Patios en Viana

Jesús Cabrera | 21 de marzo de 2012 a las 7:00

El cierre del Palacio de Viana durante unas semanas para acondicionar una parte del mismo como Museo de los Patios es un paso cierto de esos que realmente sólo sabe dar la iniciativa privada. Si algún organismo público hubiese cogido esta bandera en sus manos, en estos momentos se estaría a punto de abrir una fase de debate que sería dilatada y que no llevaría a ningún sitio. Unos dirían una cosa, otros otra, y las matizaciones acabarían desvirtuando el proyecto original. Si un partido político propuso ayer que la Fundación de las Tres Culturas pasase a ser de las cuatro para integrar a la etnia gitana, el proyecto del Museo de los Patios acabaría integrando los jardines públicos, La Asomadilla y Los Villares, porque todos ellos son espacios que forman parte de la propia personalidad de la ciudad. Lo que Cajasur, o BBK, haga en estos días en el Palacio de Viana podrá gustar o no, pero la unanimidad es siempre excepcional en una sociedad tan rara como la cordobesa. Si hace sólo unos pocos meses se conocía el compromiso de esta instalación –que no puede estar en mejor sitio que en Viana– y dentro de unas semanas será una realidad, es momento de congratularse porque estará abierta al público antes de que la ciudad se llene de turistas deseosos de visitar los patios. En tiempos de crisis, recortes y restricciones contar con una infraestructura cultural y turística más es para estar contentos y dejar al margen, aunque sea sólo por una vez, esas disputan que tanto nos gustan a los cordobeses.

Los comentarios están cerrados.