giran la vista atrás por primera vez en el recorrido. Llegó un verano de mundiales de Naranjito, el año en que se registró una invasión del turismo italiano sin precedentes tras el apogeo de la victoria azzurra en el Bernabéu. Sus primeras visitas a la Catedral fueron para encontrarse con la Patrona, de la que tanto supo por aquel cura sevillista de visita diaria a Trifón, hermano mayor de una hermandad de la sotana que está al borde de la extinción. Al poco tiempo llegó su secretario personal, hermano Pablo Noguera, que a juzgar por cómo está en la fotografía y su estado actual bien pudiera ser el icono publicitario de un laboratorio de antioxidantes. Por él no pasa el pontificado. Está para volver a empezar, para arrancar otro ciclo al lado de Su Eminencia, para organizar la agenda a Roma y hacer los recados domésticos, para recoger en coche a arzobispos y cardenales de fuera recién llegados a Santa Justa, para apagar el humo del teléfono, para estar al quite providencial en tantísimas ocasiones, para saludar a los fieles de una procesión con una levísima bajada de cabeza, para llegar a la Catedral minutos antes de un pontifical y sacar de la maleta la mitra plegable y el ropaje. El próximo sábado, monseñor se situará una vez más tras el paso de la Virgen sedente que le recibió aquel año de la gran victoria socialista de octubre. Tal vez, entre antífona y golpe de incienso, recuerde a tantas personas y anécdotas que ha dejado en el camino en uno de los pontificados más largos en la Iglesia de Sevilla. La venta de San Telmo, las nuevas parroquias, las grandes obras en la Catedral, las porfías con las cofradías, los veranos en Galicia, los viajes a América, las recepciones en el Palacio Arzobispal, las dos visitas del Papa, la entrada de Sor Ángela en la Catedral, las visitas pastorales por toda la provincia, las confirmaciones masivas en los templos de los barrios y en la Catedral, las oraciones en su oratorio privado ante la Inmaculada que le cedió la Sacramental del Sagrario, las declaraciones polémicas con eco nacional, los disparos de Alberto y Ascen, la boda de la Infanta, la restauración del Salvador, esa torrija en el casinillo del Gran Poder la tarde del Miércoles Santo, los almuerzos en casa de Diamantino, los repiques a gloria de la Giralda… El próximo sábado, Eminencia, el aire tendrá mucho de aquel primer agosto. Algo se muere en el alma cuando Amigo se va.