El Fuste » Archivo » Función en Pintor Espinosa

Función en Pintor Espinosa

Jesús Cabrera | 16 de marzo de 2012 a las 7:00

El escenario es conocido de todos: la calle Pintor Espinosa, la misma en la que en palabras del abogado Sánchez de Puerta se produjo en octubre el “linchamiento público” de José Bretón. Ayer hubo de nuevo función pero, en cambio, todo fue más minimalista, con un guión muy parecido a las coreografías de Pina Bausch, porque casi entendió lo que ocurría de nuevo en el Parque Cruz Conde. Llegó un Opel Corsa algo guarrillo e inmediatamente se desplegó a su alrededor un sinnúmero de extras en uniforme, con chaleco reflectante o de paisano, que eran los que más despistaban. Abrían las puertas del coche y las cerraban, mientras con un gesto tan simple los espectadores desde la distancia sacaban unas conclusiones definitivas. O casi. El momento cumbre de la función, seguido con lágrimas en los ojos por quienes estaban en ventanas y balcones, fue cuando del asiento trasero se sacó a un niño –”Ése es el que hace de José”– y a otro niño que rompió los esquemas de quienes se creían en poder de la verdad absoluta. Aquello, como en una obra de Bausch, se repitió hasta la saciedad de forma mecánica: con bolsa y sin bolsa, con móvil y sin móvil, con cronómetro siempre. Al cabo del tiempo todo se disolvió con la misma naturalidad con que se formó. Era la reconstrucción de la llegada al Parque Cruz Conde de José Bretón con sus hijos. Después, algunos de los espectadores subieron al escenario de Pintor Espinosa para jugar a policías abriendo y cerrando puertas de coches. País.

Los comentarios están cerrados.