Archivos para el tag ‘Vicente García Caviedes’

Oído en San Gregorio

El Fiscal | 12 de agosto de 2009 a las 16:27

“Ahora que Adolfo está por fin en Valdelagrana te puedo contar que el momento en que Vicente García Caviedes puso su cargo de delegado a su disposición fue algo tenso. Pensé que Adolfo le diría que sí para reducir de una vez por todas la oposición interna, pero ocurrió todo lo contrario. Al parecer, el presi es absolutamente contrario a la erección de nuevos mártires…¡Qué estratega!”

“Hat trick” en San Gregorio

El Fiscal | 20 de enero de 2008 a las 20:59

‘Hat trick’ en San Gregorio

Ea, pues ya tenemos una terna de candidatos para las elecciones del Consejo del mes de junio. Esta cuaresma sí que va a ser electoral, pero electoral de verdad. Ríanse ustedes de los políticos preparando el 9 de marzo en las plazas de abastos dándole la mano al carnicero. Eso no es nada al lado de los abrazos cofradieros, el descorche de botellas de Möet Chandon a los pobres pensionistas de estos comicios, que vienen a ser las hermandades de Gloria, que son las que quitan y ponen presidentes cada cuatro años, o el fenómeno paranormal por el que el hermano mayor le promete el voto a los tres aspirantes.

Heras, adelante

Ha sido el que más ha meditado si daba el paso. Es el único de los tres candidatos que cuenta con la condición de haber sido pregonero de la Semana Santa. De los tres, el que más encaja en el perfil del cofrade místico y de perfecto guardián de la ortodoxia, cualidades a las que hay que añadir una innegable preocupación por los temas de formación. La entrada en el ruedo electoral de Juan Carlos Heras rompe la supuesta unidad del voto oficialista, hasta ahora concentrado en el secretario Joaquín de la Peña frente a la opción del abogado Adolfo Arenas, candidato largo, socarrón y de verbo no exento de retranca que aspira a entrar en San Gregorio desde fuera con la ayuda en el interior de José María Lobo.

Ay, ese balcón…

Una cosa está clarísima: a Arenas no le hace falta ser presidente del Consejo para ver las cofradías en la Campana con los brazos apoyados… ¿Pero no sabían ustedes que en la Plaza de Toros la vara de medir del poder son los brazos apoyados de los aficionados de la barrera, únicos espectadores junto a los caballeros maestrantes de la primera fila que tienen la posibilidad de hacerlo? Pues eso, Arenas tiene balconazo y en Semana Santa es todo un vigía…

El enojo del presidente

Manuel Román es discreto y no lo dice, pero quienes lo conocen bien saben que está que trina con la decisión de Heras de tirar hacia adelante. No le ha gustado nada. No hay química entre ellos. Y_tal vez esta semana haya pagado su indignación golpeando con especial fuerza la pelota de golf en una de sus partidas jugadas al alba sobre el verde de Pineda. El favorito del presidente es sin duda Joaquín de la Peña, pero bien es verdad que no lo es desde siempre, sino desde hace sólo unos pocos años. Román, desengañado de los fichajes estrella que le salieron mal, se ha ido enamorando paulatinamente de la capacidad de trabajo de su secretario, auténtico factótum de la gestión del Consejo. Y recuerden que De la Peña se quedaba fuera hace ocho años del primer equipo de Román. Entró como cargo general en el tiempo de descuento, cuando Vicente García Caviedes causó baja como candidato a vicepresidente. Vueltas que da la noria de la vida.

Aquel encuentro

Ahora que parece definitivamente cerrado el ruedo electoral de San Gregorio 2008 es el momento de contar el encuentro que se produjo entre el cardenal Amigo y un conocidísimo cofrade en el Real Alcázar hace poco más de dos meses. Dos testigos cualificados contemplaron la escena. Su Eminencia fue al grano y sin nadie esperarlo le soltó una pregunta directa al personaje: “¿Y por qué no te presentas a presidente del Consejo?” El interpelado le respondió: “Don Carlos, con todo respeto, ¿no conoce usted bien las cofradías? ¡A mí no me votaría ni el Kiki!” Y_el purpurado zanjó la espontánea conversación: “Pues yo creo que te equivocas”. Y_acabose la improvisada y amena tertulia.

El pertiguero

Primer golpe. No se pierdan un año más el calendario cofradiero de Imprenta Rojo, un clásico de cada mes de enero, cuando la tarea de hacerse con un ejemplar puede ser más difícil que trincar entrada para el Pregón de 2008. Javier Mejía y el dúo Salazar-Bajuelo ofrecen instantáneas para finos observadores. Segundo golpe. “Fiscal, ¿ha sido necesario aplicarle un barniz protector al retablo del Cristo del Amor de la calle Villegas? Temo que el tono amarillo aparezca en cuestión de meses y el retablo se oscurezca de forma repentina”. Tercer golpe. De la Peña ha remitido una carta a los hermanos mayores anunciando su candidatura: “Es tiempo de creer en las capacidades del Consejo”. Y_ciriales arriba. “El tesorero jugó sus cartas para ser presidente. Te lo aseguro, Fiscal”.

Teoría de los limbos

En qué limbo demuestran vivir algunos dirigentes cofradieros cuando se les ocurre destituir a un capataz por haber permitido meterse debajo del paso a dos mujeres. Semejante decisión demuestra que la casa de hermandad tiene el efecto parecido al de una burbuja con unas consecuencias perversas que dejan a la clase dirigente cofradiera anclada en tiempos y modos pretéritos y que propician un caldo de cultivo idóneo para quienes siembran día a día la tesis de que en las hermandades anida más la liturgia de las camisas azules que la de las albas blancas. Qué percepción de la realidad revelan tener estos dirigentes cuando destituyen al capataz convocando una junta de gobierno extraordinaria en pleno domingo y con todos los focos mediáticos conectados. Peor aún es que_en el limbo de al lado debe vivir el capataz que facilitó ajustarse el costal a las dos jóvenes para comprobar su capacidad física, pues al parecer ésta era su única e inocente duda, la de saber hasta qué punto sus pupilas eran capaces de meter riñones bajo la trabajadera. El ingenuo capataz no sabía, ¿o sí?, que estaba metiendo la mano en la boca del león. En el tercer limbo habita el pelaje variado de quienes comparten absolutamente las razones de la destitución, el de quienes se llevan las manos a la cabeza por el sólo hecho de que el tema abra un debate ciudadano en el que han intervenido desde el Instituto de la Mujer hasta el Defensor del Pueblo (como si no hubiera otros debates sobre asuntos políticos o de otra índole de más que dudoso nivel intelectual) y el de quienes siguen considerando que la mujer tiene sus funciones ‘bien especificadas’ en la hermandad y no debe ampliar sus competencias, una tesis inauditamente expuesta con más intensidad cuando es defendida por voces femeninas. Y en el cuarto limbo se encuentra la autoridad eclesiástica, abonada en este caso a la tibieza y al exceso de prudencia. Con la igualdad, o se está, o no se está. No se entiende que después de promulgar las Normas Diocesanas para Hermandades y Cofradías en 1995 con un claro espíritu de defensa de la igualdad, la reacción de la jerarquía eclesiástica sea en primera instancia la de considerar esta polémica como un asunto interno supuestamente resuelto de acuerdo con una normativa propia de la cofradía que, para más inri, no existe.

Luis Rizo pinta para el silencio

Menuda pinacoteca está formando la Primitiva Hermandad con las portadas de los boletines informativos encargadas a profesionales del pincel. Antonio Rodríguez Cordero tendrá que montar en breve una exposición con todas las obras reunidas a lo largo de más de nueve años ya. La última recibida ha sido la realizada por el baratillero Luis Rizo Haro, que ha plasmado al_Dulcísimo Nazareno de una forma que ha merecido ya los elogios de muchos primitivos.