Al fin es noticia

Jesús Cabrera | 13 de enero de 2012 a las 7:00

Una reciente encuesta reflejaba que España tenía una de las tasas más altas de Europa de teléfono móvil por habitante. Hay 38,6 millones de líneas contratadas, lo que supone una penetración del 93,9% de la población, sin contar con aquellas personas que tienen contratadas más de una línea. Esto hace que el celular sea un elemento imprescindible en nuestras vidas y que no podamos vivir sin él, lo que ocasiona más de una ocasión embarazosa. Al móvil hay que tratarlo con confianza, silenciarlo cuando puede molestar y cortarlo directamente cuando es inoportuno. Lo contrario se llama mala educación. ¿Quién no se ha sentido gratuitamente sobresaltado por el timbre de un teléfono ajeno en el momento más inoportuno? Estos incidentes cotidianos han alcanzado la categoría de noticia después de que la Filarmónica de Nueva York suspendiese el martes un concierto. La información cuenta que el director, Alan Gilbert, dirigía la Novena Sinfonía de Gustav Mahler cuando en la primera fila comenzó a sonar un iPhone con su característico tono de “marimba”. El público comenzó a protestar y el móvil seguía en lo suyo. Como no paraba, el director se volvió y comenzó a gesticular sin solucionar el hecho. Cansado, Gilbert pegó un batutazo y suspendió el concierto. El iPhone seguía berreando y en la sala hubo silbidos y abucheos hasta que la abandonó el energúmeno. Hechos similares han ocurrido en muchos sitios y la pena es que esta noticia no servirá para nada.

Los comentarios están cerrados.