David vence a Goliat

Jesús Cabrera | 20 de febrero de 2012 a las 0:00

Los periodistas cordobeses estamos aguantando desde el pasado mes de octubre que los que llegan de más arriba de Despeñaperros nos miren por encima del hombro. El caso de la desaparición de los niños José y Ruth ha despertado con toda lógica el interés en toda España, lo que ha hecho que el foco informativo se ponga en Córdoba. A partir del primer momento la información dejó de ser homogénea, cuando los medios locales daban cuenta puntual de lo que iba ocurriendo y los que trabajan lejos de Córdoba cambiaron el rigor por la especulación para hacer día tras día más atractiva una información que había que estirar para que ocupase el mayor tiempo posible en los programas matinales de televisión. El morbo vende. Y tanto. El penúltimo capítulo lo tuvimos en la noche del pasado jueves, cuando al término de la larga declaración de José Bretón ante el juez, su abogado defensor, José María Sánchez de Puerta, se escabulló. No lo hizo para guardar el secreto de lo que durante casi cinco horas ocurrió en el Juzgado, sino para ponerle esa información en bandeja a un determinado programa de televisión. Todo estaba montado para que nadie reventase la exclusiva, pero la sagacidad de los periodistas locales, como premio a su labor, consiguió frustrar esta tomadura de pelo. A la mañana siguiente pondrían el rótulo de “exclusiva” para los incautos, pero allí no se dijo nada que no se supiera ya. Fue la victoria de David frente a Goliat.

Los comentarios están cerrados.