Archivos para el tag ‘Vélez’

Los toros en el mejor momento

El Fiscal | 12 de agosto de 2018 a las 5:00

cabrero

DICEN que la Hermandad de la Macarena ha estado de dulce al convertir la voz del capataz Loreto en un valor añadido de su museo, una apuesta por eso que se conoce como el patrimonio inmaterial de una institución. Esa voz queda elevada al nivel de otras señas de identidad de la institución como el tintineo de las esmeraldas, el bisbiseo de los rezos de las Hermanas de la Cruz postradas ante la Virgen de la Esperanza en el zaguán de la Casa Madre, o esa cornetería rotunda e inconfundible de la banda de la centuria romana, tambor de Hidalgo incluido. La Macarena es maestra en estas lides al tener, otra vez en su historia, capacidad para crear estilo. Pero lo es también en seguir cultivando otras formas aunque los tiempos se vuelvan, que escribiría Aurelio Verde y cantarían Los Romeros de la Puebla. Me gusta que se oigan las voces de Loreto y Luis León en el museo macareno, maravilla que la hermandad regala a la ciudad, pero más me gusta todavía que la hermandad sea la promotora de un festival taurino el próximo 12 de octubre en la plaza de toros de la Real Maestranza. ¿O no tiene mérito hoy que una asociación pública de la Iglesia se meta en el berenjenal de organizar un espectáculo taurino para recaudar fondos para la bolsa de caridad? Aquí sí que hay un patrimonio inmaterial, como es tener agallas de ir a contramano, como es echarle valor a la cosa, como es poner encima de la mesa eso mismo que usted están pensando. No se organiza una tómbola, una especie de rastrillo con señoronas con las tardes libres o se saca de la chistera una jornada de convivencia para que el personal coma y beba en nombre de la solidaridad. No. Se hace un festival taurino, como antiguamente. Ycon nada menos que Pepe Luis Vázquez, Dávila Miura y Francisco Rivera Ordóñez como figuras que reaparecen y con la participación de Morante de la Puebla, José María Manzanares y Andrés Roca Rey. ¿Se han fijado en la categoría del cartel? No sabemos quién aportará más a quién. Si este festival ayudará a la Macarena a pagar muchos recibos del alquiler o de la luz, llevar comida y bebida a los necesitados, ropa, material escolar u otros artículos de primera necesidad, o si es la Macarena la que ayudará a levantar la fiesta con un cartel que lo tiene todo para ser memorable.

Una levantá por José Antonio Fernández Cabrero, que preside la junta de gobierno como hermano mayor; por Eduardo Dávila Miura, el consiliario que se encarga directamente de la organización del festival y por Ramón Valencia, el empresario que da todas las facilidades para el espectáculo. Cuando muchos se avergüenzan de la fiesta por ignorancia, complejo o mera estrategia de pacotilla, la Hermandad de la Macarena no sólo no le da la espalda a la gente del toro, sino que se sirve de ella para engrandecer sus fines asistenciales. Ellos hacen posible, otra vez, el otro patrimonio inmaterial de la institución que nunca caduca: el sello propio que no dependen de modas o corrientes.

caridad

 

De alférez a alférez

Se nos quedó en el tintero de julio el pregón pronunciado por el abogado Joaquín Moeckel en conmemoración nada menos que de los cuatro siglos de la declaración de la Virgen de la Caridad como patrona de Sanlúcar de Barrameda. La frase más destacada fue: “Ser un cristiano formado es ser un soldado de Dios”. Moeckel desarrolló una una preciosa historia. La Virgen de la Caridad fue llevada a Sanlúcar desde Sevilla por un alférez malagueño llamado Pedro Rivera Sarmiento. 400 años después, el pregón ha sido pronunciado por un abogado y también alférez, hijo de una sanluqueña de pro.  Fue un pregón al estilo Moeckel: sin ripios, ameno y muy sentido. Primero, desarrolló una introducción histórica sobre el papel de Sanlúcar en el Descubrimiento de América. Después, tuvo una atención especial al año 1608, cuando el alférez malagueño, curtido en mil batallas, adquirió la imagen mariana en Triana. No faltó el canto a la caridad como virtud teologal y las referencias al  Dogma de la Asunción de la Virgen María que se celebra el 15 de agosto, que no es no es la festividad de la Caridad, ni de los Reyes, ni de Begoña, ni de ninguna otra advocación, sino de la Asunción. Y eso, ciertamente, hay que tenerlo claro y saber explicarlo. Cuentan que el  rector del templo que presidía el pregón, profesor en Salamanca, se alegró de que un pregonero (¡Por fin!) tuviera esos conocimientos de fondo y no lo apostara todo a las formas y las rimas. Y final fue más personal, sobre las vivencias del niño Joaquín los días de la Virgen, su juventud y su etapa de madurez.

Adelanto electoral
No, no vamos a hablar de las próximas elecciones autonómicas, que parecen inminentes a la vuelta de las vacaciones de verano. Nos referimos a la Hermandad del Amor, donde se celebrará cabildo de elecciones en diciembre, casi un año antes de lo previsto. ¿No votaron los catalanes con los mantecados sobre la mesa? Pues a votar en el Salvador casi cuando se esté preparando la Misa del Gallo. Dicen que Fernando Mora-Figueroa no le ve sentido alguno a apurar el mandato, no transige más con los poderes fácticos que hay en todas las cofradías, y ha aplicado eso tan certero del ya estoy yo en mi casa. Suena para asumir el cargo el nombre de Juan Cruzado Candau, en perfecta sintonía con todas esas familias que protagonizan la vida cotidiana de la hermandad.

Del Consejo
Los candidatos se han marchado de vacaciones, ambos a localidades distintas de Cantabria, con los teléfonos móviles bien conectados. Paco Vélez, actual tesorero, no estará el 15 de agosto en la procesión porque, de hecho, nunca ha estado. Veranea muy lejos de Sevilla y siempre ha entendido su ausencia. Vélez lleva de cargos generales a José Roda Peña (vicepresidente), José Carretero (secretario) y Alejandro Marchena (tesorero). Y Antonio Piñero, actual presidente, cuenta con Carlos López Bravo (vicepresidente), Enrique Durán (tesorero) y un nutrido grupo de hombres (y mujeres, ojo) del que saldrá el secretario, que no se descarta que sea un peso pesado de las glorias con inequívoca vinculación con las de penitencia.

El Lagarto de la Catedral: “Te aseguro, querido Fiscal, que es un absoluto incordio acceder estos días a la Catedral para, simplemente, rezar unos instantes ante la Virgen de los Reyes. Tienes que explicar continuamente que sólo tratas de ver a la Virgen, te hacen la visita imposible y acabas saliendo mosqueado”.

 

 

El VAR del Consejo

El Fiscal | 1 de julio de 2018 a las 6:00

REUNIÓN EN EL CONSEJO DE COFRADIAS

TODO el mundo pendiente del discurso del presidente en la noche del miércoles. Todo el mundo especulando con que Sainz de la Maza iba a reñir al personal, a ajustar cuentas o tal vez a echar alguna lágrima. Nada de nada. El presidente, que ya había entregado el viernes anterior su carta de dimisión a don Juan José, estuvo de lo más natural. Muchas gracias por todo y apúntenme qué se debe si es que se debe algo.

–No se debe nada, don Joaquín. Vaya usted en paz.

¿Pero ustedes no cayeron en la cuenta del gran detalle de esa última reunión de Penitencia del curso? A la mayoría se les pasó por alto. Sí, señor, nos referimos al tesorero Paco Vélez, que se pasó la noche ante el ordenador. Como lo ven. Toda la sesión mirando el VAR de San Gregorio. Dicen que estaba consultando las subvenciones, cuestiones de economía y número. Nanai de la china. Vélez estaba mirando las distintas opciones que salen de la jugada del presidente de dejarle las llaves del Consejo al vicario general: “Ahí las tiene usted, don Teodoro. La de abajo se resiste un poco, pero usted apriete que al final termina cediendo. Y entrar en el Consejo, lo que se dice entrar en la sede, usted acaba entrando. Otra cosa es cómo se encuentre el gallinero”. Pues eso. El tesorero estaba mirando la colocación de los consejeros en el momento exacto de la presentación de la dimisión. Vélez sabe quién está metido en el partido, quién está en fuera de juego y quién está calentando la banda. Se lo chiva el VAR, que no es el Casablanca de las patatas aliñás, sino el que se escribe con uve. ¡Qué astuto Vélez!

Ya lo vimos en Semana Santa. Día que había riesgo de lluvia, allí estaba Paco con su pedazo de gabardina. Día de cielos abiertos, no había gabardina. Algunos estamos convencidos de que San Pedro miraba primero si Paco se enfundaba o no el tabardo de lluvia para soltar o no el aguacero. Toda la sesión mirando la pantalla, con la moviola de San Gregorio: si Piñero sigue, si Piñero no sigue, si Marcelino está contento o con el ceño fruncido, si Piñero sigue con un vicepresidente fuerte que venga de fuera pero que no asuste a don Marcelino, si sigue con un vicepresidente que sea un consejero de los actuales y que le guste al cura, si se va pero convoca elecciones, si se va de pronto y que las convoque otro, etcétera. Yo quisiera tener el VAR de Paco Vélez, que te da las claves de todo en un santiamén. El VAR de Paco Vélez es la bola de cristal de la casa. La de años que lleva Paco Vélez en el Consejo y el trabajo que cuesta tener ese VAR que sólo él tiene. Veteranía se llama. Es el hombre que lo sabe todo: de quién es cada palco, cuántos palcos tiene cada uno, dónde se gasta cada euro de los casi cuatro millones que maneja la institución, quiénes son los pedigüeños de entradas del Pregón y de sillas, etcétera. ¿Ustedes saben lo que se ve en esa pantalla del gran Paco Vélez? Lo dicen los alemanes. Quien manda en un gobierno es el ministro de Hacienda. Quien manda en el Consejo es el tesorero. Y el actual va por los catorce años con asiento en la casa y tiene un VAR. Como para no pasarse la noche mirando la pantalla mientras los demás atendían las palabras del presidente saliente. Paco, déjenos usted echar una miradita, por favor.

La era Piñero
Comienza una nueva etapa en la institución de la calle San Gregorio. Antonio Piñero ya ejerce la presidencia, un cargo que como mínimo desempeñará tres meses aun cuando se decida a convocar elecciones. Piñero maneja en este momento todas las opciones. La autoridad eclesiástica quiere que siga al frente del Consejo, está bien visto en la planta alta del Palacio Arzobispal.

El Valle
Gonzalo Pérez de Ayala es el nuevo hermano mayor, lo que supone la apertura de un nuevo periodo en el gobierno de la hermandad en todos los sentidos. Votaron nada menos que 900 hermanos, una cifra insólita. La participación fue de casi el 60%. La victoria de Pérez de Ayala sobre Eduardo Bonet se produjo por solo siete votos de diferencia.

La Esperanza de Triana
El cabildo general trató el pasado jueves la negociación de la cláusula contenida en los préstamos hipotecarios contraídos por anteriores juntas de gobierno. Con tal motivo, la hermandad ha buscado el asesoramiento de un experto ajeno a la corporación, como es el abogado Joaquín Moeckel. El catedrático Alfonso de Julios, hermano mayor, pidió dispensa al Palacio Arzobispal para que compareciera Moeckel ante el cabildo de hermanos, unruego que fue complacido por escrito en un documento con sello dePalacio. Si la hermandad ganara el pleito, caso de que fuera necesario llegar ante el juez, la eliminación de la cláusula suelo supondría la devolución de los intereses indebidamete percibidos de alrededor de 900.000 euros. Si la hermandad perdiera el pleito en la instancia judicial que fuera, solamente estaría sujeta al pago de unas costas que en todo caso no serían excesivas. Ahora mismo, la negociación parece abierta sin que se haya optado, por el momento, por la vía judicial. Estaremos atentos.

Memorial Pepe Peregil
Mañana lunes se sabrá quién es el galardonado con la séptima edición del Memorial Pepe Peregil, premio con el que se homenajea a una personalidad de la ciudad y se tributa así un cariñoso homenaje al desaparecido tabernero, inolvidable en su estilo tanto en su oficio como a la hora de interpretar la saeta. La asociación cultural Amigos de Peregil mantiene viva la llama del recuerdo del cofrade de la Cena y el Museo. El premiado el pasado año fue nada menos que el cardenal Amigo, que recogió la distinción en la basílica del Gran Poder.

El pertiguero
Primer golpe. Hasta desde el Palacio de San Telmo se han hecho gestiones interesándose por la situación de la hermandad. Recuérdese la muy estrecha vinculación de las altas esferas con el arrabal de Triana. Segundo golpe. ¿Qué hermano mayor no aplaudió en la despedida final al presidente Sainz de la Maza en la asamblea del jueves? Dicen que hubo uno que se quedó con las manos juntas. La ovación, por cierto, fue iniciada por el hermano mayor del Santo Entierro. Tercer golpe. Todo apunta a que Los Panaderos afronta un cabildo electoral con dos candidaturas. Yciriales arriba. Todo cuadra. El Consejo de Cofradías ingresó casi 3,7 millones de euros. De esta cantidad, 2,1 millones se reparten entre las cofradías que pasan por la carrera oficial.

El Lagarto de la Catedral: “Querido Fiscal, Marcelino Manzano se ha merecido unas buenas vacaciones, ¿no crees?Lo que lleva pasado el hombre es menudo… Yel arzobispo supongo que se irá pronto a su tierra unos días, que también ha sido un curso duro y agitado con el final añadido de los cambios de destino”.