El lazo verde

Jesús Cabrera | 4 de noviembre de 2011 a las 7:00

El color verde, aparte de terapéutico, es el que simboliza la esperanza, ese estado de ánimo desde el que vemos como posible aquello que deseamos. Desde hace casi un mes la sociedad cordobesa, la onubense y la española en general desean que cuanto antes se ponga fin a la desaparición de Ruth y de José, que estos niños vuelvan cuanto antes y que se ponga fin a una pesadilla que está durando más de la cuenta. En Córdoba convivimos dolorosamente desde hace semanas con carteles en los que los rostros de Ruth y de José nos claman por su situación. Ahora ha surgido el lazo verde como muestra de solidaridad individual con esta situación. De lo colectivo a lo particular. Con el lazo en la solapa se pretende que nadie se olvide de estos dos niños y que la falta de noticias del mismo no nos haga desentendernos de una preocupación que debe mantenerse viva como el primer día. El lazo verde y las concentraciones que se realizarán en los días sucesivos tienen que convertirse en el silencioso grito colectivo que pida el fin de una situación que atormenta a muchos más que a los familiares. Pero el sentimiento frente a este lazo es también contradictorio, tremendamente contradictorio, porque si por una parte es la unión de los que se sienten solidarios con esta causa más que justa, por otra se siente el deseo de que no se use porque el fin se ha logrado y los pequeños Ruth y José ya se encuentran en su hogar.

Los comentarios están cerrados.