La Vuelta

Jesús Cabrera | 26 de agosto de 2011 a las 7:00

Los cortes de tráfico son los precursores y el helicóptero es el anuncio de que los ciclistas ya están aquí, que es momento de poner la televisión para ver el final de etapa. Esto es lo que tiene esta prueba deportiva: que más allá de los aficionados a la misma es seguida por quienes se deleitan con los paisajes y las vistas aéreas de las ciudades que visitan. La televisión ha hecho muchos aficionados al ciclismo, no hay duda, y de ello son testigos nuestras carreteras en cualquier momento del año. Bueno, ayer se cumplió el rito de acudir a la meta para aplaudir a rabiar o quedarse en casa y seguir por la pantalla de plasma a los pedaleadores por los olivares de Cañete, por la cuesta del catorce por ciento o por la carretera de Trassierra. Lo bueno que tiene el helicóptero es que ofrece planos más allá del recorrido y así se pudieron ver unas magníficas imágenes de la plaza de las Tendillas y alrededores y de las inmediaciones de la Mezquita-Catedral. Otros años ha pasado TVE muy por encima del principal monumento de la ciudad, pero en esta ocasión se ha deleitado desde casi todos los ángulos. Y lo más sabroso de todo es que éste ha sido el primer año es que se ha podido ver desde el aire el aspecto que tiene la intervención de Juan Cuenca en el entorno de la Puerta del Puente. Salvo la parte que queda por terminar, el resultado es espectacular, sobre todo la integración del centro de visitantes en una zona monumental tan sensible. Prueba superada.

Los comentarios están cerrados.