El Fiscal » Torreblanca

Archivos para el tag ‘Torreblanca’

La emoción recuperada

El Fiscal | 15 de octubre de 2017 a las 5:00

Entrevista con Joaquín Sainz de la Maza, nuevo presidente del Consejo de Cofradías

DESDE hace ya bastante años sabemos de antemano quién será el pregonero de la Semana Santa con un elevado porcentaje de acierto. La clave de la última década ha sido saber quién ha quedado segundo en las votaciones, quién ha dicho que no al ofrecimiento, quién ha sido el cajonazo o incluso a qué señor muerto ha votado un consejero, que ocurrir ha ocurrido. Este año, por ejemplo, se han enterado algunos de que Charo Padilla dijo no al pregón. Bienaventurados sean. Con el vía crucis de las cofradías ha ocurrido más o menos lo mismo. Se sabía que tocaba una del Domingo de Ramos porque hacía cuatro o cinco años que no elegían a ninguna de esta jornada, como se sabe que los Juegos Olímpicos no pueden ser en el mismo continente en dos ediciones seguidas.

El otro día se eligió a la imagen que presidirá el acto piadoso del primer Lunes de Cuaresma de 2018. Y por la mañana nos decían que serían agraciadas la Sed o las Siete Palabras. Una del Miércoles Santo “con toda seguridad”.

Estábamos en Huelva esa noche, departiendo de cofradías con José Luis García Palacios, Joaquín Moeckel y Pepe Miralles, cuando llegó la noticia –¡menuda noticia!– de la designación del Cautivo de Torreblanca para el vía crucis general. Acto seguido, sonó un mensaje en el teléfono móvil: “A este Consejo hay que aplicarle el 155 urgentemente”. Pues yo creo que no, nada del 155 ni de otras medidas. Este presidente se merece una ovación por habernos devuelto la emoción. Lo de Torreblanca ha sido una buena nueva, una sorpresa, una elección inesperada. Y eso se agradece. Además es una apuesta valiente, novedosa y con su cuarto y mitad de riesgo por la especial logística que requiere y los recelos que despierta en algunos sectores poco dados a barrios tan alejados de la calle Mateos Gago (llena de veladores).

Fue oír la designación de Torreblanca y recordar a Moeckel y al tinerfeño Luis Miranda yendo en moto a la parroquia de San Antonio de Padua para asumir el coste del romano del paso de misterio. Fue oír Torreblanca y recordar al cardenal Amigo impulsando la cofradía, destacando que era una de las que más contribuía al sostenimiento de la Iglesia y que jamás presionaba para ir al centro en Semana Santa. Fue oír Torreblanca y recordar el semblante feliz de Manolo Santizo, que cada Domingo de Ramos por la mañana, con la cara fatigada, se acerca en la procesión de palmas y nos dice la hora precisa de recogida de su cofradía con la coletilla de su escaso tiempo de sueño: “…y he dormido dos horas. Estoy destrozao, pero feliz, muy feliz”. Fue oír Torreblanca y recordar aquel Sábado de Pasión de 1999, cuando Manolo García –hoy hermano mayor de la Macarena– era el concejal que aguantaba hasta que la cofradía llegaba a la Plaza del Platanero cuando el resto de la comitiva municipal ya se había ido tras hacerse la foto en la salida: “Quédate hasta el Platanero y podrás decir de verdad que has visto esta cofradía”.

Querido presidente, nadie esperaba esa designación. Nadie. Ha sido una sorpresa como las de los años ochenta y noventa. Y, además, es una apuesta valiente. Tanto hablar de los dineros, de los recorridos al revés, de la poesía o la prosa, del Cecop, de las avalanchas y del pollo a la carloteña y, por fin, hemos recuperado esa emoción por esas cosas pequeñas que, sumadas y a la hora de la verdad, constituyen el fundamento de la ilusión. Ahora que vengan los señores de la logística a organizar el vía crucis desde un templo u otro, que sigan las bromas sobre si el cortejo viene en un Tussam y otras gaitas sobre si lo acompañarán jóvenes del barrio en moto. Que vengan con su estilo, no queremos sellos impostados como no deseamos el toreo a contraestilo. Para ver Torreblanca hay que llegar a la Plaza del Platanero, cuando el cielo del Sábado de Pasión se va tornando en noche gozosa de vísperas. Los que lo hemos vivido lo sabemos, ¿verdad don Manuel? La emoción se ha recuperado, presidente. Muchas gracias.

Cruz de Guía
Mañana regresa a las ondas todo un clásico: el programa de cofradías de Radio Sevilla (Cadena SER), que alcanza su temporada número 61. La cita es todos los lunes de 21:00 a 22:00. Podrán disfrutar del trabajo del incombustible Paco García y de todo su equipo de colaboradores. Ya se oye Virgen de las Aguas

¿Será verdad?
Dicen que se presentó el manto de camarín que le han regalado los costaleros para celebrar el acontecimiento. El ex mandatario de la corporación lo pisó y alguien le llamó la atención. Cuentan que la respuesta que se oyó llevaba algunos cristales en el vientre: “Que lo limpie el prioste que para eso está”.

Frialdad
La que hay entre un cargo general del Consejo que entiende mucho de hojas de excel y un delegado de penitencia que ha estado muy en liza estos días. Y lo que le queda… Las relaciones no son buenas. Y eso se nota en la vida cotidiana.
Andrés Martín

El ex turbo consejero de Gloria se ha hecho una fotografía donde proclama su apoyo a la candidatura de Santiago Álvarez. Martín, como de costumbre, va a tumba abierta. Es su estilo.

Efeméride
Don Juan José lo tiene claro. La Iglesia de Sevilla debe celebrar de forma adecuada los 25 años de la segunda visita de Juan Pablo II a Sevilla. Será en 2019. El Santo Padre acudió con ocasión de la clausura del Congreso Eucarístico Internacional. ¿Recuerdan el rezo del Ángelus en el primer balcón de la Giralda? ¿Y la salida sin música de la Virgen de los Reyes el mismo día de la llegada del Papa?Parece que los actos del próximo año se van a ceñir a la parroquia que lleva el nombre del pontífice polaco.

Procesiones muy largas
La ida de la Virgen de la Salud a la Catedral, que concluyó con dos horas de retraso respecto al horario previsto, reabrió esta semana el debate sobre lo larguísimas que resultan las procesiones extraordinarias. No están los tiempos para encerrarse en las sacristías, en eso estamos de acuerdo casi todos, pero tampoco para ciertas desmesuras que llevamos observando ya muchos años. Ha hecho bien don Marcelino Manzano en llamar a la moderación. Y el padre Marcelino de cofradías sabe. Ylatín, también.

El caso de Huelva
Tremendo lo de la capital hermana. Un día anuncia el Consejo una procesión magna y al siguiente tumba la propuesta el prelado. Cuando las barbas del vecino…

El lagarto de la Catedral

“Querido Fiscal, hay que reconocer que el párroco de la Magdalena, Francisco Román, se preocupa por darle al templo el nivel que se merece. No sólo me refiero a las últimas restauraciones. Ahora ha editado una guía de bolsillo con todos los detalles de esta joya arquitectónica. Y lo ha hecho con el patrocinio de la Fundación Avenzoar”

Del déficit de eclesialidad al exceso cofradiero

El Fiscal | 16 de octubre de 2012 a las 5:00


El 12 de junio de 2010, sábado en el calendario, salió la Estrella en procesión extraordinaria por el 450 aniversario fundacional de la cofradía. Monseñor Asenjo no llegó a tiempo de presidir el pontifical porque, según explicó, una huelga encubierta de controladores aéreos retrasó el horario del vuelo que le traía a Sevilla desde la Ciudad Eterna, adonde fue a cumplir con sus obligaciones de obispo. Nada más llegar al arrabal trianero le preguntaron por el rechazo del cabildo de la Esperanza de Triana a ceder el Cristo de las Tres Caídas para el vía crucis madrileño de la JMJ, pues la jornada previa un 77% de los hermanos dio nones a la propuesta. “Ahora mismo no voy a decir nada. Acabo de llegar de Roma y estoy confuso”, acertó a decir el prelado ante una bulla que ansiaba la salida del paso de la Dolorosa trianera. Una vez concluido el período de confusión, monseñor se dolió en público de aquel rechazo. Dibujó un mundillo de cofradías con “déficit de eclesialidad” y “falto de formación”, que toma decisiones “faltas de brillantez” que lo sitúan “lejos de la Iglesia”. Aquel discurso supuso un aldabonazo, el primer encontronazo del prelado con las hermandades. Nada nuevo bajo el sol (del Plantinar o esquina con Matahacas, según se prefiera). El apurado Padre Soria buscó una solución de emergencia en su hermandad de Los Panaderos, donde el déficit era ya de otro tipo, vaya tipo… Pasaron los fastos de Rouco en Madrid y se instauró una calma chicha con algún sobresalto aislado como la desaprobación del vía crucis en Torreblanca, una de las cofradías que, por cierto, más colabora con el Fondo Común Diocesano. Pasaron los meses y monseñor fue conociendo un poco mejor a su grey, haciendo el esfuerzo de alterar sus vacaciones de Navidad para estar en el Gran Poder el Día de la Epifanía, o cambiando el descanso estival de agosto para estar con la Patrona. Ycon acierto fue delegando su presencia en Don Santiago, el simpático obispo auxiliar que lo mismo se lo encuentra uno de paseo que en el BBVA de la calle Granada… Monseñor Asenjo irrumpió el martes en la actualidad de la ciudad con una propuesta de vía crucis en la que Sevilla copia los principios fundamentales del celebrado en Madrid. No habían pasado dos horas del anuncio y monseñor Asenjo tenía a todos los hermanos mayores en actitud complaciente. Si alguna cofradía celebra ese día su función principal de instituto, no hay problema, pues habrá dispensa, que la dispensa es el instrumento por el que los curas pueden poner Digo, Diego o Don Diego (gran cafetería de Triana). Ahora todos son incentivos y dispensas. Donde había déficit, monseñor promueve el exceso. Donde había falta de brillantez, monseñor encontrará el brillo de unas cofradías que no le quepa duda de que lo harán a la perfección. Y donde había lejanía con la Iglesia, monseñor probará el calor de un acto multitudinario, con permiso de la lluvia. El vía crucis es extraordinario, naturalmente. En Torreblanca no hubo. No fue autorizado. Y en otros sitios, tampoco. Está claro que el carácter extraordinario lo decide la autoridad, eclesiástica por supuesto. Debe ser que en Palacio hay peritos que miden cuánto de extraordinario tiene un hito, fecha o conmemoración. Llega usted allí con su programa de actos como cuando se acerca a las oficinas de su seguro, mete el coche dentro para que un tío con bata le eche el vistazo a la avería y le diga si le cubre la póliza el destrozo. Pues en Palacio te miran de reojo y te dice el perito con alzacuellos: usted tiene cara de extraordinario, o no tiene cara de extraordinario. Y usted calla, no responda, ni se le ocurra hablar de lo que habría que hablar, que es de la cara que tiene alguno que no sale ni en el telediario de Mariavisión. No hace falta ser ecónomo para saber la corta distancia que puede haber entre el déficit y el exceso; entre no invitar a las cofradías a la recepción del nuevo arzobispo en una Catedral abarrotada de público a concentrar catorce imágenes de Cristo en la Avenida en plena cuaresma; entre llamarlas fuertemente al orden y basar en ellas el principal acto del Año de la Fe en Sevilla. El discurso ha pasado de un extremo a otro de tal forma que a algunos nos ha dejado como recién bajados del avión: confusos. Pero sin venir de Roma, sino del tranvía de Monteseirín y después de sortear bicicletas. La culpa ya se sabe: es de los controladores aéreos.

Puerta de los Palos

El Fiscal | 2 de marzo de 2008 a las 17:27

Plan de barrios en Morado. Cardena Amigo VallejoEl Plan de Barrios, en morado

Monseñor Amigo estaba en el palquillo en 1989 cuando el Cerro llegó por primera vez a la Campana. Se le quedó grabada la imagen de la Policía impidiendo el acceso de los vecinos del barrio que iban tras el paso de palio. A Su Eminencia le conmovió aquella imagen. Si por él fuera, permitiría de forma especial este año a la gente del Polígono entrar en la carrera oficial con sus titulares. Se trata simplemente de un botón de muestra sobre lo que está ocurriendo en los últimos años. Usando las antiguas denominaciones, se puede afirmar que los dos cabildos de la ciudad, el municipal y el eclesiástico, hace tiempo que apuestan descaradamente por los barrios, creando una suerte de Plan de Barrios morado. Fíjense, por ejemplo, en la noticia de estos últimos días, que encierra toda una obra de misericordia: Emasesa dará de beber a los nazarenos de las cofradías más alejadas de la Catedral. Y al citar los barrios con derecho a avituallamiento, nos encontramos con el Polígono de San Pablo, el Tiro de Línea, el Cerro, el viejo Nervión… Y_pararse ahí, los cuatro costeros a tierra que ya se acabó el agua. Todo indica que los nazarenos de la Quinta Angustia no tienen derecho al oasis municipal. Lo mejor está por llegar, porque la justificación de semejante medida es que con ella se trata de compensar a los barrios, cómo no, por las molestias ocasionadas a sus vecinos con las obras. Te arreglo la acera y te doy de beber. ¿Y qué tendrían que darle a los nazarenos de las cofradías del centro por las molestias de la obra del Metrocentro? Ah, a esos nada. Y en esa apuesta frenética por los barrios, qué me dicen de ese risueño alcalde abriéndole el salón del apeadero al plumerío del misterio del Polígono. Y qué me cuentan del concejal Celis, el que ofreció una rueda de prensa para prometer todo el apoyo logístico de la ciudad a la llegada al centro de esta nueva hermandad. Y el propio cardenal, siempre inteligente, aprovecha la mínima (y la máxima) para declarar abierta la Semana Santa a nuevas incorporaciones de los barrios, cuando no ha elogiado la contribución económica a la Iglesia de Sevilla de hermandades como la de Torreblanca mientras miraba al tendido del racanerío de las del centro. Cómo sabe monseñor que la fuerza está en los barrios. La Semana Santa es un reflejo de la ciudad de todo el año. Anda que no. Hoy priman los barrios, se mima a los barrios y todo gira en torno a los barrios. Los del centro, a sufrir. Se les niega el agua, nunca mejor dicho. La capa se ha impuesto a la cola. La capa tiene más tirón mediático y popular. Despertad cofrades y vecinos del centro, porque un nuevo orden se anuncia.

El Viernes, suplemento

No se pierdan el próximo viernes el suplemento que se repartirá con Diario de Sevilla sobre los personajes que realmente hacen posible la Semana Santa de Sevilla desde dentro y desde fuera de las hermandades. En sus páginas aparecen reflejados hasta 56 oficios y labores fundamentales para sustentar la teoría sobre las manos de la Semana Santa, desde el empresario de las sillas de la carrera oficial hasta el dorador de los pasos, pasando por el músico, la camarera de la Virgen, el mayordomo, el archivero, el agente de la Policía Local o el barrendero de Lipasam. Uno a uno irán explicando su oficio, su participación en la principal fiesta de la ciudad, que no brillaría igual sin las manos de cada uno de ellos. Lo dijo el poeta Manuel Garrido: “Con tres golpes nada más, llevan la Virgen al cielo, las manos del capataz”.

Una de palcos

¿Sabían ustedes que dos titulares de palcos han perdido sus derechos este año por haberse pasado el plazo de renovación sin apoquinar la cantidad correspondiente? Ay, pena, penita, pena. Los afectados no podrán recuperar sus derechos de posesión sobre tamaña parcelita con alfombra de coco, seis plegables de Quidiello y roce de rodillas con los amigos y/o familiares. Perdieron su palco como perdimos Cuba. Por otra parte, el Consejo ha recibido sólo por este año la cesión de ocho palcos, que ya han sido cedidos a determinadas instituciones afines a la causa (es decir, que se rascan el bolsillo de una u otra manera). El problema, al parecer, es que los dos palcos perdidos y los ocho cedidos son palcos de catalejo, de los que hay que llevarse el ídem para ver las insignias, el Zaqueo y el color de los faldones.

Sobre los traslados

Creíamos que el traslado de Pasión congregó tantas bullas por el incuestionable tirón devocional del Señor unido a la circunstancia de celebrarse en sábado. Pero la cosa debe ir a más. Hay “hambre de cofradías”, como apunta Rafael Molina, que de esto sabe un rato largo. El martes por la noche, laborable por la trasera y por la delantera, la cantidad de público congregado para presenciar el traslado del Cristo del Amor y la Virgen del Socorro era muy considerable. Y el miércoles, vísperas de festivo, hubo aún más público para ver el retorno de la Borriquita. Si es por los traslados de regreso al Salvador, se puede concluir que no hay ni mucho menos ningún bajón de público en los actos cofradieros. En sólo dos semanas, únicamente dos, comprobaremos si se ha tratado de una respuesta excepcional del público, o si verdaderamente se ha frenado la desaceleración del público (toma castaña) que afecta a la Semana Santa en la última década.

Los sms del Fiscal

  • Recibido el día 26 a las 20.09 horas: “Estoy en los Estudiantes, el guión de Ciencias está libre. Es la oportunidad de tu vida”.
  • El día 27 a las 14.40 horas, sobre la peregrinación de hermanos del Cachorro a Roma: “En Roma está cayendo agua como ni los romanos recuerdan. Ya sabes, nos juntamos cuatro y diluvia; cuanto más, un ciento… Ya verás las fotos, un fuerte abrazo”.

El pertiguero

Primer golpe. Éxito incontestable. El que ha cosechado Álvarez Duarte con la presentación de las cinco imágenes secundarias para el Polígono. ¿Quién dijo que nadie ha aportado nada a la Semana Santa después de Rodríguez Ojeda?

Segundo golpe. Momento de inspiración cuaresmal de Manuel Melado: “Hubo una Estrella de Oriente/Yo me quedo con la Estrella/que tengo cruzando el puente”.

Tercer golpe. “Oye, Fiscal, ¿es verdad que en cierto paso de misterio de nuevo diseño va un perro en lo alto”.

Cuarto golpe. El canónigo Ángel Gómez Guillén recibió el domingo de su Hermandad del Amor el merecido reconocimiento a su atención a la corporación en los años del exilio. Nunca le ha faltado a la cofradía su misa semanal. Y ciriales arriba. Atinado galardón. El teniente de hermano mayor del Gran Poder, José Ignacio Jiménez Esquivias, gran conversador y conocedor del mundo de las hermandades, recibirá el premio Iscariote 2008 que se concede en el establecimiento del mismo nombre en la plaza del Museo. Este premio fue recogido por en las dos ediciones anteriores.

El lagarto de la catedral:

Qué quieres que te diga, Fiscal. Este mediodía se reinaugura el Salvador, se reabre al culto definitivamente. Por eso sólo puedo acordarme de su párroco en los últimos años, el canónigo Del Trigo, felizmente entre nosotros. Ay, si don Manuel contara tantas cosas como sabe…

Palabra de reptil metropolitano, palabra de lagarto de la Catedral.