Archivos para el tag ‘Trifón’

La noche de los 1.676 WhatsApp

El Fiscal | 25 de noviembre de 2018 a las 5:00

PACO VELEZ

EL éxito se mide en mensajes de telefonía móvil. El mensaje de WhastsApp es multiusos: lo mismo sirve para dar un pésame que para preguntar por el precio del alquiler de una plaza de garaje, lo mismo para felicitar un cumpleaños que para interesarnos por una oferta de trabajo. La posición se medía en otros tiempos por el número de cestas de Navidad recibidas en el despacho de turno, o por los ramos de flores llegados a la habitación de una parturienta. Ya lo dijo el político que tuvo dos hijos: uno en el gobierno y otro en la oposición. La estancia quedó convertida en un jardín botánico con el primero. Con el segundo llegaron sólo tres ramos de flores. A Paco Vélez le llegaron 1.676 mensajes de WhatsApp en la noche de las elecciones al Consejo de Cofradías, muchos mensajes más que a ciertos candidatos de la política pura y dura cuando acaban sus intervenciones en los debates televisados. Vélez tiene más mensajes de felicitación y adhesión que nazarenos muchas cofradías. Muchísimos más.

A Vélez le han cedido hasta el Alcázar para la copa posterior (35 euros per capita) a la misa en la que los señores de la junta superior juraron los cargos. Solo dos, por cierto, leyeron con fluidez el texto del juramento. Los demás debían estar embargados por la emocion, o por la jindama de soltar 70 euros al asistir con cónyuge a la cuchipanda. La gran novedad es que don Juan José no sólo presidió la misa, sino que asistió al ágape posterior, un hecho que no se recuerda en anteriores ocasiones. El arzobispo tuvo la oportunidad de departir un buen rato con la pregonera, Charo Padilla. Anteriores presidentes le comentaron a la periodista la oposición interna con la que se toparon al plantear la posibilidad de nombrar a una mujer como pregonera. Eran otros tiempos. Y no crean que tan lejanos en algún caso. Algún ejemplo era reciente.

También acudió a las dos celebraciones el alcalde, Juan Espadas. Vélez es un colaborador habitual del Ayuntamiento en materia de seguridad desde que se fundó el Cecop en el año 2000. La interlocución del nuevo presidente con el actual equipo de gobierno es muy fluida. Por lo demás, se vio a la pintora Nuria Barrera, gran amiga de Paco Vélez. Por supuesto, al incombustible hermano mayor de las Pastora, Andrés Martín, ministro sin cartera de la nueva junta superior. Antonio Piñero estuvo en la misa, como era debido por su condición de presidente saliente. Al término de la ceremonia religiosa se reunió con su equipo de allegados en la planta alta del restaurante Donald. En definitiva, muchas pieles, mucho traje oscuro, mucha mirada a las estancias del Alcázar (quizás alguno no entraba desde la excursión al colegio) y mucho mensaje de WhatsApp, pero nadie, nadie, recibió tantos como Vélez aquella noche.

baratillo2

Una jura muy especial de nuevos baratilleros

El Baratillo tiene nuevos hermanos, que juraron las reglas la noche del pasado jueves. Se trata de un caballero maestrante, José María Pacheco Guardiola, presidente ejecutivo de Konecta y que es del Arenal de toda la vida; el matador de toros Miguel Báez Litri, el auditor José Pérez Benítez (Ernst&Young) y Ricky Trujillo, nieto del antiguo presidente de República Dominicana. Los nuevos baratilleros aparecen en la imagen con el abogado Joaquín Moeckel. Tras la ceremonia de jura se vivió un rato la mar de agradable en la casa de hermandad del Baratillo, donde el éxito estaba asegurado al estar pendiente de todo el gran Rogelio Gómez Trifón, que sigue haciendo honor a su condición de poseedor de la Medalla de Oro al Trabajo, sobre todo si se trata de su cofradía del alma. Alguno de los nuevos baratilleros pudo comprobar el ambiente de afecto que es capaz de generar una hermandad cualquier día del año. Toreros y maestrantes refuerzan la vinculación de la hermandad con la institución nobiliaria y con la plaza de toros. Recuérdese que los tramos de la cofradía se forman en el coso, que a la capilla de la Piedad acuden toreros a rezar como Morante de la Puebla antes de hacer el paseíllo y que hasta muchos recordamos cuando los dos pasos se quedaban montados durante el ciclo continuado de festejos.

Los 25 años de Zoido en la Costanilla

El Fiscal | 4 de febrero de 2018 a las 5:00

zoido.jpg

La letra pequeña de los boletines encierra a veces los secretos más hermosos de la vida interior de una cofradía. Por esa letra de tamaño mínimo nos enteramos de que Juan Ignacio Zoido Álvarez, ministro del Interior, recibe este año el homenaje de San Isidoro por sus 25 años de fidelidad a la cofradía. El hoy ministro del Interior ingresó en la cofradía de la Costanilla al mismo tiempo que dos de sus hijos. Llegó hasta ella por influencia de varios amigos: el notario Jose Manuel Montes Romero-Camacho, oriundo de Fregenal y compañero de promoción en la Facultad de Derecho; Fernando López Carrasco, David Moreno, el inolvidable Daniel Jimenez Quirós, Antonio Feria, etcétera. También influyeron unos primos hermanos de su madre que vivían en la collación y que siempre le hablaban del último ruan de la Semana Santa: San Isidoro, la cofradía que entonces tenía a Pedro Peinado como hermano mayor y a su primo hermano José Luis como director espiritual. La comunión general de la solemne novena celebrada en honor del Señor de las Tres Caídas de aquel 1993 se celebró el 14 de febrero. A los participantes se les repartió una estampa con la oración al Cristo. San Isidoro –cofradía que hay que ver varias veces en la tarde del Viernes Santo y siempre parecen pocas– es la hermandad que, curiosamente, reúne a magistrados, notarios, jueces, abogados, y fiscales. Fue inscrita en el Registro de Entidades Religiosas siendo Zoido el director de Relaciones con la Justicia. Estas bodas de plata generan en el ministro los mejores recuerdos. Seguro.

pic-20180131054659S5739P6.jpg

La mejor versión de la Semana Santa

No podremos dejar a nuestros hijos una Madrugada mejor de la que recibimos, una Semana Santa más hermosa de la que nos fue legada, pero sí podremos regalarles las películas que Carlos Colón y Carlos Valera han hecho sobre la Macarena, el Gran Poder, el Silencio, el Calvario… Ambos enseñan una Semana Santa literalmente de cine a quienes quieran mirarla sin prejuicios, limpios de corazón y con verdadero interés por captar las claves de una fiesta que –nunca nos cansaremos de repetirlo– tiene sus cimientos en la fe, la memoria que honra a quienes nos precedieron y el sentimiento. La última producción, Amargura, es un trabajo exquisito que aborda la historia de la cofradía de San Juan de la Palma y, lo que es más importante, explica cuál es su significado (profundo) en el contexto de hoy, marcado por las visiones triviales, superficiales y tan osadas que son capaces de celebrar una Semana Santa sin Dios. Al ver Amargura podrán disfrutar de imágenes en sepia del barrio de la Feria, de planos inéditos de la cofradía en la calle, de  las imágenes de los nazarenos camino del templo (no hay pregón más hermoso que esas blancas figuras acercándose a San Juan de la Palma) y, sobre todo, de  unas secuencias de verdadero impacto que exhiben el momento en que son descubiertas las figuras secundarias del paso de misterio. Esta película, como las anteriores, es una nueva muestra de amor a la Semana Santa, un servicio que se presta a la fiesta más hermosa de la ciudad que nunca se agradecerá lo suficiente. En tiempos de confusión, de polémicas estériles, de un frikismo galopante, de advenedizos desembarcados en todas las parcelas y de avalanchas callejeras que tienen amenazada la Madrugada, esta película nos reencuentra con la mejor versión de la Semana Santa. Una delicia, una exquisitez, una invitación a la reflexión, una lección sobre la importancia de una cofradía en una sociedad sin valores.

ROGELIO GOMEZ.

Los 75 años de la tienda de Trifón

¿Nadie se va a acordar de tener un detalle por los 75 años de apertura de la tienda de Trifón? Esta ciudad tan dada a las efemérides ha dejado escapar una de las buenas. ¿Cuántos establecimientos hay más antiguos que La Flor de Toranzo en la Plaza Nueva y sus alrededores? La taberna de Trifón tiene más solera que muchas cofradías. Y su dueño, el muy baratillero Rogelio, no ha dicho esta boca es mía, ni ha sacado un cartel, ni ha exhibido más veladores de la cuenta como señal de poder. Trifón es historia del centro de la ciudad. Y es estilo propio. En tiempos en que los negocios son de quita y pon y, por supuesto, carecen de valor añadido al funcionar con el régimen de las franquicias, esta taberna bien merece un gesto, ¿no Juan Espadas? Quede dicho aquí y ahora. Usted tiene la palabra, don Juan. Otros, con mucho menos, tienen hasta una… ¡Pararse ahí!

 

¿Todos asegurados?
Atención, pregunta. ¿Cabe la posibilidad de que una cofradía contrate un seguro de responsabilidad civil para tener protegidos a todos los miembros de su cortejo en caso de avalanchas o cualquier otro tipo de suceso callejero? Huuuuum… Existe ya el seguro específico para los costaleros. Otra pregunta. ¿Veremos papeletas de sitio en las que se advierta de la posibilidad de incidentes durante la estación de penitencia y no los tradicionales avisos sobre el color de los calcentines, el tipo de hebilla o la obligación de ir mirando al frente? Huuuum… Al tiempo. José Antonio Fernández Cabrero, por cierto, es un experto en seguros.

La Redención
El viernes se celebra la VII Gala Cultural Olivo de Plata, dedicada a Andex, la asociación de niños con cáncer. El Olivo de Plata será este año para el doctor José Pérez Bernal. La cita es en la Sala Joaquín Turina a las 20:30 horas.

Los viernes de Asenjo
Parece que el arzobispo se ha abonado a dar buenas nuevas los viernes por la tarde. Hace poco anunció la coronación pontificia de la Virgen de los Ángeles, de Los Negritos, y antes de ayer la procesión de gloria de la Virgen de los Dolores, del Cerro del Águila. Si a esto se suma el impulso episcopal a una nueva salida extraordinaria del Gran Poder en 2020, podemos afirmar que se consolida un ciclo en el que el prelado se siente no sólo cada vez más seguro en el mundillo cofradiero, sino que usa las cofradías como instrumentos válidos contra la helada espiritual que marca la sociedad actual.

El riesgo
El único problema de tantas salidas extraordinarias, sean por un motivo o por otro, es que el contexto actual no es el de hace 30 años. Estamos saturados. Y la propia autoridad eclesiástica así lo ha hecho ver alguna vez.

El lagarto de la Catedral

“Mi querido e inquieto Fiscal, tengo que enseñarte las fotografías de don José Gutiérrez Mora rodeado de jóvenes en la Parroquia del Sagrario en los años noventa. Algunos de aquellos son hoy miembros de junta de gobierno de la Corona. Vente, te las enseño y te cuenta la historia al detalle”

Tiempo de afectos

El Fiscal | 11 de diciembre de 2016 a las 5:00

Foto FISCAL
arte sacro
cardenal trifón
Estaba Rogelio Gómez Trifón en el Aula Pablo VI del Vaticano, ese colosal espacio cuyo graderío sin guardias suizos parece el de una cancha de squash más que el de un auditorio al que el Papa se dirige los miércoles. Estaba allí el ilustre tabernero la tarde en que los nuevos cardenales recibían esas muestras de felicitación y cariño tras su nombramiento, un rito conocido como el ad calorem. El baratillero, mitad cántabro, mitad sevillano, quiso acompañar en un día tan especial a Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y nuevo príncipe de la Iglesia como todo el mundo sabe. Estaba allí Rogelio arropando al cántabro Osoro cuando oyó:“¡Rogelio, Rogelio! ¿Qué haces en Roma? Ah, claro, has venido por Osoro. ¡Cómo sois los cántabros!”. Sí, era don Carlos Amigo, que participó en el Consistorio de creación de nuevos cardenales. El arzobispo emérito de Sevilla se fundió en un abrazo con el tabernero. Lloraron de la emoción. Muy cerca andaba el ministro de Justicia en representación del Gobierno de España y el inconfundible Antonio Pelayo. El cardenal y el tabernero recordaron Sevilla. Cuando don Carlos se encuentra con un sevillano fuera de Sevilla, evoca 28 años de pontificado. Se dice pronto. Y cuando acude a un Consistorio en Roma se acuerda de aquel octubre de 2003, cuando fue él quien recibió aquellas muestras de afecto y apoyo por su nueva condición de cardenal. Y Pelayo ayudó entonces a un periodista de Sevilla en la azotea del Vaticano a traducir los discursos de Juan Pablo II.

Días después de los fastos romanos, Martín Cartaya recibía el merecido homenaje de la tertulia Cruz de carey, que para el gran Jesús fue como jugar en casa, como estar en familia, como ser uno más de entre todos. El cofrade la O se ha venido arriba. Ha cerrado el Foto Supra de la calle Sierpes y ya ha encontrado otro comercio que le saque las fotos en papel, que hasta que no están en papel, las fotos, fotos no son. Ycuando están en papel nadie se acuerda de quién son, salvo que las haya tirado Martín Cartaya, que les pone el hierro de su firma a bolígrafo apretado.

¿Y qué me dicen del encuentro prenavideño de los componentes de la web artesacro.org? Después de casi dos décadas ha sido la primera vez que han logrado reunirse absolutamente todos los miembros de un portal que es timbre de gloria del internet cofradiero, desde la antigua La Pasión digital hasta la web actual. Testigos directos de la evolución de una Semana Santa que no ha dejado de evolucionar a gran velocidad, quizás a demasiada en muchos momentos.

Roma, Triana, Sevilla… Otoño de emociones. Lágrimas, reencuentros. Sonrisas, recuerdos. Tiempo de afectos que conducirán al tiempo auténtico de la cuaresma.

Luto en San Pablo
Murió Miguel Ángel Campos. Es todo un mazazo para la Hermandad del Polígono de San Pablo. En el recuerdo quedan las peticiones de la Hermandad de la Sed cuando trasladó a a su Virgen a la Parroquia del Plantinar una mañana de domingo. Todos los rezos fueron por él. Se ha muerto el hermano mayor de una cofradía especialmente querida. Y especialmente valorada por la Sevilla cofradiera pese a su corta existencia.

Cita en el Baratillo
Será la tarde del próximo viernes. Joaquín Moeckel pronunciará el pregón de la Navidad de su cofradía. No será un pregón al uso. ¿Se imaginan que el espíritu de la Navidad conversara con un niño del Baratillo acerca de las Pascuas? Pues eso: habrá dos voces. La de Moeckel y la de un periodista, Francisco José López de Paz, que encarnará ese espíritu navideño y que será el encargado de hacer las preguntas más hermosas para que el pregonero vaya descubriendo un pregón que no estará escrito. El interés está asegurado. Habrá que ir pronto a coger una de esas sillas de enea tan características de la capilla de la Piedad.

El pertiguero
Primer golpe. Hay que preguntarle a Julio Domínguez Arjona qué le ha parecido la nueva imagen de la Hermandad de las Cigarreras. Segundo golpe. Otra tarea. Preguntarle a Antonio Casado por el altar de besamanos de la Virgen de la Encarnación. Algunos recordamos cuando ese besamanos era en el mes de marzo. Pero esos recuerdos son de hace más de veinte años. Casi treinta. Tercer golpe. ¿Quién le ha confirmado a Ricardo Suárez que estará en Madrid para la presentación de su cartel del Cautivo de Medinaceli? Yciriales arriba. A ver cuántas misas del gallo hay este año a las doce de la noche… Huuuum.

El ‘convenio Millán’

El Fiscal | 30 de noviembre de 2010 a las 14:54

El viernes fueron vistos en ese agujero negro que forman Trifón, Casa Moreno y Becerra, donde usted sabe cuándo entra y nunca cuándo sale si es que logra salir. Pues bien, fueron avistados por esos rincones el presidente Arenas, Juan Salas, Juan Ruiz y (aquí suena el redoble del tambor de la Centuria)…¡el gerente de Urbanismo, el baratillero Miguel Ángel Millán! No es por ser pesado, que lo soy, pero aquello echaba un tufo a urbanismo morado que provocaba más toses que cierto incienso de la Madrugada que hace el maestro Palomino. Todo indica que el convenio Millán, por el cual la Gerencia reforzará el papel del Consejo a la hora de repartir los dineros, dineritos, a las hermandades está a punto de caer. Una suerte de ventanilla única que impedirá que cada cual se vaya por su cuenta y riesgo a pedir prebendas a los despachos de la caracola número uno de la Isla de la Cartuja. Se acabó la peregrinación. Razón, en San Gregorio.

Aquel primer besamanos

El Fiscal | 14 de agosto de 2009 a las 16:45

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

Monseñor Amigo en su primer besamanos de la Virgen de los Reyes, acompañado por el padre Estudillo y un jovencísimo hermano Pablo. / Martín Tejedor

La fotografía pide música de Romanza, de Salvador Bacarisse, y evoca una Puerta de los Palos oculta entre un enorme cartelón del Domund y un autobús de Tussam azul y blanco con franja roja divisoria. Ahora que se nos va, ahora que la cofradía de su pontificado se recoge y baja la rampa poco a poco, es cuando los nazarenos giran la vista atrás por primera vez en el recorrido. Llegó un verano de mundiales de Naranjito, el año en que se registró una invasión del turismo italiano sin precedentes tras el apogeo de la victoria azzurra en el Bernabéu. Sus primeras visitas a la Catedral fueron para encontrarse con la Patrona, de la que tanto supo por aquel cura sevillista de visita diaria a Trifón, hermano mayor de una hermandad de la sotana que está al borde de la extinción. Al poco tiempo llegó su secretario personal, hermano Pablo Noguera, que a juzgar por cómo está en la fotografía y su estado actual bien pudiera ser el icono publicitario de un laboratorio de antioxidantes. Por él no pasa el pontificado. Está para volver a empezar, para arrancar otro ciclo al lado de Su Eminencia, para organizar la agenda a Roma y hacer los recados domésticos, para recoger en coche a arzobispos y cardenales de fuera recién llegados a Santa Justa, para apagar el humo del teléfono, para estar al quite providencial en tantísimas ocasiones, para saludar a los fieles de una procesión con una levísima bajada de cabeza, para llegar a la Catedral minutos antes de un pontifical y sacar de la maleta la mitra plegable y el ropaje. El próximo sábado, monseñor se situará una vez más tras el paso de la Virgen sedente que le recibió aquel año de la gran victoria socialista de octubre. Tal vez, entre antífona y golpe de incienso, recuerde a tantas personas y anécdotas que ha dejado en el camino en uno de los pontificados más largos en la Iglesia de Sevilla. La venta de San Telmo, las nuevas parroquias, las grandes obras en la Catedral, las porfías con las cofradías, los veranos en Galicia, los viajes a América, las recepciones en el Palacio Arzobispal, las dos visitas del Papa, la entrada de Sor Ángela en la Catedral, las visitas pastorales por toda la provincia, las confirmaciones masivas en los templos de los barrios y en la Catedral, las oraciones en su oratorio privado ante la Inmaculada que le cedió la Sacramental del Sagrario, las declaraciones polémicas con eco nacional, los disparos de Alberto y Ascen, la boda de la Infanta, la restauración del Salvador, esa torrija en el casinillo del Gran Poder la tarde del Miércoles Santo, los almuerzos en casa de Diamantino, los repiques a gloria de la Giralda… El próximo sábado, Eminencia, el aire tendrá mucho de aquel primer agosto. Algo se muere en el alma cuando Amigo se va.

El lagarto de la catedral

El Fiscal | 7 de julio de 2009 a las 19:02

<<Hay que preguntarle a Trifón por la fórmula del cura cántabro don Alberto García, que ha predicado en varias hermandades de Sevilla, para encontrar hueco para aparcar. Este arcipreste del Soto invoca a Regina Aparcorum, a lo que sus acompañantes de viaje responden Ora pro nobis>>

Etiquetas: ,