El Fiscal » San Vicente

Archivos para el tag ‘San Vicente’

Eduardo Ybarra, la referencia

El Fiscal | 19 de enero de 2014 a las 18:18

Ybarra3
La vida de don Eduardo Ybarra era una continua jornada de puertas abiertas. Para visitar su hermandad, su casa, la antigua Dolorosa que preside el patio, su biblioteca, la academia… Donde él estaba, se podía entrar. Justo lo contrario del perfil del sevillano habitual de puerta cerrada y mirada desconfiada tras el visillo. Sus años al frente del Silencio fueron precisamente los del aperturismo y el crecimiento. La cofradía pasó de poder tener sentados a los nazarenos en unos cuantos bancos del atrio a sufrir verdaderas estrecheces. El contexto era el de una Semana Santa marcada por el boom, los años de las grandes bullas, de las masificaciones que luego han ido menguando por efecto de la televisión y otras causas. Todo podía aumentar, engrandecerse o salirse de medida, pero el estilo no debía cambiar nunca. Ahí estaba la clave. Y don Eduardo fue siempre en eso una referencia, la referencia de varias generaciones de sevillanos y hermanos del Silencio.
Don Eduardo era mucho más que el Silencio, porque pertenecía a ese selecto grupo de hermanos mayores que no perdían cobertura al salir de la casa de hermandad. Era alguien en la ciudad antes y después de ser hermano mayor. Así de simple. Con sentido del humor reconocía en algunas de sus intervenciones que era consciente que para muchas personas había sido el hermano mayor del Silencio, más allá de otras responsabilidades públicas. Y es verdad que en el Silencio pasó más preocupaciones que en la Academia de Buenas Letras, como también confesó alguna vez. Una junta en la academia era una experiencia mucho más tranquila que un cabildo en la hermandad.
Los Martes Santos se vestía de ruán en la Universidad. Con toda sencillez se tapaba el escudo de las Cinco Cruces con un trozo de tela y un imperdible. Era más hermano de la Buena Muerte que de Los Estudiantes. Con sencillez también se preocupaba de todo tipo de detalles:servirle el agua al conferenciante invitado, atender personalmente a los jóvenes de la cofradía, a los que reunía en tertulias de noches de verano para saber por qué se sentían atraídos por el Silencio; preocuparse de que ningún hermano se quedara sin hacer estación de penitencia por problemas económicos (“Acudan a mí en cualquier momento, me paran ustedes por la calle si es preciso, que todo quedará en confidencia”), de que hubiera un refrigerio para todo el que visitara su casa solariega de la calle San Vicente en días de calor, o de que no se bebiera ni comiera nada en la casa de hermandad en los días de reparto de las papeletas de sitio por respeto a los hermanos que hacían cola. Hoy se precisa más que nunca en las cofradías ese estilo, esa forma de hacer las cosas y ese saber estar que hacen que una persona tenga el valor de la referencia.
Ybarra1
Ybarra2