Archivos para el tag ‘San Gregorio’

Luto por un rociero

El Fiscal | 15 de julio de 2018 a las 5:00

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OTROS con el potencial de Pepín Lirola (1930-2018) lo hubieran jugado todo a la casilla de ser un personaje de la ciudad. Empresario de éxito, fluidas relaciones sociales, vecino de una de las zonas más cotizadas del centro, cofrade, taurino con hondas amistades en la afición mexicana… Pero no. El caso es que se limitó a trabajar en la firma Vilima, la que varias generaciones de sevillanos tienen interiorizada con la misma fuerza que hoy tenemos El Corte Inglés, y a ser rociero de la Hermandad de Sevilla, cuando la corporación era eminentemente familiar. Fue hermano mayor un solo mandato (1971-73), lo que le bastó para dejar huella material e inmaterial. Creó un rito precioso: la jura del hermano mayor en la ermita el 12 de octubre. ¿Cuántos nuevos hermanos mayores juran su cargo ante la Patrona de Almonte? Pues el de Sevilla lo hace desde que Pepín instauró esa costumbre. Promovió la construcción de las viviendas de dos plantas en la casa de hermandad en la aldea. Entonces costaba un mundo tener un cuartito para pasar los días de estancia. Pepín construyó estancias dignas, amplias y con hermanos dispuestos a ocuparlas y pagar la renta. ¿Y la construcción de la capilla con campana de esa misma casa de hermandad antes de ser hermano mayor? Cuánto sabía de cómo fue posible aquella obra junto con Antonio Jurado, ¿verdad hermanos veteranos del Rocío de Sevilla?

Pepín Lirola es Vilima, es el Salvador, es un jinete con chaquetilla blanca y vara dorada en una Sevilla que tímidamente empezaba a tener color. Aquella Sevilla del Banco Hispano-Americano, el Ecovol emergente de su amigo Valentín Álvarez Vigil, el cine Fantasio, Infantes Florido de párroco del Salvador, los coches aparcados en la Plaza Nueva y los grandes años de Curro Romero, inolvidable la temporada del 71. Se marcha Pepín al camino con la niña Magdalena en su regazo en una ciudad distinta. Tiene cerca a su amigo Juan Rojas. Muchos compañeros del comercio acuden a despedir a la hermandad.

La hermandad del Rocío de Sevilla, que tanto ha crecido desde entonces, es hoy en buena parte la que aquellos rocieros impulsaron con su manera de ser y sus ganas de vivir la fe con una alegría limpia, júbilo de arenas, raya, salves y tamboril. Este Pepín no cultivó la notoriedad, no buscó los azulejos conmemorativos. No le hicieron falta segundos mandatos ni prórrogas. La ciudad de hoy es distinta, la devoción a la Virgen está intacta, aunque los tiempos se vuelvan, como escribió el poeta Aurelio. Los 12 de octubre que jura un nuevo hermano mayor en la aldea se rinde un homenaje a Pepín Lirola, el de Vilima, el de la chaquetilla blanca que promovió casas dignas para los peregrinos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Movimientos
Los sigue habiendo de todo tipo tras la crisis en el Consejo de Cofradías que ha provocado el cambio repentino en la presidencia. Hay gente que no quiere dejar el cargo tras las elecciones de otoño. Tengan en cuenta una cosa, nadie quiere abandonar un puesto para el que estaba, en principio, cuatro años. Pero todo se ha visto alterado en muy pocos días. Hay consejeros que tenían claro que seguirían con el presidente Piñero, pero si don Antonio no se decide, opta por convocar elecciones y encima parece que no se presenta, pues hay que ir con Paco Vélez, que por ahora es el único que ha dado el paso al frente. Por eso, estos días se aprecian muchos movimientos, algunos nervios y las previsibles cenas en las que los consejeros se expresan…

Las cenas…
El peligro de comer mucho por la noche es que después se duerme mal, se descansa poco, los cuerpos no se regeneran y, entonces, se dicen las mismas tonterías o más por la mañana que por la noche. Algunos siguen erre que erre mirando al pasado, cuando se quiera o no, el Consejo ha hecho las cosas en tiempo récord y con bastante elegancia. Hay que dejar de mirar tanto hacia atrás.

¿Otra candidatura?
Permítanme la comparación. Que Rajoy no vote en el congreso del PP no quiere decir que no tenga una opinión formada sobre Soraya o Pablo Casado. (Casado, por cierto, tiene todas las hechuras para llevar traje de servidor y farol de mano). A lo que íbamos: el deber de neutralidad de la autoridad no quiere decir que no tenga un criterio sobre quién debe ser el presidente… Y, sobre todo, quién no se quiere que lo sea. Hay que saber interpretar los silencios. Yalgunos gestos. La autoridad, ya lo dijimos, desea a toda costa que no haya elecciones. ¿Reconsiderará Piñero su decisión? La ventaja de la Iglesia es que dicta las normas y siempre, siempre, se reserva la dispensa.

Lo dicho
Si algunos consejeros claramente piñeristas se han pasado con Vélez no es por otra razón que porque quieren seguir en la institución. A ver: los chaqués hay que amortizarlos y al pregón hay que seguir yendo al patio de butacas. ¿O no? Y, además, hay mucha gente buena en ese equipo, que sabe de cofradías bastante. Además, si Piñero no sigue no hay bandos, luego no se están pasando de un bando a otro. Estos días me gustaría saber qué opinan ex presidentes como Manuel Román o Adolfo Arenas… Tendré que llamarlos por teléfono. A Adolfo a lo mejor me lo encuentro en un taxi… Sí, sí, sí.

El pertiguero
Primer golpe. Lo peor de ser un cofrade impertinente no es mandar mensajes impertinentes, sino reenviar las respuestas que se reciben a la persona equivocada. Eso es quedar como la chata. Segundo golpe. El debate de la hostelería. ¿A quién apoyan Las Lapas y Casablanca? ¿A Piñero, a Vélez o a una tercera vía? Tercer golpe. Alguien promueve el encuentro entre Piñero y Esquivias, pero no parece que de ahí salga una unión… Y ciriales arriba. “La bendición para formar una candidatura la tenemos, de eso no te quepa duda. Falta convencer al cabeza visible. Si Marcelino se empleara algo más… Queda tiempo, mucho tiempo”.

El lagarto de la Catedral: “Pues como sé que te gusta afinar en estos asuntos, te confirmo que ayer comenzaron los días de merecido descanso del arzobispo. Ha sido un curso intenso en la diócesis. Don Juan José estará en permanente contacto con el vicario general. ¿Su regreso? Para los días de la novena de la Virgen”

 

Detectives San Gregorio

El Fiscal | 25 de noviembre de 2013 a las 17:50

Sev.-09/11/12. Carlos Bourrellier PŽrez.  ANTONIO PIZARRO/ Diario de Sevilla.
La cerradura del colegio amaneció con un chicle para algarabía de la chiquillería que vio anticipada la hora del recreo. Los profesores emplearon destornilladores para extraer la goma de mascar. Casi una hora maniobrando. Por fin el colegio se abrió, los niños entraron y ocuparon sus pupitres. La directora se puso solemne y advirtió que tenía una fotografía (tomada con aquellas polaroid de revelado exprés) del alumno que había cometido la fechoría. Las miradas se cruzaron, hubo alguna expresión de canguelo y hasta algún conato sordo de Fuenteovejuna. Pero nadie dijo nada y casi todos miraron hacia abajo. La directora se puso magnánima:si el autor confesaba esa misma mañana, gozaría de una amnistía parcial de la pena. En lugar de seis mañanas sin recreo, sólo sería privado de tres.
Recordaba el suceso del chicle a cuenta de lo ocurrido el pasado lunes 11 en la sede del Consejo con motivo de la junta superior convocada, entre otros temas, para hablar de los detalles del homenaje en honor del ex presidente Arenas. Esa noche, Carlos Bourrellier, presidente del Consejo por la G. de Asenjo, dedicó varios minutos a despotricar de la filtración por la que este periódico avanzó que la primera opción para el Pregón había resultado fallida, con todo lo que eso supuso: un ejemplo más del intervencionismo eclesiástico, que se sacó a última hora del bonete un nuevo nombre (Francisco Berjano) que no había aparecido en unas votaciones en las que se barajaron más de treinta. Resulta gracioso comprobar cómo ahora hay quien le resta importancia al Pregón. Je, je, je. Tan poco importante no será cuando la propia autoridad quiso reglamentar su capacidad de intervención en el proyecto de los estatutos. ¿Recuerdan el lápiz rojo? Es el propio arzobispo quien le da mucha importancia a todo lo concerniente al Pregón.
Lo dicho. Bourrellier estaba molesto esa noche. Irritado. Alguien debió de tirarle de la oreja por permitir, otra vez, que trascendiera todo lo que trascendió en esta página, con lo que se dejaba ver el equilibrio real de poderes en la institución: manda el Cura Soria y los demás hacen la cuchara. ¡Pero si ya no está Adolfo! ¿Cómo se sigue sabiendo lo que se vota con todo lujo de detalles? Bourrellier miró a los componentes de la junta superior (donde están las tres secciones) y denunció que había habido un [pito de fagot] y un [pito de fagot] que lo había contado todo.
–¿Qué me dices, Fiscal? Eso son palabrotas.
Podía haber hecho uso del pasaje evangélico. Uno de vosotros que está aquí me ha traicionado antes del canto del gallo. Pero lo del gallo tal vez no hubiera sido el ejemplo más afortunado. El caso es que nadie dijo nada. Osí. Tras la acusación airada del presidente, hubo un cargo general que aludió a la ubicación del supuesto filtrador:“Pero está de aquí para allá”, dijo para diferenciar los asientos de los consejeros de Penitencia (que asistieron a la votación del pregonero) de los de Gloria y Sacramentales (que por primera vez no participaron de acuerdo con los nuevos estatutos), que debieron respirar aliviados.
Bourrellier debió aprovechar la ausencia del Cura Soria en esta junta para soltar las dos picardías. Vamos, que fue algo entre cofrades curtidos. Faltaron los codos sobre la barra del Rinconcillo. Llena ahí y pon otra de espinacas. Acto seguido, el presidente asustó a los presentes diciendo que sabía perfectamente dónde se encontraba el periodista la noche del sábado cuando le filtraron la votación; que estaba en una boda en la que había un amigo suyo –hermano mayor del Jueves Santo– y alguien “muy conocido por todos los que estamos aquí”. Bourrellier aseguró que en los próximos días dispondría de una grabación de esa conversación entre el periodista y el filtrador y que, por lo tanto, el lunes 18 se procedería a la audición en el seno de la junta superior. El filtrador sería capturado y mandado a las mazmorras de la fila decimoquinta de la Campana sin derecho siquiera a un catalejo.
Este Fiscal esperó paciente y discretamente al lunes 18 para saber el resultado de la grabación. Ocurrió como en los toros: corrida de expectación, corrida de decepción. Claro que hubo dos factores claves. Bourrellier se desayunó el domingo 17 con la crónica ampliada de la elección del pregonero. Ya la junta superior del día 18 asistió el Cura Soria. Y con el cura delante ya se sabe lo que le ocurre al cofraderío militante. Picardías, cero. El caso es que pasó el tema por encima, como queriéndose quitar el mochuelo rápidamente. Hubo un consejero que preguntó por la posibilidad de que hubiera sistemas de grabación en los micrófonos. Yel presidente, quizás con el orgullo herido por no tener la grabación, clamó: “Estoy estrechando el cerco”. Y pareció sonar el saxo de La Pantera Rosa, pink panter en San Gregorio. Ha nacido Detectives Bourrellier, sociedad limitadísima.
El niño que metió el chicle en la cerradura nunca confesó. La directora tuvo que alegar problemas en la polaroid para no disponer de aquella fotografía y dejar la imagen de su autoridad intacta. Los de ahora también son como niños. Y el padre no sólo no pone orden, sino que contribuye a los juegos. Y eso que ahora se graba con cualquier teléfono. El mérito hubiese sido trincar al filtrador con una polaroid, ¿o no?

La habitación 101

El Fiscal | 3 de julio de 2012 a las 5:00

En la clínica de Fátima ha sido operado esta semana con éxito el arzobispo de Sevilla. Ayer recibió el alta tras varios días de ingreso en los que recibió ilustres visitas, como la del cardenal Amigo y el hermano Pablo . Entre las llamadas telefónicas, la del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, con quien se lleva especialmente bien desde hace años. El alcalde Juan Ignacio Zoido y el concejal Gregorio Serrano lo llamaron el miércoles desde Madrid. Y Serrano ha estado en contacto con Borja, el secretario del prelado, todos los días. E innumerables han sido las tarjetas recibidas en esa habitación 101 con saludos y deseos de pronta recuperación. Los principales miembros de la curia diocesana también fueron a visitarlo a pie de cama. La 101, curiosamente, es la más próxima a la capilla. Un detalle de la dirección del centro. Quizás por esa proximidad con la capilla, según cuentan, no lucía en la habitación ninguna imagen sagrada en especial.

San Gregorio, sin novedad

Adolfo Arenas puede seguir tomándose tranquilo su pescadito a la plancha en la rancia cafetería de La Reja. Le han votado más del 70% de los hermanos mayores en la noche que se jugaban las semifinales de la Eurocopa. Al final, el perro ladrador de las conspiraciones y los recursos a Palacio era poco mordedor. Como de costumbre. Algunos fueron a votarle con cara de tiernas ovejitas después de portarse como lobos en los últimos meses. ¡Auuuuuuu!

Nombramientos

Antes de la intervención quirúrgica programada, el arzobispo dejó publicados los nuevos nombramientos en la diócesis. De ellos ha llamado la atención la renovación del Cura Soria al frente del secretariado diocesano de las hermandades, pues se daba por seguro que iría a un nuevo destino. Al cura Isacio lo descargan de los asuntos jurídicos de las cofradías. A Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp lo envían a la parroquia de Santa María de las Flores y San Eugenio (Pío XII), donde hace dos años pululaba aquel falso cura de la polémica. Y hay quienes no terminan de entender la creación de esa vicaría para la nueva evangelización por cuanto supone tener a un sacerdote liberado de funciones parroquiales. Yeso que los curas no sobran, precisamente. Si doctores tiene la Iglesia, está claro que el secretario general y canciller, Francisco Román, también tiene sus criterios. Y a sus elegidos.

De otras elecciones…

¿Pero esta semana ha habido más elecciones? Sí, claro. En la hermandad de ánimas de San Onofre, la que tiene su sede en la preciosa capilla de la Plaza Nueva, junto a la parada del trenecito, la de la adoración perpetua. Esta hermandad tiene una nómina de cuarenta hermanos varones (mucho Abaurrea y García Pesquera) que reeligieron en la tarde del jueves a Carlos Serra, marqués de San José de Serra, como alcalde antiguo, que así se llama el cargo. Que no todo a va a ser San Gregorio ni Triana.

El blanco es bello

Este Fiscal se pirra por las elecciones con una sola candidatura. Porque la clave está en el número de votos en blanco. El manual apócrifo de interpretación de estos sufragios dicta lo siguiente: entre cinco y diez, conclúyase que no hay oposición; entre 10 y 20, aplíquese la teoría del taxi; entre 20 y 30, hay dos resentidos con la junta entrante que han llevado a sus familias a votar con el estómago, y entre 30 y 50 revela que han acudido los familiares y bastantes allegados. En cualquier caso, el hermano mayor siempre puede escribir en el primer boletín del mandato que la hermandad “está viva”. ¿No ven ustedes como el blanco es bello? Coda: A Arenas le cayeron 26 en blanco. Pero ahí no votan parientes. Sólo hermanos mayores.

El pertiguero

  • Primer golpe. Hay vida más allá de San Gregorio. Y tanto. Hay que felicitar al consejero José Luis Cantalapiedra, que esta semana ha sido abuelo de dos nuevos baratilleros.
  • Segundo golpe. Oído. “Mi ídolo es el espontáneo que se presentó a delegado de Gloria y sacó cinco votos. Ole, ole y ole”.
  • Tercer golpe. Nada en la vida es para siempre. “Ya no van a Las Lapas, prefieren Casablanca”. Y ciriales arriba. De Eurocopa en Eurocopa en los Estudiantes. Ya se dice eso de que hace más calor que yendo a votar a Antonio Piñero a la Universidad.

La candidatura del metisaca

El Fiscal | 18 de junio de 2012 a las 17:32

Uno se ha criado oyendo hablar de esos gloriosos cofrades que siempre se nos presentan como la esperanza blanca que nos han de rescatar de la mediocridad imperante en la clase dirigente. Uno no sabe la de veces que ha leído y oído hablar en los últimos doce años (se dicen pronto doce años) de la solución Medina, la alternativa Medina, la vía Medina y otras fórmulas alusivas siempre rematadas por el tal Medina. El 30 de mayo vimos la luz. Los titulares de prensa cantaban la buena nueva: Medina se presentará al Consejo. ¡Albricias! Tal repercusión tuvo que la prima de riesgo no bajó, pero dicen que provocó por similitudes fonéticas la dimisión de otro Arenas (Javier) muertito de miedo. Medina ya tenía la tropa preparada. Fin de rumores y conspiraciones tabernarias. Paso al frente, pecho descubierto, programa de gobierno, apuesta por la juventud y bla, bla, bla. ¡A por los palcos que quedan pocos libres!  El actual equipo de San Gregorio le puso las pilas al turboconsejero Andrés Martín, réplica del portugués Pepe marcando a los hermanos mayores de Gloria (¿Verdad Eduardo Carrera?), y dicen que Jesús Becerra preparaba ya los reservados para fidelizar el voto a Adolfo Arenas de hace cuatro años. No se hablaba de otra cosa en Sevilla. Escena verídica en un acto social: “Oye, ¿te has enterado de lo de Rafael Medina” “¿Otra vez se ha muerto el duque de Feria?” Pero hete aquí que el 11 de junio se nos desmonta el chiringo. Ni solución Medina, ni vía Medina ni alternativa Medina. Ni juventud, ni otro Consejo es posible. Metisaca en toda regla. Paso atrás. Según ha explicado el propio Medina en una carta privada (privacidad entendida por muchos de sus receptores según el criterio del mayordomo del Papa) ha habido una serie de razones “socioeconómicas” que han impedido la presentación de una candidatura. Toma del frasco, Carrasco. ¡La culpa es de la crisis! ¿Pero esa misma crisis no existía el 30 de mayo, alma mía? Yhay una frase de Medina que retrata el mansurreo del cofraderío en lides electorales:  “Los síes rotundos se convirtieron en quizás.  Los síes en ya veremos y los quizás en noes”. ¡Eureka! La jindama del cofrade es la que ha impedido la candidatura. La afición por la hípica morada (que siempre monta el caballo ganador) le ha dado siempre la espalda a Medina, pero casi nadie se lo ha dicho a la cara. No ha encontrado ni los tres cargos generales. Han esperado a que el hombre diera el paso para –sólo entonces y al sevillano modo– dejarlo en una soledad que retrata a la mayoría de quienes pasaban por sus colaboradores. Le ha pasado como a aquel artillero que asomó el cañón y tuvo que retirarlo porque cuando se agachó a por la bala se hizo un siete en culo. Otra víctima más de la ojana. Sevilla pura. Doce días acaban con doce años. Ay, la crisis. Ni Feria, ni ducado. Como el gallo de Morón.

La aventura de un latinista en el atrio macareno

El Fiscal | 17 de junio de 2009 a las 11:56

Tiene mérito eso de tener una agenda con los teléfonos del presidente del consejo de hermandades de Tenerife y Zamora, de la unión de hermandades de Jerez, del hermano mayor de la Macarena y el Gran Poder de Madrid, o del director de una revista de tirada nacional especializada en temas pasionistas. Tiene tela de mérito porque a 9,9 de cada 10 sevillanos que ejercen de cofrades les importa un comino lo que ocurre más allá de las fronteras locales así que llega el Miércoles de Ceniza. Por eso, Juan José Morillas fue atinadamente bautizado como canciller de las cofradías sevillanas, un cargo apócrifo que nadie quiere y que él asumió encantado en los ocho años que tuvo sillón en San Gregorio.

A Morillas lo llama uno al teléfono un sábado por la tarde y te suelta: “Estoy con unos cofrades de Lugo en un congreso en La Rioja”. Tiene hechuras de patricio romano con casa veraniega en Itálica, pensando siempre en empresas de futuro para hacer más grande su imperio particular. Alguien le preguntó una vez en plena calle: “¿Qué hace un latinista como tú en el mundo de las cofradías?” Y él respondió con razón que muchos valores de la cultura clásica hacen más falta que nunca en el mundo decadente de las hermandades.

Quiere ser hermano mayor de la Macarena a partir de noviembre, cuando la Esperanza viste de negro y él se encamina a la imprenta a recoger los calendarios que, latinajo incluido, reparte entre sus amistades, afines y hasta a algunos críticos, pues es sabido que este incansable profesor no esconde rencores. Morillas está convencido de que desde su Itálica se otea el Arco.

Adoración y Clotilde

El Fiscal | 6 de marzo de 2008 a las 0:53

Pueden convertirse perfectamente en las primeras mujeres en formar parte de la rimbombantemente denominada junta superior del Consejo.

Las hermanas mayores de Valvanera y de María Auxiliadora de la Trinidad, Adoración y Clotilde, felices pioneras en coger la vara dorada en el mundillo de las hermandades, tienen opciones de seguir protagonizando hitos de interés.

Le han dado el sí al candidato Joaquín de la Peña, con quien irían de consejeras de gloria. Y se dice que han querido ser fichadas previamente por alguno de los otros dos candidatos en liza. Vamos, que se las han disputado.

Adelante con fuerza el voto violeta a la institución de San Gregorio. Ya iba siendo hora.

Tres para un mismo sillón

El Fiscal | 25 de febrero de 2008 a las 18:26

Se empeñan en ser tres, en no hablar entre ellos, en no alcanzar acuerdos, en no reducir semejante e impropio número de listas.

No nos engañemos, no tiene que haber necesariamente más vida en una institución porque haya una pluralidad de candidaturas. Puede tratarse simplemente de la demostración de que existe mayor ambición, mayor interés por aprovechar el cambio de casa reinante que no se repetirá hasta dentro de ocho años o una evidente señal de cesión a las presiones del entorno más íntimo, intimísimo podríamos decir.

Tres para un único sillón.

El Retorno de Pasión

El Fiscal | 18 de febrero de 2008 a las 22:10

Pasión“Hace más frío que viendo el regreso de Pasión en la esquina de José Gestoso”. Pero por más que Eolo soplara, que sopló desde el cañón de la Encarnación y sus setas, había mucha, muchísima más gente que en el vía crucis del primer lunes de cuaresma. El sábado festivo y el tirón popular del Nazareno de Montañés, túnica morada corta y la luz tenue de cuatro guardabrisones encendidos, son la claves del impresionante poder de convocatoria de un traslado ni mucho menos inédito, pues sólo hace cinco años se vivieron tres con las mismas imágenes: ida y vuelta a San Hermenegildo y la ida a la iglesia de la Misericordia. La decadencia actual del mundo de las hermandades no impide que el público, al final, esté donde tiene que estar: con Pasión. Con las imágenes de siempre. Y anotamos la exquisitez de los priostes al preparar a la Virgen de la Merced. Llega la hora de amoldarse a un templo nuevo, perdido ya el carácter parroquial y la presencia paternal de don Manuel del Trigo. Hay que adaptarse a una sede renovada, donde no será posible manchar el suelo de cera, y donde habrá que aprender a convivir con los más que probables usos culturales de un templo en el que se ha invertido muchísimo dinero público. Pasión ha regresado y nos ha dejado el frío metido en el cuerpo, pero la enorme satisfacción de saber que las grandes imágenes siguen tremendamente arropadas cuando salen a la calle. Con tanto ruán verde, tanto trompetódromo municipal, tanto falso purista, tanto pasos de misterio con gallo y hasta uno que anuncian con un perro en lo alto, el reencuentro con Pasión con tanto público respetuoso es una delicia. Hace cinco años se fue sin fecha de regreso. Nihil est quod deus efficere non possit. “Nada hay que Dios no pueda hacer”.

Foto fiscalAy, aquellos días felices de fresas bañadas en champán francés

Era hermano mayor de una santa cofradía. Irrumpió con las burbujas del Möet Chandon en el mundo del adobo. Las convivencias del Miércoles Santo de aquellos tiempos en su hermandad se caracterizaban por las camareras con cofias. Como aquel trueno vestido de nazareno también mandaba en una hermandad rociera, un año se llevó a los hermanos mayores de su día a hacer el camino. Y yendo por las arenas los puso hasta la corcha de champán y fresas con nata. Nada de rebujito, que eso es muy vulgar. Ay, aquellos años. A todos les regaló una enciclopedia rociera forrada en terciopelo. Y en la Feria, ay la Feria y sus peligros, había un día dedicado a esos hermanos mayores. Coches de caballos, grupos flamencos en directo y unas cigalas que estaban para cantarles saetas. Y muchos recuerdan aún aquel bautizo en el que mandó traer agua del Jordán, pero caliente, por aquello de que se celebraba en invierno. Algunos tejieron tal amistad que le confiaron inexplicablemente sus ahorros. Esos incautos hermanos mayores lloran hoy su pena en soledad. Se emborracharon en la primera taberna, pensando que sólo se trataba de unas fresas.

Los asesores del cardenal

Su Eminencia ha incluido el denominado Consejo Diocesano de Hermandades en el diseño del nuevo organigrama de la curia. El cardenal hará oficial su foro de asesores en el gobierno pastoral de las más de seiscientas hermandades de la diócesis. Para la manida pregunta sobre quién aconseja al prelado en los asuntos morados, existirá pronto una respuesta oficial. Hasta ahora han sido varios los asesores del Arzobispado procedentes directamente de las filas de las cofradías. Hubo uno –que hoy ocupa un puesto relevante– que consiguió frenar la iniciativa de sacar un paso en el Congreso Internacional de Hermandades simplemente para que “la gente de fuera vea cómo se mueven aquí en Sevilla”, según la propuesta de un cargo intermedio de la curia.

Un proyecto interesante

No nos engañemos. Si de verdad forman ese Consejo Diocesano de Hermandades personas serias de este mundo de las cofradías se podrán evitar muchas polémicas gratuitas, como la de remitir en plena cuaresma los pliegos de la declaración de la renta. También se le podrá dar su sitio al Consejo, al de la calle San Gregorio, no nos confundamos, que a partir de ahora habrá que distinguir entre el Consejo de Villarriba (Plaza Virgen de los Reyes) y el Consejo de Villabajo (el que está junto a Las Lapas), que no será lo mismo hablar de los señores consejeros de Palacio que de los tíos del Consejo, los que eligen al pregonero, recaudan el dinero de las sillas y hasta alguno se cree presidente de Telefónica.

Un candidato ninguneado

Es extraño que una hermandad como Pasión haya incurrido en semejante ninguneo. Vayamos por partes. En mayo hay elecciones. Y se presentan dos candidaturas, ninguna de las cuales existe oficialmente por el momento por la sencilla razón de que aún no se han abierto los plazos electorales. La hermandad ha remitido a sus hermanos un boletín informativo en el que se dedica una página completa al hermano que encabezará una lista, Jaime Fernández de Argüeso, y ni una línea al otro hermano que también ha anunciado su intención de presentarse, Javier Criado. ¿Por qué se hacen así de mal las cosas? ¿Qué necesidad hay de practicar semejante ninguneo? ¿No es la propia institución e, incluso, el mismo candidato supuestamente beneficiado por esta maniobra los que resultan perjudicados con esta estrategia?

Y aún hay más…

Por cierto, en esa página se publica un amplio perfil del aspirante oficialista. “Entre sus grandes aficiones están una gran gama de deportes, como la náutica, el golf y la equitación, afición [sic] que mantiene dentro de sus momentos de ocio”. ¡Caramba! Sabíamos que en política cofradiera hay que saber navegar, pero de ahí a que haya especialistas en náutica que se presentan como tales en el boletín…

El pertiguero

Primer golpe. Muy merecido. Enhorabuena al Pleno municipal por aprobar la rotulación de una calle del centro con el nombre del investigador Juan Carrero.

Segundo golpe. No se pierdan los artículos de José Joaquín Gómez en Diario de Sevilla los jueves de cuaresma. Los dos primeros han estado atinadamente marcados por la plena actualidad. Relean sus reflexiones sobre el Consejo.

Tercer golpe. Carlos Bourrelier puede estar muy orgulloso del vía crucis del Buen Fin. Y ciriales arriba.

¿Por qué le rechina a algunos hermanos de San Gonzalo que Juan Hernández vaya diciendo que él será el próximo hermano mayor?

El lagarto de la Catedral:

Entérate, Fiscal, de la gran iniciativa del hermano mayor de San Isidoro para celebrar próximamente los veinticinco años de José Luis Peinado como párroco en la Costanilla. Peinado, que sabe latín en todos los sentidos, se merece el homenaje de las hermandades de la feligresía

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral

“Hat trick” en San Gregorio

El Fiscal | 20 de enero de 2008 a las 20:59

‘Hat trick’ en San Gregorio

Ea, pues ya tenemos una terna de candidatos para las elecciones del Consejo del mes de junio. Esta cuaresma sí que va a ser electoral, pero electoral de verdad. Ríanse ustedes de los políticos preparando el 9 de marzo en las plazas de abastos dándole la mano al carnicero. Eso no es nada al lado de los abrazos cofradieros, el descorche de botellas de Möet Chandon a los pobres pensionistas de estos comicios, que vienen a ser las hermandades de Gloria, que son las que quitan y ponen presidentes cada cuatro años, o el fenómeno paranormal por el que el hermano mayor le promete el voto a los tres aspirantes.

Heras, adelante

Ha sido el que más ha meditado si daba el paso. Es el único de los tres candidatos que cuenta con la condición de haber sido pregonero de la Semana Santa. De los tres, el que más encaja en el perfil del cofrade místico y de perfecto guardián de la ortodoxia, cualidades a las que hay que añadir una innegable preocupación por los temas de formación. La entrada en el ruedo electoral de Juan Carlos Heras rompe la supuesta unidad del voto oficialista, hasta ahora concentrado en el secretario Joaquín de la Peña frente a la opción del abogado Adolfo Arenas, candidato largo, socarrón y de verbo no exento de retranca que aspira a entrar en San Gregorio desde fuera con la ayuda en el interior de José María Lobo.

Ay, ese balcón…

Una cosa está clarísima: a Arenas no le hace falta ser presidente del Consejo para ver las cofradías en la Campana con los brazos apoyados… ¿Pero no sabían ustedes que en la Plaza de Toros la vara de medir del poder son los brazos apoyados de los aficionados de la barrera, únicos espectadores junto a los caballeros maestrantes de la primera fila que tienen la posibilidad de hacerlo? Pues eso, Arenas tiene balconazo y en Semana Santa es todo un vigía…

El enojo del presidente

Manuel Román es discreto y no lo dice, pero quienes lo conocen bien saben que está que trina con la decisión de Heras de tirar hacia adelante. No le ha gustado nada. No hay química entre ellos. Y_tal vez esta semana haya pagado su indignación golpeando con especial fuerza la pelota de golf en una de sus partidas jugadas al alba sobre el verde de Pineda. El favorito del presidente es sin duda Joaquín de la Peña, pero bien es verdad que no lo es desde siempre, sino desde hace sólo unos pocos años. Román, desengañado de los fichajes estrella que le salieron mal, se ha ido enamorando paulatinamente de la capacidad de trabajo de su secretario, auténtico factótum de la gestión del Consejo. Y recuerden que De la Peña se quedaba fuera hace ocho años del primer equipo de Román. Entró como cargo general en el tiempo de descuento, cuando Vicente García Caviedes causó baja como candidato a vicepresidente. Vueltas que da la noria de la vida.

Aquel encuentro

Ahora que parece definitivamente cerrado el ruedo electoral de San Gregorio 2008 es el momento de contar el encuentro que se produjo entre el cardenal Amigo y un conocidísimo cofrade en el Real Alcázar hace poco más de dos meses. Dos testigos cualificados contemplaron la escena. Su Eminencia fue al grano y sin nadie esperarlo le soltó una pregunta directa al personaje: “¿Y por qué no te presentas a presidente del Consejo?” El interpelado le respondió: “Don Carlos, con todo respeto, ¿no conoce usted bien las cofradías? ¡A mí no me votaría ni el Kiki!” Y_el purpurado zanjó la espontánea conversación: “Pues yo creo que te equivocas”. Y_acabose la improvisada y amena tertulia.

El pertiguero

Primer golpe. No se pierdan un año más el calendario cofradiero de Imprenta Rojo, un clásico de cada mes de enero, cuando la tarea de hacerse con un ejemplar puede ser más difícil que trincar entrada para el Pregón de 2008. Javier Mejía y el dúo Salazar-Bajuelo ofrecen instantáneas para finos observadores. Segundo golpe. “Fiscal, ¿ha sido necesario aplicarle un barniz protector al retablo del Cristo del Amor de la calle Villegas? Temo que el tono amarillo aparezca en cuestión de meses y el retablo se oscurezca de forma repentina”. Tercer golpe. De la Peña ha remitido una carta a los hermanos mayores anunciando su candidatura: “Es tiempo de creer en las capacidades del Consejo”. Y_ciriales arriba. “El tesorero jugó sus cartas para ser presidente. Te lo aseguro, Fiscal”.

Teoría de los limbos

En qué limbo demuestran vivir algunos dirigentes cofradieros cuando se les ocurre destituir a un capataz por haber permitido meterse debajo del paso a dos mujeres. Semejante decisión demuestra que la casa de hermandad tiene el efecto parecido al de una burbuja con unas consecuencias perversas que dejan a la clase dirigente cofradiera anclada en tiempos y modos pretéritos y que propician un caldo de cultivo idóneo para quienes siembran día a día la tesis de que en las hermandades anida más la liturgia de las camisas azules que la de las albas blancas. Qué percepción de la realidad revelan tener estos dirigentes cuando destituyen al capataz convocando una junta de gobierno extraordinaria en pleno domingo y con todos los focos mediáticos conectados. Peor aún es que_en el limbo de al lado debe vivir el capataz que facilitó ajustarse el costal a las dos jóvenes para comprobar su capacidad física, pues al parecer ésta era su única e inocente duda, la de saber hasta qué punto sus pupilas eran capaces de meter riñones bajo la trabajadera. El ingenuo capataz no sabía, ¿o sí?, que estaba metiendo la mano en la boca del león. En el tercer limbo habita el pelaje variado de quienes comparten absolutamente las razones de la destitución, el de quienes se llevan las manos a la cabeza por el sólo hecho de que el tema abra un debate ciudadano en el que han intervenido desde el Instituto de la Mujer hasta el Defensor del Pueblo (como si no hubiera otros debates sobre asuntos políticos o de otra índole de más que dudoso nivel intelectual) y el de quienes siguen considerando que la mujer tiene sus funciones ‘bien especificadas’ en la hermandad y no debe ampliar sus competencias, una tesis inauditamente expuesta con más intensidad cuando es defendida por voces femeninas. Y en el cuarto limbo se encuentra la autoridad eclesiástica, abonada en este caso a la tibieza y al exceso de prudencia. Con la igualdad, o se está, o no se está. No se entiende que después de promulgar las Normas Diocesanas para Hermandades y Cofradías en 1995 con un claro espíritu de defensa de la igualdad, la reacción de la jerarquía eclesiástica sea en primera instancia la de considerar esta polémica como un asunto interno supuestamente resuelto de acuerdo con una normativa propia de la cofradía que, para más inri, no existe.

Luis Rizo pinta para el silencio

Menuda pinacoteca está formando la Primitiva Hermandad con las portadas de los boletines informativos encargadas a profesionales del pincel. Antonio Rodríguez Cordero tendrá que montar en breve una exposición con todas las obras reunidas a lo largo de más de nueve años ya. La última recibida ha sido la realizada por el baratillero Luis Rizo Haro, que ha plasmado al_Dulcísimo Nazareno de una forma que ha merecido ya los elogios de muchos primitivos.