En defensa de los Conguitos

Jesús Cabrera | 18 de junio de 2011 a las 7:00

 

Hay materias en las que uno no se puede pronunciar a la ligera, porque se deja llevar de impulsos que finalmente se demuestran erróneos. Uno de estos casos es el racismo. Cualquier acusación de este tipo cuenta inmediatamente con un respaldo unánime que en muchas ocasiones carece del análisis de ver si está ajustada o no. Un músico de jazz norteamericano llamado Orrin Evans se ha tirado una rajada espectacular después de un viaje a España. Hace unos días colgó en su muro de Facebook una foto de una bolsa de Conguitos que ha desatado una auténtica cascada de comentarios, lógicamente dirigidos a acusar a los españoles de racistas por consumir un producto de estas características. Los políticamente correctos estarán de enhorabuena, pero los que usan el sentido común no lo pueden celebrar igual. Esta noticia está tomada de un blog español en la que se han detallado con toda objetividad los hechos y, del mismo modo, se ha provocado un aluvión de reacciones en sentido contrario, lógicamente. Cuando el papel de fumar se usa para todas las acciones se acaba entrando en una espiral del absurdo. Si esto sigue así, podremos asistir dentro de poco a situaciones esperpénticas como que un teatro de Estados Unidos suspenda la representación de La casa de Bernarda Alba porque un colectivo de afroamericanos se siente ofendido por el vestuario de la obra.

Los comentarios están cerrados.